¿Atacamos, ampliamos o separamos la racionalidad?

Publicado: 27 octubre 2009 en Ciencia y religión, Filosofía de la ciencia
Etiquetas:, , , , , , ,

¿Nueva racionalidad o tomadura de pelo?

¿Es posible otra lógica diferente a la lógica matemática? ¿Es posible un discurso teórico válido como conocimiento y que no respete el principio de no contradicción? ¿Existen racionalidades diferentes a la racionalidad científica? Cuando criticamos la religión o determinados tipos de metafísica, las respuestas suelen ir en tres direcciones:

1. Atacar la racionalidad científica. Siempre se apela a Kuhn, Feyerabend, Lakatos, el Strong Program y demás escuelas de relativismo epistemológico. Lo que se dice es: “Sí, nuestro discurso es una castaña, pero es que el vuestro también”. Así, al final, siendo todo una castaña, llegamos al feyerabendiano “Todo vale” y la religión sale dañada pero viva (realmente no le pasa nada. Si su ya de por sí escasa carga racional sale dañada no le importa tener alguna menos y algo más de fe).

2. Ampliar la racionalidad científica. Se dice que la ciencia está genial pero se la acusa de reduccionismo, de situarse como testaferro único de la verdad excluyendo todo lo demás. Se afirma que existen más tipos de racionalidad (razón poética, valorativa, intuitiva, sintiente, dialéctica, dialógica…) e incluso se afirman otros tipos de contrastación empírica (experiencia religiosa, verificar a Dios en la vida cotidiana…). Lo gracioso de hacer esto es que se agranda tanto la racionalidad, “se abre tanto la caja de Pandora” para que los absurdos de la religión entren dentro de ella, que nos quedamos sin criterios para determinar si la afirmación “He visto un burro volando” debería considerarse como un enunciado aceptable racionalmente.

3. Separar los ámbitos de la racionalidad. Ciencia y religión son dos cosas diferentes y como tales no pueden medirse ni compararse. Suele apelarse una determinada interpretación del segundo Wittgenstein, afirmando que cada discurso cobra su sentido sólo en su contexto. Un científico no tiene nada que decir en una Iglesia y un sacerdote no pinta mucho en un laboratorio. La ciencia nos dice qué es el cielo y la religión como se va al cielo. Postura protestante, fideísta por antonomasia. La religión queda blindada ante cualquier crítica racional ya que no forma parte de su ámbito.

¿Qué camino escoger de los tres? NINGUNO. Refutemos las tres opciones:

1. La crítica a la racionalidad científica es exagerada y equívoca. Que el método científico no sea tan estricto como los miembros del Círculo de Viena quisieran pensar o que el contexto de justificación y el de descubrimiento sean, en ocasiones contadas, difíciles de diferenciar, no nos lleva al anarquismo epistemológico de Feyerabend. A todos los relativistas y escépticos radicales les invitamos gentilmente a que vayan a un chamán en vez de a un médico ante un ataque de apendicitis.

2. Los nuevos ámbitos de la racionalidad son tremendamente “cutres”. La dialéctica hegeliana, como ejemplo de lógica alternativa a la matemática, es, en palabras de Marvin Harris, “un montón de ruinas sin valor”. Aquí queda muy bien el dicho “Por sus obras lo conoceréis”. Metodologías alternativas al rigorismo formal y a la contrastación empírica como, por ejemplo, la fenomenología o la hermeneútica no han conseguido grandes logros… ¡No han conseguido ni siquiera una teoría más o menos sólida a lo largo del Siglo XX!

3. Si tienes contenido teórico, estás sujeto a la verificación. Las religiones o las teorías metafísicas, en cuanto a que tienen un corpus doctrinal o teórico, sus proposiciones están sujetas a ser mostradas como falsas. Por lo tanto, nada está blindado al análisis racional. Todo, en palabras kantianas, puede pasar por el gran tribunal de la razón. Los cristianos dicen que “Cristo resucitó”, enunciado declarativo y, por lo tanto, verificable.

¿Con esto eliminamos toda filosofía? No, pero la lógica matemática y la contrastación empírica nos deben llevar siempre de la mano. No está mal especular, pero una especulación alejada completamente de cualquier tipo de contacto con la experiencia acabará por ser ridícula (como el Universo geométrico del joven Kepler) mientras que un conjunto de datos empíricos sin interpretación será algo tosco y pobre.

Anuncios
comentarios
  1. Héctor M dice:

    Me gustó el post. Ahora bien, a mi la palabra racionalidad me da grima. Strictu sensu sólo significa obedecer la lógica clásica, ¿no?

    La ciencia, a día de hoy, funciona mediante métodos empíricos que no sé hasta qué punto pueden ser entendidos como racionales, al menos en el sentido filosófico del término.

    Respecto a dónde colocar la religión. Personal y brevemente diré que se entiende ésta como factible allí donde no es posible verbalizar el conocimiento y por tanto hacerlo pasar por el tamiz del método científico pero dicho conocimiento en tanto que efectivo y aún inverbalizable y por tanto acientífico es legítimo. Pensemos, si la idea nos parece muy abstracta, en algo tan mundano como saber andar en bici que aunque no verbalizable si que es cognoscible dicho saber y por cierto, también testable. Grosso modo así también entendería nuestras posiciones existenciales o perspectivas religiosas.

  2. Adolfo dice:

    Desde luego que es un buen post, y posiblemente lo utilice en mis catequesis, ya que el tema ciencia/religión es uno de los que más detenidamente se han de tratar con los chavales de confirmación y estas tres posturas resumen bien los ataques que se suelen hacer desde y hacia la posición católica.

    Mis argumentos suelen tocar el segundo y el tercer punto. Considero que la experiencia religiosa puede ser (y de hecho en mi caso lo es) perfectamente racional. Por otra parte, sigo sin ver ningún tipo de contradicción entre la ciencia y los evangelios.

    La experiencia religiosa es racional, y no utiliza una lógica extraña ni nada así. Desde mi punto de vista tiene más fe quien cree que la existencia humana (o no humana) es fruto de una absurda, extraña e inexplicable casualidad que quien piensa que hay algo detrás de todo esto. Son dos axiomas de fe y ninguno de ellos podrá ser probado científicamente (ves que no disto mucho del “agnosticismo cristiano” de Miret Magdalena, que en paz descanse).
    Por otra parte, estoy en profundo desacuerdo con la sentencia “si tienes contenido teórico tienes verificación”. Existen multitud de ejemplos con los que se puede refutar. “Yo quiero mucho a mi madre” es una sentencia declarativa y es un hecho, pero es indemostrable. “Cristo resucitó” igualmente es declarativa, y estoy tan seguro de ella como de que quiero a mi madre, pero no puedo demostrarla.
    Si dos personas entran en la Catedral de Palencia, una de ellas entra y sólo mira al suelo, mientras que la otra mira hacia todas las direcciones. Dan un paseo por la catedral y cuando salen son preguntados, el primero dirá que la catedral es feísima y no le ha gustado nada: las baldosas no tienen nada de especial. El segundo dirá que es preciosa. ¿Cómo puede demostrar el segundo al primero la belleza de la catedral si cada vez que entra no hace más que mirar al suelo? ¿Podría ser la creencia del segundo tachada de irracional por no poder ser demostrada?

  3. Adolfo dice:

    Se me olvidaba decir que la ciencia NO se basa en un lenguaje lógico-matemático, sino en un lenguaje dialéctico. No digo cómo debería ser, digo, como es según mi percepción del tema.

    En la inmensa mayoría de los casos se entiende por “demostrar” algo partir de sentencias conocidas por la comunidad mediante citas y argumentos de autoridad, presentar una propuesta (la racionalidad de dicha presentación es otra cuestión aparte) y discutir para un caso determinado si es mejor o peor que el resto de propuestas existentes. Después se puede validar mediante algún experimento que intentará mostrar que la experiencia, bajo ciertas condiciones, no está en desacuerdo con la hipótesis de partida.

    A ver cómo metemos esto en un lenguaje lógico que no esté inventado para la ocasión…

  4. Hola Héctor:

    Sí, la palabra razón, como todos los grandes conceptos, es polisémica y equívoca. Yo la entiendo, en su sentido más amplio y en el ámbito teórico como la no violación de los principios de no contradicción, de razón suficiente, y de tercio excluso (y en el caso de violarlos hacer explícitas las razones de tal ruptura). A estos se le pueden añadir más criterios de restricción (utilizar la deducción y la inducción, fijar la semántica, no confundir categorías linüísticas, etc.), pero yo, sin querer ser un inquisidor de lo que puede y no puede decirse, me conformo con el respeto a los tres principios citados. Dicho de otro modo, un discurso racional es aquel que, como mínimo, es coherente.

    Tu razonamiento sobre el lugar de Dios es el clásico del dios de los huecos. Allí donde no puedo verbalizar, donde no entiendo bien meto a Dios. ¿Por qué ha de estar Dios allí? ¿Y si allí no hay nada más que “cosas no verbalizables” y punto?

    Hola Adolfo:

    Me alegro de que el post pueda serte de utilidad en tus clases. Hoy en las mías hemos estado discutiendo acerca de la inmortalidad del alma. Como he visto que la mayoría de los alumnos creían en ella les he provocado con duras objeciones. Si, por el contrario, la mayoría no creyeran en ella, les habría argumentado a favor de la inmortalidad. El objetivo, y en eso espero que estemos de acuerdo, es que los chavales piensen por sí mismos, y no adoctrinarlos en tal o cual ideología.

    Voy a objetarte paso por paso:

    1. Confundes la creencia en la posibilidad de una explicación sobre el sentido del Universo con la creencia en los dogmas del Cristianismo. Una cosa es creer que “algo tendrá que haber” y creer que “Cristo resucitó al tercer día” o que “Dios es uno y trino”. Yo no niego lo primero, sólo lo segundo.

    2. La proposición “Quiero mucho a mi madre” sí es verificable. Las experiencias subjetivas se muestran con total certeza ante el sujeto que las sufre. Para ti, si quieres a tu madre, estás seguro de la verdad de ello porque lo sientes directamente. Para un tercero (y aquí estaría el supuesto problema) parece que no ya que no puede sentir ese amor que tú sientes en primera persona. Sin embargo, hay muchas razones para posicionarse a favor o en contra de tal enunciado. Si tratas bien a tu madre, cuidas de ella, si sueles comportarte bien con las demás personas, etc. tendré razones para creer que quieres mucho a tu madre.

    3. El ejemplo de la catedral es ingenioso pero no es adecuado. Supongamos que el que mira para arriba dice que ha visto “marcianos rosas de tres cabezas”. La irracionalidad de la creencia religiosa no va tanto en la línea de que no se pueden demostrar sus afirmaciones como en que narran hechos sobrenaturales, contradictorios con nuestro conocimiento del mundo. Hacer ver a ciegos, andar sobre las aguas, convertir el agua en vino, resucitar, etc. son cosas difíciles de creer para una mentalidad racional.

    4. No entiendo a qué te refieres con un lenguaje dialéctico en vez de lógico-matemático. ¿Las ecuaciones de Newton en qué están escritas? Precisamente, la ciencia busca formalizar cualquier teoría y se considera una teoría cuanto más científica cuanto más matematizada está ¿Demostrar como partir de citas de autoridad? ¿Para qué el juicio inter pares entonces? ¿De qué rama de la ciencia estás hablando? No sé, me parece muy extraña esta visión de la ciencia.

  5. José Manuel dice:

    Santiago, estoy de acuerdo con la entrada excepto lo referido a la dialéctica.

    Utilizando la lógica, incluso la experiencia, acorde con nuestra visión, todo nos hace suponer que el Sol gira alrededor de nosotros. Esta ”lógica” ha imperado varios milenios. ¿Quién podía ir en contra de la evidencia diaria y el antropocentrismo imperante? Sólo la dialéctica científica. Realmente era lo opuesto, lo contrario, lo antagónico. ¿Cómo llegó Copérnico a tal revolución científica que sucumbió los cimientos del conocimiento humano y el saber incuestionable de la antigüedad?

    La iglesia católica reconoció la Teoría Heliocéntrica, lógica y formalmente, en 1835. Y eso que grandes lógicos (?) han pertencido a ella.

    Al conocer las antiguas teorías pitagóricas y las objeciones OPUESTAS al sistema tolemaico por los matemáticos boloñeses, Copérnico elaboró, a partir de 1507, su concepción heliocéntrica, dedicándose el resto de su vida a perfecionarla, De revolutionibus orbium caelestium.

  6. José Manuel:

    No te entiendo bien. ¿Qué es lo que entiendes por dialéctica científica?

  7. José Manuel dice:

    Santiago, voy a poner otro ejemplo a ver si entiendes qué entiendo por dialéctica científica. Estaba Paul Dirac intentando reconciliar Mecánica cuántica y Relativiadad para llegar a la mecánica cuántica relativista. Al combinar las ecuaciones de la relatividad y la cuántica, SINTETIZA la “ecuación de Dirac”. Pero, asimismo, la ecuación tiene dos soluciones, una NEGATIVA y otra POSITIVA… Concluyó que si sus ecuaciones eran ciertas, en algún sitio debían existir antípartículas. O sea, antimateria, por contraposición a materia. Pocos años después, Anderson observó por primera vez el positón (positrón) y, en 1933 y 1934, por Curie, Joliot, Chadwick, Blackett y Occhialini… Emilio Segrè y Owen Chamberlain, el antiprotón y antineutrón.

    De una ecuación que tiene dos soluciones se pudo deducir la antimateria y, años después, se comprobó científicamente. A eso me refiero con lo de dialéctica científica.

    Saludos

  8. Adolfo dice:

    Brevemente:

    “El objetivo, y en eso espero que estemos de acuerdo, es que los chavales piensen por sí mismos, y no adoctrinarlos en tal o cual ideología.” Obviamente, yo les digo que prefieron que piensen y no me den la razón a que no piensen y sí que me la den.

    “La irracionalidad de la creencia religiosa no va tanto en la línea de que no se pueden demostrar sus afirmaciones como en que narran hechos sobrenaturales, contradictorios con nuestro conocimiento del mundo. Hacer ver a ciegos, andar sobre las aguas, convertir el agua en vino, resucitar, etc. son cosas difíciles de creer para una mentalidad racional.”

    Justamente el pasado domingo se habló del milagro del ciego. Jesucristo le dijo “Anda, tu fe te ha salvado” y el ciego vio. Ciertamente, no creo que fuese una ceguera física, sino una ceguera espiritual. Hoy en día no hay muchos ciegos físicos, pero sí muchas cegueras que se curarían con fe (y no sólo fe en el dios cristiano).

    “No sé, me parece muy extraña esta visión de la ciencia.”

    Me estoy refiriendo el día a día en el laboratorio, trabajando sobre arquitecturas software, por ejemplo. Cualquier revisor de un artículo (revisión entre pares) dará por buena una afirmación que provenga de Foster (un “sabio” en su campo concreto), por ejemplo.

    saludos,
    Adolfo

  9. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ¿Es posible otra lógica diferente a la lógica matemática? ¿Es posible un discurso teórico válido como conocimiento y que no respete el principio de no contradicción? ¿Existen racionalidades diferentes a la racionalidad cientí…..

  10. José Manuel:

    En primer lugar te respondo a lo primero que postulaste: el hecho de si la ciencia ha de ir o no en contra de la lógica. Decías que es muy lógico pensar que el sol gira alrrededor de nosotros e ilógico lo contrario, por lo que Copérnico o Galileo tuvieron que luchar contra la lógica. Pero es que, precisamente, seguir la lógica no tiene por qué hacer que aciertes. Seguramente, que en tiempos de Copérnico, era más lógico no ser heliocentrista y yo hubiera visto como racional no serlo. Posteriormente, con más razones a favor, uno ya si puede pasarse “racionalmente” al heliocentrismo.

    El que Copérnico operara contra toda lógica o contraintuitivamente no le quita racionalidad a la ciencia porque hay que distinguir entre contexto de justificación y de descubrimiento. Es posible que exista irracionalidad en el descubrimiento (las causas pueden ser de diversa índole. Se cuenta que Kekulé descubrió la composición química del benceno porque la soño… ¡qué racionalidad fiarse de un sueño!) pero, una vez realizado el descubrimiento, hay que justificar racionalmente lo descubierto.

    A ver si he entendido. Te refieres a dialéctica a algo así como que el científico ha de elegir entre dos teorías alternativas y que la ciencia avanza en ese sentido. Si no me equivoco, entonces no estamos en desacuerdo. Cuando yo criticaba la dialéctica me refería a ella como método para OBTENER NUEVO CONOCIMIENTO alternativo al método científico. Ora, la dialéctica como debate acerca de qué teoría elegir entre dos me parece algo estupendo.

    Adolfo:

    No me respondes a todas las objeciones, sólo a algunas. En lo referente a que los chavales piensen por si mismos, mi comentario era muy malicioso. Supongo que, por mucho que les hagas pensar, están en catequesis y allí se enseña una verdad. Y supongo que no les harás ser demasiado críticos con la doctrina cristiana, sino más bien con las posturas que la niegan.

    Con respecto a los milagros y su credibilidad. Entonces, ¿aceptamos que Jesucristos hizo milagros en el sentido clásico del término o todos ellos eran metafóricos? Mira que para que la Iglesia santifique a alguien hacen falta tres milagros… ¿Los milagros de Lourdes son ciertos o no?

    Con respecto a la visión de la ciencia. Actuar conforme a argumentos de autoridad es todo lo contrario al espíritu científico. Se puede aceptar tener en consideración la palabra de alguien que se ha ganado el prestigio a pulso, pero ese no ha de ser el criterio último. El revisor del artículo que acepta lo que dice Foster porque lo dice Foster está haciendo un flaco favor a la ciencia.

  11. Estupenda entrada, Santiago. Has conseguido resumir en poco espacio la postura sensata ante estas supuestas maneras de superar el método científico.

    José Manuel:

    Algunas ecuaciones de modelos físicos sólo tienen una solución, otras ninguna, otras múltiples (dos o más), otras infinitas. Algunas corresponderán a algo interesante, otras no. No veo qué tenga que ver la dialéctica con esto. Veo qué tiene que ver la lógica y la matemática (para formular y resolver el modelo) y la empiria (para ver si se adapta a la realidad).

  12. José Manuel dice:

    José Luis: La dialéctica es tan antigua como el lenguaje, y si le sumamos el método científico… Con la empiria no es suficiente en algunos casos macroscópicos y microscópicos… (me voy a almorzar…)

  13. José Manuel:

    Releyendo tus comentarios no sé a qué llamas dialéctica científica. Has usado dos ejemplos:

    -Se creía que el Sol daba vueltas en torno a la Tierra. Por la dialéctica se propuso la hipótesis contraria.

    -Las ecuaciones de un modelo físico tienen dos soluciones, una positiva y otra negativa. Por la dialéctica se explora también la negativa.

    No sé a qué estás llamando dialéctica. ¿A un querer explorar todas las posibilidades? ¿A un querer llevar la contraria? ¿A un no dejarse asustar por las consecuencias de un hipótesis? ¿A un arte de discutir? ¿De convencer?

  14. José Manuel dice:

    José Luis:

    Todo nos hace pensar en nuestra experiencia breve e individual que las especies son estáticas -¡quién diría que no!-, este sería el efecto, la causa: la creación. Así lo creyó la sociedad hasta que llegó Lamarck, Wallace y Darwin; nació una nueva lógica: la biología evolutiva. Creación / evolución (otra dialéctica más).

    Las grandes cuestiones científicas se resuelven en el tiempo dialéticamente con la naturaleza “interbrain” y de forma dialogada con nuestro propio cerebro. ¿O no dialogamos mentalmente? Lo importante es conseguir el contexto adecuado.

    “Conviene empezar señalando que, por definición, no hay razonamientos dialécticos simples, reductibles a un mero silogismo, del mismo modo que no se puede aplaudir con una sola mano ni hay diálogos de una sola frase. La dialéctica es un modo, opuesto (dialécticamente) al modo adialéctico”. Dixit el matemático Frabetti. (Uf, el trabajo…)

  15. Adolfo dice:

    “Supongo que, por mucho que les hagas pensar, están en catequesis y allí se enseña una verdad. Y supongo que no les harás ser demasiado críticos con la doctrina cristiana, sino más bien con las posturas que la niegan.”

    El sacerdote me deja tanto a mí como a los chavales plena libertad de expresión. Ese es un requisito imprescindible para que yo dé catequesis y que nunca me ha cuestionado nadie. En mis catequesis no busco adoctrinar, sino argumentar; y lo más importante para mí es que sean buenas personas y que piensen por sí mismos antes que si van a misa o no.

    Un chaval que vive en un centro de acogida con unas monjas (su vida ha sido muy dura), me dijo una vez que Dios era necesario porque sin Dios no podríamos ser felices (Platón estaba hablando por la boca de ese chaval). Supongo que la mayoría de los catequistas hubieran dado la argumentación por válida porque apoya la necesidad de Dios. Pero no, yo no lo hice, le di argumentos en contra de esa afirmación y al final se llegó a la conclusión de que si bien es razonable creer en Dios, hay formas externas a la religión de ser felices.

    Este es un ejemplo como tantos otros.

    ¿aceptamos que Jesucristos hizo milagros en el sentido clásico del término o todos ellos eran metafóricos? Mira que para que la Iglesia santifique a alguien hacen falta tres milagros… ¿Los milagros de Lourdes son ciertos o no?

    Pero vamos a ver, ¿en qué cabeza cabe que vaya a haber un tipo que se pasee por el mundo convirtiendo el agua en vino? ¿O es que acaso para que Jesucristo sea Dios hay que negar uno de los principios básicos de la biología, que es que todos hemos nacido gracias a un polvo?
    Esas cuestiones no son más que lenguaje, formas de expresar que Jesús era un tipo importante, no era uno más, y que llenaba interiormente a la gente que estaba junto a él. Bien interpretados, los evangelios proporcionan un mensaje precioso que no contradice para nada a la ciencia ni a otras cuestiones.

    Por cierto, esta última idea es una de las que más me cuesta trasmitir en catequesis.

  16. Lo siento, José Manuel, sigo sin saber lo que entiendes por dialéctica científica. No digo que no tengas algo que decir sobre la manera en que interactúan los científicos para avanzar, pero no sé a qué te refieres. ¿Estás llamando dialéctica al lenguaje? ¿A la interacción hipótesis-empiria?

    La cita de Frabetti no ayuda, precisamente.

  17. Adolfo:

    Celebro pues tu libertad de pensamiento, aunque lamento que la Iglesia no sea tan condescendiente con otros de sus miembros.

    Bien, dices que hay que interpretar de modo no literal, “correctamente”, los evangelios para sacar su mensaje profundo. Al hacerlo niegas la veracidad de cualquier milagro hecho por Cristo. Pero es que la Iglesia no piensa así, la Iglesia acepta la realización de milagros. Ya te he dicho que para que alguien sea considerado como santo se le necesitan reconocer tres milagros (en su sentido clásico: eventos sobrenaturales). Si no piensas así, estás fuera de la doctrina oficial.

    Además estaría el milagro más gordo: la resurrección en cuerpo y alma. En el cual, necesariamente, has de creer si eres cristiano ¿No va ello contra toda racionalidad y experiencia empírica? ¿No es algo manifiestamente absurdo el hecho de que se pueda resucitar no sólo ya el alma (lo cual es difícil de asumir), sino el cuerpo (¿se fue volando hacia el cielo?)?

    El modus operandi de la religión es la fe: creer sin ver. Esta forma es diametralmente opuesta a la científica: no te lo creas hasta que tengas muchas, muchas pruebas y ni aún así. La religión tiene dogmas de fe, las ciencia no. La religión se cree en posesión de verdades absolutas, la ciencia no. La religión suele pedir obediencia y sumisión, la ciencia investigación y espíritu crítico. El catolicismo tiene en su cúspide a un Papa que es infalible en cuestiones de fe, en ciencia nadie es infalible (ni Foster). ¿Hay oposición o no?

  18. José Manuel dice:

    José Luis, comentas: […] “¿Estás llamando dialéctica al lenguaje? ¿A la interacción hipótesis-empiria?”.

    Sin el complejo lenguaje humano no podríamos hacer ciencia, ciencia propiamente dicha. Pero con el lenguaje también se pueden decir muchas chorradas. Por tanto, no, no estoy llamando dialéctica cientifica al lenguaje.

    A lo que tú llamas hipótesis-empiria, tampoco, no basta; (acuérdate, por ejemplo, de la experiencia del Sol dando vueltas alrededor de nuestra visión). Entonces, ¿qué fenómeno subyace para llegar a lo que sea verdad, parafraseando el nombre de tu blog? Mi hipótesis es la dialéctica científica.

    ¿Qué es la dialéctica científica? Pues el proceso que subyace en el proceso constitutivo del pensamiento más el acotamiento del método científico.

  19. José Manuel dice:

    Valga la redundancia.

  20. Pues sí. Yo lo diría más sencillamente refiriéndome al método científico. En cualquier caso, me alegro de que no te estés refiriendo a cosas como la dialéctica hegeliana, el materialismo dialéctico, el arte de la dialéctica o cosas así.

  21. yack dice:

    El materialismo dialectico fue un intento de buscar y encontrar la verdad a través de un algoritmo predeterminado: lucha de contrarios, síntesis, antítesis y demás zarandajas. Es un viejo sueño que afortunadamente está totalmente desacreditado y olvidado en medios científicos. La única forma de avanzar es emitir hipótesis de todo tipo, ya sea utilizando la intuición, la dialéctica o tirando un dado y después someterlas a comprobación. Quedarse con las que funcionan y seguir lanzando el dado para encontrar nuevas combinaciones de las ocurrencias consolidadas. Hace falta el dado (azar) y la evaluación objetiva (necesidad). Pienso que el pensamiento científico sigue el modelo darwiniano de progreso, aunque sustituyendo la mutación por la ocurrencia y la selección natural por el experimento objetivo que la confirma o la descalifica. Me pregunto si el pensamiento creativo no es sino un sistema de elaborar ocurrencias aleatorias que son depuradas en una fase inconsciente y otra consciente con la ayuda del simulador de realidad que tenemos incorporado en el cerebro. Así, cuando la prueba en el simulador virtual, diera positivo, sería el momento de someterlo a pruebas en el mundo real, que es la única instancia válida para dilucidar sin una ocurrencia es útil o no.
    Saludos.

  22. Hola Jesús.

    Gracias por los enlaces. De hecho, la lectura de tu post sobre la patochada que representa la dialéctica hegeliana me abrió bastante los ojos e inspiró parcialmente mi post.

    Un saludo.

  23. José Manuel dice:

    Sois demasiado exigentes con Hegel. Aunque es una idea filosófica de su tiempo, sin querer estuvo rozando cómo aprendemos y expresamos el lenguaje los humanos. Esto es: contraponemos conceptos antagónicos en el contexto. Lenguaje binario en una memoria analógica, dicho de otra forma. Ello nos ha dado una memoria e inteligencia exponencial.

  24. Hum dice:

    Para haber leído a Kuhn, Lakatos y Feyerabend, no lo demuestras. Quizás es por mala fe por lo que tratas de quitarle hierro a los contraejemplos de la racionalidad diciendo que han sido contados. ¿De verdad son tan despreciables los casos de Galileo, Newton, los primeros químicos, Michelson-Morley, Bohr, etc., aquellos que precisamente los positivistas encumbraron como representantes de la ciencia y el método?

    Creo que para rebatir las conclusiones de esos ilustres filósofos se necesita más que un párrafo falaz.

  25. Hola Hum:

    Los que atacan la ciencia utilizan una determinada interpretación de Kuhn (con la que seguramente, el mismo Kuhn no estaría de acuerdo), abusando de su concepto de inconmensurabilidad y de su ambiguo “paradigma”.

    Feyerabend es un tipo que personalmente me cae muy bien, pero al que hay que tomarse en serio hasta cierto punto (el mismo se define como sofista). Sus críticas al método científico son muy acertadas en muchos casos pero, de ahí a defender que las verdades científicas han de decidirse democráticamente… va un trago.

    Evidentemente que para refutar a filósofos importantes hace falta más que las cuatro ideas que doy en un el post, pero es que, precisamente, esto es un Blog y no me gusta hacer entradas demasiado largas (porque la gente es perezosa para leer). Para entrar en una refutación sería existen otros medios más formales que la informalidad de un Blog.

    Pero vale, aceptemos que la ciencia tiene mucha más irracionalidad que la que yo he expuesto de mala fe en la entrada:
    ¿Crees entonces que la ciencia no tiene método como afirma Feyerabend? ¿Crees que los experimentos cruciales no tienen función alguna ya que no sirven para derribar teorías? ¿Crees entonces que la ciencia es irracional, algo comparable al mito? ¿Estarían entonces al mismo nivel las creencias de un chamán masaai que las de un médico occidental?

  26. yack dice:

    La ciencia es generada por hombres y se ve influida por su psicologia. Pero lo que la hace grande es el hecho de que todos los datos que maneja están continuamente siendo validados y revisados contra la realidad. Y el presitigio de un dato o un modelo explicativo crece en la medida que mantiene su coherencia y puede hacer predicciones comprobables y se devalua en la medida que pierde utilidad frente a modelos alternativos con los que entra en competencia.
    Es la selección natural aplicada a las ideas y ya sabemos lo que ha dado de sí la selección natural en el mundo físico.
    Por otro lado, ¿hay alguna otra instancia humana que podría haber descubierto la configuración del ADN o la estructura fina de la materia? ¿Tal vez la filosofia?
    Afortunadamente la ciencia hace tiempo que ha dejado de preocuparse de los ideólogos que la niegan, la critican o la amenazan. Está demasiado ocupada en transformar nuestro mundo.
    Saludos.

  27. Jesús dice:

    Héctor:
    o sea, que según tú la religión es montar en bicicleta
    (tendré que dejar de montar en bicicleta)

  28. il raiz dice:

    que tal…
    acerca del post es muy intereasante ya que comparto un interes similar en este campo del saber aunque es complicado por que no es facil de esplicar con logica lo que no deberia tenerla es decir como saberlo? de todos modos, la razon como ente posee logica … pero y si no? y si existiera una que fuera contraria como estos conceptos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s