El código

Publicado: 20 julio 2010 en Evolución, Humor
Etiquetas:, ,

El trabajo cotidiano de cualquier criptógrafo consiste en intentar descifrar, dar sentido a un código que, aparentemente, no lo tiene. Si se encuentra, por ejemplo, con el siguiente número:

011011011011011011011011011

el algoritmo que lo genera es muy fácil: “Escribe dos unos tras cada cero”. Sin embargo, en otras ocasiones el asunto es más complicado. Si nos fijamos en el siguiente:

010001110111010010011100110101101011101110101000010

pasaría por todos los test normales de alatoriedad, pareciendo que no tiene orden, que no traduce nada, no existiendo algoritmo alguno que lo genere. Sin embargo, es la traducción a binario de un fragmento del genoma del virus MS2 (traducido cada nucleotido de la forma Adenina=00, Uracilo=11, Guanina=01 y Citosina=10). El lenguaje en el que están escritas  las instrucciones para generar cualquier ser vivo puede ser traducido a lenguaje informático y tratado como si de un mensaje encriptado se tratara. Durante muchos siglos la cábala y las diversas escuelas de numerología buscaron códigos numéricos en los textos bíblicos, pretendiendo encontrar el auténtico sentido del texto en otro lenguaje distinto al propiamente escrito. ¿Tendrá la cábala moderna que buscar ese código en el lenguaje de la vida, en nuestras largas y enrolladas cadenas de ADN? ¿Es nuestro genoma un lenguaje arbitrario o esconde algún sentido secreto?

Por lo que sabemos, el lenguaje mediante el que ADN se expresa es plenamente convencional, perfectamente aleatorio. Lo sentimos por nuestros queridos pitagóricos.  Si bien, como no hay forma de saber si, dado un código cualquiera, es aleatorio o no, animamos a que busquen ese improbable  código del código.

Me pregunto que pasaría si encontráramos algún mensaje como “Made by god” o, mucho mejor, “Made by natural selection”, o mejor aún, “Adán was here” o “Fool who reads it”. ¿Se imaginan las caras de Watson y Crick?

Anuncios
comentarios
  1. Masgüel dice:

    Supongo que has visto “Mission to Mars” de Brian de Palma. Presenta una mezcla de diseño inteligente y panspermia. Los marcianos diseminaron los primeros organismos unicelulares y dejaron en Marte una máquina dispuesta para los primeros seres humanos capaces de alcanzar el planeta vecino y resolver un acertijo. La respuesta al acertijo es la secuencia del código genético de nuestra especie.

    A mí me parece un plagio de “El centinela” de Arthur C. Clarke (que inspiró “2001: Una odisea del espacio” de Kubrick), pero la peli se deja ver.

  2. No la he visto, pero me la apunto. Es curioso como la teoría de la panspermia, que olía tanto a ciencia-ficción, se considera hoy una propuesta seria por la comunidad científica. La verdad es que sería una pasada ser el proyecto de diseminación de vida de una raza extraterrestre que cultiva especies por el universo y que nos deja códigos secretos.

  3. Masgüel dice:

    Pues ya lo siento, porque te he destripao la peli.

  4. Masgüel dice:

    Por cierto, la hipótesis de la panspermia deja el misterio del origen de la vida como estaba. Simplemente lo traslada a otro lugar. Sospecho que la vida es el resultado de una tendencia universal hacia mayores niveles de complejidad (lo que nos forzaría a reinterpretar la segunda ley de la termodinámica). Si eso es cierto, es de esperar que se esté produciendo en todos aquellos lugares en que las condiciones sean propicias.

  5. Offtopic:

    Como mola el lavado de cara que le has hecho al blog!
    A ver si yo un día de estos…jejeje

    Saludos.

  6. Adolfo dice:

    “Si bien, como no hay forma de saber si, dado un código cualquiera, es aleatorio o no, animamos a que busquen ese improbable código del código.”

    Bueno, Shannon relaciona directamente la cantidad de información de un número (o un código, que para el caso es lo mismo) con la entropía del mismo, la cual cuantifica de cierta manera la aleatoriedad del número.
    Kolmogorov y otros también propusieron maneras de cuantificar la aleatoriedad de los números…

  7. Hola Adolfo:

    Sí, ya hablamos de eso en otras entradas (y en los artículos que me enviaste), pero según el problema de la parada de Turing eso es así: dada una cadena que sale de una máquina de Turing, no sabemos cuándo parará. Esta idea se traduce a que dada una cadena de números no hay método matemático que me diga, a priori, si es aleatorio o no. Tengo que probar y probar hasta encontrar el algoritmo generador, no hay otra manera.

    Un saludete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s