Por qué no voy a ir a la huelga general

Publicado: 27 septiembre 2010 en Ética y moral, Filosofía política
Etiquetas:, , , , , , ,

Las razones se asemejan mucho a las que me hicieron no ir a la huelga de funcionarios, pero en este caso hay alguna más:

1. No tengo muy claro contra qué o contra quién va la huelga: ¿va contra la reforma laboral (otra de las múltiples decepciones que me he llevado con el lamentable  gobierno socialista)? ¿contra la crisis? ¿contra el capitalismo? ¿o incluso contra el PP?

2. Si la de funcionarios fue a destiempo (después de que el Parlamento aprobase la rebaja de salarios), el destiempo de ésta es alucinante: ¡años de retraso! ¿Por qué ahora? ¿Y por qué no es ésta la cuarta huelga general en vez de la primera?

3. La inutilidad de la huelga es más que patente. El gobierno ya ha dicho que no va a cambiar ni un ápice de su reforma laboral. ¿Qué pretendemos conseguir con ella? Yo es que quizá me he vuelto mayor, pero para mí algo vale para algo si consigue los objetivos propuestos. Protestar por protestar…

4. Si por lo menos mi participación contara para algo… Los organizadores dirán que a la huelga han ido cincuenta mil millones de personas mientras que el gobierno dirá que han ido dos o tres. Ningún medio dirá la verdad por lo que el hecho real de que la huelga fuera un éxito o un fracaso no alteraría nada.

5. Las huelgas como elemento subversivo, reivindicativo de algo, han perdido su sentido, han sido plenamente absorbidas por el propio sistema. Dicho de otro modo, al gobierno está huelga no va a hacerle ni cosquillas, porque, tristemente, las huelgas ya no hacen ni cosquillas. Y a mí no me vale que sea, al menos, la expresión de nuestro derecho a la pataleta. Si el sistema sólo nos deja patalear, mal vamos.  Es necesario buscar nuevas formas de protesta.

6. ¿Por qué no se propone una huelga indefinida, de esas que verdaderamente hacen daño? ¿Por qué sólo un día de paseillo y banderola? ¿Es que la situación no es ya lo suficientemente grave?

7. Por dinero. Pierdo un día de sueldo que se ahorra el gobierno. O sea, que mi huelga beneficia al gobierno al que pretendo perjudicar con ella… Encima si ese dinero va a parar a los sueldos de liberados sindicales… ¡Estoy dispuesto a echar horas extras!

8. Quiero que los sindicatos salgan profundamente perjudicados por la crisis en pro, utópico de mí, de que se reflexione seriamente sobre su gestión y finalidades, reformándolos a conciencia.

9. Me hace gracia que un montón de personas, quizá los que más deberían manifestarse dado lo precaria de su situación, no puedan manifestarse (¡valiente derecho a huelga!): todos los sin papeles y sin contrato o con contratos temporales de mierda, o con un sueldo tan ridículo que perder un día es muy doloroso (es decir, toda la generación de trabajadores jóvenes de nuestro país que no están en el paro) tendrán que ir a currar. ¡Esta es nuestra vigorosa democracia!

10. Si hay, más o menos, las mismas razones para ir a esta huelga que a la anterior, por lo que si se va a ésta, sería lógico haber ido a la otra, me parece una pasada que se les exija a los trabajadores renunciar a dos días de su sueldo (que al ser realmente más de dos días se irá a… ¿más de cien euros?) a cambio de que no pase absolutamente nada.

11. Estoy tan desencantado del juego político en nuestro país que me da vergüenza participar en él. Estoy tan harto de los vacuos discursos para imbéciles de nuestro querido presidente y las réplicas a la zaga de nuestro brillante líder de la oposición, que meterme en ese juego y además pagando… me parece infravalorarme. El día que me meta en política, que alguna vez habrá que dar el salto, lo haré para intentar cambiar en algo este desaguisado, no para continuar con su juego.

Viñeta vista en Territorio Vergara.

Anuncios
comentarios
  1. Adolfo dice:

    Santiago, te doy totalmente la razón, al igual que te la di en la anterior huelga.

    Esto no vale para nada más que para que algunos justifiquen sus sueldos y sus enoooooooormes subvenciones. La huelga no sirve para absolutamente nada porque ni siquiera se dice por qué se protesta. Si dijesen algo así como: “vamos a la huelga para protestar contra la política del PSOE”, entonces los (mal considerados) socialistas que llenan las filas de los sindicatos no irían, porque todo lo que sea PSOE es de ser buenos compañeros y todo lo que sea PP es de ser fachas rancios. Y a mí ambos acrónimos me suenen igual, mira tú.

    Lo único que valdría ahora es una huelga general indefinida hasta que dimita el gobierno. Pero, claro está, habiendo una alternativa seria y real, no vale con la alternancia PP y PSOE. Y diría más, para que sea un cambio real y profundo la huelga debería ser a nivel pannacional, como mínimo a nivel Europeo, que es en Europa donde se debaten las cosas serias, es decir, la economía.

    Pero, no nos engañemos, la mayoría de la gente no vive tan mal. Casi nadie estaría dispuesto a arriesgarse a una revolución seria, ni aunque ésta fuese pacífica.

    saludos,
    Adolfo

  2. friedrich dice:

    Me ha encantado la viñeta. Recuerda a uno de esos programas que hacen a uno preguntarse para que coño vale la TDT.
    Feliz día de trabajo mañana.

  3. El tío chancletas dice:

    Del mismo modo que se les llenará la boca de consignas a los huelguistas de mañana y serán contados por metros cuadrados de calles cortadas, a los que NO haremos huelga mañana también se nos tendrá que oir.

    Hablando, dialogando, argumentando… será la forma de taparles la boca a esos sindicalistas anti-empresarios, cuando si no fuera por este colectivo de no ser funcionario habría que hacerse cura.

    Trabajemos y demostremos la valía de cada uno de nosotros en el día a día, para que no sea necesario que un empresario (que ha arriesgado mucho dinero y también se está jugando el futuro de sus hijos) tenga que cambiarte por subcontratas baratas.

  4. yack dice:

    Esto de las huelgas es como estar en mitad de una tempestad y cruzarse de brazos o sabotear el velamen para protestar contra la actuación del capitán que, dicho sea de paso, ha sido elegido y reelegido por la tripulación.

    Para salir de la crisis la única solución que yo veo es que cada cual haga su trabajo lo mejor que sea posible siguiendo las directrices del puente de mando y cuando surja la primera ocasión, se cambie al capitán siguiendo el procedimiento legal.

    Y todo lo demás es hacer méritos para hundirse aún más.

    Saludos.

  5. Adolfo:

    Nada que añadir, totalmente de acuerdo.

    Friedrich:

    Hola buen hombre, ¿Vas a estar de piquete informativo o te irás a Barcelona a ver al Papa con tu camisa azul y tu bigotillo azanariano? jajaja…

    Chancletas:

    Bonito nick. Pues a trabajar toca que de cura no quiero acabar.

    Yack:

    La metáfora del barco es adecuada, pero habría que añadir que no es lo mismo ser el capitán o su corte de oficiales, que ser un remero en el fondo de la bodega. Si el barco está a medio hundir, el agua llega antes a unos que a otros, y dado que es muy difícil que el barco se hunda por completo, el capi y sus compinches pasarán el trago sin demasiados problemas mientras que otros se ahogarán.

    Un saludo.

  6. yack dice:

    En eso llevas razón, pero el mundo es así. No podemos ser todos capitanes y si los q

  7. yack dice:

    En eso llevas razón, pero el mundo es así. No podemos ser todos capitales y si los que están en la sala de máquinas, al primer contratiempo se van a cubierta, todos acaban en el fondo, los de arriba y los de abajo.

    La cuestión es que nos guste o no necesitamos un capitán, alguien que decida el rumbo y una serie de niveles jerárquicos que hagan posible la ejecución de esas decisiones.

    A lo único que podemos aspirar es a elegir al capitán, pero no a sustituirlo, entre otras cosas porque cada miembro de la tripulación tiene sus propias teorías irreconciliables con las de los demás.

    Las cosas son como son y a partir de ahí tenemos que encontrar la fórmula menos mala para que funcionen de la mejor manera posible.

    Saludos.

  8. friedrich dice:

    como no coinciden creo que podré asistir a los dos eventos, aunque eso sí hoy con abundante y poblada barba y para noviembre me cuidaré un bigotito, de esos que a tí solo te gusta ver en vertical.

  9. xlince94xx dice:

    En realidad, lo que se deberia hacer es una huelga temporal, no solo de 1 dia, sino asta que se haga lo que la gente pide, pero una huelga de un dia es absolutamente una tonteria, el año pasado hubo otra y pusiste algo parecido, y hoy te he visto cuando iva a entrar al instituto y digo habra puesto algo en su blog xD, y si, lo habias puesto, con esto de volver a la rutina no tengo mucho tiempo para estar en internet y demás.Aunque también tienes que tener en cuenta que si toda la gente pensará de la misma forma la huelga no valdria nisiquiera para que el PP ponga otra excusa sobre el gobierno socialista, asique de un modo u otro, siempre tiene que haber alguien porque sino no vale para nada (aunque menos vale no hacerla).

  10. Alejandro dice:

    ¿Y qué decir del lamentable espectáculo de violencia gratuita (o potencia sin control, que decía el anuncio de Pirelli) que dan estos revolucionarios de salón (y cafetería)?

  11. Hola Alejandro:

    Perdona mi abandono pero, sí, hago muchas cosas a lo largo del día. A mí más que el hecho de que cuatro porreretes se entretengan destrozando una ciudad, me llama la atención la enorme atención mediática que se les ha prestado. Al final ni obreros ni parados ni crisis ni sindicatos inútiles ni gobiernos ineficaces… todos los telediarios atentos a la acción de cuatro porreretes saqueando tiendas de vaqueros. Somos gilipollas.

    Un saludete:

    PD: Si quieres cosas de filosofía de la mente te recomiendo el libro de Susan Blackmore “Conversaciones sobre la conciencia” (son entrevistas sobre temas candentes a autores como Penrose, Dennett, Searle, Chalmers, los Churchland, etc.). Sobre IA desde una perspectiva filosófica hay poco publicado en castellano (están los libros de Copeland o de Graubard). Supongo que ya conocerás a Minsky o a Kurzweil, los supergurus.

  12. Alejandro dice:

    Hola, Santiago. Me pierdo: no sé a qué te refieres con lo del “abandono” ni con lo de la filosofía de la mente (que me interesa mucho, por lo demás).

  13. Alejandro dice:

    En cuanto a los momentos de violencia, a mí no me parecen marginales. De hecho, forman parte esencial de la escenografía orquestada por los sindicatos para teatralizar una lucha obrera inexistente contra el gobierno, el capitalismo, el sistema, o lo que sea. Lo que deja tras de sí esa farsa es un espectáculo de violencia gratuita lamentable, incluso por parte de cargos políticos. Un poco de mal rollo sí da.

  14. Alejandro:

    Rayos y centellas, es que hay otro Alejandro que ronda el blog estos días y que me preguntaba por estos temas. Te he confundido al igual que aquella vez te confundí con un cura que también era tocayo tuyo. Sólo atiende entonces a la respuesta sobre los disturbios en Barcelona y obvia todo lo demás.

    Discúlpeme usted 🙂

  15. Jaja. Vale. Empezaba a creer que sufro algún trastorno de personalidad. A partir de ahora, firmaré con mi nombre completo.

  16. Es que estoy tan cansado de todo que si la prensa y las televisiones los demonizan, hasta me pongo de su parte. Viendo que los medios habituales de protesta (huelgas, sindicatos, oposición, medios de comunicación…) son absolutamente ineficaces para conseguir nada, viendo que después de todo los directivos de los bancos y las constructoras siguen teniendo enormes yates a pesar de hacer EREs a tutiplén, viendo que, encima, el gobierno inyecta dinero a entidades manejadas irresponsablemente por esos mismos dueños de yates (pero ellos no inyectan dinero a nuestras hipotecas o a nuestros prestamos)… viendo todo eso, a uno le dan ganas de liarse a palos…

    Pero es que ni eso: el Estado detenta todo el uso legítimo de la violencia (lo cual no deja de dar miedo bien pensado). Así, simplemente te dicen jódete, te echamos a la puta calle gracias a que damos facilidades para tu despido y lo único que puedes hacer es apuntarte a una inútil pseudohuelga planeada para ser un semifracaso por sus mismos convocantes y ¡no se te ocurra gritar! ¡Has de ser un ciudadano ejemplar que jamás usa la violencia!

    Así, los que salen demonizados por la tele son los antisistema, lo cual hace que nos olvidemos de lo fundamental. Yo estoy esperando a que se escarnie públicamente a alguno de los directivos de Caja Castilla-La Mancha o Cajasur, cosa que, evidentemente, no ocurrirá jamás.

    Por eso somos gilipollas.

  17. yack dice:

    Santiago, con lo único que estoy al 100% de acuerdo es con tu última frase. Ten en cuenta que el sistema de gobierno y los gobernantes que tenemos son sólo el reflejo de los gobernados. Y eso por dos motivos: comparten el mismo genoma que nosotros y han sido considerados, mayoritariamente, la mejor opción posible.

    Y no hay más.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s