El ojo como “chapuza de la evolución”

Publicado: 21 enero 2009 en Evolución, Teoría de la percepción
Etiquetas:, , , ,

Uno de los argumentos más poderosos en contra de la teoría del diseño inteligente es que, a pesar de lo increíblemente sofisticados que son los seres vivos, en muchos de ellos se ven tremendas “chapuzas” que cualquier ingeniero mínimamente coherente hubiera podido subsanar con facilidad. Como Dios es infinitamente sabio, no entendemos cómo al guiar la evolución cometiera errores de diseño.

Jesús Mosterín nos pone el ejemplo del ojo humano, caso que utilizó antes William Paley para demostrar las virtudes de diseño del creador, como muestra, precisamente, de “chapuza” de diseño. Pero… ¿no es el ojo humano una maravilla de la evolución? Sí, pero no es, ni de lejos, el mejor diseño posible. ¿Por qué?

Los vasos sanguíneos que se encargan de nutrir el ojo están delante de la retina y no detrás como sería lógico. La luz tiene que atravesarlos para llegar a los fotorreceptores del ojo… ¿No sería mejor que estuvieran detrás y no interfirieran el paso de la luz? Igualmente pasa con el nervio óptico, que está delante, de tal forma que, aparte de interferir el paso de la luz, necesita abrir un agujero para salir del ojo, provocando el famoso punto ciego. ¿No sería fácil que la red de nervios  estuviera detrás de la retina? Si fuera así, ambos ojos no tendrían que trabajar conjuntamente para que no percibamos una “mancha invisible” (punto ciego) en nuestra percepción de la imagen. En este sentido, el ojo de ciertas razas de calamares muy evolucionados, lo tiene solucionado (es curioso como un ser que nos parece tan poco evolucionado como un calamar tiene ojos con lente al igual que los mamíferos).

El clásico juego para encontrar el punto ciego consiste en cerrar el ojo izquierdo y, con el derecho, mirar la “x”. Después acerque o aleje la cabeza hasta que el punto de la derecha desaparezca. Entonces habrá detectado el punto ciego de su ojo derecho.

¿Encuentras el punto ciego?

Así, Francisco J. Ayala afirma que hablar de la teoría del diseño inteligente es blasfemar, es llamar a Dios chapucero. Stephen Jay-Gould viene a afirmar algo parecido en el primer capítulo de su obra El pulgar del panda. Más chapuzas de la creación pueden leerse en el capítulo 14 del libro de Mosterín Ciencia viva. Reflexiones sobre la aventura intelectual de nuestro tiempo.

Anuncios
comentarios
  1. jose dice:

    hernias, caries, miopía, apendicitis, alergias, incluso atragantarse al comer porque “se te va por mal camino”… errores que ningún ingeniero cometería, a menos que tuviera un cruel sentido del humor.

  2. Lo de atragantarse es gracioso. Somos el único animal con esa magnífica capacidad. Es el precio que tuvimos que pagar para tener un aparato fonador que posibilitara lenguaje articulado.

    Otra cosa es el parto. El bebé tiene que hacer un ángulo de 90º para salir… Es el más doloroso y problemático de todo el reino animal.

  3. jose dice:

    Existe un diseño estupendo para poder hablar, respirar y comer a la vez: tener tres tubos en vez de uno. Por lo visto, a Dios no se le ocurrió. enfinnn

  4. […] no puede ser fruto del azar sino de la inteligencia de un supremo hacedor (de la que ya hablamos aquí) se unía el argumento de que si la evolución era gradual tenemos que encontrarnos ojos inacabados […]

  5. ENRIQUE3 dice:

    Parece que no hemos aprendido nada, en la antiguedad, se decia que la unica falla de la biblia, era que (libro de JOB) la tierra es una esfera que cuelga de la nada,y hasta los defensores de las escrituras, decian que esa era la unica falla de la biblia,porque la tierra no podria flotar, debía ser plana y era sostenida por el coloso atlas,sin embargo el tiempo demostró que era correcta la escritura.En cuanto al diseño del hombre, algun dia nos daremos cuenta, de que los diseños que cuestionan algunos ilustrados humanos, son lo mejor que pudieramos tener,solo es cuestion de tiempo y de fe en que el creador esta lejos de ser Capuzero, como irreverentemente tambien lo hicieron en el pasado, y lo siguen haciendo ahora. ¿ Queremos que no exista el punto ciego para tener una vision plana, adimensional y desprovista de perspectiva?.La verdad, prefiero la vista que tenemos o no tener alas en lugar de manos,como diría algun insistente disconformista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s