El origen de la máquina

Publicado: 16 septiembre 2010 en Historia, Tecnología
Etiquetas:, , ,

En otra forma también las instituciones de la Iglesia prepararon el camino para la máquina: en su menosprecio por el cuerpo. Pues el respeto por el cuerpo y sus órganos es profundo en todas las culturas clásicas del pasado. A veces, al ser proyectado imaginativamente, el cuerpo puede ser desplazado simbólicamente por las partes o los órganos de otro animal, como en el Horus egipcio. Pero la sustitución se hace para intensificar algunas cualidades orgánicas, el poder del músculo, del ojo, de los genitales. Los falos que se llevaban en procesión religiosa eran mayores y más poderosos, en la representación, que los verdaderos órganos humanos: así, también, las imágenes de los dioses podían alcanzar dimensiones heroicas, para acentuar su vitalidad. Todo el ritual de la vida en las antiguas culturas tendía a recalcar el respeto por el cuerpo y espaciarse en sus bellezas y deleites: incluso los monjes que pintaron las cuevas de Ajanta, en la India, se encontraron bajo su hechizo. La entronización de la forma humana en la escultura, y la atención por el cuerpo en la palestra de los griegos o en los baños de los romanos, reforzó el sentimiento interno por lo orgánico. […] Pero las enseñanzas de la Iglesia iban dirigidas contra el cuerpo y su cultivo: si por un lado era el Templo del Espíritu Santo, también era vil y pecador por naturaleza: la carne tendía a la corrupción y para lograr los laudables fines de la vida se la debe mortificar y dominar, reduciendo sus apetitos por el ayuno y la abstención. […] Al odiar el cuerpo, las mentes ortodoxas de aquellas edades estaban preparadas para violentarlo. En lugar de resentirse contra las máquinas que podían simular esta o aquella acción del cuerpo, podían darles la bienvenida. Las formas de la máquina no eran más feas o repulsivas que los cuerpos de los hombres y mujeres lisiados y tullidos, o, si eran repulsivos y feos, eso mismo les impedía ser una tentación para la carne. El escritor de la Crónica de Nuremberg, en 1398, podías decir que “los artefactos con ruedas que realizan extrañas tareas y exhibiciones y disparates proceden directamente del demonio”, pero a pesar de sí misma, la Iglesia estaba creando discípulos del demonio.

Lewis Mumford en Técnica y civilización

No deja de ser paradójico como dos cosas sin aparente relación, casi contradictorias desde nuestra visión contemporánea, como el desprecio al cuerpo del cristianismo y el origen maquinal de la Modernidad, tengan  mucho que ver. La historia hace extraños compañeros de cama. Ampliando esta idea a cualquier evento histórico, podemos ver cuántas cosas concurren como sus causas sin que tenga por qué darse un hilo conductor entre ellas, una lógica sinergia que haga el proceso predecible, lo cual vuelve la cuestión aún más paradójica: ¿tiene el hombre algo que ver con la historia? Dicho de otra manera: ¿alguien se cree la patraña de que el hombre ha decidido algo por sí mismo?

Las circunstancias son siempre mayores que el sujeto, las circunstancias deciden por el sujeto… llevemos el asunto a su extremo: las circunstancias son el auténtico sujeto. Esta conclusión deja de ser paradójica para pasar a dar mucho miedo ya que las circunstancias entienden muy poco de ética.

Anuncios
comentarios
  1. Masgüel dice:

    “Las circunstancias son siempre mayores que el sujeto, las circunstancias deciden por el sujeto… llevemos el asunto a su extremo: las circunstancias son el auténtico sujeto.”

    Las circunstancias son mayores que el sujeto, pero ni deciden por el sujeto ni son un sujeto. Personalizar la sociedad humana es un antropomorfismo no menor que personalizar el planeta Tierra o el Universo. Solo los individuos, en uso de un lenguaje autorreferencial, se constituyen en sujetos. La sociedad resulta de la suma de conductas intencionales de los individuos. El individuo no elige sus circunstancias y las circunstancias no obedecen a sus planes y deseos, pero solo el individuo decide. La forma y movimiento de las bandadas de pájaros o los bancos de peces no obedecen a la decisión unánime de pájaros y peces, pero sin la conducta individual e intencional de pájaros y peces, no se forman bandadas ni bancos. El lenguaje y la tecnología rebasan la capacidad de planificación de los individuos que lo desarrollan, pero sin la participación creadora y planificadora de esos individuos, no hay lenguaje ni tecnología.

    Te recomiendo este documental sobre el tema:
    http://documentalesatonline.blogspot.com/2010/04/la-inteligencia-de-las-masas2009.html

    Por otro lado, abundando en la alternancia entre la metáfora mecánica y la metáfora orgánica, afirmar que la sociedad, el planeta o el universo no son personas, no es lo mismo que afirmar que son sistemas mecánicos. El renacimiento de la metáfora orgánica con el descubrimiento de los sistemas autoorganizados nos obliga a replantear la posible intencionalidad de la evolución humana, planetaria y cósmica. La germinación de una semilla y el crecimento de la planta es un desarrollo orientado hacia una meta. Eso no la convierte en un sujeto y solo es intencional matizando mucho el adjetivo. Sin embargo, la constatación de una tendencia hacia el desarrollo de sucesivos niveles de complejidad me hace ser cada vez menos crítico con las explicaciones teleonómicas de la evolución del Universo. Como de metáforas se trata, diría que cada vez se asemeja más al desarrollo de un embrión que a un reloj o una mesa de billar.

  2. La expresión era pretendidamente poética. No es que la naturaleza decida sino que no hay decisión de ningún tipo. Todo son circunstancias, todo es naturaleza y no hay sujeto. Todo es un transcurrir sin intencionalidad de ningún tipo. Simplemente, estoy tomando una postura determinista negando que el individuo pueda tomar decisiones libres.

    “Por otro lado, abundando en la alternancia entre la metáfora mecánica y la metáfora orgánica, afirmar que la sociedad, el planeta o el universo no son personas, no es lo mismo que afirmar que son sistemas mecánicos. El renacimiento de la metáfora orgánica con el descubrimiento de los sistemas autoorganizados nos obliga a replantear la posible intencionalidad de la evolución humana, planetaria y cósmica”

    Creo que ya te mencioné alguna vez la necesidad de reformular la metáfora de la máquina. Es cierto que ya no nos vale el mecanicismo de Descartes o Galileo, pero eso no implica a volver al viejo vitalismo. Y no volver al vitalismo tampoco implica no aceptar algún tipo de finalidad (que es algo muy distinto a intencionalidad). Yo niego cualquier intencionalidad en el Universo, pero no tengo por qué negar la finalidad de sus procesos (precisamente, en las máquinas, se ve con gran claridad, la finalidad de su diseño). Yo tampoco tendría ningún problema en aceptar cierta teleonomía (este el término que utiliza Monod), lo que pasa es que sólo la veo en los seres vivos. Todavía no he visto ninguna causa final en que Marte gire alrededor del sol.

    Un saludete.

  3. Amigo Santiago, me temo que te equivocas: tu conclusión no asusta, sino todo lo contrario. Resulta verdaderamente tranquilizadora para todos aquellos a los que paraliza el miedo tanto a decidir qué hacer como a responsabilizarse de lo hecho. De ahí el éxito de que el determinismo viene disfrutando desde hace milenios. Y los que le queda por disfrutar.

    http://antoniolopezpelaez.com

  4. Masgüel dice:

    “No es que la naturaleza decida sino que no hay decisión de ningún tipo. Todo son circunstancias, todo es naturaleza y no hay sujeto. Todo es un transcurrir sin intencionalidad de ningún tipo. Simplemente, estoy tomando una postura determinista negando que el individuo pueda tomar decisiones libres.”

    Pero eso no es cierto. Los individuos deciden en el marco de las circunstancias creadas por las decisiones de los que les precedieron y a menudo sin ser conscientes de ello. Además, las circunstancias que resultan de sus decisiones siempre son inesperadas. Pero eso no quiere decir que el individuo no decida líbremente. Decidir es su papel en la creación de las sucesivas circunstancias. Lo que ocurre es que la libre decisión se parece mucho al juego de la piñata. Damos palos de ciego.

  5. Alejandro dice:

    Lamento realizar un comentario “off-topic”, pero husmeando en la biblioteca de lMdVM, encontré que tienes un enlace a Zeitgeist… ¿Cómo es eso posible? ¿¡Bajo el catálogo de grandes documentales?! ¡o_o! ¡¡O_o!! ¡¡¡O_O!!! … Ya… En serio… ¿Por qué está “esa cosa” en la sección de GRANDES DOCUMENTALES? No quiero faltar el respero, pero ¿me perdí de algo? “Alejandro, te quedaste dormido. Hemos decidido que Zeitgeist es un gran documental.” Uhm… Quizá no debería haber despertado… Sé que sólo soy una mota de polvo flotando en la nada, pero… ¿POR QUÉ ESTÁ EN ESA LISTA? ¿Cuál es el siguiente ingreso? ¿Las profecías de Nostradamus? ¿El retorno de los brujos? ¿Garganta profunda? Hey… Ese último podría estar bien…
    Vamos… Que me he quedado helado… Lamento la diatriba, pero… ¿Qué carajo pasa aquí? ¿Por una parte promueves el pensamiento crítico y por otra recomiendas una vil panfleto audiovisual, plagado de errores y sesgado? (Tal vez está como un ejercicio de pensamiento crítico y no tragarse todo sin cuestionar…)
    Nuevamente, disculpas por el “off-topic”, no lo pude resistir… Ah… Y Gaia no es taaan maja… xD

  6. Antonio:

    Es otra forma de verlo. En su celebérrimo “Miedo a la libertad” Erich Fromm afirmaba lo mismo (mucho antes lo hacía ya Kant). No ser libre es positivo en el sentido de que quita toda responsabilidad a tus acciones… ¡Cuántos pagarían por no ser libres (o quizá ya lo están haciendo sin saberlo del todo)!

    Sin embargo, a lo que me refería con el hecho de que si no es el hombre el que decide su historia, sea cual sea la ley, instancia, estructura o nada de nada que maneje el cotarro, no tiene por qué tener una intención bondadosa… ¡Estamos en manos de “algo” que no dudaría en eliminarnos sin problema alguno!

    Masgüel:

    Podríamos distinguir dos niveles:

    1. Las circunstancias son tan complejas que el sujeto, aunque sea libre, decide sin poder calcular las consecuencias de sus actos, por lo tanto da palos de ciego. Esta sería lo que dices.

    2. Damos un paso más. No hay libertad, el sujeto obra absolutamente determinado por el orden (o desorden o lo que sea) natural. Eso es lo que digo y lo que decía, de otra manera, Spinoza.

    De ambos modos mal andamos.

    Alejandro:

    ¡Por fin, la provocación hizo efecto! Estaba esperando que alguien me dijera algo de este documental. Así es, yo también creo que tiene bastantes inexactitudes y que es muy sesgado (incluso me parece que omite fuentes muy obvias). Sin embargo, la idea es esta: a mí me parece exactamente igual de sesgada y panfletaria la historia que la Iglesia nos cuenta de Jesús. Zeitgeist es tan escandaloso para el creyente como para mí lo que dice el catecismo católico.

    Date cuenta, ¿a qué no te escandalizan ni te parecen viles panfletillos películas como Ben-Hur o Rey de Reyes? Zeitgeist es lo mismo pero invertido. O no, es incluso más creíble, ya que al menos no cuenta que nadie realmente andara sobre las aguas, sanara a ciegos o resucitara en cuerpo y alma.

    Un saludo.

  7. Alejandro dice:

    Es una alivio… xD Realmente…
    El asunto es que no me parece que un cuento se rebata con otro…
    Pero lo que más me asusta es la ausencia del pensamiento crítico… De tragarse todo sin someterlo a cuestionamiento, eso me recuerda al pensamiento mágico (sin ofender a nadie)

    Gracias por tu respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s