Quien bien te quiere te dará con el micere

Publicado: 3 enero 2010 en Antropología, Ética y moral
Etiquetas:, , , , , , , , ,

La tribu de los Hamer tiene un curioso ritual para pasar de la niñez a la vida adulta (por cierto, ¿no hemos perdido en Occidente un ritual quizá necesario? ¿Por no tenerlo queremos ser siempre niños?). El joven de unos quince años de edad tiene que pasar varias veces por encima de una hilera de unos quince o veinte toros sin caerse (si se cae lo podrá intentar de nuevo el año que viene y si se cayera también, la tribu se mofaría de él de por vida… ¡Qué presión!). Si supera la prueba podrá comenzar a elegir mujeres para casarse (bendita poligamia).

Pero lo bueno viene ahora. Las mujeres casaderas se acercan entonces y danzan alrededor del orgulloso hombrecito, pidiéndole que las golpeé con una larga rama de árbol, parecida a un látigo, llamada micere. Golpear a una Hamer en este ritual es una forma de mostrar simpatía y cercanía por ella… Si el muchacho se niega a azotar a alguna y tira el micere al suelo, es muy normal que ella se lo recoja y le suplique que la golpeé (será su forma de flirtear con él). Así, las mujeres más cotizadas por los hombres serán las que más latigazos se lleven, y ellas, muy orgullosas del asunto, mostrarán sus cicatrices como símbolo de belleza y feminidad.

Pero la violencia no acaba allí. En la vida cotidiana de la tribu está mal considerado pegar abusivamente a una mujer o hacerlo sin una razón clara, sin embargo, en muchas ocasiones, las mujeres provocan a sus maridos con una actitud perezosa y desobediente para que éstos les peguen. Así muestran a la comunidad que sus maridos son fuertes y dominantes.

¿Qué hacer ante tal situación?

a) Bombardear su región (el valle del Omo en Etiopía), instaurar en ella un sistema democrático y plantar allí un McDonnalds a la espera que la “mano invisible” de Adam Smith acabe por generar un sistema capitalista que mejore la vida de esas pobres mujeres.

b) Denunciar estos rituales como violencia de género y mandar a la ministra de igualdad a que proponga una ley de paridad y de discriminación positiva a las autoridades Hamer.

c) Reconocer esas costumbres como incomprensibles o inconmensurables para nuestra etnocéntrica mirada occidental y renunciar a juzgarlas, que ya hicimos mucho daño con el coloniasmo. A fin de cuentas Etiopía está muy lejos y hay problemas más grandes. Dejemos que se azoten, ellas verán.

d) Hay que proteger las culturas indígenas de la globalización. Occidente debe ser un atento observador, pero nunca ha de interferir, “intoxicando” costumbres ancestrales. Hay que crear reservas culturales eliminando cualquier intromisión por nuestra parte.

e) Implantar esta costumbre en nuestro país. Hay que volver al origen ya que la civilización occidental es la causante de todo mal. Volviendo a estadios anteriores a nuestro desarrollo seremos más felices. ¡Imitemos a los Hamer! ¡Dazme el micere que mi suegra se va a enterar!.

Entre las respuestas acertadas se rifará un latigazo para presumir ante los colegas.

Anuncios
comentarios
  1. […] Quien bien te quiere te dará con el micere vonneumannmachine.wordpress.com/2010/01/03/quien-bien-te-qui…  por cr0n0 hace 2 segundos […]

  2. Tay dice:

    Siempre digo que la violencia no está en los golpes, está en la actitud respecto a otra persona. Hay quien considera las artes marciales mixtas un deporte violento, para mí no lo son, pues ambos contendientes están dispuestos a pasar por ahí… y no hay violencia en ello.

    Un ejemplo, por si no conoces las mma.

    Supongo que habrá que ver la actitud de los golpeadores y golpeadas Hamer para valorarlo.

    Un saludo!

  3. yack dice:

    Yo opto por la solución 1, es decir, poner un McDonald y dejar que la civilización se imponga por sí misma al conocer los nativos las sabrosas exquisiteces que les puede proporcionar la tecnología occidental. Lo de bombardear, en cambio, me parece un poco drástico.
    Saludos.

  4. Tay:

    Bien visto. Pero, supongamos que en nuestra sociedad tenemos a un hombre que cree honestamente que matar a biólogos que han estado trabajando en Dijon es el mejor regalo que puede hacerse a la humanidad. 😉 Él, verdaderamente cree que haciendo eso hace el bien y no ve nada de violencia ni de falta de respeto a los biólogos en sus asesinatos, ¿podríamos entonces juzgarle como malo?

    Yack:

    En cierto sentido te doy la razón (aunque mejor que un McDonnalds, un Zara 🙂 ). A mi no me da ninguna pena que desaparezcan ciertas culturas o costumbres si, al hacerlo, sus individuos mejoran realmente su vida. Seguramente, las mujeres Hamer acabarían por estar más contentas si su modo de flirtear consistiera en ponerse una minifalda y un perfume.

  5. friedrich dice:

    En primer lugar, esas costumbres y folklore forman parte de un acervo cultural del que dificilmente podrían desligarse. Pienso que instintivamente el hombre está más preparado para vivir en pequeñas tribus que en megaurbes. Para explicar esto existe abundante bibliografía. En este sentido, la sociedad occidental tiene poca autoridad moral para imponerles un estilo de vida. Luego, si se les desvincula a la fuerza de sus tradiciones o se les explota, es decir, se les deja sin pasado ni futuro, es posible que ciertas redes terroristas los recluten para atarse petardos a sus gonadas.
    En segundo lugar, un sistema democrático se fundamenta por la libertad de sus individuos. Una democracia no es poner urnas en poblados lejanos sino cimentar una eficiente división de poderes, donde el ejemplo occidental no puede calificarse de ejemplar
    En tercer lugar, la única mano invisible que veo (permitaseme la paradoja) en los sistemas capitalistas sobre todo europeos es la del Estado metiendo mano en nuestros bolsillos. Así, más que un McDonnalds, recomendaría implantar un Banco Estatal que les emita moneda desligada del patrón oro a cambio de sus cosechas, baje los tipos de interés, les haga endeudarse hasta las cejas y por último dejarles en la miseria. Vease Zimbabwe.
    En definitiva lo mejor es dejarles como están. Me quedaría con la opción d.

  6. Tay dice:

    Santiago

    😀 Pues no me parece bien, ¡lo juzgaría como malísimo! lo pondría a trabajar en el McDonalds, ¡o algo peor!

    En las a.m.m. ambos contendientes quieren pegarse y aceptan recibir algún golpe, si alguien quiere asesinar a tan ilustre biólogo, lo haría seguramente sin su consentimiento.

    Un saludo!

  7. Carlos S dice:

    Yo me inclino al 90% por “c”, pero haciendo la salvedad de que nada impedirá el 100% de “a” y bastante de “b” y de “d”: eso… también se deriva de “costumbres” y, como ellas, de la tendencia a dominar de cada grupo, y por ello, también habría que (c) comprenderlas, (a) bombardearlas, y hasta esperar que se den las equivalentes a (b) y a (d). Dejo fuera “e” porque, al menos tal cual, dudo que pase de una “utopía hamer”, si es que a ellos se les ha ocurrido. Pero no descarto equivalentes debidos a la invasión islámica potencial.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s