Las tortugas de Grey Walter

Publicado: 1 mayo 2011 en Ciencias de la computación, Evolución
Etiquetas:,

Las tortugas construidas por Grey Walter en 1948 (curiosamente bautizadas como machina speculatrix) únicamente sabían hacer dos cosas: sortear obstáculos de forma algo torpe y volver a su madriguera y recargar sus baterías antes de que se les agotaran. A pesar de que los estudiantes de robótica se pasan mucho tiempo inventando artefactos que sortean obstáculos, la segunda habilidad es más interesante: recargar sus baterías de forma indefinida las convertía en potencialmente autónomas, independientes de su creador. El profesor Walter podría morir y, siempre que hubiese corriente eléctrica, las tortugas seguirían funcionando “por toda la eternidad”. En términos biológicos, las tortugas, ganan la propiedad de la continuidad de la vida.

Imaginemos que a esas tortugas les otorgamos una tercera habilidad: la “reproducción”. Supongamos que las tortugas están equipadas con una serie de herramientas de modo que pueden crear nuevas tortugas, réplicas exactas de sí mismas. Para ello también necesitaríamos que su “ecosistema” no sólo contuviese la madriguera energética sino materiales para la construcción de las nuevas tortugas: un territorio lleno de cables, tornillos y tuercas… incluso podríamos pensar en dotar a las tortugas de la habilidad de fabricar nuevas madrigueras para evitar las “colas” a la hora de recargarse (o como medida de seguridad: la avería de la madriguera supondría el fin de la especie). Si pensamos además que la madriguera utiliza energía solar o eólica, haríamos independiente el universo tortuguil de la red eléctrica urbana y podríamos plantar una colonia de tortugas en cualquier entorno potencial, por ejemplo, en Marte, maximizando aún más su autonomía.

La cuestión es: si llevamos esto a cabo, ¿Qué argumentos habría para decir que, realmente, el universo tortuguil no es un ecosistema real y que las tortugas no son realmente seres vivos?


Anuncios
comentarios
  1. Alejandro Vukasovic dice:

    ¿Por el chovinismo del carbono?

  2. Hector M. dice:

    En cierto libro leí describir un caso bastante interesante. Imagina que lanzamos una roca hacia al espacio y ésta queda orbitando alrededor del planeta, ¿debiéramos considerarla un satélite artificial o natural?

    De lo que yo saco en conclusión es que los conceptos de natural y artificial y en realidad como todos los conceptos, tienen unas fronterar delimitadoras muy difusas y que lo mejor es no tomártelos demasiado en serio sino de modo orientativo.

    Yo, personalmente, prefiero una versión más fuerte del concepto vida y de este modo, no incluyo como tales a entidades como los virus pero, vamos, tampoco voy a hacer un drama por ello aunque sí anotar que, al menos, las tortugas debieran poder evolucionar, mutar, cambiar para, desde mi perspectiva, poder ser consideradas como seres vivos. Quiero decir, el estar inscrito en la carrera darwiniana me parece un requisito insoslayable para cualquier vivo. Pero, insisto, es una postura que simplemente utilizo como punto de partida e impongo de forma arbitraria. Al igual que los contornos de cualquier concepto

  3. Alejandro:

    Sí, así es. Muchas veces, lo de siempre impide ver lo distinto.

    Héctor:

    Si quieres que las tortugas tengan selección natural piensa que cuando una de ellas está fabricando a otra podrían ocurrir errores de forma que, quizá, ese fallo de fabricación genere tortugas más aptas.

    Lo que yo quiero resaltar es que, habitualmente, tenemos el vicio filosófico de buscar definiciones esencialistas. Pensamos algo así como que los seres vivos tienen una propiedad mucho más importante que las demás, que es causante y generadora de las demás y que marca una frontera clara entre lo vivo y lo no vivo.

    Yo creo que esto es un prejuicio. La vida es algo tremendamente complejo de modo que no se deja atrapar en ese tipo de definición. Si un ser vivo nace, crece, se reproduce y muere, esto también se podría aplicar, por ejemplo, a una ciudad (además de tener seres vivos como la Turritopsis Nutrícula o las bacterias, potencialmente inmortales); si hablamos de complejidad, tenemos fenómenos inertes más complejos que los biológicos en términos de complejidad de Kolmogorov; si hablamos de selección natural, un montón de fenómenos pueden entenderse a partir de este modelo (la evolución cultural, por ejemplo); e incluso si hablamos de entropía, también tenemos sistemas inertes que reducen entropía (por ejemplo, los propios ecosistemas entendidos globalmente). ¿Qué es un ser vivo entonces? Algo que suele tener algunas de estas características (puede no tenerlas todas). Deberíamos acostumbrarnos a operar con definiciones borrosas.

  4. Masgüel dice:

    “también tenemos sistemas inertes que reducen entropía (por ejemplo, los propios ecosistemas entendidos globalmente).”

    ¿Por qué un ecosistema globalmente entendido es un sistema inerte?.

  5. Masgüel:

    Estoy contigo: la distinción natural/inerte debe abandonarse. Tradicionalmente tendemos a entender como seres vivos únicamente a los animales como entidades individuales. Una oveja es un ser vivo, pero un rebaño no. Esa es la idea que hay que romper.

    Pero ya me conoces, eso no implica volver a pensar el ecosistema como un animal, desde los viejos vitalismos u organicismos teleológicos.

  6. Tay dice:

    Estoy de acuerdo con lo que ha se ha dicho, es una cuestión de lógica difusa, al igual que cualquier otra definición, la vida es una imposición nuestra a lo observado. Hoy llamamos vida a los sistemas basados en la teoría celular, pero carece de cualquier base más allá de la experiencia y el ahorro energético por nuestra parte a la hora de tratar lo vivo.
    De otro modo habría que admitir que la vida existe en un degradado… y empezarían los problemas al encontrarse (como en el tema de la consciencia) la razón con la intuición.

    Saludos

  7. Tay dice:

    Por cierto, me encanta el vídeo, pero las llamaron tortugas como podrían haberlas llamado trompetas andantes. No veo la tortuga : P

  8. Andres dice:

    un virus de computadora es lo mas cercano a nosotros de “vida” artificial: crece(búsquedas de vulnerabilidades, reproducción en diferentes partes del disco), se alimentan (recursos del pc) y se reproducen , hay algunos que hasta medio “evolucionan” ya que tienen algoritmos euristicos para cambiar y evitar la detención de diferentes programas antivirus.

    esto me hace recordar una pregunta que tengo hace mucho tiempo:
    ¿somos seres mas “evolucionados” que una cucaracha o una bacteria de de e coli?
    Un saludo desde Colombia me gusta mucho tu Web.

  9. Alejo Urzass dice:

    ¡Amigo Santiago, su ateísmo militante acaba de encontrar en este supuesto la existencia de dios (Mr Walter, claro)! No me diga que no se había dado cuenta hasta ahora.

  10. Alejo:

    No he caído en la cuenta. ¿Qué supuesto lleva a la existencia de Dios?

  11. Andrés:

    Un saludo a Colombia. Bienvenido al blog. Un virus es un perfecto ejemplo de una tortuga de Grey Walter “desmaterializada”.

    Un saludo.

    Tay:

    Bueno… supongo que Walter las llamó tortugas porque tienen una especie de caparazón y porque tienen un sensor giratorio que bien podría ser la cabeza del quelonio pero… efectivamente, hay que echarle imaginación.

    Un saludo.

  12. Alejo Urzass dice:

    Queda claro que estas tortugas presuponen la existencia de un “Hacedor”. Y todos los sucesivos supuestos dan por sentado al Hacedor: “Imaginemos que a esas tortugas les otorgamos…” “incluso podríamos pensar en dotar a las tortugas de…” “podríamos plantar una colonia de tortugas en…l etc…

  13. Sí, pero de la proposición “los seres humanos creamos seres vivos artificiales” no se infiere que “los seres humanos hemos sido creados por un supremo hacedor”.

  14. Alejo Urzass dice:

    O sea que a la pregunta que plantea usted al final “¿Qué argumentos habría para decir que, realmente, el universo tortuguil no es un ecosistema real y que las tortugas no son realmente seres vivos?” la respuesta sería: “Que haya sido creado por sí solo”.
    ¿Es esto lo que propone finalmente?

  15. Este post no pretendía tener connotación teológica alguna, sólo quería divulgar la ya casi clásica crítica a la distinción entre ser natural/artificial propia de los diversos vitalismos, pero si usted la saca, gustosamente le respondo.

    Creo que existen una serie de leyes en el Universo que posibilitan la existencia de seres de enorme complejidad. Estos seres existen tanto como podrían no haber existido. No creo que nada haya “dirigido” la evolución del universo y de la vida hacia la aparición del hombre. Así, no creo en la idea de un “Dios ingeniero”. ¿Esto implica que el universo se ha autogenerado por sí mismo? No lo sé, pero me parece más probable esta idea que su opuesta. Por ejemplo, un panteísmo a lo Einstein me parece muchísimo mejor que un Dios trascendente. Tener que inventar un Dios distinto del Universo para explicar el Universo es duplicar los entes sin necesidad. Aplicando la navaja de Ockham, buscar la causa del mundo “dentro” del mundo parece algo más factible.

  16. Masgüel dice:

    “Creo que existen una serie de leyes en el Universo que posibilitan la existencia de seres de enorme complejidad. Estos seres existen tanto como podrían no haber existido. No creo que nada haya “dirigido” la evolución del universo y de la vida hacia la aparición del hombre.”

    Dacuerdo, pero, ¿de no haber existido “estos seres”, habrían existido otros, también una jartá de complejos, en este planeta o vete a saber dónde?. ¿Esas “leyes” meramente posibilitan la existencia de seres de enorme complejidad o crearán seres de enorme complejidad en cualquier rincón sudoroso del Universo?. ¿Es el aumento en los niveles de complejidad una tendencia natural?. Datis decuestion.

  17. Alejo Urzass dice:

    Exacto, Masgüel.

  18. Aunque por probabilidad, la existencia de seres muy complejos fuera algo prácticamente necesario, seres complejos no implica necesariamente seres humanos. La evolución podría haber extinguido a los chimpancés y premiado selectivamente a los quelonios, y en vez de neocortex superdesarrollados podrían haberse seleccionado potentes hipocampos. A lo mejor, los seres “más avanzados” de la Tierra podrían haber sido tortugas con memoria fotográfica. Esto en contra del principio antrópico.

    Y, en contra de Dios, el asunto no dice nada a favor ni en contra. Si el universo posibilita con más probabilidad o con menos la existencia de seres complejos, esto no dice nada de que Dios esté o no esté. Podría existir un Dios al que le encantasen los Universos desiertos de vida.

    Y con respecto a si la vida es un accidente o algo necesario, es una cuestión científica, no filosófica. Desde lo que yo he leído, siempre me han contado la historia como un milagroso accidente. Dawkins, Paul Davies o Jackes Monod así lo piensan.

  19. Masgüel dice:

    De nuevo, de acuerdo. Pero matizo el tercer párrafo. Si la vida es un accidente o algo necesario es una cuestión científica Y filosófica.

    “siempre me han contado la historia como un milagroso accidente. Dawkins, Paul Davies o Jackes Monod así lo piensan.”

    Yo no metería a Davies entre los otros dos. En la última coferencia que le he escuchado propone que las mismas leyes de la física dependen del acto de observación. Ahí es na.

    Aparte y como decia Toulmin de Dennett (pero podríamos aplicarlo igualmente a Dawkins y Monod), es es tipo más interesante de los atascados in the old groove. Defiende un artefacto teorético que no necesitamos, que a largo plazo no va a hacer los problemas más solubles y va a mantener a la gente ocupada en el negocio de reconciliar nuestra comprensión del mundo con una visión caducada de la física (traducido a la birulé).

    P.D. Muy lograda la entrada, que nunca suelto un piropo. Seco soy.

  20. Masgüel dice:

    Y aquí Davies habla precisamente de la pregunta que te hacía:

    Minuto 16 a 21.

  21. Cuando decía que es una cuestión más científica que filosófica me refería a que creo que hoy en día no conocemos suficientemente la vida como para hacer cálculos probabilísticos precisos. Cuanto más se avance, más cercaremos la probabilidad exacta. Todo lo demás es especulación.

    Davies está cambiando mucho últimamente… ¡y no a mejor! 🙂 No obstante, no pasa nada. No me cierro a nuevas interpretaciones de la física que vean la vida como una parte necesaria de un proceso o a la idea de que exista vida por un montón de lugares del universo (ojalá), sólo creo que hay que ser prudente y no lanzarse hacia la interpretación del cosmos que parece más molona.

    PD: gracias por lo del post, y gracias por los enlaces. Veo que eres un gran videotecario de la red 😉

  22. Masgüel dice:

    No hombre. Gracias a tí por mantener un blog al que apetece entrar.
    No pretendía que youtube incrustara los vídeos. Pensaba que solo aparecería la dirección del enlace. Así ocupan un güevo. En todo caso, si normalmente enlazo a videos de conferencias, es porque me parece un material de divulgación mucho más ameno y eficaz que el texto escrito.

    P.D. De microbikinis también tengo.

  23. Alejo Urzass dice:

    Por no hacerlo largo no entraré a hilar fino sobre qué es natural y qué artificial (lo que yo interpreté en cierto sentido concordante en las palabras de Masgüel), o qué relación necesaria exista entre nivel de complejidad y artificio. Tampoco entraremos ahora sobre lo de que “Estos seres existen tanto como podrían no haber existido”, puesto que según la física cuántica, o eso creo, podemos confiar en que todas las posibilidades sobre el papel se realizarían en algún sitio o momento o dimensión; pero igual es una malinterpretación mía o un auto de fe indistinguible de los de las religiones.

    Voy a limitarme a volver a esta afirmación suya: “Tener que inventar un Dios distinto del Universo para explicar el Universo es duplicar los entes sin necesidad. Aplicando la navaja de Ockham, buscar la causa del mundo “dentro” del mundo parece algo más factible.” Ahora ¿cómo aplicamos este corte de navaja a las tortugas? ¿Podemos explicar su causa dentro de su mundo de tortugas de vida artificial? La causa (Mr Grey), está fuera de ese mundo tortuguil.

  24. Piénsalo de este modo: cuando un albañil crea una casa no solemos decir que el albañil es un ser trascendente que vive en otro mundo diferente al de las casas. No, el albañil pertenece al mismo mundo que su creación (incluso vive en una de ellas), ambos son partes de la naturaleza. Pues lo mismo para Grey y sus tortugas.

  25. Alejo Urzass dice:

    Pero las casas están lejos de la suposición de las tortugas, de las que decimos que tienen alguna similitud con la vida. Pongamos un ejemplo en el que el albañil produzca algo con similitud a la vida… Por ejemplo: los escritores suelen decir que una vez comenzada una novela se les ” va de las manos” como si los personajes por él creados tuvieran existencia autónoma. ¿Alcanza la conciencia de Ulises a tener algo más que una vaga intuición de lo que es un dios cuando en realidad lo que le sucede lo escribe Homero? ¿No es acaso trascendente Cervantes, tanto que ya no damos por “real” al Quijote escrito después por Avellaneda?

  26. Alejo Urzass dice:

    Quiero decir con ambos ejemplos, que el hacedor de un mundo está necesariamente fuera de aquello que ha creado.

  27. Alejandro Vukasovic dice:

    (Alejandro tapa su cara y mueve la cabeza)

  28. Masgüel dice:

    “Quiero decir con ambos ejemplos, que el hacedor de un mundo está necesariamente fuera de aquello que ha creado.”

    Un ejemplo muy claro donde eso no ocurre: El sueño.

  29. Alejo:

    Podríamos pensar en mundos en los que el creador está fuera como bien ejemplificas en los universos literarios y mundos en los que el creador está dentro… ¿cuál es el caso de nuestro mundo?

    Tradicionalmente, el problema se plantea atendiendo a la idea de “cadena causal”: todo ha de tener una causa y si no queremos una cadena infinita de causas tenemos que poner la causa inicial incausada en algún punto. Los teístas sacan la causa inicial del mundo y los no-teístas (o los no-trascendentalistas) paran la cadena causal un paso antes: en la misma naturaleza. Yo apuesto por lo segundo debido a que no tengo ni la más remota idea de qué puede significar “estar fuera del mundo” ya que nunca hemos observado nada parecido. No me gusta crear “mundos paralelos” o “realidades ajenas a la nuestra” pues creo que es tremendamente difícil hablar de ellos… Si no sabemos bien cómo funciona nuestro mundo… ¡cómo para explicar otro!

    Masgüel:

    Buen ejemplo, fascinante de imaginar. Un dios que no sabe que es Dios inmerso en un mundo de pesadilla creado incoscientemente por Él.

  30. Masgüel dice:

    “Un dios que no sabe que es Dios inmerso en un mundo de pesadilla creado incoscientemente por Él.”

    Para el budismo y el vedanta, esa es nuestra situación. Por eso dicen que la naturaleza del buda es un despertar. Nagarjuna y el zen, matizan. No es un despertar a otro mundo, sino un “darse cuenta” de la condición onírica de este.

    De todas formas, la creación de un mundo onírico no tiene por qué ser inconsciente. Te paso un libro por si te apetece iniciarte en el arte de la onironáutica: http://rapidshare.com/files/36476850/Stephen.LaBerge.Explorando.el.Mundo.de.los.Sue_os.Lucidos.Spanish.pdf

  31. Alejo Urzass dice:

    Santiago, otorga a las tortugas un montón de posibilidades (la reproducción, suministro gratis de energía, ecosistema de tuercas y cables -supongo que autogenerados por natura…) y todavía me pregunta “¿cuál es el caso de nuestro mundo?” como si no hubiera hecho un aporte literario. El caso que propone Masguel me mantiene el interés, pero aumenta la complejidad del asunto (el asunto, recordemos, es si podemos hacer algo similar a la vida, cómo distinguirlo de ella si cabe, donde yo anoto la necesidad del hacedor -con minúscula me vale) demasiado pronto aún.

    Y es que aplica usted la navaja de Ockham, (que supongo que es la misma que usaron los primeros astrónomos para poner el sol girando alrededor de la tierra, y la misma que utilizó Newton para evitar el fango de la relatividad) con esto de poner el inicio de las cadenas causales donde resulte más cómodo y manejable a nuestras manías. Yo veo que el tema está abierto (al contrario que Alejandro Vukasovic que por su gesto parece indicar que lo tiene clarísimo).

  32. Alejandro Vukasovic dice:

    Alejo Urzass: Que si vamos a hablar de Dios sea con otros argumentos. ¿Ahora va a venir el hecho de que el plátano encaja en nuestros dedos como otra prueba?

    Masgüel: Gracias por el libro. xD

  33. Alejo:

    Me malinterpreta. Lo del aporte literario no pretendía ser una crítica ni nada por el estilo, todo lo contrario, era un alago por la bondad de los ejemplos. Usted cita a Homero y a Cervantes… ¿no son ejemplos de que en literatura tenemos mundos y dioses trascendentes?

    Sin embargo, el mundo de las tortugas, a pesar de hablar de ficticios ecosistemas de tuercas y tornillos, no pretendía ser literario ni fruto de la ciencia-ficción (de hecho hoy existen muchos universos más complejos que el de las tortugas emulados por ordenadores en programas de vida artificial).

    Y la navaja de Ockham puede no acertar siempre, no hay principios metodológicos libres de errores, pero aún así creo que es un buen principio: ha llevado a la ciencia a eliminar cosas como fantasmas, telequinesias, las piedras filosofales, flogistos y calóricos. Es más, es, si se me permite, el principio que guía, por definición, toda investigación científica. No creo que sea sólo un “acomodar manías”.

    Y otro principio que también evita “trascendencias” es el naturalismo inherente igualmente a toda investigación: busca causas naturales a los fenómenos, evita las sobrenaturales.

    Podrán no gustarle, pero son las bases de la ciencia moderna. Aunque le concedo que la cuestión no está para nada cerrada. ¿Alguna vez lo estuvo alguna cuestión de teología?

  34. Alejo Urzass dice:

    Santiago, pese a lo que cree Alejandro, mi intención no es hablar de teología. El adjetivo de “sobrenatural” se nos ha quedado viejo. Cuando la ciencia tenía correspondencia con lo observable por nuestros sentidos sabíamos qué era “sobrenatural” y qué no lo era. Pero hoy cuando la herramienta de observación son las matemáticas duras, que ya no tienen tanto que ver con nuestros sentidos ni intuiciones, se tiende a caer en el error de que lo que no sea matemáticamente argumentable no existe y por tanto no es natural. Hago hincapié en el hecho de que estas tortuguitas, por mucha capacidad de conciencia y razonamiento que alcanzasen no podrían demostrarse a sí mismas que fueron inventadas por el señor Grey Walter. Mi punto de vista no es la cuestión de la trascendencia sino de invención o causación.

    Pero no quiero aburrir. Si mi aporte ha servido para que Masgüel ponga su sal y pimienta, me doy por muy satisfecho.

  35. Alejandro Vukasovic dice:

    Bueno… Si pongo verduras, huevos y aceite… Podríamos tener una ensalada… xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s