La ciencia como vicio o el vicio como ciencia

Publicado: 17 junio 2009 en Ética y moral, Filosofía de la ciencia
Etiquetas:, ,

Dice Rousseau en sus Escritos de Combate:

Según una antigua tradición que pasó de Egipto a Grecia, el inventor de las ciencias fue un dios enemigo del sosiego de los hombres. ¿Qué opinión no tendrían de ellas los primeros egipcios, en cuyos lares había nacido? Es que ellos veían de cerca las fuentes de donde surgieron. En efecto, tanto si estudiamos los anales del mundo como si, a falta de esto, recurrimos a crónicas inciertas mediante indagaciones filosóficas, no encontraremos  a los conocimientos humanos un origen que responda a la idea que nos gusta formarnos. La astronomía nació de la superstición; la elocuencia, de la ambición, del odio, de la lisonja, de la mentira; la geometría de la avaricia; la física, de una curiosidad vana, y todas ellas, sin excluir la moral, del orgullo humano. Las ciencias y las artes deben, pues, su nacimiento a nuestros vicios.

Eva mordió la manzana del árbol del conocimiento y fue expulsada del paraíso, manchando para siempre a la humanidad con el imperdonable pecado original. La ciencia fue nuestro primer pecado, ¿no será no sólo el primero sino el originador de todos los demás? Sería maravilloso que la ciencia fuera la fuente de todos nuestros vicios, el origen y la causa de todo mal… o, dicho de otro modo, que todo vicio fuera, al fin y al cabo, una forma de hacer ciencia.

Anuncios
comentarios
  1. mariana dice:

    Buenisima la explicacion de de donde salio cada cosa, gracias por ello.

    Si queres hacer el mal la sciencia provee las armas mas poderosas para ello; pero igualmente, si queres hacer el bien, la sciencia pone en tus manos la herramienta mas poderosa de todas para hacerlo. El truco consiste en queres las cosas buenas, es entonces cuando la sciencia te provee con los metodos mas effectivos para obtenerlo.

  2. Hola Mariana.

    Bueno, era más bien una licencia poética que una explicación seria.

    Y sí, yo entiendo las consecuencias éticas de la ciencia tal como lo expones. La ciencia no es mala ni buena, como cualquier otro objeto, ente o proceso existente en sí mismo. Será mala o buena en función del uso que se le de.

    No obstante, el debate sería interesante: ¿Tiene el mismo valor ético un fusil de asalto que una vacuna, previamente a ser utilizados? ¿O ya, el proceso de creación, esa finalidad para la que fueron diseñados los ha “tocado” éticamente? ¿Puede ser algo creado por el hombre “éticamente neutro”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s