En busca de la vida eterna

Publicado: 20 febrero 2009 en Evolución
Etiquetas:, , , ,

He escuchado muchas veces la expresión “de la muerte es de lo único en la vida de lo que tenemos certeza” y nunca se me había ocurrido ponerla en duda. Antes de comenzar a tratar temas profundamente metafísicos suelo decirle a mis alumnos: ¿Se han parado a pensar alguna vez que de aquí a 100 años toda la gente que habita a día de hoy la tierra estará muerta?

Pues mira, otra certeza que se me derrumba cuando descubro a otro de esos científicos locos, maltratados y vilipendiados por la comunidad científica, Aubrey de Grey, quien afirma que podemos llegar a alargar la vida indefinidamente. Simplemente hay que comprender bien los mecanismos de la vejez y paliarlos. En una entrevista concedida al diario Público, de Grey afirma “Prolongar la vida no es una teoría, es ingeniería”.

Las células tumorales son un ejemplo de inmortalidad en potencia

En principio no parece algo tan descabellado. Unos animales viven más que otros. Un ratón vive un par de años, un perro vive unos catorce y una Secuoya unos dos mil. Y la esperanza de vida del hombre se ha doblado a lo largo de la historia. Es más, sabemos que las bacterias son potencialmente inmortales. Pueden morirse de hambre o por accidente, pero nunca de viejas.  Se dividen y dividen constantemente sin envejecer. O las células tumorales (varios cultivos de células tumorales de ratones siguen hoy en día cultivándose desde 1907) tampoco mueren de viejas. ¿Por qué entonces no podríamos nosotros alargar nuestra vida aprendiendo de estos seres?

Pensemos en un automóvil. Si disponemos de piezas y somos buenos mecánicos, podemos “mantener vivo” el coche un tiempo indefinido. ¿Qué diferencias hay entre el hombre y el coche que nos haga abandonar nuestra hipótesis? Parece que la única es que somos infinitamente más complicados que un auto, por lo que las reparaciones serán mucho más complejas, pero nada más.

Los trabajos de de Grey se engloban en la llamada senescencia negligible ingenerializada. Según estos estudios la vejez es “una especie de enfermedad” que daña nuestro organismo. Si estudiamos los daños que nos realiza y encontramos cómo remediarlos, ¡Bingo! Vida eterna. Hoy sabemos que cada especie animal programa genéticamente sus células para que mueran después de un número determinado de divisiones. Por ejemplo, Leonard Hayflick cultivó fribloblastos (células de tejido conjuntivo) procedentes de embriones de pollo y comprobó que tras veinticinco divisiones, las células morían. A este suicidio programado genéticamente se le llama apoptosis. Siguiendo el mismo proceso, nosotros, los seres humanos, estamos programados genéticamente para suicidarnos en un determinado momento… ¿Por qué? ¿Qué finalidad evolutiva tiene la muerte?

La muerte surgió, según leo a Jesús Mosterín, cuando surgió el sexo. La reprodución sexual es muy costosa (hay que pelearse por la hembra, luego seducirla…) pero tiene como resultado la variabilidad genética de los descendientes, la cual sí es muy rentable evolutivamente hablando. Pero, cuando termina la reproducción, nuestros genes ya han sido transmitidos y nosotros somos una mercancía inútil que consume demasiados recursos. Cuando llega ese momento, nuestro organismo se suicida por el bien de nuestros descendientes. Parecía lógico que el amor y la muerte tuvieran estrecha relación pero… ¿Tendremos entonces que renunciar al amor para conseguir la inmortalidad? ¡Esperemos que no!

Anuncios
comentarios
  1. raziel dice:

    esta buena la informasion gracias por proporcionar esta pagina

  2. Hola Raziel.

    Me alegro de haberte sido de utilidad.

    Un saludo.

  3. […] En Occidente, las personas racionales buscamos la inmortalidad de otra manera. Por ejemplo, así. […]

  4. […] entrada continua: En busca de la vida eterna y está relacionado con El Doctor Frankenstein […]

  5. […] también En busca de la vida eterna y Los genes letales de Sir Peter […]

  6. alex dice:

    Vida eterna, mas allá del conocimiento humano están aquellos que han vivido muchos mas años de los que puedas imaginar, migrando de un lugar a otro solo se busca vivir o morir en algunos casos

  7. Alex:

    ¿Quiénes han vivido muchos más años de los que puedo imaginar?

  8. […] En busca de la vida eterna y su secuela.  También Los invasores […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s