El problema de la hiperespecialización

Publicado: 3 marzo 2009 en Filosofía general
Etiquetas:, ,

Lejos estamos ya de aquel maravilloso intelectual renacentista, docto en todos los saberes disponibles. Quizá, no lo sé con seguridad, fue la invención de la imprenta la que marcó la fatídica fecha en la que la totalidad del saber era inabarcable para una sola persona. Desde aquel día nadie puede decir que lo sabe todo.

Pero la cosa se agravó. A partir de la Revolución Científica y de la proliferación de universidades y centros de investigación, el conocimiento se fue especializando más y más. En el siglo XIX nacen la biología, la sociología o la psicología… separándose, como ramas del tronco de un árbol, de su venerable madre filosófica. Y la cosa fue a más: cada rama fue creciendo y, como buenos objetos  fractales, se fueron dividiendo en más y más ramitas. A día de hoy, ningún intelectual domina, ni si quiera, su propia especialidad.

Y, sin embargo, necesitamos, quizá más que nunca, teorías integradoras que unifiquen el conocimiento. ¿Cómo es posible? Mi caso concreto es complicado. Soy un licenciado en filosofía que se mueve con mucha comodidad entre los conocimientos científicos. Uno de mis objetivos intelectuales es tener, aunque sea tosca e imprecisa, algún tipo de visión general de la realidad, pero cada vez que intento decir algo… la bibliografía se multiplica. Hay cientos de libros que hablan de cualquier tema… Y luego está lo del conocimiento científico. En cuanto indago un poquito en algo aparece un complejo mosaico de números y signos que solemos denominar como matemáticas… ¡y las matemáticas también están hiperespecializadas! Así, he de limitarme a los libros de divulgación científica, con todo lo poético y subjetivo que estas obras suelen contener (Véase el Tao de la Física de Capra o cualquiera de lógica borrosa de Kosko)…

A este problema Edgar Morín lo denomina de un modo más literario como el inacabamiento. Tiene que llegar un momento en el que digas basta, dejes de querer abarcar o precisar más, pongas un punto y aparte y mandes el artículo o el libro a la imprenta, a pesar de que siempre tengas una amarga sensación de que no tienes ni idea de lo que dices aún habiendo leído más de veinte libros al respecto. ¿Alguien tiene algo mejor?

Anuncios
comentarios
  1. Rosa dice:

    “Cuanto más sé, menos conozco; cuanto más conozco, menos sé” (creo que fue Platón ¿no?). Imposible abarcar todo lo que se nos ofrece…

    ¡Un gran blog, Santi!

  2. Rosa dice:

    “Cuanto más sé, menos conozco; cuanto más conozco, menos sé” (creo que fue Platón ¿no?)

    Muy bueno el blog, Santi, felicidades.

  3. Hola guapa. La verdad es que no sé de quien es la cita. Otra parecida es la famosa de Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”.

    Gracias, un besete. Nos vemos en Barcelona…

  4. Beta dice:

    La filosofía es un fin en sí mismo, ¿no? Si queremos ser tan especiales como para saberlo todo, no vamos a conseguir nada. Ahí están esas citas tan sabias que habéis escrito.

    Ánimo y buen blog!!

  5. Hola Beta.

    El problema está es que para comprender un poquito de algo, necesitas a día de hoy, saber mucho. La filosofía está muy bien, pero ha de apoyarse en conocimientos, y éstos son tan amplios que no damos abasto.

    Un saludo, y gracias.

  6. […] es cuando surge la necesidad de la hiperespecialización. Ésta ha ido mucho más allá de dividir las informaciones por temas, adecuados a los intereses de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s