Fernando Savater nos da algunas pistas

Publicado: 3 abril 2009 en Ética y moral, Sociología
Etiquetas:, ,

El mensaje me parece muy bueno: una sociedad laica es aquella que distingue pecados de delitos. Savater también se desliga de la interpretación ideológica de los hechos científicos dada por la Declaración de Madrid contra el aborto, a la vez que también introduce la idea de que la relativización de los hechos científicos también debería introducirse en el debate sobre el uso de las drogas. Efectivamente, hay un consenso social sobre lo que no es más que una interpretación: Las drogas son malas. La ciencia nos dice que un determinado uso de determinadas sustancias perjudica en unos aspectos concretos  nuestra salud. Pero el juico moral sobre si eso es bueno o malo lo ha de dar la sociedad, no la ciencia. De hecho las sociedad ha decidido que drogas como el alcohol y el tabaco no sean ilegales, es decir, no sean tan malas como para prohibir su consumo.

Otro punto interesante es su argumento sobre la legitimación del aborto: es el derecho del no nato a elegir no venir al mundo a sabiendas que sus mismos padres no quieren tenerlo.

Anuncios
comentarios
  1. Héctor dice:

    Ya tenía leído el artículo de Savater y sí, es bueno y yo diría que como siempre

    El mensaje me parece muy bueno: una sociedad laica es aquella que distingue pecados de delitos.

    A mi me gustó porque ¡eso ya lo había dicho yo antes!

    http://hector1564.blogspot.com/2008/11/contra-la-izquierda-moralista.html

    ¿No vendría a ser lo mismo?….

    Saludos

  2. Alejandro dice:

    Completamente de acuerdo con la idea del primer párrafo. El problema es que hay quienes siguen empeñados en negar que puede haber pecados que, además, deben ser delitos. Es decir, que posturas en origen religiosas son susceptibles de una legitimación no religiosa.
    En cuanto al argumento del aborto, si es tal como aparece en esta entrada, me parece una chorrada impresentable.

  3. Hola Alejandro.

    Está claro que las leyes son, en muchas ocasiones, normas morales consolidadas en un código escrito. Sin embargo, en un modelo político que entiende la democracia como una herramienta de gestión o toma de decisiones, las leyes, más que buscar representar la moralidad han de garantizar la convivencia (que puedan darse muchas moralidades).

    Las leyes tienen que hacerse en virtud de proteger las creencias de cada uno y no de imponer unas creencias o moralidades dadas aunque sean mayoritarias. Hay que tener mucho cuidado con eso.

    El argumento de Savater, si bien yo no lo comparto ni dejo de compartirlo, no creo que sea una estupidez. Con el tema del aborto tan en boga, se ha hablado mucho de proteger al más débil (el embrión), aquel que no tiene voz para pedir por su vida… Si podemos hacer conjeturas acerca de que el embrión elegiría nacer, también se pueden hacer en el sentido contrario. Me parecía, simplemente, un enfoque en el que no había pensado y por eso lo he mencionado.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s