Pensamiento mágico y Cristianismo

Publicado: 27 diciembre 2008 en Ciencia y religión
Etiquetas:, ,

El Cristianismo continua la tradición chamánica

El pensamiento mágico es aquel que tiende a confundir correlación con causalidad. Por ejemplo, si yo tengo que hacer un difícil examen y al realizarlo llevo conmigo una estampita de San Fulano, y resulta que apruebo, afirmaré que la estampita me dio suerte para aprobar. Dos fenómenos que se dan a la vez en el tiempo (llevar la estampita y aprobar) se relacionan causalmente.  Pero, ¿no tendrá más relación el haber estudiado que el llevar la estampita?

Todas las supersticiones siguen la misma confusión. Creo que la causa de mi mal día se debe a pasar por debajo de una escalera o ver un gato negro. En teoría este tipo de falacias son fácilmente refutables. Prueba a hacer otro examen haciendo todo igual que siempre pero sin la estampita de San Fulano. ¿Mismos resultados? La causa de tu aprobado no tiene nada que ver con la estampita. Asunto resuelto. Sin embargo, los supersticiosos no suelen operar de esta manera (que sería la estrictamente racional), sino que los casos negativos que refutan su tesis no sirven para nada. Tras seis exámenes suspensos siguen llevando la estampita, ¿por qué? Porque su forma de actuar está dominada en mayor o menor medida por el pensamiento mágico, y esta forma de pensar (o de no-pensar) no sigue patrones estrictamente racionales: refutar una creencia no la anula, sólo la vuelve más misteriosa. Si suspendí a pesar de llevar la estampita es porque Dios, esta vez, no quiso ayudarme y como su sabiduría es infinitamente superior a la mía, yo no soy quien para poner en duda su buen hacer. Los caminos del Señor son inescrutables.

¿Contribuye el Cristianismo al desarrollo del pensamiento mágico? Desde luego. El Cristianismo abre la caja de Pandora de lo sobrenatural: Gente que anda sobre las aguas, muertos que resucitan, curaciones inexplicables… La Biblia está llena de mensajes así. Hace unos días una amiga católica me decía que su madre tenía un ángel custodio que le permitía aparcar el coche en una calle principal donde es imposible hacerlo en hora punta. El resto de amigas que allí estaban, que también eran católicas, aceptaban esa creencia, y el cura que también allí compartía una cerveza decía que sí, que todos teníamos un ángel custodio o de la guarda para ayudarnos, aunque no solía hacerse cargo de asuntos tan nimios como aparcar. Esto es pensamiento mágico no muy distinto al del chamán de la tribu: intentar controlar la naturaleza mediante pactos. Y así suele funcionar en el cristianismo: rezo, hago un sacrificio y obtengo el favor de los dioses, cosa no muy distinta a las libaciones o hecatombes griegas en honor a su amplio panteón: intentos fantásticos de controlar lo misterioso y de crearlo también: si controlo los espíritus de la naturaleza he de inventármelos también. Y de aquí las fantásticas mitologías y los hermosos bestiarios medievales.

Sí, hoy, a 27 de Diciembre de 2008, a tres siglos de la Revolución Científica, a dos del Siglo de las Luces, gran parte de la población española cree en cosas como el ángel de la guarda, el mal de ojo, el espiritismo o la telequinesis. Queda mucho por hacer en la tarea de re-ilustrar.

Anuncios
comentarios
  1. […] también: Pensamiento mágico y Cristianismo o De los sobrenatural. Y si os apetece leer como me gano el infierno a pulso podéis leer Una gran […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s