Cómo elegir una película para niños de la ESO o por qué somos robots zombi

Publicado: 17 junio 2010 en Ética y moral, Filosofía general
Etiquetas: , , , , ,

Todos los lunes tengo que impartir una hora de “Alternativa a la Religión”, una pseudoasignatura en la que no se puede hacer nada, ni dar ningún tipo de temario ni hacer maldita la cosa con fines pedagógicos (contradicciones del sistema educativo. Si fuera la única…). Lo único que se permite de forma unánime es ver películas, así que como hombre obediente que soy, eso hacemos todos los lunes en la clase de 3ª ESO B.

Tengo la mala costumbre de dejar la elección de la película a última hora, así que siempre ando el lunes, veinte minutos antes de que empiece la clase, mirando con  prisas en mi colección de películas cuál sería la adecuada para el alumnado. Empecé mirando la estantería de izquierda a derecha. Blade Runner no que es demasiado densa para los críos, 2001 demasiado lenta, Dogville no la van a entender, Troya ya se la he puesto, Reservoir Dogs ni de coña… ¡Bingo! Million Dollar Baby, de boxeo pero muy humana, perfecta.

Sin embargo, en ese momento me acordé de que Million Dollar Baby ya se la había puesto. Es más, me vino a la memoria todo el proceso de elección de esa película cuando lo hice la vez pasada y comprobé que había sido exactamente igual. Me vi a mi mismo empezando de izquierda a derecha y descartando las otras películas exactamente por las mismas razones que había dado ahora mismo. Los dos  procesos habían sido idénticos, sólo los diferenciaba el haber ocurrido en fechas diferentes y que yo me hubiera acordado de que todo era una repetición.

La reflexión surge de modo evidente: ¿qué hay de libre albedrío en mi elección? Alguien que me conociera perfectamente podría haber predicho los descartes y sus respectivas razones, así como la película seleccionada. ¿He elegido libremente?

Mi idea es que no. Los seres humanos operamos por razones, por motivaciones, por causas que determinan nuestra acción. Yo escogí mi película en base a mi experiencia pasada eligiendo películas. Es más, repliqué exactamente mi experiencia pasada, el archivo que hay en mi memoria para elegir películas para la clase de los lunes con 3ºB. ¿No es esa siempre nuestra forma de actuar? ¿No estamos siempre aprendiendo y repitiendo? Vale pero, ¿dónde queda entonces la novedad de nuestras acciones? Stuart Hameroff lo explica muy bien en este texto (extraído de nuevo del libro de Blackmore):

Para hacer una analogía, imagina que has entrenado a un robot zombi para que cruce un lago en un velero, y en el otro hay tres embarcaderos, A, B o C, y el viento cambia constantemente. En este caso, el viento jugaría el papel de las influencias no computables, y los virajes y golpes de timón del velero serían los procesos algorítmicos deterministas para cuya ejecución se ha programado al robot zombi. Pero cada viraje estaría sometido a esa influencia no computable, de manera que el resultado – el puerto A, B o C en que atraca el velero – sería consecuencia de ambas influencias. Pienso que la experiencia de llevar a cabo este proceso determinista junto con esta influencia no computable es lo que llamamos libre albedrío. Por lo tanto, en ocasiones, hacemos cosas que son más o menos inesperadas incluso para nosotros mismos.

Creo que Hameroff se equivoca en varios puntos, si bien el planteamiento general es correcto. En primer lugar de lo que está hablando no es de libre albedrío sino de alatoriedad. Un proceso aleatorio (los golpes de viento) no tiene nada que ver con actos libres. Es como si dijéramos que cuando tiro un dado, éste elige libremente sacar una de sus seis caras. Y en segundo lugar, esa no computabilidad a la que se refiere tiene que ver con las fluctuaciones cuánticas de los microtúbulos de las neuronas, que según él y Penrose son las responsables de nuestra conciencia, teoría ésta, muy dudosa para la comunidad científica (sinceramente, no la entiendo).

Yo cambiaría la perspectiva afirmando que nuestra toma de decisiones es un sistema caótico en el sentido en que es muy sensible a pequeñas variaciones en las condiciones iniciales. Si mientras  estaba escogiendo mi película mi canario se hubiese puesto a cantar, es posible que esta pequeña interferencia hubiera hecho cambiar mi decisión. Algo insignificante, impredecible, cambia el resultado, por eso la conducta humana es tan difícil de pronosticar, pero de ahí a libertad de elección va un trecho. Así que la metáfora de que somos robots zombi me parece correcta: robots en el sentido determinista de nuestra elección, pero zombis en el sentido de caóticos, torpes, volubles, muchas veces impredecibles (nota: nada que ver con los zombis de Chalmers, de los que ya hablaré otro día).

About these ads
Comentarios
  1. Adolfo dice:

    Pues ya se está acabando el curso, pero si te interesa para otras veces te recomiendo un par de películas que yo utilicé para catequesis. No hablan para nada de Dios ni de la Virgen ni de historias así (¿quién quiere ver eso en catequesis?), pero son perfectas para abrir un debate o una reflexión sobre ética, política…

    “La pesadilla de Darwin” y “La espalda del mundo”.

    También puede servir “Go in peace Jamil”, “Paradise Now”, “Las tortugas también vuelan”…

    Por cierto, mi lista de pelis y mi opinión sobre ellas la puedes ver aquí:

    http://www.imdb.com/mymovies/list?l=39727031

    saludos,
    Adolfo

  2. Hola Adolfo:

    La Pesadilla de Darwin la conocía. Es preciosa la famosa escena de la prostituta cantando a Tanzania. Las otras no. Gracias, me las estoy bajando.

    Y, ¡vaya! Tienes unas cuántas películas valoradas. Discrepo en alguna de tus puntuaciones (que para eso están los gustos). Creo que te ensañas con Minority Report. Sin ser una obra maestra no es tan, tan mala. O con Gattaca, ¿un 4? A mí me pareció mejor. ¡Y un 4 para Amanece que no es poco! ¡Pero si es una peli de culto! Tampoco un uno para Conan…

    Un cordial saludo.

  3. yack dice:

    En realidad el libre albedrío es una extensión conceptual de la añorada libertad para poder elegir pero, bien pensado, carece de sentido.

    Estamos determinados en nuestras decisiones por la mejor jugada posible que podemos hacer en el momento de tomar las decisión.

    Y no depende de nosotros decidir cual es la mejor jugada posible, sino de las circunstancias externas e internas. En un juego de ajedrez no podemos decidir cual es la mejor jugada posible, sino todo lo más tratar de encontrarla. La mejor jugada está en alguna parte del tablero y nuestro libre albedrío sólo sería el intento de dar con ella o con la más cercana que nuestra inteligencia nos permita en el tiempo disponible.

    Por otro lado, el auténtico libre albedrío supondría la capacidad para elegir opciones menos buenas que la que nos parece mejor, lo que resultaría peligroso y absurdo. ¿Quien quiere tener libre albedrío entonces?

    Si dejamos el libre albedrío como un factor puramente aleatorio que establece una elección ante opciones equivalentes, tampoco parece algo apetecible ni de lo que presumir. Sólo un mecanismo útil de bajo nivel.

    Así que, o no existe o es un generador aleatorio que viene en nuestro ayuda cuando nos atascamos ante opciones equivalentes.

    Saludos.

  4. Adolfo dice:

    Bueno, ya ves que el cine americano actual no es lo que más me llama, y las que tienen una estética futurista menos todavía.

    Te propongo una lista más completa. Son películas que considero buenas, comprensibles por chavales de 15 años (pienso en los de catequesis) aunque alguna quizá necesite una pequeña intro previa, y donde no se van a aburrir. Espero que te sirva la lista

    Da pie a grandes problemas filosóficos:

    4 Months, 3 Weeks and 2 Days
    Moolaadé
    The Experiment
    Fight Club
    Dersu Uzala
    The Man Who Shot Liberty Valance

    Chicos jóvenes con los que se pueden sentir identificados:

    Las mujeres de verdad tienen curvas
    Lilya 4-Ever
    Fish Tank
    Azuloscurocasinegro
    Elephant
    The Virgin Suicides
    La haine

    “Problema” árabe:

    Go with Peace Jamil
    Paradise Now
    Turtles Can Fly

    Historia:

    Letters from Iwo Jima
    The Last King of Scotland
    Cold Mountain (relacionándola con Ulises)
    Stalingrad
    Vacas
    Herbstmilch
    Trilogía de la escopeta nacional
    Amarcord

    Política:

    September 11
    Darwin’s nightmare
    La cara oculta del mundo
    Kolya

  5. killgetdead dice:

    Sinceramente, al menos ver peliculas es una buena opción en alternativa, el año pasado en 3º me daba alternativa una mujer que lo único que hacia era sentarse y esperar a que el timbre le diera la orden de salir.

    Nose si será el término correcto para lo que me ha parecido que esto significa: Nosotros somos libres de elegir nuestros caminos, aunque muchos estén equivocados.

    También he creído entender en este texto que nos equivocamos también debido a las cirscunstancias externas.

    Respecto a las películas, Juanmi este año nos puso unas bastante buenas: Cadena perpetua, Cube, American History X, La vida es bella y nose si quizás nos puso alguna mas. Excepto cube que aunque se sobreentiende bajo la explicación de Juanmi del sentido ético de cube, las demás son bastantes comprensibles a nivel ético.

    También este año me vi yo por mi cuenta una película que no estaba mal, y me pareció de caracter ético: “Legión´´

  6. Yack:

    Plenamente de acuerdo contigo. Además, es interesante lo que aportas: ¿Por qué tiene tanta importancia el libre albedrío si sólo podría suponer elegir alternativas peores a la mejor jugada posible?

    Adolfo:

    Gracias por la lista. Te sugiero algunas más.

    Para los críos:

    La habitación de Fermat (nada del otro mundo pero va de juegos matemáticos y les suele gustar).

    Buscando a Bobby Fischer (también mala pero hace que les mole jugar al ajedrez).

    Hotel Rwanda (para el racismo).

    Gran Torino (para pensar en el multiculturalismo).

    El señor de la guerra (tráfico de armas).

    La ola (pensar el totalitarismo. Les suele gustar también mucho).

    Abre los ojos (el dilema filosófico del genio maligno).

    A mí me gustaron, así a bote pronto:

    Irreversible, Mulholland Drive, Lost in Traslation, Apcalipse Now, Mystic River, el Honor de los Prizzi, Déjame entrar, El imaginario del profesor Parnasus, cualquiera de Lars Von Trier (incluida Antichrist), Blade Runner, Alien, Uno de los nuestros, Fargo, Taxi Driver, Casino…

    Un día de estos las calificaré y clasificaré.

    Killgetdead:

    ¿En qué asignatura te ha puesto Juanmi todas esas pelis?

  7. Masgüel dice:

    Yack, lo que diferencia la conducta humana y el universo en general de jugadas de ajedrez es que en este queda establecido de antemano las características del tablero, de las piezas y las reglas de juego. Apenas hay conducta humana no reglada o ritualizada en un juego social específico, pero en conjunto somos piezas que van creando el tablero a medida que inventamos nuevas reglas. Eso no quita que nuestra inventiva se de en y a partir de un medio concreto, que incluye nuestra propia constitución como sujetos, para resolver problemas o ampliar el abanico de posibilidades. En la vida, la mejor jugada posible no está ahí esperando a ser descubierta. Nisiquiera hay tal cosa. Hay soluciones creativas a problemas nuevos empleando cualquier recurso disponible hasta ese momento.

  8. killgetdead dice:

    En ética nos las puso, aunque la de cadena perpetua solo vimos una parte, porque la puso el último día, yo luego me la termine de ver en mi casa.

  9. killgetdead dice:

    Juanmi aprovecha bien las clases, y las películas que nos pone nos ayudan a aprender el tema dado en cada momento, sinceramente, se esfuerza mucho en que entendamos el temario.

  10. Masgüel dice:

    “Waking life” de Richard Linklater.

  11. Killgetdead:

    No lo dudo. Es un buen profesor y mejor persona.

    Masgüel:

    Buena pinta. ¿Se tradujo al castellano?

  12. Masgüel dice:

    Ni idea. Yo la bajé en versión original con subtítulos.

  13. killgetdead dice:

    Muy buena frase esa de Masgüel.
    Me la intentaré aprender y utilizarla en momentos adecuados.

  14. killgetdead dice:

    Me equivoque, pensé que era una frase que escribío Masgüel lo de: Buena pinta, ¿Se tradujó al casttelano?.

  15. Susana dice:

    Hola,

    te recomiendo algunas películas para atención educativa que yo he puesto y que han gustado a los alumnos, todas con contenido que dan lugar a un buen debate:

    Pequeña Miss Sunshine

    En el mundo a cada rato

    Rebelión a bordo

    Persépolis

    Los Edukadores

    Paranoid Park

    Doce hombres sin piedad

    El club de los cinco

    Juno

  16. Hola Susana.

    Bienvenida al Blog y muchas gracias. Muchas no las conocía.

  17. yack dice:

    Masgüel estoy de acuerdo contigo en que la vida no es un tablero de ajedrez pero el tablero de ajedrez, debido justamente a su simplicidad y al reducido número de normas explicitas que contiene, es un buen laboratorio para plantear experimentos y extraer consecuencias generales.

    El ser vivo y el ser humano están continuamente buscando la mejor jugada en el tablero de la vida porque ¿qué otra estrategia podría seguir?

    Cada uno la busca en su personal entorno y utilizando el tiempo, la experiencia y la inteligencia de que dispone en el momento de tomarla.

    De todos modos, en un humilde tablero de ajedrez cabe la fantasía, la imaginación y la creatividad y por otro lado también el tablero de la vida está regulado, en último término, por reglas inviolables y también la mediocridad y las rutinas predecibles son la norma general.

    No veo en tu argumentación ninguna objeción a la tesis de que nuestra conducta no es otra cosa que la eterna búsqueda de la mejor jugada y que la determinación de cual es la mejor jugada es algo así como determinar el color de un objeto: algo que nos viene dado y en lo que no tenemos nada que opinar. Si pudiéramos decidir libremente cual es la mejor jugada tendríamos libre albedrío pero nos convertiríamos en jugadores ineficientes y caprichosos y, como resultado, no estaríamos aquí escribiendo esto.

    El libre albedrío sólo es la sensación que sentimos durante el proceso de búsqueda de la mejor jugada entre varias opciones equivalentes. Nuestra conciencia percibe el hecho de que la decisión está en suspenso y lo interpreta como que está en sus manos la elección pero ya sabemos que la conciencia es la última que se entera de la decisión final. Es sólo un observador con un bucle de retardo de unos milisegundos sobre las decisiones que tienen lugar en la red neuronal de nuestro cerebro en forma de tormentas eléctricas entre millones de neuronas interconectadas.

    Santiago, celebro que coincidamos en algo que, aunque obvio, es rara vez entendido por el común de los mortales.

    Saludos.

  18. Masgüel dice:

    “La determinación de cual es la mejor jugada” no “es como deterninar el color de un objeto”. No es “algo que nos viene dado” y su discusión es el pan nuestro de cada día. Repito que no hay tal cosa como “la mejor jugada”. El hombre no encuentra ni descubre sus jugadas meritorias. Las inventa. Y somos “jugadores ineficientes y caprichosos”, pero nuestra capacidad para inventar soluciones a nuevos problemas es tan grande que, a pesar de todo, “seguimos aquí escribiendo esto”.

    Santiago y tú estais de acuerdo porque suscribís la misma opción metafísica, que soporta un paradigma que lleva a leer cualquier manifestación de la proyectividad y creatividad de la naturaleza como procesos mecánicos inanimados.

  19. Masgüel:

    No se puede afirmar taxativamente que en la vida no hay mejores jugadas. De nuevo el relativismo en el que pareces moverte siempre. Si no hay mejores jugadas que otras, todas las jugadas son equiparables, por lo que, si nos ponemos en el plano ético por ejemplo, será lo mismo que yo ponga un bomba y mate mil personas que descubra la vacuna definitiva contra el cáncer y la reparta gratuitamente a todo el que la necesite. O si lo hacemos en el técnico… mejor aún me lo pones.

    Si definimos que la conducta humana sigue unos fines, es decir, opera buscando unos objetivos, necesariamente habrá medios mejores que otros para conseguir tales objetivos.

    Y, ¿qué entiendes por mecánico? ¿Y por inanimado?

  20. Masgüel dice:

    Pero Santiago, no confundas el comparativo con el superlativo. Claro que hay jugadas mejores que otras, aunque los criterios para valorar tal cosa forman parte del juego (relativistas habemos, como las meigas). Nuestras jugadas son mejores o peores que las jugadas previas. Hoy valoramos especialmente las jugadas imaginativas que amplian el tablero. Lo que no hay es “la mejor” jugada. Tal valoración solo es posible en un universo determinista y viendo el juego desde un hipotético ojo de Dios.

  21. Masgüel dice:

    Respecto al mecanicismo, la mejor forma de entenderlo es atender al contexto histórico que lo vió nacer. Reducir el hombre a máquina es congruente con una visión del mundo que previamente ha reducido el universo a máquina. Es una metáfora que surge en un medio cultural que atesora como sus mayores logros la geometría de Euclides y las incipientes artes mecánicas (telares, relojes, muñecos autómatas, etc…). Lo característico de las máquinas es que sus piezas son partes inertes que reciben y transmiten una actividad que no les es propia. Cuando se concibe el universo como una máquina, se aplica el mismo razonamiento. No es de extrañar que cuando la naturaleza, además de patrones predecibles, muestra sucesivos momentos de reorganización que dan lugar a procesos y estructuras nuevas, la metáfora de la máquina deje de parecernos apropiada.

  22. Masgüel:

    Si aceptas el comparativo has de aceptar el superlativo. Una acción sera mejor que otra sólo en virtud de una vara de medida que tendrá en su cúspide, a fin de cuentas, una acción ideal. Sin la idea de mejor jugada en la mente (sin criterio de elección entre jugadas) no podemos hablar de jugadas mejores que otras. O aceptas la jugada maestra o te quedas en el relativismo absoluto. Aquí no hay término medio.

    Con respecto al mecanicismo es que yo también estoy en contra del modelo mecánico de los primeros siglos de la Revolución Científica. Incluso también lo estoy de su materialismo (tengo una saga de críticas al materialismo en el Blog que trajo arduas discusiones). La metáfora del Universo como un reloj, como un conjunto de engranajes y poleas que transmiten movimiento es acorde con el nivel tecnológico de esa época (y únicamente con la física). Pero es que las máquinas han cambiado. Ya no sólo tenemos relojes, tenemos máquinas que procesan información de muchas formas, que operan con lógica borrosa, que emulan redes neuronales, que interactuan y aprenden con el entorno, que generan realidades virtuales… La máquina ha sufrido cambios cualitativos y la metáfora del reloj está desfasada. Pero eso no implica renunciar a ella volviendo al animismo vitalista. Lo que hay que hacer es reformular la metáfora de la máquina, reformular el mecanicismo.

  23. Masgüel dice:

    Pero es que los cambios cualitativos que están experimentando las máquinas se encaminan a toda a pastilla a proporcionarles las propiedades de los organismos vivos. El cambio de paradigma se filtra a todos los niveles. Cuando la máquina ideal es un organismo vivo, el mecanicismo, mal que le pese, se convierte en organicismo. Y cuando uno, cambiando de metáfora, empieza a entender la evolución del universo como un proceso orgánico, se da cuenta de que negar al universo ciertas características que observamos en los organismos biológicos es precisamente lo que nos hace negar tales características incluso a los organismos biológicos. Eso da pie a afirmar cosas tales como que nuestras intenciones y nuestra capacidad para idear soluciones creativas a nuevos problemas, lejos de ser nuestra característica más natural, es un epifenómeno, un efecto secundario de la ciega determinación legal que lo gobierna. Aceptar que el universo es intencional y creativo simplemente empieza a resultar más coherente con las últimas tendencias en el desarrollo teórico de las disciplinas científicas.

  24. Masgüel dice:

    “Una acción sera mejor que otra sólo en virtud de una vara de medida que tendrá en su cúspide, a fin de cuentas, una acción ideal. Sin la idea de mejor jugada en la mente (sin criterio de elección entre jugadas) no podemos hablar de jugadas mejores que otras. O aceptas la jugada maestra o te quedas en el relativismo absoluto. Aquí no hay término medio.”

    La vara de medida de una acción maestra es la regla del juego. Pero en un juego de reglas abiertas no hay jugada maestra. No puede haberla. Ademas el juego producirá ámbitos tan dispares que no haya regla posible para comparar jugadas. De hecho vivimos una yuxtaposición de juegos. La metáfora es nuestro principal motor de invención precisamente porque responde al juego de establecer relaciones creativas entre elementos de juegos distintos.

  25. yack dice:

    Cuando hablo de la mejor jugada quiero decir, la mejor jugada que, según su criterio, el jugador puede encontrar en el tiempo disponible. No sé si existe o no la jugada perfecta, pero me es igual. Masgüel, estas empleando el viejo truco de cambiar “mejor” por “perfecto” para desacreditar un sólido argumento.

    De lo que se trata es de que no podemos elegir la segunda mejor jugada (desde nuestro punto de vista) y tampoco podemos decidir arbitrariamente cual es la mejor jugada. Es como si un jugador de ajedrez viera dos jugadas y eligiera la que le parece menos buena, o si un jugador decidiera que un caballo vale más que una torre porque a él le caen mejor los caballos.

    En tal caso estaría utilizando algo parecido al libre albedrío, pero eso reduciría sus opciones de éxito y sería un acto estúpido.

    Otra opción es que estuviera loco o que quisiera perder la partida para obtener otro tipo de beneficio de su contrincante(a). Pero eso sólo sería una extensión del tablero que no cambiaría lo dicho.

    Y por último, los seres artificiales tienen, básicamente, las mismas posibilidades que los seres vivos, si les damos tiempo. Al final son materia y energía gestionada por una red de información en forma de proyecto.

    Existe una diferencia esencial entre la materia inanimada y la viva, pero los seres “artificiales” son una extensión de los vivos y con el tiempo los superarán y tal vez los sustituyan completamente. Lo que realmente marca la diferencia es la información: los seres que manejan información y los que no.

    La biología es sólo la forma organizativa que adoptaron los primeros seres teleonómicos en este planeta. Pero la biologia no posee ninguna propiedad irreproducible o i superable por mecanismos artificiales basados en nanotecnologia. Los seres vivos tienen la ventaja de estar organizados a nivel molecular (nanotecnologia natural), pero es una ventaja que se acorta vertiginosamente.

    Pero tal vez tengas razón en suponer que el universo, de alguna manera que se nos escapa, tuviese las propiedades necesarias para generar seres teleonómicos. Pero como eso roza el anatema y la herejía científica, no voy a entrar en ello, al menos aquí y ahora.

    Por lo demás suscribo la argumentación de Santiago, no tanto por “suscribir la misma opción metafísica” como porque es de sentido común.

    Saludos.

  26. Masgüel dice:

    “Santiago, celebro que coincidamos en algo que, aunque obvio, es rara vez entendido por el común de los mortales.”

    “Por lo demás suscribo la argumentación de Santiago, no tanto por suscribir la misma opción metafísica como porque es de sentido común.”

    Yack, el determinismo legalista que, si no me equivoco, defiende Santiago y tú suscribes, no es ni obvio ni de sentido común, salvo que entendamos sentido común como opinión mayoritaria. Pero esa no parece la acepción que empleas, dado que es “rara vez entendido por el común de los morales”. Entonces el común de los mortales carece de sentido común y es incapaz de reconocer lo obvio. ¿Te has parado a considerar que quizá el común de los mortales simplemente no comparte tu opinión o la comparte y no te has enterado?.

  27. yack dice:

    El común de los mortales no tiene sentido común y eso ya deberías de saberlo (horóscopos, conspiraciones planetarias, religión, fe, medicina alternativa, psicoanálisis, echadores de cartas, marxismo, etc.). Entonces, ¿cómo se sabe si alguien tiene sentido común?

    Difícil cuestión. Supongo que es una propiedad que sólo detectan los que tienen sentido común. Es algo así como la fe. O se tiene o no se tiene. Pero se supone que en estos foros predominan las personas con sentido común y de ahí mi comentario. Por si pensabas preguntármelo, sí, creo que soy de los que tienen sentido común, pero eso le ocurre (esta ves sí) al común de los morales.

    Por otro lado yo no defiendo ni suscribo nada que tenga ya un nombre asignado (determinismo legalista, por ejemplo). Yo defiendo lo que me parece correcto desde mi punto de vista, tenga nombre o no, pertenezca o no a una corriente ideológica.

    Por eso, juzgar un comentario u opinión encuadrándolo en el casillero de las teorías homologadas y luego refutarlo porque la casilla correspondiente está desacreditada (según el refutante), no me parece serio. Hay que debatir empleando argumentos autoevidentes o demostrados y no referencias confusas a teorías generales más confusas aun.

    Por lo demás, tienes todo el derecho a hacer lo que te plazca. Sólo te doy mi punto de vista en justa correspondencia al tuyo.

    Saludos.

  28. Masgüel dice:

    Yack, lo que he intentado en mi mensaje anterior no es refutar una opinión sino precisamente hacer ver que cualquier visión del mundo se basa en eso, creencias, opiniones, preferencias. Que no hay “argumentos autoevidentes” y que el sentido común es el conjunto de opiniones aceptado mayoritariamente en una cultura. Resumiendo, que resulta nefasto instalarse en la certeza.

  29. Masgüel:

    El determinismo legalista, a pesar de su refutación como certeza absoluta por parte de Hume (de eso también hablamos largo y tendido en este Blog) es la mejor opción que tenemos ya que es algo que podemos comprobar por inducción día a día. Todos los días sale el sol, la gravedad sigue funcionando, mis ojos no se salen de sus órbitas, respiro por la boca, no echo rayos laser con la mano… hay una regularidad en nuestro universo que creo que es innegable, incluso para cualquier persona de otra cultura y de otro tiempo (a eso quizá es a lo que podamos llamar sentido común). La creatividad del Universo es algo mucho más difícil de encontrar… ¿qué eventos creativos compruebas en tu vida cotidiana que no sean más o menos explicables desde eventos anteriores?

  30. Masgüel dice:

    “¿qué eventos creativos compruebas en tu vida cotidiana que no sean más o menos explicables desde eventos anteriores?”.

    Fíjate que es muy distinto afirmar que la memoria constituye la materia prima para la creatividad humana a decir que la conciencia es un epifenómeno de nuestros automatismos conductuales. Todos los contenidos de conciencia son eventos creativos. La vida cotidiana es un devenir creativo sin interrupción. ¿Explicable desde eventos anteriores?. Dependerá de lo que entendamos por “explicable”. Por emplear la metáfora más sobada, una casa está hecha de ladrillos, pero los ladrillos no explican la casa.

  31. yack dice:

    De acuerdo Masgüel: Todo es una conjetura indemostrable, excepto que yo soy conciente.

    Pero a partir de ahí ¿qué hago?

    Me duele el estomago y tengo que comer, me canso y tengo que descansar, me aburro y me tengo que entretener, etc. y, en definitiva, tengo que entrar en el juego.

    Imagina que piensas: El ajedrez es sólo una serie de reglas arbitrarias sin pies ni cabeza. ¡De acuerdo!

    Luego abres los ojos y ves que toda la realidad es un gran tablero de ajedrez y que no hay nada más. Tú y un tablero que juega automáticamente.

    Pues en tal caso no tienes má remedio que aceptar (o hacer como que aceptas) que las reglas y el tablero son reales y ponerte a jugar.

    Y el estar continuamente diciendo: ¡Pero es que este tablero no existe y las reglas son estupidas! no sirve para nada sino para hacer más penoso y menos interesante el juego.

    Así que tu pensamiento puede moverse en dos planos que no deben mezclarse:

    UNO: todo es una invención de mi conciencia.

    Y DOS: pero como esto es muy aburrido y me duele el estomago, tengo que jugar o sucidarme, pero como no puedo sucididarme, no me queda otra que jugar.

    Y te pones a jugar y dar por supuesto que todo es real y sólido. Y luego están las jugadas, las estrategias que sí se pueden y se deben cuestionar en mayor o menor medida, pero una vez que hemos decidido jugar, porque no hay otro remedio, ¡juguemos y dejemos de hablar del juego!

    En cuanto a los argumentos autoevidentes, hailos. Es autoevidente que el libre albedrio, de existir, no supondría ninguna ventaja para el individuo y que A = A.

    No es autoevidente, por ejemplo: “el determinismo legalista que, si no me equivoco, defiende Santiago y tú suscribes, no es ni obvio ni de sentido común..”

    En tal caso habría que saber qué es eso del determinismo legalista y sospecho que, como en casi todo, no habría consenso. Así que nos quedamos flotando en el limbo de las conjeturas y de las interpretaciones sobre qué es y qué no es el determinismo legalista hasta caer exhaustos.

    Saludos.

  32. Masgüel:

    Si yo miro la taza de café que tengo delante de mí, mi cerebro la reproduce exactamente igual que cuando lo hizo hace cinco minutos o incluso hace diez años. Si la veo diferente, en el sentido en que asocio a ella sensaciones como el placer del desayuno o una mañana fresca de primavera, que antes no asociaba, no supone una creación “ex-nihilo”, es un agregar, mezclar cosas que ya existían previamente. Realmente no hay novedad. En la conciencia no hay creación sino sólo reconstrucción. Por eso se pueden explicar los eventos futuros mediante los pasados.

    Es que lo que tu llamas creatividad yo lo llamo complejidad inabarcable. Mi problema epistemológico consiste únicamente en que no sé suficiente, el tuyo estaría en… ¡eventos incausados! Piensa en lo que constituye una novedad radical: algo plenamente desconectado de todo lo anterior, una especie de agregado que aparece sin que pueda explicarse de dónde ha salido, un fenómeno mágico… Si además dices que la conciencia es un devenir creativo sin interrupción, estás afirmando que la conciencia es absolutamente ininteligible, impredecible al 100%. Nuestra vida cotidiana desmiente eso. Yo, que soy un tipo muy aburrido, soy muy predecible en mi día a día. La guía de mi conducta no puede ser una novedad total.

  33. Masgüel dice:

    “De acuerdo Masgüel: Todo es una conjetura indemostrable, excepto que yo soy conciente. Pero a partir de ahí ¿qué hago?”

    Parece que me atribuyes algo parecido al escepticismo cartesiano cuando mi punto de vista se parece mucho más al ser arrojado al mundo del que habla Heidegger. Yo hablo en y desde una gran diversidad de juegos juxtapuestos. Mi identidad es un personaje del juego. Nunca observamos el juego desde fuera del juego y la única forma de dejar de jugar es dejando de respirar.

    “Imagina que piensas: El ajedrez es sólo una serie de reglas arbitrarias sin pies ni cabeza. ¡De acuerdo!”

    Las normas arbitrarias tienen las mismas cabezas y pares de pies que las necesarias. Que un juego establezca las reglas sobre la marcha no significa que esas reglas creadas tengan menor poder normativo.

    “Y el estar continuamente diciendo: ¡Pero es que este tablero no existe y las reglas son estupidas! no sirve para nada sino para hacer más penoso y menos interesante el juego.”

    ¿Y quién dice tal cosa?. Ya he dicho más arriba que yo no niego la realidad. Una estatua de piedra es tan sólida para mí como para cualquiera. Pero depende de las creencias de cada cual que contenga átomos o el alma de un difunto. Las regularidades de la naturaleza no me parecen estúpidas. Me parecen maravillosas, tanto como la capacidad que muestra de seguir añadiendo nuevas regularidades a las anteriores y a partir de ellas, en un crescendo de niveles de complejidad. ¿Qué decías de “penoso y menos interesante”?.

  34. Masgüel dice:

    “Si la veo diferente, en el sentido en que asocio a ella sensaciones como el placer del desayuno o una mañana fresca de primavera, que antes no asociaba, no supone una creación “ex-nihilo”, es un agregar, mezclar cosas que ya existían previamente. Realmente no hay novedad. En la conciencia no hay creación sino sólo reconstrucción.”

    Pero es que es en el patrón de la reordenación donde surge la novedad y lo reconfigurado muestra propiedades sistémicas nuevas. Como el agua muestra características de las que carece el hidrógeno y el oxígeno por separado. Claro que nuestra conducta es “habitual” y por ello predecible en cierto grado (mis pautas de sueño son más predecibles que mis gustos musicales). Pero la conciencia humana es el sistema caótico más complejo conocido y por lo tanto el que evoluciona con mayor rapidez. Cuanto mayor es el ritmo de cambio histórico, mayor es la velocidad con que las estructuras del psiquismo humano se reorganizan para adaptarse a ese ritmo de cambio que ellas mismas crean. Es un proceso que se retroalimenta. No se si lo dije en los comentarios a este blog pero somos la espuma de la ola.

    “Es que lo que tu llamas creatividad yo lo llamo complejidad inabarcable.”

    Me valdría con la condición de admitir la complejidad es fuente de novedad.

    “Mi problema epistemológico consiste únicamente en que no sé suficiente, el tuyo estaría en… ¡eventos incausados!. Piensa en lo que constituye una novedad radical: algo plenamente desconectado de todo lo anterior, una especie de agregado que aparece sin que pueda explicarse de dónde ha salido, un fenómeno mágico.”

    Yo no hablo de eventos incausados. Mi postura también es un “no sé suficiente” pero yo añado que nisiquiera se si los eventos para los que no encuentro causa, la tienen. Si con mágico quieres decir eventos maravillosos que no se sabemos cómo se producen si acaso es posible saberlo, sí, el universo es mágico. Lo extraño es empeñarse en señalar las regularidades de la naturaleza, que constato como cualquier hijo de vecino, y taparse los ojos ante la manifiesta fuente de novedad que también es la naturaleza. Nuevas estructuras con nuevas propiedades como nuevos niveles de complejidad que se añaden a las subestructuras previas que las constituyen.

  35. María José dice:

    Me he quedado cuanto menos muy sorprendida por los derroteros que han seguido los comentarios, pasamos de unas inocentes películas para adolescentes a dirimir qué es la conciencia, la realidad, la creatividad, o por lo menos eso he creído entender en una rápida ojeada.

    Así que ya no sé qué comentar, ni tan si quiera si puedo comentar, pero una cosa la tengo clara, nuestra conducta en no sé qué tanto por ciento siempre es predecible, la realidad y el entorno es predecible y
    ¡menos mal ¡porque nuestro cerebro funciona a partir de estas pautas ya conocidas y , ante un hecho o fenómeno absolutamente nuevo no conectado con ningún referente previamente conocido seguramente no sólo no lo entenderíamos sino que ni tan siquiera lo veríamos.

    Por otra parte diez millones de personas hablando por teléfono y diciendo cosas no sustanciales es una hecho complejo pero …

    Un saludo

  36. yack dice:

    Me rindo, Masgüel.

    Y Maria José tiene su puntito de razón. Yo creí que esto iba del libre albedrío y resultó ser de cinematografía. Aprovecho para recomendar IA.

    Saludos.

  37. La verdad es que iba del libre albedrío, no obstante se agradecen las recomendaciones. Son de muy buen gusto cinematográfico.

    Un saludo a todos.

  38. María José dice:

    Pues nada, si iba del libre albedrío que cada cual comente según su albedrío.

    . .
    ( puntito )

    Saludos

  39. Fer dice:

    Una película para tratar el tema del creacionismo: La herencia del viento.

    De 1960, y rabiosamente actual. Al pelo para explicar la alternativa a la religión con el monstruo del spaguetti volador.

  40. Hola Fer:

    Gracias, apuntada.

    Un saludo.

  41. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Todos los lunes tengo que impartir una hora de “Alternativa a la Religión”, una pseudoasignatura en la que no se puede hacer nada, ni dar ningún tipo de temario ni hacer maldita la cosa con fines pedagógicos (contradic……

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s