Los seres que heredarán la Tierra (V): los invasores inmortales

Publicado: 9 septiembre 2009 en Evolución
Etiquetas:, , , , , ,

El calentamiento de las aguas del Mediterráneo sirve como caldo de cultivo para nuevos huéspedes. Cuando los ecosistemas cambian la evolución acelera su baile y unas especies proliferan y otras se extinguen. Y este es el caso de la  Turritopsis nutricola, una medusa originaria del Caribe que está, poco a poco, invadiendo todos los mares y océanos. Cualquiera de nosotros ha podido toparse con alguna este verano en las playas del Mediterráneo (si bien, es muy pequeña: 4-5 mm) .

La Turritopsis es potencialmente inmortal

La vida de las  medusas de la clase hidrozoa  pasa por fases: comienzan siendo un pólipo fijado en el suelo que, en un determinado momento y siguiendo un tipo de reproducción asexual denominada estrobilación, suelta lo que se denominan éfiras, las que crecerán y se convertirán en medusas adultas. Resulta curioso como en esta última fase la medusa se reproduce mediante reproducción sexual (tenemos dos tipos de reproducción según estemos en la fase pólipo o la fase medusa… ¿dos animales que, de algún, modo, acabarón por ser el mismo?).  Entonces, la medusa macho insemina a la medusa hembra y los huevos de ésta caen al fondo donde nacerán formando colonias de pólipos, continuando así  con el ciclo de la vida.

Pero el caso de la Turritopsis nuctrícola es diferente. Cuando llega a la fase de medusa adulta, en vez de morir como todo buen hijo de vecino, vuelve a su infancia en un fenómeno inédito en el mundo animal denominado transdiferenciación. Cuando cualquier ser vivo nace por reproducción sexual, comienza siendo un saquito de células que se multiplican sin parar. Estas células que, en principio son similares, comienzan a especializarse hasta dar lugar a la diversidad de funcionalidades de los organismos vivos adultos (mis fibras musculares poco tienen que ver con mis bronquios o con mis glóbulos blancos). Pues la Turritopsis es capaz de conseguir que sus células adultas retrocedan en el tiempo y pasen a estar de nuevo inespecializadas sin que pase absolutamente nada.

Ciclo vital de la Turritopsis Nutrícola

Experimentos han mostrado que pueden volver a rejuvenecer indefinidamente sin que sufran desgaste de ningún tipo. Esto hace a las Turritopsis potencialmente inmortales. Esta especie no conoce la muerte natural… La definición de ser vivo como aquello que nace, crece, se reproduce y muere ha quedado definitivamente obsoleta.

¿Podrán nuestros científicos arrancarles su secreto y utilizarlo con seres humanos? ¿Será la muerte considerada como una enfermedad más contra la que hay tratamiento? De momento hemos conseguido bien poco, a lo sumo que  unos Dj’s le hayan dedicado a la Turritopsis una sesión.

Leáse también En busca de la vida eterna y Los genes letales de Sir Peter Medawar

Y gracias a Manu, véase este vídeo donde se explica muy bien el asunto.

Anuncios
comentarios
  1. Interesantes medusas. Lo de la muerte de los seres vivos ya estaba raro con las células. Cuando una célula se divide ¿muere? Creo que la pregunta no tiene sentido en las células, más allá del metafórico. Me explico: una célula puede ser destruida y morir (se rompe, deja de sintetizar lo que solía, se degrada su material genético, Humpty Dumpty que no se puede volver a recomponer con todos los hombres y todos los caballos del rey,…). Pero cuando se divide en dos, ahí sí no hay manera de dar un sentido claro a la palabra muerte.

  2. Hola José Luis.

    Curiosa apreciación, nunca lo había pensado así. Cuando una célula se divide… ¿cuál de las dos células resultantes es la célula originaria? ¿Ninguna? Entonces la originaria habría muerto… Pero… nada en ella se ha destruido ni ha dejado de funcionar… ¿Vendrá este dilema dado porque identificamos vida con individualidad?

    Un saludo.

  3. Manu dice:

    ¡Que curioso!.

    Te sugiero que cambies el video final que has puesto por este otro de Raul Espert:

    Es muchísimo más ilustrativo.

    Por cierto, me están entrando unas ganas de hacer otra entrada al respecto en uno de mis blogs…, que no sé si podré resistirme.

    Abrazos.

  4. Hola Manu.

    Pues tienes razón, está mucho mejor el vídeo que me propones. Voy a seguir tu consejo y voy a cambiarlo. Y deja a tus instintos que fluyan y haz una entrada al respecto, sin miedo 🙂

    Un abrazo.

  5. Ordago13 dice:

    Quedaran solo cucarachas y medusas¡¡¡

    de locos¡¡

  6. […] Ver En busca de la vida eterna y su secuela.  También Los invasores inmortales. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s