Disonancia cognitiva

Publicado: 25 enero 2010 en Educación
Etiquetas:, , ,

La disonancia cognitiva es uno de los males psicológicos de nuestro tiempo. Siendo realistas, ¿no sería mucho más inteligente cultivar el doblepensar orweliano desde la tierna infancia?

Anuncios
comentarios
  1. yack dice:

    Buen dilema. La cuestión está en desarrollar la habilidad social necesaria para adivinar o intuir cuándo y hasta que punto se puede confiar en algún agente externo.

    Por otro lado, también hay que desarrollar la habilidad de ocultar nuestra desconfianza hacia un determinado agente, evitando al mismo tiempo, ponerse en situación de ser traicionado y engañado por él.

    Esto último es necesario para no caer en la incómoda situación de ser acusado públicamente de “desconfiado” y también de cubrirse de los propios errores de juicio sobre la fiabilidad de agentes de difícil catalogación.
    ¡Los agentes malintencionados también juegan astutamente con ese miedo nuestro al ridículo, para ponernos a los pies de los caballos!
    Y, para colmo, los escasos agentes bienintencionados son extremadamente conspicuos.

    Esto lo deberían enseñar en la escuela en lugar de latín, religión y cálculo diferencial, pero ¿quién es capaz de enseñar eso?

    Saludos.

  2. Hola Yack.

    Precisamente, estos días coordino un seminario con diversos profesores en el que hablamos de estos temas. Concretamente, con relación al post, hablamos de la posibilidad de educar en habilidades sociales y emocionales. Creemos que es posible integrar algo de modo trasversal entre ecuación y ecuación, precisamente porque si no lo enseñas, los alumnos no te dejarán enseñar nada. La educación social y emocional parecen condiciones de posibilidad de cualquier otra educación.

    Un saludo.

  3. yack dice:

    Me parece una idea excelente. Aunque yo soy más bien metería de vez en cuando una ecuación entre clase y clase de habilidades sociales. Nuestro cerebro ha crecido tanto para soportar la complejidad de las relaciones sociales y no para resolver ecuaciones diferenciales que no sirven para nada al común de los mortales.

    Es demencial que se sacrifiquen los años más importantes de la vida de un niño para el aprendizaje, en enseñarle conocimientos que va a olvidar porque no le van a servir para nada, y no se dedique ni un minuto a enseñarle los conocimiento y técnicas que más va a utilizar en su vida: las habilidades sociales.

    No quiero decir, en modo alguno, que las ecuaciones diferenciales no sean útiles, pero sólo para la exigua minoría que dedicará su vida a una profesión donde se manejen ecuaciones diferenciales. Es como si en la escuela nos enseñaran a torear, por si acaso nos hacemos toreros.

    Suerte en el seminario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s