La ley Sinde: ¿Qué significa robar?

Publicado: 26 enero 2011 en Ética y moral, Sociología
Etiquetas:, , ,

Si yo te robo el coche, hago uso que no es mío y privo a su auténtico dueño del mismo uso. ¿Qué hago cuando me descargo una película? Hago uso de lo que no es mío pero no privo a su auténtico dueño del mismo uso. Es diferente, pero no deja de ser igualmente problemático. Hago uso de lo que no es mío, de lo que otro no tiene por qué querer dejarme. Hasta aquí, aparentemente, la SGAE podría tener razón. Aparentemente.

Para que yo haga uso de algo que no es mío, ese algo ha de ser de otro, es decir, otro la tiene que tener en propiedad. ¿Y qué es la propiedad? Si partimos de que no existe ningún derecho natural que nos haga legítimos propietarios de nada sino que somos los seres humanos los que decidimos a qué tenemos derecho de posesión y a qué no, la decisión de lo que es la propiedad será una decisión política. De este modo, en los regímenes comunistas todo era propiedad del Estado, o en nuestras actuales democracias la tierra es objeto de propiedad pero no el oxígeno ni la aritmética ni el firmamento (de momento. Aunque con las privatizaciones que nos esperan quién sabe).

¿Qué pasa con la propiedad intelectual? Los objetos intelectuales son diferentes a los objetos físicos. Tienen una característica y es que son fácilmente reproductibles, se pueden copiar sin dificultad. Si yo escribo un libro, nadie puede robarme los documentos en los que yo lo he escrito, el papel que he utilizado, así como nadie debería poder leerlo si yo no quiero. Sin embargo, una vez que lo hago público… ¿si alguien lo copia está violando mi derecho a la propiedad? Depende de como definamos este derecho. ¿Y cómo definirlo entonces?

Como las leyes persiguen el bien social habría que ver la utilidad de definirlo de una manera u otra. El sistema de propiedad intelectual está hecho para que los autores ganen dinero al ceder derechos de uso a otros cuando visualizan, leen o escuchan  sus creaciones. Cuando yo me descargo una película en vez de ir al cine a verla, la película tiene menos ganancias, por lo que el porcentaje de cada entrada que cada uno de los creadores y productores que la han hecho posible reciben, es menor. La industria pierde dinero, por lo que parece razonable sancionar la copia no permitida. De nuevo, hasta aquí, la SGAE parece tener razón. Aparentemente.

¿Pero qué pasa si yo tengo una obra original, pagada por mí, e invito a mis amigos o a quien a mí me de la gana, sin cobrarles un duro, para que la disfruten? Ni siquiera estoy copiando el original, estoy haciendo uso de algo obtenido lícitamente. ¿No es eso lo que hago con un DVD original que compro cuando lo veo en mi sofá con mi novia y mis amigos? Pues bien, exactamente eso es lo que hacen los portales que enlazan contenidos audiovisuales de modo gratuito. Enlazar no es ni siquiera copiar, ¡qué menos robar! Sólo en el caso en que compartir mediante enlaces proporcione beneficios económicos (por medio, por ejemplo, de la publicidad), sólo entonces estaríamos ante un delito. Sin embargo, programas P2P o  portales de enlaces sin ánimo de lucro, no violarían ninguna ley. ¿Sería necesario entonces redefinir la ley de propiedad o hacer una nueva ley para tratar como robo lo que es compartir sin ánimo de lucro? El problema reside en que si lo hacemos… ¿qué página de Internet no contiene enlaces a otras páginas? La esencia misma de Internet está en su forma de red, en su estructura de contenidos enlazados. Si enlazar es robar, Internet entero sería una enorme maquinaria de robo. Bien, ¿y qué sacamos si dejamos las cosas como están o pensamos en una ley diferente?

1. La cultura se hace más asequible a más cantidad de personas. Es un paso hacia democratizar la cultura. Si bien todavía los instrumentos necesarios para tener una conexión a Internet son caros (cosa que también habrá que mejorar), es un paso hacia adelante. Jamás la cultura ha sido tan accesible a tanta gente gracias a la red. Tengamos cuidado a quién hacemos propietario de esa red. Punset lo dice de forma muy bonita en este vídeo.

2. La industria productora de cultura se resiente, es cierto, pero ello no va a eliminar la creación cultural, al igual que la crisis del ladrillo no ha producido que la gente no tenga casas donde vivir. Llevamos ya muchos años de “descargas ilegales” y yo no veo que la producción hollywoodiense haya disminuido. Lo que esto provocará es que la industria tenga que renovarse para hacer frente a una nueva realidad social. Los cantantes tendrán que buscar formas de ganar dinero más allá de la venta de discos (ya ganan mucho en sus giras. Los futbolistas, por ejemplo, viven muy bien de lo que generan sus directos), así como las películas del cine español tendrán que conectar de una vez con el público. Seguramente existen muchas otras formas de hacer rentable la actividad creativa sin que caiga sobre el espectador el peso de la financiación. Por ejemplo, las series o películas que vemos directamente por la televisión no las paga el espectador sino la publicidad, los “patrocinadores”.

El computo parece positivo. Por ello nos conviene definir que “compartir sin ánimo de lucro” no es equivalente a “robar”.

Una cosa que me da asco y, quizá, la principal razón por la que estoy en contra de la ley Sinde, es que, a sabiendas que el tema es peliagudo y que ambos bandos tienen razones para defender sus posiciones, el gobierno se ha puesto, para variar, del lado de los lobbys de la industria, no de la mayoría ciudadana, mostrando de nuevo que PP y PSOE son exactamente iguales (¿Quiénes son de izquierdas y quiénes de derechas?). Además, cuando la ley les quitaba una vez tras otra la razón, sentencia tras sentencia, no han parado hasta conseguirlo “puenteando” en la medida de lo posible a los magistrados. ¿Pero no vivimos en el imperio de la ley? ¿Qué es eso de legislar a pesar del poder judicial?

Todo el asunto viene además, precedido por el popular canon (del que aún no hay nada claro. ¿Se abolirá en la nueva ley? Según he leído parece que se reducirá pero que no se abolirá por completo), una de las medidas más nefastas de la historia de la democracia. Debido a que una serie de empresas pierden dinero a causa de unos supuestos delincuentes, nos cuelan un impuesto a todo el mundo que se redistribuye a dichas empresas… ¡Pero qué disparate es ese! Es como si yo tengo un kiosko y debido a que vivo en un barrio conflictivo, me atracan mucho. Como los repetidos atracos me hacen tener pérdidas, el gobierno graba un impuesto a toda la ciudadanía cada vez que compran pistolas o navajas para darme a mí lo retribuido y que no me arruine… Alucinante, toda la ciudadanía perjudicada para beneficiar a un grupo de empresas.

(Anexo del día 11 de Febrero). Jesús Mosterín lo dice en un ejemplo mucho mejor que el mío (que releyéndolo me parece bastante malo):

El canon digital es un disparate jurídico: una multa que se impone a todos los compradores de un soporte con el que se podría delinquir, aunque no se delinca. La excusa de esta tasa sobre los materiales de reproducción digital es que los compradores podrían usarlos para copiar contenidos de propiedad ajena. Es como si se dijera que todo comprador de un cuchillo de cocina debe pasar una semana en la cárcel, pues algunos usan los cuchillos para acuchillar al vecino y la policía no siempre puede encontrar a los culpables.

Por último, la ley es una jugada pésima por parte del PSOE. No sólo les va a quitar votos por su impopularidad, sino que tampoco va a parar la “piratería” en la red. Los usuarios volverán a los clásicos P2P o nacerán nuevas páginas para descargarse los contenidos (después de Napster aparecieron Audiogalaxy, Kazaa, Emule, Megaupload…) además de que parece técnicamente complicado el cierre de webs. Internet es mucho más fuerte que esta tibia ley que, intentando contentar a unos y a otros (aunque a unos mucho más que a otros), no soluciona nada.

Un enlace interesante aquí.

Anuncios
comentarios
  1. Masgüel dice:

    Creo que la propiedad intelectual será un concepto jurídico clave, el fondo de escenario, de los conflictos que este siglo apunta entre el poder político de las corporaciones y el de los ciudadanos. Puede provocar incluso guerras (entre países o colectivos que decidan no respetarla y sus supuestos dueños), pero a la larga pasará a la historia como una mala idea felizmente abandonada. Cuando el Estado pretende prohibir algo que no tiene poder real para impedir, lo único que hace es erosionar su credibilidad como institución política. Ya metieron la pata hasta la ingle con las drogas y ahora pretenden controlar ni más ni menos que el tráfico de datos en Internet. Es absurdo. ¿Será que los políticos no han entendido qué es Internet?.

  2. yack dice:

    Hay dos tipos de leyes: las que nos convienen y las que no nos convienen. Las primeras se llaman vulgarmente “justas” y las otras “injustas”.

    Si eres creador, te preocupan los derechos de autor, pero si eres consumidor, no.

    El problema es que en la medida en que la piratería funcione, se frena el trabajo creativo, que es la fuente de la riqueza que consumimos.

    Mientras no se encuentre alguna fórmula que remunere a los creadores, no superaremos el problema generado por la era digital.

    Tal vez no existe una palabra equivalente a robar para designar el acto de ver una pelicula o jugar a un videojuego sin pagar un centimo y sin correr riesgos, pero eso es lo de menos. O tal vez si existe: piratear.

    Pero delito es todo aquello que tiene asociado un castigo y como piratear en plan domestico no lo tiene, pues no es delito.

    Saludos.

  3. Masgüel:

    Muchos piensan que la ministra y sus asesores no entienden bien el funcionamiento de Internet. Parece ser que en algunas partes de la ley se confunden páginas de enlace con páginas de hosting, igualando, por ejemplo Seriesyonkis a Megaupload, cuando, evidentemente no hacen ni son lo mismo.

    Si esto es así, el asunto es inquietante… ¡En manos de quién estamos! Además es que todo apunta a ello. El tufillo a chapuza de una ley que, después de ser central para la carrera política de la ilustre González-Sinde, parece acordada en conversaciones de pasillo y llamadas telefónicas de última hora, da para reflexionar sobre cómo se hacen cosas tan importantes como las legislaciones.

    Yack:

    Hay muchos que piensan que no se daña tanto a los creadores como a las productoras y distribuidoras. No recuerdo dónde he leído que el 95% del beneficio no va para el creador sino a todos los intermediarios entre él y el consumidor.

    El caso es que hay una nueva realidad social imparable y es que los objetos intelectuales son infinitamente copiables y que controlar eso es imposible. El gobierno, para contentar a una serie de lobbies, ha intentado poner fronteras al mar con una cacarrutilla de ley que, además, daña sensiblemente su imagen.

    Lo que tienen que hacer los creadores es buscar nuevas formas de rentabilidad a esa nueva realidad y dejarse de tanto victimismo. Ante la crisis casi todos los sectores industriales están haciendo sacrificios, no veo por qué ellos tampoco tendrían que hacerlos.

  4. yack dice:

    El problema de los políticos es que todo lo que sea defender los derechos de propiedad intelectual es impopular porque hay más beneficiados (consumidores pirateadores) que perjudicados (creadores pirateados) y dado que “un hombre un voto” y los políticos son consumidores compulsivos de votos, es fácil entender su postura y, sobre todo, su impostura.

    Evidentemente, la pléyade de intermediarios que convierte un guión en una proyección en una sala de cine también tiene que comer porque sin ellos el consumidor y el creador no entrarían en contacto.

    En este tema hay mucha demagogia por la razón antes apuntada. Yo creo que la solución no pasa por una guerra de armamento entre piratas y pirateados, ni de negar el problema mediante una perversa metáfora perruna como hace mi admirado y querido Punset.

    En las bibliotecas públicas se ha puesto en marcha un método que puede ser la idea clave:

    El usuario saca un libro y lo lee gratuitamente. Si se le cobrara, no lo sacaría y se perdería la gran oportunidad de culturizarse gratuitamente.

    Se anotan las lecturas de cada libro y la administración paga (con los impuestos de lectores e iletrados) una pequeña cantidad a cada autor proporcional a las lecturas que ha tenido su obra. Y todos contentos.

    La idea fundamental está en desvincular el consumo del pago, pero sin evitar el pago (algo así como la tarifa plana). Cada ciudadano pagaría a escote un impuesto en concepto de derechos de autor, consuma o no consuma esos derechos. A continuación un organismo estatal distribuye ese dinero entre los creadores proporcionalmente a las “lecturas” o usos de cada obra (película, música, videojuego, etc.).

    Así todos salen ganando, los usuarios disfrutan sin limitación de los contenidos digitales y los creadores cobran en función de su valía, que se mide en consumo.

    No sería difícil de implementar sistemas de control software y hardware en los dispositivos electrónicos del futuro para contabilizar el uso de las obras digitales y facturarlo, vía Internet, a un sistema de gestión de los derechos de autor, equivalente al de las bibliotecas, pero a nivel estatal.

    Al desaparecer el beneficio del pirateo, desaparecería éste por innecesario y volveríamos a tener un mundo digital feliz donde reinara la justicia y la abundancia ilimitada. Y no habría necesidad de redefinir los concepticos éticos para adaptarlos a nuestra santa y omnívora conveniencia digital.

    Saludos.

  5. Hugo dice:

    Santiago:

    Jamás la cultura ha sido tan accesible a tanta gente gracias a la red. Tengamos cuidado a quién hacemos propietario de esa red.

    Hace 10 años, más o menos, Chomsky dijo: “Si no hacemos nada, Internet y el cable estarán monopolizados dentro de diez o quince años por las megacorporaciones empresariales. La gente no conoce que en sus manos está la posibilidad de disponer de estos instrumentos tecnológicos en vez de dejárselos a las grandes compañías.” Estoy de acuerdo con él.

    Buen post, por cierto.

  6. Tay dice:

    Santiago

    “¡En manos de quién estamos!”

    Eso me gustaría saber a mi 😛

    Llevo oyendo hablar de la piratería desde los juegos en casetes, injustamente por cierto, yo debería tener pata de palo y parche desde los 10 años.

    Buen análisis.

  7. JL Salgado dice:

    Además añadiría que una figura es el robo, otra el hurto y finalmente la utilización indebida. Si te roban el coche, la jurisprudencia determina que no es un robo, pues el vehículo sigue estando a tu nombre y es de tu propiedad, sino una utilización indebida.
    También es cierto que a la Sinde le importan un rábano los derechos de autor, tal y como determina por ejemplo el artículo 53 de la ley Sinde, en la que cede los derechos de autor a quien paga la nómina para titularlos derechos de autoria; tal desacato es contrario al artículo 27-2 de la declaración universal de los derechos humanos.
    Pero eso no importa, las cajas de ahorro son de propiedad colectiva, articulo 17-1 de la DUDH y las van a bancarizar.

    En adelante diré: ¡No con mi voto!

  8. chemalarrea dice:

    Por todo esto cada vez me inclino más a votar a UPyD.

  9. Hugo dice:

    ¿UPyD?

    Yo les voté en las europeas y ahora me arrepiento. Demasiado conservadores. No sé en qué estaría pensando. Yo votaría a un partido más a la izquierda que el PSOE, lo que no sé es cuál. Miro las páginas web de los partidos y me dan ganas de ponerme a llorar. Cuánto electoralismo y qué poca profundidad…

  10. Masgüel dice:

    Yo les voy a dar una oportunidad a los de Equo si finalmente se presentan. La democracia representativa huele a rancio, pero mientras dure, hay que acabar con el bipartidismo y probar alternativas políticas. En otros países europeos, cuando los verdes han presentado un proyecto unificado, se han convertido en tercera fuerza política. Ya veremos cómo se porta el votante español.

  11. Yack:

    “Evidentemente, la pléyade de intermediarios que convierte un guión en una proyección en una sala de cine también tiene que comer porque sin ellos el consumidor y el creador no entrarían en contacto.”

    Sí, pero, ¿no sería mejor cuanto más redujéramos en esa línea? Con menos intermediarios, más cobraría el creador y más barato sería el producto para el consumidor. Por lo tanto, ¿tiene sentido defender la industria de los intermediarios?

    La idea de las bibliotecas está bien. Es el camino, buscar nuevas formas de financiación.

    “No sería difícil de implementar sistemas de control software y hardware en los dispositivos electrónicos del futuro para contabilizar el uso de las obras digitales y facturarlo, vía Internet, a un sistema de gestión de los derechos de autor, equivalente al de las bibliotecas, pero a nivel estatal.”

    Precisamente aquí es donde hay un grabe problema. Allí donde pongas un sistema de control, allí tendrás a doscientos hackers burlando las defensas. Parar la piratería es técnicamente imposible.

    “Al desaparecer el beneficio del pirateo, desaparecería éste por innecesario y volveríamos a tener un mundo digital feliz donde reinara la justicia y la abundancia ilimitada. Y no habría necesidad de redefinir los concepticos éticos para adaptarlos a nuestra santa y omnívora conveniencia digital.”

    Yo no he redefinido ningún concepto. Mi argumento era que, tal y como hoy en día entendemos el concepto de robar, no es aplicable a ciertos modos de descarga. La ministra es la que tendría que redefinirlos si quiere que, legalmente, se pueda meter mano a la piratería. La cagada consiste en sin redefinir ni entender nada, sacar una ley absurda que, además, seguramente que es incluso anticonstitucional.

    Tay:

    Recuerdo cuando tenía un radiocasete de doble pletina y grababa las cintas de música originales en cintas vírgenes. ¿Hace veinte años? Entonces no había un canon por los radiocasetes de doble pletina y la industria no se arruinó.

    Salgado:

    Con mi voto tampoco. Bienvenido al blog.

    Chemalarrea, Hugo:

    Yo tenía ciertas esperanzas depositadas en UPyD. Me gustaba la idea de romper con las obsoletas ideologías de izquierda y derecha (que, de todas formas, no existen en la práctica. El PSOE ahora defiende el capital y el PP parece el partido del obrero), pensando las medidas por su bondad de modo independiente. Parecía el partido de los intelectuales. Sin embargo creo, al igual que Hugo, que han ido girando hacia posturas más conservadoras con, por ejemplo, temas como el aborto, el toreo… Yo cada día tengo menos que ver con Fernando Savater.

    Creo que el camino no es ese. Pero entonces, ¿a quién votar? Esperaré a ver las propuestas y los programas y veremos. De momento ando con el voto el blanco a sabiendas de la victoria del PP, aunque sospecho que no será tan abultada como ellos piensan.

    Masgüel:

    Quizá es interesante pensar que si los partidos verdes ganaran algo más de presencia parlamentaria podrían hacer más presión y algo se podría hacer. Sería genial ver al PP teniendo que pactar con EQUO para sacar adelante los presupuestos 😀 . Es una opción.

    Saludos.

  12. chemalarrea dice:

    No sé la razón de querer desprestigiar a UPyD por todos los frentes.

    Desde el PP se dice que son abortistasa, desde la izquierda que antiabortistas. Cuando lo que han dicho que no les gusta el cambio que se hizo y que se quedaban como estaban antes.

    Sobre los toros he buscado y encuentro en google en la primera entrada: http://www.burladero.com/noticias/004813/upyd/define/toros/solucionar/urgente/prioritario

    Es decir, que no tienen postura, que se la refanfinfla bastante ( a mí tb). Creo que ninguna de las 2 cosas anteriores sean razones de peso para votar o dejar de votar a un partido sabiendo que nunca vas a estar al 100% de acuerdo con todas sus propuestas.

    Sobre lo de Savater … UPyD ha dejado muy claro que está contra la ley sinde, otra cosa es que un ciudadano de forma particular este a favor. Con lo que se demuestra que UPyD no es un partido en el sentido clásico, ya que deja a sus afiliados pensar libremente incluso estar en desacuerdo con este.

    Te dejo lo que voto UPyD sobre la LES y en concreto ley sinde:
    Enlace a enmiendas: http://www.congreso.es/public_oficiales/L9/CONG/BOCG/A/A_060-14.PDF

    En concreto UPyD dice en el Congreso:
    “Al promover los derechos de la propiedad intelectual, incurre en
    el error de contemplar la posibilidad de retirar contenidos que vulneren el copyright, cerrando páginas web. Derivar a la jurisdicción contencioso-administrativa
    cuestiones que no deberían hurtarse a la jurisdicción
    civil, sólo contribuirá a incrementar la litigiosidad en la
    protección de los derechos de propiedad intelectual “

    Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=ekKt_OWf7Xc&feature=player_embedded

  13. Chema:

    “No sé la razón de querer desprestigiar a UPyD por todos los frentes.”

    Yo no tengo intención alguna de desprestigiar a UPyD ya que ni sirvo a ningún partido ni a ninguna ideología en particular.

    Fernando Savater es co-fundador y co-líder de UPyD (según la misma web de UPyD), y según él mismo dice, aunque no quiere tener protagonismo en el ámbito puramente político por lo que no quiere formar parte de las listas electorales, sí que lo quiere en el intelectual; por lo que no estaríamos muy lejos de la verdad afirmando que es una de las cabezas pensantes a la vanguardia del partido. Pues bien, él se define a sí mismo como conservador y liberal.

    Así que las ideas que hay detrás de UPyD son las de un hombre conservador que está a favor del toreo y de la ley Sinde y es, si se me permite la licencia, un filósofo regularcillo… hay razones para ver en UPyD sombras de conservadurismo aunque la postura oficial del partido (seguramente por razones electoralistas) no se afirme en muchos asuntos. Y creo que no me equivoco mucho si digo que hay mucha gente de izquierdas que no quiere votar al PSOE ni a IU, pero que UPyD no les parece suficientemente de izquierdas.

    No obstante, tampoco quiero ponerme yo aquí como el mayor crítico de UPyD. A mí no me termina de convencer pero puede ser una opción muy válida, con muchas virtudes, bastante mejor, por lo menos hasta ahora, que los dos grandes.

  14. yack dice:

    Santiago, en el ejemplo que yo planteo, la piratería no beneficiaria a nadie y dudo que los ladrones estuvieran interesados en robar en establecimientos donde podrían llevarse las mercancías gratis y legalmente.

    Bastaría con que cada usuario digital tuviese un número identificador para prevenir facturaciones masivas generadas por errores o manipulación fraudulenta (en este caso por parte de los creadores para ganar más) y que existiesen castigos ejemplares para los saboteadores, que serían fáciles de localizar al estar asociada la facturación a dispositivos y a usuarios identificados. Tan pronto como apareciese que un usuario se ha visto en un día 500 películas o se ha leído tres libros, saltaría la alarma.

    Saludos.

  15. Masgüel dice:

    Yack, si para remunerar a los autores nos vas a poner a todos una chapa en la oreja como al ganado, que además registra hasta lo que silbamos en la ducha, apañaos vamos. Tus remedios son peores que la enfermedad. Aún suponiendo que la creación ha de ser remunerada y que el recuento de usos de una obra podría ser un buen indicador para algún tipo de remuneración colectiva, el sistema debería diseñarse de forma parecida al voto electrónico, donde queda constancia del voto, pero no del votante.

  16. Mira, qué cosas, Savater vuelve a la carga…

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/colegas/Mad/Max/elpepiopi/20110128elpepiopi_4/Tes

    ¿No parece este artículo una simplificación pasmosa? Libertarios ingenuos que dejan Internet en manos del pillaje… ya está, no hay mucha más profundidad. Eso sí, todo adornado con la metáfora del Oeste, Mad Max, Kropotkin y Peter Weiss… Mucha literatura y poca profundidad argumental, no se aporta solución alguna ni toca lo crucial ni se dice nada medianamente nuevo.

    Señor Savater, nadie dice que no deban existir leyes así como que nadie dice que no haya que proteger a perjudicados. Internet, como todo lo que existe, deberá tener una legislación. La historia es para quién hacemos esa legislación, qué intereses hay detrás de ella y a quién beneficiamos y a quién perjudicamos, además de si la ley es viable o una cutre estupidez.

    A mí, en general, me gustaría que Internet estuviese lo menos mercantilizado posible (esto va también para las operadoras de Internet). No ya porque me guste no pagar, sino porque no entiendo porqué todo tiene que estar sujeto a las leyes del mercado, por qué todo tiene que ser propiedad de alguien, porque me gustaría que las ideas de colaborar, compartir, difundir, primaran en un sitio sobre las de competir, las de esto es mío y sólo mío… Me parece muy interesante la idea de ir superando el capitalismo dando un salto ético, un cambio de mentalidad. No es algo tan utópico como podría parecer ni es una vuelta al marxismo o a posiciones socialistas refutadas por la historia (Internet no es la Rusia de los zares). Por ejemplo, en el mundo de los blogs ocurre así. Escribimos entradas y nos citamos unos a otros, copiamos y enlazamos sin que se vea otro interés más que aprender, debatir… La blogosfera es un ejemplo claro del camino a seguir. La blogosfera está lejos del mundo de Mad Max que critica Savater.

    En el ejemplo que pone sobre el salvaje Oeste, las legislaciones que llegaron, no evitaron, desde luego, el exterminio y “retiro” a reservas de los Sioux, sino que lo respaldaron.

  17. yack dice:

    Masgüel, lo de la chapa de identificación ya la llevamos hace mucho en forma de DNI y en Internet estás localizado por la IP. La principal garantía de tu confidencialidad es la cantidad de usuarios que son estadisticamente equivalentes a ti, lo que te hace poco atractivo para las organizaciones malvadas que dirigen el mundo desde la sombra y para los sacamantecas digitales.

    Naturalmente que con este sistema, se podría preservarel anonimato hasta tanto no se cometiera un delito, pero esto ya ocurre en Internet y a nadie la preocupa.

    Si pretendes vivir en un mundo sin control, donde esté garantizado el anonimato, y en el que te puedas subir a un avión sin decir quien eres ni lo que llevas en la maleta, lo tienes negro.

    Santiago, para comprender el punto de vista de los padres, hay que tener un hijo de 15 años y para comprender el problema de la piratería hay que ser creador y vivir de eso.

    El problema de la piratería es como el de dejar que los niños se alimenten a base de golosinas. Se les está perjudicando porque en el futuro tendrán problemas. Si nos olvidamos de los derechos de los creadores por egoísmo, estamos hipotecando nuestro futuro porque los creadores, desilusionados, dejarán de crear y se pasarán a piratear.

    Si toleramos el robo por el siempre hecho de que es inevitable, todos acabaremos siendo ladrones por vicio o por necesidad. Pero lo peor no es eso, sino que muy pronto se terminará el material susceptible de ser robado y tendremos que comernos unos a otros.

    En la guerra civil española los revolucionarios se dedicaban a tirar al blanco con las reses de los opresores terratenientes pensando que ya no tendrían que trabajar más en los establos. Cuando mataron a la última, se dieron de bruces contra la realidad del hambre.

    Insisto, la solución pasa por encontrar un método que remunere generosamente a los creadores, y sea compatible con el nuevo paradigma digital. He aportado una idea pero parece que la habéis tomado como diana de tiro al blanco. Al final lo que cuenta es nuestro interés egoísta y miope del corto plazo. Esperemos que no nos ocurra como a los revolucionarios marxistas y tengamos que pasar por una época de estancamiento tecnológico.

    Saludos.

  18. Masgüel dice:

    “Masgüel, lo de la chapa de identificación ya la llevamos hace mucho en forma de DNI y en Internet estás localizado por la IP. La principal garantía de tu confidencialidad es la cantidad de usuarios que son estadisticamente equivalentes a ti, lo que te hace poco atractivo para las organizaciones malvadas que dirigen el mundo desde la sombra y para los sacamantecas digitales.”

    Yack, yo nunca llevo encima en DNI y que mi IP esté localizada no serviría para nada si yo encriptara todo el tráfico de datos. Es cuestión de tiempo que la gente se pase a redes encriptadas para compartir archivos y sus enlaces. La ecriptación es garante de la libertad digital. Lo único que podrían hacer los gobiernos para impedirlo es ilegalizando el software de encriptación fuerte y no creo que se atrevan.

    Y respecto a la propiedad intelectual, ¿cobro yo acaso por estas palabras?, ¿cobras tu?. Pues con el tiempo todas la información será así, abierta a pública colaboración y competición, discusión y mejora. Con autor, pero sin dueño.

    Respecto a maneras de remunerar a los creadores de contenidos, hay muy diversas, desde la publicidad a la suscrupción pública, pero problamente el futuro es muy distinto de como lo imaginamos. Una revolución en las tecnologías comunicativas como la que supone Internet se llevará por delante nuestras instituciones políticas y económicas. No puedo saber lo que vendrá después pero es posible que en ese escenario remunerar al autor de una idea nos parezca absurdo.

  19. yack dice:

    El problema de la confidencialidad es que no todo el mundo es tan bueno como tú y los terroristas y los delincuentes se aprovechan de la confidencialidad para imponer sus criterios.

    Necesariamente hemos de avanzar hacia una sociedad supercontrolada porque cada vez se hace más frágil y llegará el día en que los terroristas puedan fabricar sus propias bombas atómicas y detonarlas en las grandes ciudades.

    La confidencialidad y el anonimato tienen un precio, como todo, y en nuestra sociedad tecnológica está en alza. Tienes que decidir si prefieres renunciar al anonimato o a saltar por los aires. En cualquier caso, los demás van a decidir por ti democráticamente.

    Respecto a la propiedad intelectual, mi postura es que cada creador haga lo que le venga en gana. Si yo quiero trabajar gratis, estoy en mi derecho. Si estoy dispuesto a cobrar en publicidad, es mi elección. Pero si comercializo mi trabajo, tengo derecho a que se respete la legislación vigente que es el marco de referencia en el que yo he hecho mis previsiones.

    Es como cuando abres una joyería. Asumes que no te la van a saquear un día sí y otro no, porque estás pagando por ello. El Estado debería garantizar que se cumpla la ley porque es la única razón por la que estamos pagando a los costosos políticos y sus francachelas.

    Lo que no creo es que en el futuro, y a menos que metamos nuestras mentes en un chip de silicio y se nos remunere en placeres digitales, la gente trabaje gratis por el simple hecho de que sea un creador de información.

    No creo que las productoras cinematográficas inviertan miles de millones de euros para tu solaz, porque las productoras están constituidas por seres humanos que, como tú, también comen.

    Ahora bien, si se descubre algún sistema para remunerar a los creadores que excluya la piratería, soy el primero que se apunta. Lo que no voy a defender es que se les condene a trabajar gratis porque existe un sistema fácil y seguro de aprovecharse de su trabajo sin pagarles por ello.

    Saludos.

  20. Yack:

    “Necesariamente hemos de avanzar hacia una sociedad supercontrolada porque cada vez se hace más frágil y llegará el día en que los terroristas puedan fabricar sus propias bombas atómicas y detonarlas en las grandes ciudades.

    La confidencialidad y el anonimato tienen un precio, como todo, y en nuestra sociedad tecnológica está en alza. Tienes que decidir si prefieres renunciar al anonimato o a saltar por los aires. En cualquier caso, los demás van a decidir por ti democráticamente.”

    Cada vez te veo más neocon… Es el clásico discurso de Bush para defender los derechos de la sociedad del rifle o la construcción del escudo antimisiles. ¿A cuántos derechos y libertades estás dispuesto a renunciar para que los terroristas no pongan bombas atómicas en tu casa?

    “Pero si comercializo mi trabajo, tengo derecho a que se respete la legislación vigente que es el marco de referencia en el que yo he hecho mis previsiones.”

    Efectivamente, eso es lo que yo defiendo. La ley previa, sin canon ni ley de economía sostenible, ya tenía herramientas para intervenir en una web que se lucraba a costa de contenidos “de otros”. La industria discográfica y del cine españolas quieren seguir viviendo tan bien como antes a golpe de ley, cuando lo que tienen que hacer es, como cualquier empresa, adaptarse a la nueva situación buscando nuevas formas de rentabilidad, que las hay, y bastantes. La red debería verse como una nueva oportunidad de hacer negocio que todavía no han sabido aprovechar.

  21. yack dice:

    ¿A cuántos derechos y libertades estás dispuesto a renunciar para que los terroristas no pongan bombas atómicas en tu casa?”

    A muchos, pero por ahora no he renunciado a ninguno significativo. Que un sistema de seguridad almacene en su memoria que he entrado a una oficina bancaria no me priva de ninguna libertad, pero me concede más seguridad y hasta más libertad real porque puedo andar por la calle sin que me secuestren. De hecho, si no anotan en las bases de datos del banco que he metido cierta cantidad (eso sí es información sensible), luego no podría sacarla y si no quedara registrado que compro un televisor, luego no podría exigir la garantía. No sé de qué estamos hablando ¿de un mundo preindustrial con bombas atómicas y terroristas suicidas que se estrellan contra edificios para ingresar en el paraíso, sin carnets de identidad ni cámaras de seguridad?

    Si esto es ser neocon, soy neocom, aunque no sepa lo que eso significa. Por cierto, ¿es malo ser neocon? ¿es peor que ser marxista?

    En cuanto a la segunda parte, puedo estar de acuerdo contigo en la conveniencia de no pagar subvenciones a unos caraduras que son incapaces de competir en el mercado. Simplemente digo que una actividad ilegal, como es la piratería, no puede aceptarse por el simple hecho de que nos conviene. La solución pasa por eliminar la piratería (no voy a insistir en la forma) y en dejar que los creadores compitan en el mercado en base a la calidad de sus contenidos. Y ni un euro de subvención a nadie en nombre de la cultura.

    La red exige nuevas soluciones (nadie lo niega) como por ejemplo la venta de música o e-book por Internet, pero decirle a los creadores de contenido que busquen soluciones, contando con la piratería masiva, es como decirle a los joyeros que sean imaginativos para superar los robos continuos. Para eso está el gobierno que cuenta con la legitimidad, los recursos y el mandato constitucional de defender la propiedad privada, física o digital.

    Yo escribo un libro y puedo decidir venderlo en una librería física o virtual, pero por lo que no estoy dispuesto a pasar (de buen grado) es porque se craquee el e-book y se descargue gratuitamente en la Web de un listo que cree en la libertad de la información y que regala lo ajeno para generar tráfico en su Web y cobrar por publicidad. Y eso es lo que está ocurriendo masivamente ¿o no?

    Saludos.

  22. “Si esto es ser neocon, soy neocom, aunque no sepa lo que eso significa. Por cierto, ¿es malo ser neocon? ¿es peor que ser marxista?”

    Sí, es peor.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Neoconservadurismo

  23. yack dice:

    Calificarr a tu interlocutor con apelativos que consideras ofensivos, en lugar de utilizar argumentos racionales es poco elegante, aunque muy esclarecedor, me temo.

    Saludos.

  24. Yack:

    No pretendía ser ofensivo, sólo claro. Calificar a mi interlocutor como lo que realmente es (o da la impresión de ser apelando a lo que dice) no es falta de argumentación, concretamente, es elaborar una analogía, lo cual es una forma legítima de realizar una inferencia. Ser neocon no tiene por qué ser malo, como tampoco tiene por qué serlo ser cura, futbolista o ministro. Simplemente, no suelo estar de acuerdo con ellos.

    Con respecto al tema. Conquistar libertades es uno de los grandes logros de la cultura occidental. La libertad de expresión, culto, conciencia, etc. no se han dado en la historia ni en ningún otra parte del mundo que en la Europa Moderna. Tardaron muchos siglos en conseguirse. Así que, si por cualquier razón tenemos que reducir o perder alguno de esos derechos, esa razón deberá ser muy, muy, muy poderosa. La mayoría de los tiranos han apelado a la seguridad de sus gobernados para justificar la eliminación de libertades.

    En la Edad Media, los señores feudales apelaban a la protección militar tras los muros de su castillo del pueblo llano, para justificar el régimen de servidumbre. En estos días, Mubarak o Ali apelan a la seguridad de Europa contra el integrismo islámico como excusa para justificar sus regímenes tiránicos. Así que tengamos mucho cuidado por qué cambiamos nuestras libertades.

    Y con respecto a la ley Sinde, es que estoy básicamente de acuerdo contigo. Yo tampoco estoy de acuerdo con la piratería (en el sentido de webs con ánimo de lucro), pero sí que creo que si yo subo a la red una película que he comprado y la dejo allí para que quien quiera la pueda ver, no estoy cometiendo delito alguno. Esta realidad hace que la industria necesariamente se reconvierta. ¿Qué pasaría si tenemos una empresa que vende tomates cuando, de repente, todos los días llueven tomates del cielo?

    Saludos.

  25. paco dice:

    Opino que antes de hablar de la nada deberiamos aclarar la realidad en la que nos movemos y podriamos empezar por esto:

    Si nuestro sistema se basa en la COMPETENCIA y todos somos corruptos(si ya lo sé, tú no lo eres y tu eres, pero menos que los demas), deveria ser absurdo hablar de corrupcion o de injusticias.

    Ha nacido un nuevo concepto de lo que es ser ladron o corrupto_________
    LADRON ES AQUEL AL QUE PILLAN Y PUNTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s