La vida como silla

Publicado: 28 junio 2010 en Arte, Tecnología
Etiquetas:, , , ,

Me gustan los programas de bricolaje. No sé por qué me gusta ver como, poco a poco, va construyéndose algo. Por un lado está el buen hacer del constructor, su innegable habilidad para, lo que para el común de los mortales sería un desastre garantizado, acabe por llegar a una obra intachable. La virtud es algo que, desde siempre, ha gustado admirar. Pero también esta contemplar una planificación y una ejecución, ver como se desarrolla algo con pasos bien estructurados en busca de unos fines claros. Me gusta ver un proceso con sentido, en el que no se hace nada en vano, en el que no sobra ni falta nada. Supongo que es una salida ante el absurdo cotidiano que contemplo en mi trabajo como profesor de secundaria y, quiza de modo mas general, en la misma vida.

Ver como esta silla se va autoconstuyendo es algo hipnótico. A pesar de que uno pronto supone que pasos va a dar este extraño robot, gusta ver como los ejecuta. Hay algo de simpático en él, algo en su lentitud, en la paciencia con la que realiza su tarea o en la dificultad inicial a la que parece enfrentarse, que hace que nos reflejemos en él.   Quizá sea esa labor constructiva, esa capacidad técnica de enfrentarnos a un problema y resolverlo, ese tener un objetivo claro y darlo todo por él, o la fragilidad misma que representa la escena, sean buenas metáforas de lo que es un ser humano. Mejor que la del artista o del filósofo, presentadas tantas veces como la esencia del ser humano únicamente porque los animales carecen de ellas. Quizá me minusvalore pensándome como un robot-silla, pero veo aquí mucha humanidad, mas cuando, al final, la silla vuelve a caerse, como en el famoso mito de Sísifo, como en la vida misma.

Visto en Art Futura

Anuncios
comentarios
  1. Masgüel dice:

    “Quizá sea esa labor constructiva, esa capacidad técnica de enfrentarnos a un problema y resolverlo, ese tener un objetivo claro y darlo todo por él, o la fragilidad misma que representa la escena, sean buenas metáforas de lo que es un ser humano. Mejor que la del artista o del filosofo, presentadas tantas veces como la esencia del ser humano únicamente porque los animales carecen de ellas.”

    Que humanidad y tecnología son sinónimos ya lo sabían los griegos cuando lo más high tech era un palo para varear aceitunas. El siglo pasado, Heidegger y Ortega y Gasset desarrollaron la idea en profundidad. Pero para darnos cuenta de que la humanidad es necesariamente técnica pero no necesariamente filosofía, hace falta un filósofo para que alguien lo diga. Afortunadamente hoy la ciencia cada vez es más permeable a la las conclusiones de la disciplina que estudia su quehacer. Si Bohr y Heissenberg no se hubiesen preocupado por cuestiones epistomológicas y adquirido una formación filosófica, no habrían contado con los instrumentos conceptuales que les permitieron asumir las paradojas que implicaba su construcción e interpretación teórica. Ciencia y filosofía están condenadas a ir de la mano. No se si ya se imparte, pero espero que en todas las carreras científicas termine estudiándose una asignatura de filosofía de la ciencia y de la técnica.

    ¿Sabes qué es lo hipnótico de esa silla y de los autómatas más sofisticados?. Que parece que están vivos. La mala noticia para los amantes de entender cómo funcionan las cosas es que la tecnología, como decía Arthur C. Clark, cada vez va a ser más indistinguible de la magia. Y Virgia Wolf hacía decir a su Orlando (un personaje que sobrevive desde el siglo XVI): “En el siglo dieciocho sabíamos cómo se hacía cada cosa; pero aquí subo por el aire, oigo voces de América, veo volar a los hombres -y ni siquiera puedo adivinar como se hace todo. Vuelvo a creer en la magia.”

    Santiago, yo como me lo paso pipa es viendo esas series documentales sobre procesos industriales, grandes obras de ingeniería civil y arquitectura o sobre historia de la ciencia y de los desarrollos tecnológicos. En cierto modo, estudiar una disciplina atendiendo a su desarrollo histórico permite construir un puzle a menudo mucho más coherente que los desmenuzamientos temáticos. Sumemos la historia al programa de estudios. Supongo que también se imparte. Y si no, se ve que los científicos más espabilaos ya se enteran de estas cosas por su cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s