El juego de la vida y la emergencia del orden

Publicado: 1 enero 2009 en Evolución
Etiquetas:, , , ,
Bill Gosper descubrió este patrón de crecimiento indefinido

Bill Gosper descubrió este patrón de crecimiento indefinido

El 1970 el británico John H. Conway diseñó una sencilla máquina de Turing basada en un tablero cuadriculado en el que aparecían o desaparecían “células” en función de dos simples reglas:

1. Una célula “nace” si tiene a su alrededor inmediato otras tres células.

2. Una célula “se mantiene viva” si tiene dos o tres células en las casillas vecinas. Si tiene menos de dos “muere”, poéticamente, “de soledad”; y si tiene más de tres “muere por superpoblación”.

En Internet tenemos muchos simuladores y variantes gratuitas de este juego (Por ejemplo: http://www.granvino.com/jam/stuff/juegos/gamoliyas/spanish/index.htm , o http://www.xs4all.nl/~jbontes/ ) en el que podemos ir probando dibujos de modo más o menos aleatorio para ver como evolucionan. Lo curioso es comprobar como a partir de unas normas tan sencillas enseguida se generan patrones muy ordenados: aparecen “seres” que “viven” estáticos en el tablero, otros se mantienen realizando movimientos repetitivos, mientras que otros cruzan el tablero en un movimiento perpetuo. De un sistema de reglas sumamente sencillo podemos comprobar como van surgiendo patrones de organización muy complejos y a uno le vienen a la mente tres claras ideas:

1. El juego de la vida no deja de tener un poderoso parecido, al menos visual, con un caldo primitivo lleno de microorganismos.

2. Parece decirnos que los seres vivos son, a fin de cuentas, patrones de organización muy susceptibles a ser matematizados (¿Las matemáticas serán al final la herramienta de la biología?). La multitud de veces que la naturaleza parece comportarse siguiendo pautas matemáticas es asombrosa. El ejemplo clásico es el crecimiento del helecho siguiendo una geometría fractal. Todo parece indicar que la esencia de un ser vivo no estriba  en de qué está compuesto ni qué función o finalidad persigue, sino cómo se organiza. Un ser vivo parece que es una forma determinada de organizar un entorno. Por eso la clave está en el ADN: el manual de instrucciones de organización.

3. También nos da pistas sobre el origen de la vida. Si en uno de estos simuladores del juego de la vida hacemos un dibujo caótico, sin ningún tipo de intención ni propósito, vemos como se genera orden a partir del caos, estructuras complejas, estrategias evolutivas tras las cuales no hay ninguna intencionalidad. El orden nace como propiedad emergente del desorden originario. Pero, ¿A qué se debe este orden? Podría responderse intuitivamente que a las dos reglas que rigen el juego. Vale, pero ¿sólo a ellas? Parece que el todo es mayor a la suma de las partes.

Anuncios
comentarios
  1. Agustina. dice:

    hola este juego es una chota…chauuuuu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s