Tears in rain

Publicado: 30 mayo 2009 en Cine, Tecnología
Etiquetas:, , , , ,

No he podido resistirme a hacer mención a la celebérrima escena de la mejor película de ciencia-ficción de todos los tiempos (con el permiso de Kubrick). Tenemos a Roy Batty (Rutger Hauer), un Nexus 6,  un replicante, una copia de ser humano fruto de la bioingeniería, creado para ser más perfecto que el hombre pero con un grave defecto: una fecha de caducidad de cuatro años. Es artificial, no tuvo infancia así que no tiene padre ni madre, ni pasado ni recuerdos, pero hay algo en él que lo hace  humano: su deseo de tener una auténtica vida, de no ser efímero, de que sus vivencias no se pierdan en el tiempo como lágrimas en la lluvia. ¿Acaso no se pierden así las de todo ser humano? ¿Acaso no es esa la tragedia de la condición humana?

Por otro lado tenemos a Rick Deckard (Harrison Ford), un Blade Runner, es decir, un eliminador de replicantes, un policia “especial” contratado para estos menesteres. ¿Es Rick Deckard un asesino? Desde mi juicio no tengo duda de que sí. De forma contradictoria, la película pone a los buenos en lugar de malos y viceversa o, como mínimo, en ambos hay ambivalencia. Roy es un lobo que juega con su presa en la  memorable lucha final con Deckard y asesina sin piedad a Tyrell o a Sebastian, pero  busca lo que cualquiera desearía: sobrevivir. Y lo busca con tanta fuerza (seguramente que el instinto de supervivencia es la fuerza motivadora más grande que hay en cualquier ser) que, sabiéndose muerto, salva la vida de su asesino. Paradójicamente, el ser artificial es mucho más humano que el humano (igual que en la IA de Spielberg). Es una escena preciosa que no me canso de volver a ver (desde aquella primera vez que la vi, en una cinta de video a principios de los noventa).

Otra magnífica escena de la película es el asesinato de Tyrell. Roy busca a su creador para que le alargue la vida. Tyrell es el buho de Minerva, la sabiduría, el ser humano que juega a ser Dios y que, al final, su creación se vuelve contra él, cual revisión del moderno Prometeo de Mary Shelley. ¿Puede el creador reparar lo que ha hecho? Roy quiere vivir más pero su creador le dice que eso es imposible. Él fue creado para ser perfecto y “la luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo”.  Roy se arrepiente de sus pecados, se confiesa ante su padre y después lo mata. “No haré nada por lo que el Dios de la biomecánica me impida entrar en su cielo”. El Dios de la biomecánica, el Dios de los replicantes, no el Dios de los humanos, que no es el mío. Así se pasa por las tres fases nietzscheanas para llegar al superhombre: el camello que carga con la culpa, el león que mata a Dios y, luego el hombre libre que mira al cielo, que sabe que es libre por primera vez. Roy es el superhombre, el siguiente escalón de la evolución que tiene que eliminar a su creador para crecer. Nace una nueva era, al igual que en el final de la Odisea Espacial de Kubrick.

Anuncios
comentarios
  1. Desde luego, es una de las mejores. Soy de la opinión que no hay muchas películas buenas de ciencia ficción. Pero las top ten (tal vez top five) son inmortales.

    Yo les pongo a mis alumnos el ejemplo de Blade Runner para ilustrar el test de Turing.

    Saludos

  2. Hola José Luis.

    1. Dime, por favor, cuáles tienes en tu top ten.

    2. ¿Cómo utilizas la peli para ilustrar el test de Turing a los alumnos? ¿Con el test de Voigt-Kampf que se hace a Leon o a Rachel?

  3. friedrich dice:

    Buenos días Santiago:

    Aunque parezca que estoy ausente sigo con devoción tu blog aunque no participe. Soy uno más de esos números que curiosean en tus pensamientos.

    Sobre Blade Runner hay poco más que decir. Es una película que parece me gustaría no haberla visto, para volver a verla por primera vez. Si que puntualizaría que la versión del montaje del director (con la voz en off de Deckard) humaniza un poco al personaje.

    En cuanto a un top ten de pelis de ficción yo no me olvidaría de Matrix o de 1984 (aunque la peli deja mucho que desear comparado con el libro de Wells). Introducen unas metáforas sobre la libertad muy útiles hoy.

    Un cordial saludo.

  4. Alejandro dice:

    Muy buena la comparación con “Las tres transformaciones”. Es exactamente así. Y de hecho el replicante, convertido en niño, acaba descubriendo una extraña forma de generosidad (no moral, sino “übermenschlich”) salvando la vida a Deckard… Impresionante película.

  5. Friedrich:

    Gracias por seguir con perseverancia el blog. ¿Para cuando vas a tener el tuyo?. Sí, si ves la película sin la voz en off, Deckard te cae hasta mal, no puede ser el bueno ni de coña. Luego también está lo del final feliz, con Rachel en la nave atravesando verdes valles, un añadido para que el público norteamericano no saliera corriendo de las salas (y, a pesar de ello, la película fue un fracaso).

    Matrix también me gusta bastante. Ya hablaremos algún día de ella. Y con 1984, no puedo estar más de acuerdo contigo: el libro es una obra maestra (todavía tengo fragmentos de ella grabados en la cabeza con los que interpreto la realidad política. El doblepensar, la neolengua…). La película, aunque intenta ser muy fiel al libro, se queda algo corta.

    Alejandro:

    ¿Esa extraña forma de generosidad? ¿übermens… qué? 🙂

  6. Alejandro dice:

    Me refiero a que, igual que el “niño” nietzscheano, el replicante se vuelve inocente y “compasivo”, no por razones morales (no por un deber), sino por su propio estado interior. Nietzsche se refiere a ese estado como “la virtud que hace regalos”. Por eso el replicante salva al blade runner: ha dejado de ser un león y no tiene necesidad de la ira o la venganza. Es, como diría N., “un César con alma de Cristo”.

  7. Sí. Yo entiendo esa generosidad nietzscheana como la generosidad del rico, de aquel que da porque tiene, pero en ningún caso por demostrar que tiene, sino como fruto de su grandeza y de ya no estar resentido con la vida, sino de amarla con todas sus fuerzas. Efectivamente, como dices, de un amor que, desde luego, no viene de un imperativo, de un deber que hay que cumplir, sino de la jovialidad o espontaneidad de un “yo quiero”.

    Un saludo.

  8. Santiago:

    No les digo que presten atención al tes tal como se hace en la película. Les recuerdo de qué va la trama y les pongo en situación para que reflexionen sobre si atribuir o no cualidades que normalmente pensamos que son humanas a los androides, con los que se convive en la película por años y años sin llegar a sospechar nada.

    En cuanto a las top de ciencia ficción, pondría (sin orden especial):

    -2001
    -Blade Runner
    -Solaris (la buena, la original)
    -Alguna de alien
    -Stalker (de Tarkovski, como Solaris, aunque menos conocida)
    -Farenheit 451
    -Ultimatum a la Tierra
    -Star Trek II. La ira de Khan
    -El planeta de los simios
    -El enigma del otro mundo

  9. Lo de Star Trek II te la paso porque eres un trekkie y tu juicio está perturbado por sentimientos :). De Alien, vale la primera (el octavo pasajero) y, por los pelos, la segunda (de James Cameron). Las demás partes a la basura. El Planeta de los simios, supongo que te refieres a la antigua (a la nueva de Tim Burton la tengo en mi top de cómo, teniendo un clásico en el que basarte y un presupuesto millonario, hacer la cagada más grande). La de Ultimatum a la tierra no la he visto, aunque lo solucionaré pronto. En las demás, estoy de acuedo. Tarkovski es el Kubrick soviético y Truffaut está bien. La cosa me dió mucho miedo cuando la vi de pequeño… Todavía recuerdo esa cabeza amputada con patas arácnidas corriendo por el suelo… En la misma época está La Mosca de David Cronenberg.

    Yo añadiría, por nostalgia infantil, Tron de Steven Lisberger (de la que pronto haré un post). También creo que se te olvidan las dos grandes sagas: Matrix y Star Wars; y quizá una tercera: la de Terminator (aunque aquí sólo valen la primera y la segunda. La tercera es basura y la cuarta aún no la he visto). Y quizá también ET o Encuentros en la tercera fase de Spielberg. Y supongo que habrá muchas joyas que no me vienen a la cabeza.

  10. Santiago:

    Sí, algo perturbado estoy. Ya decía que de Star Trek prefiero los episodios, pero como de películas hablábamos he puesto la más decente de ellas. Efectivamente me refiero a la original del Planeta de los Simios. La de Ultimátum a la Tierra la vi de pequeño y hablo por el recuerdo, tal vez si la viera ahora sería distinto, pero creo que era una buena película. Parece que están haciendo (o ya han hecho) la continuación (cuando vence el ultimátum) así que seguramente la echarán en la tele para hacer publicidad de la nueva. No tengo referencias de cómo está quedando.

    Para mí, una película de ciencia ficción buena debe tratar un tema que no se pudiera tratar (o se trataría muy difícilmente) sin adelantos científicos más o menos creíbles (y estoy dispuesto a transigir bastante si el resultado merece la pena). Por eso no he puesto las dos series de Star Wars y Matrix. En el primer caso, no he visto ningún asunto que no se ventile en una de vaqueros (no es menospreciar, me gustan las películas de vaqueros), en el segundo caso, aunque el planteamiento es bueno, el manejo de la trama es pésimo (¿oráculos?, ¿elegidos?, ¿qué es eso? ya sé que la tercera intenta racionalizar todo eso, pero hace una gran chapuza). Con todo, la pongo como ejemplo para hablar de la realidad exterior y de los problemas de su conocimiento, así que algo tiene, además de artes marciales a lo loco.

  11. Entiendo que Star Wars, en lo referente a lo tecnológico no dice nada. Además es curioso que viendo las dos trilogías la tecnología no parece avanzar, es más, parece retroceder. En la primera peli (La Guerra de las Galaxias) la tecnología parece inferior a la primera de la segunda trilogía (La amenaza fantasma) aún cuando cronológicamente va antes la segunda y, en consecuencia, la tecnología habría de ser inferior.

    Pero Star Wars tiene otras cosas: a Darth Vader (probablemente uno de los villanos más grandes de la historia del cine), las épicas luchas de sables laser, la simpática pareja C3PO-R2D2, el personaje de Han Solo… No sé. La estética de la peli es genial (la forma de las naves, las armaduras de los soldados imperiales…) Mucha imaginación… y trasladar la épica de los westerns a la ciencia-ficción espacial fue una gran idea. Te puede gustar más o menos, pero Star Wars es una saga maestra en la Ciencia-ficción.

    Y con Matrix el planteamiento científico es más creíble, pero yo no veo un fallo que se hable de oráculos, elegidos, profecías… Una cosa es que eso sea superstición en la vida real, pero para una peli de fantasía, tiene su gracia. Y la estética aquí sí que está muy currada: esos trajes, gafas de sol sin patillas, cabinas telefónicas, calamares robóticos, las letras verdes cayendo por la pantalla del ordenador… No obstante, te doy la razón en que la trama es floja, sobre todo, en la segunda y tercera entrega, que son ya rizar el rizo, dando infructuosas vueltas a lo mismo.

  12. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: No he podido resistirme a hacer mención a la celebérrima escena de la mejor película de ciencia-ficción de todos los tiempos (con el permiso de Kubrick). Tenemos a Roy Batty (Rutger Hauer), un Nexus 6,  un replicante, una cop…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s