Cinco por ciento

Publicado: 12 mayo 2010 en Filosofía política
Etiquetas:, , ,

Ahora mismo Sagasta acaba de hacer lo que decía el otro día el sociólogo Nicholas Taleb que hacen los políticos malos: “Combinar lo peor del capitalismo y lo peor del socialismo: socializar las pérdidas y privatizar los beneficios“.

Leído en el Blog de Ángel Romera.

Anuncios
comentarios
  1. Felipe dice:

    Muy bueno…

  2. Carlos S. dice:

    Yo diría: combinar lo que sea si permite conservar la poltrona (eligiendo a las víctimas menos contestatarias y/o más denigradas como son la propia cabeza visible de la burocracia, los empleados públicos a los que ya se buscará el modo de dividir… entre votantes a favor y en contra o con el fin de que los primeros mermen al mínimo). Vamos: pura táctica e ideología la de la máscara.

  3. Y genial ahora los sindicatos. Con cuatro millones de parados no hacen una huelga, y ahora, cuando tocas a los funcionarios (que llenan sus filas y pagan sus cuotas de afiliación), entonces la hacen. Además ni siquiera es general, con lo que enfrentarán a los funcionarios con los del sector privado…

    Todo política, sucia y barriobajera política. ¿Cuándo esta palabra perdió su sentido de tal modo que ahora sólo le queda el peyorativo?

  4. Carlos S dice:

    No diría que la “perdió” exactamente (aunque a fin de cuentas, juzguemos que así es), lo que diría es que nos parece “virtuosa” aquella que excluía de la Polis totalmente a los esclavos, mientras que ahora, los ex-esclavos han sido involucrados en ella a título de mera justificación. De todos modos, la suciedad ha deambulado siempre por los Palacios… y el crimen inclusive. En todo caso, hoy… es todo menos… romántico.

  5. Sí, tienes razón, la política siempre fue truculenta. Hemos idealizado la cultura griega cuando, indagando un poco en su historia, no tiene mucho de gloriosa.

    A lo que me quería referir más es al hecho de que hoy se ha reducido a una mera labor de cálculo. Unos asesores van baremando cuándo y cómo hay que tomar medidas impopulares para reducir las pérdidas electorales y no hay más. Es curioso como no les importa contradecirse, que les pillen por mentirosos o incumplir promesas de cualquier tipo, porque saben que en la sociedad de la imagen, la memoria es efímera. Sólo les hace falta un presente de unos meses antes de las elecciones con unos eslóganes y unas imágenes estudiadas y ya está.

    Cuando comparo esta realidad con lo que a los niños les explico en las clases de ética o en filosofía, siento que les estoy contando una gran mentira.

  6. Carlos S. dice:

    Así es, suscribo (¡ya ves, je…!) todo lo que has dicho… Es ciertamente duro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s