¿Estamos ante el fin de nuestra civilización?

Publicado: 16 enero 2009 en Filosofía política, Sociología
Etiquetas:, , , ,

“Este sistema es una contradicción tremenda, está acabado” dice el economista y académico de la lengua José Luis Sampedro. Nuestro sistema, a todos los niveles y no sólo económicamente, se está desmoronando. “O se corta o el sistema se cortará por sus propios medios, por el agotamiento energético, por la contaminación del aire, por la escasez de agua…” ¿Por qué ya nadie ha puesto freno a ésto? “Porque los que pueden no quieren, y los que quieren no pueden”. Sampedro explica que a los ricos y poderosos no les tocan las crisis, a ellos no les va a llegar el fin del sistema, por lo que no quieren que nada cambie para no perder su posición. Los pobres, lógicamente, quieren cambiar su situación pero no tienen ni dinero ni poder para hacerlo. Sampedro tiene 92 años y afirma haber vivido ya más crisis, incluso recuerda imágenes de la del 29, pero sostiene que ninguna es como ésta.

Y es que los datos son aterradores. Cada vez que uno se acerca a los suplementos de economía de las revistas ve esos indicadores en forma de flecha hacia abajo en las páginas bursátiles… se prevén cuatro millones de parados en España para el año que viene… que si no se venden casas ni coches, que si cierran tal o cual empresa, que si Expedientes de Regulación de Empleo… baja la gasolina porque no hay demanda… que si hasta ahora sólo le hemos visto las orejas al lobo, ya veremos las fauces en los años que vienen… Revueltas en Francia en donde se queman automóviles… en Grecia… la insostenible situación de Oriente Medio… Fukuyama empieza a dudar… ¿Será verdad lo que dice Sampedro o sólo estaremos ante un ciclo económico recesivo más?

Mi apuesta es que no estamos ante el fin del sistema por dos razones:

1. Creo que este sistema es lo suficientemente flexible como para poder adaptarse a las nuevas circunstancias y puede sobrevivir con múltiples anomalías. Cambiarán cosas, pero en lo esencial, seguirá siendo el mismo. Supongo que se mejorará el control estatal de la economía. Muchos dijeron que el 11-S suponía ya el fin de la Modernidad… y a día de hoy Coca-Cola sigue vendiendo igual.

2. No existe ningún sistema alternativo. Si el capitalismo y la democracia liberal se terminan… ¿qué es lo que tenemos después? Creo que todavía no se han formulado las teorías necesarias para llevar a cabo el cambio, no tenemos teorías de una sociedad postcapitalista o postliberal. Ni siquiera las instituciones transnacionales antaño planteadas están funcionando (La ONU no vale para nada y el FMI o el Banco Mundial… sobran las palabras y qué hablar de la Constitución Europea).

Anuncios
comentarios
  1. Susana García dice:

    Estudié Historia, y después de leer y reflexionar sobre la crisis actual, opino que sí estamos ante el fin de este sistema. Lo que ocurre que los cambios se producen lentamente, ta vez dos o tres generaciones más serán las que los verán y vivirán. En 1492, la gente no se levantó dejando de ser medieval y convirtiéndose en ciudadanos de la época moderna, pero sí que fue un año muy importante para que esa evolución se realizase.
    Así, que sí, yo creo que estamos viviendo el inicio del fin, no ya por los atentado del 11-S, sino principalemte por los acontecimientos del 2008. Cómo es posible que una persona como Madozz estuviese más de 20 años estafando en importantes círculos financieros sin que nadie hicieses nada???
    El sistema tiene encubridores, y líderes a los que les interesa que siga la especulación, y gran pobreza del tercer mundo. Pero se está demostrando que les queda poco tiempo de seguir influyendo y desmontando el mundo, afortunadamente….

  2. Hola Susana:

    Ojalá tengas razón pero es que parece muy difícil que podamos bajar de arriba a esos especuladores y encubridores del sistema. De hecho esta crisis no ha fomentado la aparición de estructuras que posibiliten cambio alguno. ¿Ha cambiado la justicia? ¿Ha cambiado la estructura social o los sistemas educativos? ¿Ha cambiado algo? La crisis pasará y vendrán de nuevo tiempos de bonanza según los ciclos económicos de siempre.

    Pero lo dicho, ojalá tengas razón y, aunque sea a largo plazo, la cosa cambie.

  3. Francisco Z.Lantos dice:

    ¿TIENE FUTURO NUESTRA CIVILIZACIÓN?

    Entre nuestros males surgidos desde la Revolución Industrial los más graves son:

    1/ La antinatural y desenfrenada expansión demográfica.

    2/ El anormal crecimiento del consumo de energía del hombre contemporáneo.

    3/ El sobrecalentamiento de La Tierra y el Cambio Climático.

    4/ La fiebre de las migraciones desde las zonas rurales y conflictivas hacia los grandes núcleos urbanos.

    5/ El desordenado y deshumanizado desarrollo de nuestros Asentamientos Humanos (Metro, Megaciudades e indefinidas Conurbaciones).

    6/ La contaminación del aire, agua y tierra de nuestro planeta.

    7/ La deforestación y desertización de nuestro planeta.

    8/ La violencia de género.

    9/ Las desviaciones de nuestra naturaleza sexual

    10/ Los nuevos tipos de enfermedades incurables.

    11/ El envejecimiento de la población.

    Todos estos y otros muchos males, que en los últimos cuarenta años las Naciones Unidas los han tratado cada uno separadamente y sin relacionarlos con una Causa común es la causa del fracaso de obtener sus deseados objetivos, y en lugar de mejorar estos males todos han empeorado progresivamente.

    La población del mundo, que en el año 1960 era de 3.200 millones de personas, que es 16 veces más que la que existía en la época de Jesucristo, durante este tiempo se duplicó y hoy tenemos 6.600 millones que es 33 veces mayor que la que existía en la época de Jesucristo, y el consumo de energía, comparándolo con lo que se consumía por el hombre en dicha época a la que podemos considerar como normal, en este tiempo ha crecido a una media de 3 veces más por persona, multiplicando estos dos factores resultaría, para el año 1960, 16 (aumento de la población del mundo) x 3 (aumento del consumo de energía por persona)= 48 veces más consumo de energía que el que existió en la época de Jesucristo, y en el año 2000 nos daría 33 x 3= 99 más consumo de energía que en la época de Jesucristo, pero según las estimaciones de las Naciones Unidas la población del mundo puede alcanzar en el año 2050 la cifra de 9.400 millones, que sería 47 veces mayor que la que existía en la época de Jesucristo, que multiplicándolo por 4-5 veces más consumo de energía por persona a la que se puede llegar para esta fecha nos daría 188-235 veces más consumo de energía que el que existía en la época de Jesucristo, siendo esta cifra el doble de la que existe hoy.

    Tomando en consideración las consecuencias negativas que ya experimentamos, todo indica que nuestro planeta no puede satisfacer estas demandas ni evitar el sobrecalentamiento de La Tierra y el Cambio Climático, que ni existía en el año 1960.

    Lo mismo es válido para las migraciones de la población desde las zonas rurales hacia las mayores ciudades existentes la cuales aún tenían escala humana y tamaños definidos, estructura ordenada, distribuciones funcionales y formas expresivas y relaciones armoniosas con su medio ambiente.

    En estas ciudades no existían las contaminaciones de agua, aire y tierra, ni las violencias de género y desviaciones de la naturaleza sexual, ni el envejecimiento de la población en la escala que hoy tenemos.

    Como además de estos males que afectan más a nuestra vida existen muchos más tipos de males, como el egoísmo, injusticias sociales, las inmoralidades, la pérdida de la vida familiar, inseguridad ciudadana, robos y todo tipo de crímenes, drogadicciones, etc., todos producidos por el erróneo modo de vida del hombre contemporáneo, si no cambiamos nuestro erróneo enfoque de tratar nuestros males separadamente unos de otros como algo dado y sin relacionarlos con una Causa común, por la falta de tiempo que tenemos hasta el año 2050, cuando se habrá duplicado el consumo de energía que poseemos hoy y habrán aumentado progresivamente nuestros males, nada podrá evitar una destrucción planetaria, un catastrófico fin de nuestras civilizaciones.

    Madrid, 2 de Febrero de 2009
    Ferenc Z. Lantos

  4. Francisco Z.Lantos dice:

    ¿QUE PODRÍA SALVAR EL FUTURO DE NUESTRAS CIVILIZACIONES?

    El problema más grave de nuestras civilizaciones es el antinatural y desenfrenado expansión demográfica y también antinatural crecimiento de consumo de energía, ambos causados por el excesivo materialista “filosofía del mundo y de la vida”, del hombre contemporáneo.

    Siendo la conducta y actividades del hombre contemporáneo la causa de estos y todos otros nuestros males, surgidos desde la Revolución Industrial, para eliminar estos males y resolver nuestros graves problemas, tendríamos que cambiar nuestro nodo de vida, pero para esto sería indispensable saber porque ha podido ocurrir este negativo acontecimiento en la vida del hombre, ya que la conducta del hombre no es constante y preestablecida como en el caso de los otros seres animados (animales),debajo de su nivel.

    Este estudio que yo he realizado nos demuestra que el hombre a diferencia de los otros seres animados (animales), además del instinto, en que está impreso la Verdad sobre la Existencia y que guía la conducta de los animales, el hombre también posee espíritu, con facultad de Conciencia, Raciocinio y don de Creatividad, con los que puede juzgar y valorar las cosas en su alrededor y obtener su libertad para sus actos.

    Al estar sus dos naturalezas, el instinto a través del que el hombre puede también sentir la Verdad, y espíritu a través del que puede conocer la Verdad, inseparablemente fusionados en una unidad, la influencia de una sobre la otra modifica ambos conocimientos, permitiendo al hombre de tener 3 posibilidades para elegir su vida.
    1) Puede sobrevalorar la parte espiritual sobre la parte instintiva de su naturaleza. Situación que existía durante la época arcaica de la antigua cultura de Grecia, y durante la época de Edad Media de nuestra cultura Cristiana.
    2) Puede tener la misma atención de ambas partes de su naturaleza, establecer el justo equilibrio de su naturaleza psicosomática. Situación que existió durante la época clásica de la antigua cultura de Grecia, y durante la época de Renacimiento de nuestra cultura Cristiana.
    3) Puede sobrevalorar la parte física-instintiva a costa de la parte espiritual de su naturaleza. Situación que existía durante la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, y en nuestras civilizaciones desde la Revolución Industrial, extendido esto ya a toda parte de nuestro planeta.

    Aprendemos de estos ejemplos que es el estado psicosomático de los hombres que define sus conductas y actividades, y sólo cuando lograba establecer el justo y perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza, es cuando obtuvo su perfección humana, y su capacidad de adaptarse con su conducta y actividades a las Leyes da la Naturaleza, y anular con esto de manera natural y espontánea todos los males que han surgido por su anterior modo de vida.

    Encontrándonos hoy por nuestra exageradamente materialista “filosofía del mundo y de la vida”, en degenerado estado psicosomático de nuestra naturaleza, situación que existía en la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, y cuyo erróneo modo de vida, aquellas sociedades no han logrado de cambiar por vía evolutiva y pacifica, sino llevando esto hasta su fin, el cambio se realizo por medio revolutivo y destructivo, lo que les servio que para que a través de este ejemplo negativo nacerá en algunas personas inquietas y preocupadas por el futuro de sus sociedades, la justa y necesitada “filosofía del mundo y de la vida”, y al estar sus congéneres ya dispuestos de aceptarla, se abrió con ello un nuevo camino para una nueva cultura, que es la nuestra cultura Cristiana, que por la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” del hombre contemporáneo, el hombre se encuentra otra vez como en la época Helenística de antigua cultura de Grecia, en el degenerado estado psicosomático de su naturaleza, lo que en caso del hombre define su jerarquía de valores, a las que en este estado de su naturaleza encuentra correcto e indispuesto de cambiarlo.
    En este ambiente, algunos pocos hombres inquietos y preocupados pos nuestro futuro, en sus búsqueda, observando la conducta y actividades del hombre en su historia descubren que los distintos tipos de males que se presentaban en el mundo, han sido causada por el especial naturaleza de especie humana, pero esto sólo se presentaban cuando el hombre no lograba establecer el justo y perfecto estado psicosomático de su naturaleza. Sabiendo esto y conociendo como era esto en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y en época de Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, lo que tienen que desarrollar nuestros precursores es de cómo adaptar y poner en practica este conocimiento a nuestras circunstancias, pero para esto hará falta vencer las indisposiciones de nuestros Organismos Oficiales y Organizaciones Particulares, para cambiar sus prácticamente establecidos y rutinariamente practicados enfoques sobre el mundo y de la vida, apoyar este tipo de investigaciones, y que la gente hubiera abierto para escuchar sus mensajes.

    Madrid 24 de Julio de2010
    Ferenc Z. Lantos

  5. Francisco Z. Lantos dice:

    ¿QUE FUTURO TIENEN NUESTRAS CIVILIZACIONES?: Como la causa de todos nuestros innumerables e interrelacionados males, surgidos desde la Revolución Industrial, es el degenerado estado de nuestra naturaleza psicosomática, no reconocido por el hombre contemporáneo, el necesitado cambio de su modo de vida, y restablecimiento del perfecto estado y de naturaleza, por el progresivo crecimiento de nuestros males, y falta de tiempo para introducir este necesitado cambio, ya no puede realizarse por vía evolutiva y pacifica, sino llegando hasta el fin, con su erróneo modo de vida, el cambio se realizara por una revolución espiritual y de manera destructiva, que si durante estos tiempos que nos queda, podríamos desarrollar la justa “filosofía del mundo y de la vida”, capaz de restablecer el perfecto estado psicosomático de la naturaleza especial humana, y sus correspondientes soluciones practicas, los supervivientes, abiertos ya a esta justa filosofía podrían aprovechar de estos estudios y poniendo en practica, restablecer con ello, el perfecto equilibrio entre la flora y fauna de nuestro planeta, del que depende el bienestar de todos “ellos” y un prospero futuro para la nueva generación de la humanidad.

    ¿COMO SE ACABARA NUESTRAS CIVILIZACIONES?: Aunque ya es reconocida que la
    causa de todos nuestros males, surgidas desde la Revolución Industrial, es la materialista filosofía del mundo y de la vida” del hombre contemporáneo, al estar absorbida de esta errónea filosofía, los hombres de hoy, estos ni son capaces ni dispuestos de cambiar su modo de vida, por lo que llevando esta a su fin el cambio nuestra situación se acabara en una destrucción planetaria, lo que servirá para los supervivientes y futuras generaciones para aceptar el necesitado cambio, que abrirá un nuevo camino para una nueva cultura, basada en la rechazada justa “filosofía del mundo y de la vida”.

  6. Francisco Z. Lantos dice:

    ¿POR QUÉ LA NATURALEZA Y NO EL HOMBRE VA A RESOLVER LA ANTINATURAL Y DESENFRENADA EXPANSION DEMOGRAFICA?

    Este grave problema que el fenómeno de la antinatural y desenfrenada expansión demográfica significa para nuestro futuro se puede tratar de dos maneras. Uno, tratar este acontecimiento grave y muy negativo, aceptarlo como un hecho dado y uno más de nuestros innumerables e interrelacionados males, y sin buscar su causa, como están haciendo nuestros científicos, políticos, sociólogos, economistas, etc., tratarlo directamente y separadamente de los otros acontecimientos, o buscar la causa de este nunca experimentado en esta escala, fenómenos y basado en este conocimiento intentar remediarlo.

    En el primer caso, practicado hoy en las conferencias y congresos de nuestros organismos oficiales, entre estos las Naciones Unidas, organizaciones profesionales, sociales, culturales, etc., se buscan soluciones prácticas como el aborto y frenar la procreación por las leyes, como existían en China, pero al mismo tiempo concentrar la investigación de la medicina en la prolongación de la vida artificialmente, sin darse cuenta que esta actividad cae en contradicción con los mismos objetivos, demostrando sus erróneos enfoques y justificando sus fracasos ya que con estos criterios, según las estimaciones de ka Naciones Unidas, la población del mundo para el año 2050 puede alcanzar la cifra de 10.000 millones de personas o sea que durante estos 43 años que faltan aumentar la cifra actual con 4.600 millones. Este aumento, que hoy es 32 veces mayor y que para el año 2050 puede ser 50 veces mayor que nuestro planeta tenía en la época de Jesucristo, es una prueba que si esto ocurriera, junto con el antinatural aumento del consumo de energía de los hombres materialistas de nuestras civilizaciones, nuestro planeta no podría resistir esta presión desbordante.

    Encontrándonos aún sólo en la mitad del camino de hasta donde podríamos llegar con nuestro erróneo enfoque de tratar el problema, y experimentando ya sus grandes efectos negativos en todos los campos de nuestras actividades, ya nadie duda que este proceso acabara en una destrucción planetaria.

    Aprendiendo de estos ejemplos algunos de nuestros precursores en distintos campos de nuestras actividades ya no están tan orgullosos de los logros obtenidos en sus profesiones, como por ejemplo en la ciencia de la medicina, que al principio, cuando en la Edad Media por no enseñar suficientemente el hombre su interés por la vida física, surgieron muchas enfermedades desconocidas, cuya curación sólo empieza a producirse cuando algunos hombres preocupados buscaban soluciones prácticas.
    Ante estos resultados positivos crece el interés hacia la ciencia de la medicina de cuyo resultado se anularon muchos tipos de enfermedades, se salvan muchas vidas y la población del mundo empieza a crecer. Ante estos éxitos necesarios, como nadie podía imaginar las consecuencias de estos resultados para el caso cuando se extendiera esto por todas las partes de nuestro planeta, nadie cuestionaba la validez de esta práctica.

    Sin embargo, hoy, llegando casi a la conclusión de esta práctica, experimentando de las consecuencias negativas de la desenfrenada expansión demográfica, las nuevas enfermedades físicas y psíquicas, como el cáncer, parkinson, sida, etc., todas incurables, el envejecimiento de la población mundial, las deformaciones de la vida sexual , la degeneración del perfecto estado de la naturaleza de la especie humana, la desintegración de la vida familiar, la violencia de genero, etc., todas estas enfermedades al estar obligada la población mundial en nuestras inhumanas, indefinidas, caóticas y monstruosas Metro y Megaciudades y vulgares conurbaciones de 5-30 millones de habitantes en las que para el año 2050 el 70% de la población del mundo vivirá en ellas, no sólo no sería posible de curarlas sino que nacerían nuevas enfermedades de tipo neurológico incurables, acabando nuestros resultados en principio, por estar mal enfocados nuestros problemas en desgracia.

    En el segundo caso, considerando este acontecimiento como un efecto manifestado de una causa, antes de intentar descubrir que cual es esta y basado en este conocimiento buscar las soluciones para eliminarla.

    Haciendo esto, como esto está relacionado con la Verdad sobre la Existencia exigiría unos estudios muy profundos y exhaustivos llegando hasta el origen mismo de la Existencia, y como del resultado de esta investigación nadie particularmente sólo la humanidad se beneficiará, nadie está dispuesto de ayudar a los investigadores ni moral ni económicamente, quedando este grave problema a merced de algunas personas quienes obedeciendo a sus conciencias y deber hacia sus congéneres no pueden abandonar esta noble para nuestro porvenir muy necesitada investigación, sacrificando sus tiempos y bienes económicos para vencer este desinterés por nuestras sociedades.

    Entre estas personas, como mi profesión de arquitecto y urbanista, estaba muy negativamente influenciada con este fenómeno, presintiendo el gran peligro que esta antinatural y desenfrenada expansión demográfica significaba para nuestro futuro y observando que los tratamientos directos y aislados de nuestros innumerables e interrelacionados males, sin buscar la causa de todos estos no sólo no ha mejorado nuestra situación sino que han sido la causa de fracasar sus buenos y deseables objetivos, desde hace 41 años cuando publiqué en un llamamiento “Articulo dirigido a las inteligencias inquietas” he elegido este segundo modo de investigación, cuyo resultado en su forma condensada los expresa mis diagramas, según los que la causa de todos nuestros actuales males, entre los que quizás el más grave es la desenfrenada expansión demográfica, es la naturaleza especial humana, que al estar compuesta no sólo de instinto, como los otros seres animados de nuestro planeta y en la que está impresa la verdad sobre la Existencia, sino también de espíritu que posee conciencia, raciocinio, sensibilidad y don de creatividad con estas facultades él puede no sólo sentir como los seres animados por debajo de su nivel la Verdad sobre la Existencia sino también conocerla.

    Sin embargo, este privilegio sólo le favorecerá si su idea particular sobre los acontecimientos a su alrededor coincide con la Idea Subyacente de nuestro mundo manifestado y este conocimiento no está en contradicción con la verdad sentida a través de su instinto. Cuando esto no coincide y el hombre aprovechando su libertad para su conducta y actividades, y se guía para los mismos por su errónea idea, pero no consciente de ello, él se convierte en el principal perturbador del ordenado y armonioso desarrollo de nuestro mundo manifestado, y actúa como una célula cancerosa en este organismo único que abarca toda la Existencia en nuestro mundo y dentro del que la especie humana con los otros seres vivientes forma parte integrante.

    En mis investigaciones en la búsqueda de la causa de nuestros males sentía la necesidad de llegar hasta el origen mismo de nuestro Mundo Manifestado y relacionar nuestra conducta y actividades con este conocimiento.

    Según esta teoría, nuestro mundo antes de manifestarse en su forma física existía como una idea que era Amor Puro e Universal y que era inmaterial pero con una naturaleza única e intrínseca, poseyendo una conciencia, inteligencia y don de creatividad. Esta idea obedeciendo a su naturaleza, para no caer en contradicción consigo mismo, en el acto de encontrarse en este estado puro, tenía que iniciar su autorrealización, para que las partículas sintientes de su corporización podrían recibir y disfrutar este amor y al mismo tiempo el Amor Puro podría recibir a través de estos seres animados un amor particular de infinitas formas y maneras.

    Para obtener este perfecto estado es necesario de que en este cuerpo único que engloba todas las exigencias particulares no actúen de manera diferente sino de acuerdo con la “voluntad” de la idea subyacente del Amor Puro en su proceso de autorrealización. Esta condición se ha logrado dotando sólo instinto a los seres animados por debajo del nivel de la especie humana e imprimir en ella la voluntad de la idea subyacente del Amor Puro y Universal, que actúa como guía en sus conductas, y a falta de conciencia y raciocinio estos están obligados a realizar sus vidas de acuerdo con esta “voluntad”. Y si observamos la evolución y desarrollo de nuestra Naturaleza donde no ha intervenido ni directa ni indirectamente la especie humana encontraríamos en este ecosistema que esta se desarrolla en orden y armonía y a pesar de que sus existencias se desarrollan en consumición y reproducción de vidas, esto se realiza manteniendo el justo equilibrio entre los “componentes” del conjunto, irradiando amor y belleza en sus conductas y formas físicas.
    Aceptando esta teoría según la que nuestro Mundo Manifestado en esencia es Amor en su proceso de autorrealización, no tenía que existir ningún mal ni enfermedades y en efecto esto, donde no interviene el hombre con su conducta y actividades, no se ha presentado.

    Sin embargo, como en la historia de la conducta y actividades de la especie humana hemos observado que esta deseada capacidad de adaptarse con su conducta y actividades a las Leyes de la Naturaleza que no cuesta nada a los seres animados por debajo de nuestro nivel, el hombre sólo muy pocas veces y por un relativamente corto espacio de tiempo ha logrado. Este feliz acontecimiento siempre ha ocurrido cuando logró establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana, y cuando su idea y leyes particulares han coincidido con las ideas subyacentes y Leyes de la Naturaleza.

    Cuando sus ideas, por exagerar la parte espiritual a costa de la parte instintiva de su naturaleza como ha ocurrido en la Edad Media, no han coincidido con la idea subyacente del Amor Puro que dirige el desarrollo y él se libra de su influencia e intenta vivir según una idea equivocada perdiendo la capacidad de adaptarse con su conducta a las Leyes de la Naturaleza nacen perturbaciones y males entre los que en este estado al no ocuparse de satisfacer las necesidades de su vida corporal, queda presa fácil de sus enemigos invisibles y desconocidos que él en su ignorancia estaba criando, amenazando con ello el mantenimiento de la justa proporción de la población del mundo en estos períodos.

    En caso contrario, cuando él exagera la parte instintiva (somática) a costa de la parte espiritual de su naturaleza que es el caso de nuestras civilizaciones desde la Revolución Industrial y con ello degenera el perfecto estado de su naturaleza psico-somática, en este estado al perder su capacidad de sentirse unido con el mundo dentro del que desarrolla su vida, sino que se siente dueño de este, él ya no considera a los otros seres vivientes como hermanos y con los cuales comparte su vida, sino que los considera como puros recursos naturales a su disposición, procreando a los que considera útiles y persiguiendo a los perjudiciales, descubriendo esta mala conducta sólo cuando las contradicciones entre sus erróneas ideas y la realidad se manifiestan con toda la evidencia, como es el caso nuestro y cuya corrección ya no se puede realizar por proceso evolutivo, por la intervención del hombre como ha ocurrido en la Edad Media, cuando los hombres de estas sociedades han logrado cambiar su errónea “filosofía del mundo y de la vida” y lograron establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana, y cuando mientras duraba este feliz estado, han desaparecido todos los males, de manera natural e instintiva, y se restableció la justa proporción entre la población mundial de la humanidad y los otros seres vivientes de nuestro planeta.

    Si tomamos en consideración que la población del mundo hoy con sus 6.400 millones de habitantes es 32 veces mayor que la que nuestro planeta tenía en la época de Jesucristo y que según las estimaciones de las Naciones Unidas esta para el año 2050 puede alcanzar la cifra de 10.000 millones demuestra que esta presión del antinatural aumento no lo podrá aguantar nuestro planeta y aunque conocemos su causa, en los 46 años que tenemos hasta esta fecha para realizar este necesario cambio no será posible por lo que para resolver este problema por la intervención del hombre ya no será posible sino que éste se realizará por una inevitable destrucción planetaria intervenida por la Naturaleza.

    ¿Si este pronóstico es acertado pero al no hacer caso a este acontecimiento negativo cuando esto en el principio empezó a manifestarse y lo han anunciado algunos precursores y ya no es posible salvar nuestras civilizaciones de esta inevitable destrucción planetaria? ¿Qué sentido tiene conocer la causa y elaborar una solución para lograr este necesario cambio? Considerando nuestro Mundo Manifestado como la Realidad Esencial y la vida de la especie humana como parte de ella, su conducta, utilizando su libertad de acción equivocadamente, no podría poner fin a su Existencia, sólo podría alterar su proceso de desarrollo que una vez llegado a su extremo daño producido nace una nueva idea que abre un camino justo y próspero para los supervivientes de nuevas sociedades los que se aprovecharán de estos conocimientos y soluciones que por falta de tiempo no han podido salvar sus congéneres.

    Para ver como ha ocurrido un caso similar en la cultura antigua de Grecia y que puede volver a ocurrir en nuestra cultura cristiana ver diagrama adjunto.

    Madrid, 8 de Noviembre de 2007
    Ferenc Z. Lantos

  7. Francisco Z: Lantos dice:

    Para que sirven los comentarios si ni el Autor del tema ni nadien reacciona sobre los expuestos comentarios?

  8. La alternativa a éste sistema es la permacultura. Yo no estoy de acuerdo en que no haya alternativas a éste sistema. Para cambiar de sistema socio-economico hay que cambiar de sistema de pensamiento. Voy a pasar a nombrar las cosas que están destruyendo los paradigmas de nuestra cultura: EXOPOLÍTICA, PERMACULTURA, y MAGIA (supra-consciencia). También, claro, la psicología transpersonal o evolutiva. Pero sobre todo la exopolítica y la permacultura me parecen cosas a tener en cuenta.

  9. Djäbir:

    ¿Exopolítica? ¿Me estás hablando de extraterrestres?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s