El salto que es el hombre (IV): entre caballos y cocodrilos

Publicado: 1 febrero 2011 en Antropología, Evolución
Etiquetas:, ,

Podríamos imaginar que cuando el psiquiatra le dice al paciente que se recueste sobre el diván, le está pidicendo yacer entre un caballo y un cocodrilo… ¡No es de extrañar que el paciente con responsabilidad personal por estos animales y que debe convertirse en vocero de ellos cargue a veces con la acusación de oponer todo tipo de resistencia y estar poco dispuesto a hablar; o que las interpretaciones y diagnóstico del psiquiatra sugieran cierta falta de capacitación en neuropsiquiatría veterinaria!

Paul MacLean, Nuevos descubrimientos pertinentes a las funciones psicosexuales del cerebro (1962)

Ya desde los años sesenta, el fin del psicoanálisis y la emergencia de la neuropsicología evolucionista estaban predichos. Sólo era cuestión de tiempo.

Véase toda la saga:

El salto que es el hombre (III): la diferencia de grado y el origen del lenguaje

El salto que es el hombre (II)

El salto que es el hombre (I)

Anuncios
comentarios
  1. Hector M. dice:

    Perdona mi torpeza lectora pero, ¿ese texto es irónico o se pretende literal?

  2. El texto es irónico pero creo que no lo has entendido. MacLean va a defender la imposibilidad de entender el cerebro (y, en consecuencia, sus filias y fobias y demás patologías) sin atender a su historia evolutiva. El psicoanálisis, al contrario, pretende entender la conducta del hombre, sin tener en cuenta su evolución biológica. Freud si habló de cierto mito primordial basándose en Darwin, pero la ignorancia neurológica de su época (casi dominada por la frenología) le impidió llegar a más, por lo que el psicoanálisis adolece de casi cualquier conexión con la teoría evolutiva.

    Evidentemente, no está hablando de que tengas que llamar a un veterinario para tratar el estrés.

  3. Todavía me estoy riendo como un idiota, de este post, o talvez de mi bestiario, ese bestiario de coleccion que todos facturamos al precio de la verdad. No ha nacido quien tenga una síntesis valida del comportamiento y menos ahora con ese arsenal de fragmentos de consciencia que andan en la red como mascotas de mis amigos. Bueno, veremos nuevos post para acabar de bestializar la atmósfera racionalista que todavía se olfatea del siglo pasado.Solo se una cosa, escribir en la red es tan util como la irracionalidad de un sueño, despertare con grados de certeza cada vez mayores y no sabre porque, de modo que felices sueños¡

  4. Hector M. dice:

    Vale, vale, Santiago, gracias por la aclaración. Se ve, por lo tanto, que Paul McLean fue un precursor de la psicología evolutiva. Muy razonable lo que dice

  5. Héctor, MacLean está bromeando. La razón por la que he puesto este fragmento de texto era porque era una forma graciosa de hablar de la psicología evolucionista criticando el psicoanálisis. Pero vale, entiendo que por su hipérbole pueda causar el efecto contrario.

  6. Ana Vías Mahou dice:

    Todo radica en la memoria.
    Lo que separa a los humanos del resto de animales, incluidos los primates, no es tanto la inteligencia (como demostró Koehler con los chimpancés), sino la memoria.
    Ahí está la clave: el hombre es el único capaz de acumular pasado, de tener, por tanto una historia, una biografía, una conciencia desarrollada de sí mismo.
    Memoria es conciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s