Contexto o como no montar una orgía

Publicado: 24 febrero 2012 en Ciencias de la computación, Filosofía del lenguaje
Etiquetas:, ,

Quiero hacer una gran fiesta en mi casa y para ello cuento con la inestimable ayuda de mi robot doméstico DOMOT 9000. Necesito que mi fiesta acabe por ser una especie de gran orgía, por lo que cuando le mando a DOMOT que haga la lista de invitados, le incluyo el requisito de que invite únicamente a mis amigos que sean solteros. Entonces recurre a su base de datos y manda invitaciones a mis amigos solteros de la siguiente manera:

Arturo ha vivido feliz con Alicia durante los últimos cinco años. Tienen una hija de dos años llamada Mónica y nunca se han casado ni por lo civil ni por la Iglesia. Enviar invitación a Arturo, a Alicia y a Mónica.

Wilson es un inmigrante colombiano sin papeles que decidió casarse con mi amiga Bárbara para librarse de ser deportado. De todas formas, nunca han vivido juntos. Han tenido numerosas parejas y proyectan anular su matrimonio tan pronto como encuentre a alguien con quien quieran casarse. NO enviar invitación a Wilson ni a Bárbara.

Rebeca es mi entrañable vecina, una mujer de noventa y cinco años que nunca ha conocido varón y vive junto con seis gatos. Enviar invitación a Rebeca.

Julia y Luis son hermanos y tienen quince años, viven en casa de sus padres y cursan segundo de la ESO. Enviar invitación a Julia y a Luis.

David tiene diecisiete años. Se marchó de casa a los trece, y abrió un pequeño negocio. En la actualidad es un empresario de éxito que vive como un playboy en su dúplex. Enviar invitación a David.

Lorena una ferviente católica profesora de religión. Ha decidido llegar virgen al matrimonio y es muy firme siguiendo sus convicciones y compromisos religiosos. Enviar invitación a Lorena.

Marta y Elisa son una pareja de homosexuales que viven juntas desde hace muchos años. Enviar invitación a Marta y a Elisa.

Andrea es una joven de veinticinco años sin pareja muy atractiva y muy promiscua. La conozco de sólo hace unos días y me cae muy bien. No podría decir que es mi amiga aunque si la conociera más estoy seguro de que acabaríamos por ser grandes amigos. NO enviar invitación a Andrea.

A Faisal, la ley de su país natal, Abu Dabi, le concede la posibilidad de tener tres esposas. En la actualidad tiene dos y está interesado en conocer a otra potencial consorte. NO enviar invitación a Faisal.

Jaime y Lucía son actores porno. Llevan casados desde los veinte años y llevan una relación de lo más liberal, estando abiertos a relacionarse sexualmente con mucha más gente. NO enviar invitación a Jaime y a Lucía.

El padre Matías es sacerdote de la Iglesia católica. Enviar invitación al padre Matías.

Eva aún no ha nacido. Es un embrión de trece días. ¿Envíar invitación a Eva? ERROR, ERROR… Entonces DOMOT 9000 se queda colgado.

(Lista basada en una elaborada por Terry Winograd)

En fin, confiando en mi robot, me pongo mis mejores galas y espero a que vengan mis invitados con la esperanza de celebrar la fiesta sexual más salvaje de los últimos tiempos. Para mi desagradable sorpresa me encuentro con una pareja con una hija, una anciana, tres menores de edad, una  mojigata profesora de religión, dos lesbianas muy enamoradas y un cura. Por contra, mis amigos más promiscuos no han sido invitados: Wilson, Bárbara, Andrea, Faisal, Jaime y Lucía. Tras unas aburridísimas dos horas y después de intentar, sin éxito, ligarme a la catequista (la cual terminó por darme un bofetón), la gente se fue de mi casa con cara de pocos amigos. ¡Jamás volveré a confiar en DOMOT 9000!

¿Qué ha ocurrido? ¿Por qué el robot siguió tan mal mis instrucciones? Es que nuestro robot seguía de modo literal una teoría referencialista del lenguaje. En ella cada concepto se refiere a una extensión de objetos que comparten una característica común, ignorando cualquier otro elemento. La palabra “soltero” tiene de extensión todos aquellos individuos no casados  por la Iglesia o por lo civil, de modo que menores de edad, ancianos, curas, etc. entrarían dentro de su dominio. Su error a la hora de organizar la fiesta es una prueba de que la teoría referencialista del lenguaje defendida por los autores del Círculo de Viena siguiendo el Tractatus de Wittgenstein no se adecua perfectamente a lo que realmente es el lenguaje. Para comunicarnos lingüísticamente entran en juego un montón de elementos que van más allá de las meras definiciones (muchos de ellos incluso extralingüísticos: gestos, entonaciones, conocimiento de intenciones, etc.). En este caso entra lo que podemos denominar genéricamente como contexto o, dicho de otro modo, lo que llamaríamos sentido común. A DOMOT 9000 le faltaba información previa, a saber, que además de amigos solteros, yo necesitaba que estuvieran sexualmente disponibles. Le faltaba algo que al ser humano más estúpido no le falta: leer un poquito entre líneas.

Es por esto que la filosofía analítica acabó dando un giro hacia teorías pragmatistas del lenguaje, es decir, teorías que tuvieran en cuenta todos los factores que la praxis del lenguaje ordinario sí tenía en cuenta. Del mismo modo, desde las ciencias de la computación, se construyeron sistemas basados en conocimiento o sensibles al contexto intentando, todavía con poco éxito, emular algo paradójicamente tan complejo como el sentido común humano.

Anuncios
comentarios
  1. Alejandro Vukasovic dice:

    Pues parece que DOMOT 9000 tiene el síndrome de Asperger :).

    Me gustaría que exisitera alguna solución a este problema que no implicara tener capas y capas de contextos. Como informático es algo que me hace sentir incómodo: de alguna manera la naturaleza resuelve el problema en tiempo récord y nosotros estamos dando manotazos al aire.

    Ahora, Santiago, te pregunto (porque soy curioso y no es mi área) ¿es posible concebir una teoría del lenguaje, quizá altamente compleja, que incluya cada elemento posible de definir en varios contextos como significados únicos dentro de una teoría referencialista? ¿O sería sólo otro galimatías? Gracias.

    PD: No seas malo con DOMOT 9000.

  2. Juan Antonio dice:

    A mi juicio el desastroso resultado de la lista confeccionada por el robot no tiene nada que ver con un problema en las teorías referencialistas ni con que sea imposible definir los términos: se trata, simple y llanamente, de que se le dio información insuficiente, es decir, que no se definió bien los criterios con los que tenía que elaborar la lista. De hecho, todos los criterios “contextuales” que habría que haber tenido en cuenta, se pueden definir precisamente y añadirse a los requerimientos iniciales (si le hubieses pedido que no invite a personas de más de x años, etc.). Lo pragmático no añade nada de nada, por la simple razón de que todo lo “pragmático” que sea utilizable, es conceptualizable y definible. Otra cosa es que nosotros normalmente utilizamos conceptos implícitos, que damos por supuestos en el interlocutor. Esto genera incomunicación con las personas y con los robots, salvo con aquellas personas que tienen ese cúmulo de conceptos supuestos, y que pueden suplirlos cuando nuestra información es incompleta.

  3. yack dice:

    Yo creo que el lenguaje es como una fotografía: le falta una dimensión.

    Cuando tomas una fotografía del mundo real, eliminas una dimensión espacial y la información que contiene.

    Un robot tiene muchos problemas en recrear las tres dimensiones a partir de una fortografía, pero un ser humano no.

    El lenguaje es un código hipersimplificado que describe lo que pensamos, pero esa hipersimplificación se ha hecho a partir de la suposición adaptativa de que el receptor dispone de un decodificador capaz de restituir toda la información que se ha sustraído selectivamente.

    Si esta suposición falla, se producen fallos en la interpretación.

    Puede fallar por falta de experiencia (niño), por falta de información (¿Quien es Juan?) por falta de inteligencia (no entiendo el chiste) etc.

    Por eso el Test de Turing es una buena herramienta para detectar la inteligencia a través de una serie de muestras de lenguaje natural. Un diálogo coherente implica una decodificación impecable en ambas direcciones y eso sólo lo puede hacer un ser tan inteligente, al menos, como un ser humano.

    Podría haber seres inteligentes que no pasaran el test de Turing (un extraterrestre) pero el test está pensado sólo para inteligencias que emulen la humana, que es el patrón de referencia.

    Saludos,.

  4. yack dice:

    De acuerdo con Juan Antonio en todo, pero no lo había leído antes de mandar mi post.

    Añadiría que el experimento está amañado para dejar en evidencia al pobre robot.

    Este tipo de interpretaciones erróneas se da mucho en los niños y en personas de otras culturas, al no compartir el mismo contexto que el interlocutor en la medida que este espera o supone.

    Cuando hablamos con los niños hacemos un esfuerzo (sorprende que podamos hacer estas cosas automáticamente) por reducir nuestro contexto para equipararlo al que suponemos en el niño, lo que implica un menor rendimiento de la comunicación. Contrariamente, cuanto más contexto compartimos (hermanos siameses) más eficaz es la comunicación. Sin la condición de compartir un contexto con nuestro interlocutor, el lenguaje no sería útil.

    Saludos.

  5. Alejandro Vukasovic dice:

    Juan Antonio y Yack:

    Coincido con el planteamiento de que DOMOT 9000 tiene información insuficiente, dado que su usuario dio por sentado que su robot entendería el contexto. Pero creo que el sentido del experimento no es dejar en evidencia la necesidad de tener contexto(s) definido(s), tanto como la dificultad de definirlo(s) con éxito. ¿Qué quiero decir? Pues podrían echar una mirada a la escuela descendente de la IA, al proyecto Cyc y los resultados que han obtenido.

    En palabras de Marvin Minsky, la inteligencia es la suma de muchas (y entiéndase MUCHAS) pequeñas reglas y sugirió que el campo de la IA había caído víctima de una “envidia física”; vale decir, inspirados en los éxitos de la física con pocas (relativamente hablando) ecuaciones, buscaron las “ecuaciones de la inteligencia”. Supongamos que efectivamente así sea y necesitemos de una base de datos con los contextos, reglas y conceptos necesarios. ¿Por qué parece tan fácil en teoría y difícil en la práctica?

    Supongamos que nos encontramos ahora con DOMOT 9000 MK II. DIsponde de una base de datos dotada de conocimientos útiles y es actualizable: agrega contextos, conceptos, reglas etc. Daremos por sentado que la orgía organizada por DOMOT 9000 MK II fue un éxito. Las preguntas deben ser: ¿Tenemos una herramienta que nos permita formalizar de forma satisfactoria los contextos, reglas, conceptos, etc? ¿Cómo podríamos manejar, almacenar el “cuerpo de conocimientos” resultante? ¿Se reduce la IA a un disciplina limitada por aspectos prácticos?

  6. La gran duda es si será necesario fabricar algo tan aparentemente complejo como el hardware cerebral para sustentar la inteligencia artificial o sólo será cuestión de encontrar un atajo sencillo como ocurrió con la fabricación de máquinas voladoras, en las que no se tuvo que emular la complejidad de un ave.

    Una posibilidad es que si somos capaces de modelizar las neuronas y las interconexiones, podamos crear fácilmente una inteligencia en estado puro, capaz de resolver todo tipo de problemas. Sólo habría que añadirle algunas interfaces, (cámaras, micrófonos, altavoces, pantallas, una línea ADS) y ¡voila!

    Un bebé es incapaz de coger un objeto que tiene ante sí y luego aprende multitud de habilidades imprevistas por la evolución como manejar objetos virtuales en una pantalla táctil. No hace mucho leí que unas neuronas de rata en un portaobjetos podían mantener estabilizado un avión en un simulador de vuelo.

    La plasticidad cerebral puede basarse en la innata capacidad autoorganizativa de las neuronas para proporcionar un output que gestione cualquier tipo de input de acuerdo con un patrón general que podríamos definir como “mantener a largo plazo la interacción”.

    Saludos.

  7. Ananías de Camplintela dice:

    Cuando leí “Alicia a través del epejo.” siendo un niño, encontré la piedra filosofal de todas las posibles teorías del lenguaje. Al lado de esta piedra las consideraciones de Wittgenstein , de Terry Winograd, de Chomsky, de…etc…etc…me parecen -permítaseme la expresión – absurdas consideraciones sin más fundamento que el de pasar el rato mareando perdices, lo cual no afirmo en tono criticable. Ni desdeño ni critico tales entretenimientos.
    Don Huevón – así traducido en muchas ediciones – el magnífico Humpty Dumpty, lo dejó claro y cristalino, como diría Tom Cruise, ( compendio viviente de la filosofía americana) :

    Cuando yo uso una palabra -insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-quiere decir lo que yo quiero que diga…, ni más ni menos.
    -La cuestión -insistió Alicia-es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
    -La cuestión -zanjó Humpty Dumpty-es saber quién es el que manda…, eso es todo.

    Y aquí se acaba la historia de las teorías del lenguaje. Lo de mandar a un robot organizar orgías es típicamente americano, típicamente infantiloide, como el paintball o el lanzamiento de bombas atómicas si fuera menester.

  8. kkdx dice:

    En mi opinion no es tanto un problema de contexto como de definiciones. El mensaje que se trataba de enviar al robot era ‘envia una invitacion a toda persona sexualmente disponible (lo cual implica varios campos como edad, estado civil de hecho, comportamiento sexual, etc.) y con quien hay un relacion de confianza suficiente para proponer una relacion sexual (lo cual a su vez puede ser una combinacion de varios campos que definan la relacion con esa persona). Lo que tenemos en realidad es una property, ‘sexualmente disponible’, que es una combinacion de otras.

    Si identificamos el lenguaje humano como una serie de properties que definen atributos (casado true/false, amigo true/false), a la hora de comunicarnos en el lenguaje ordinario tenemos un problema cuando nos referimos a un concepto que no encaja EXACTAMENTE en una de esas propiedades definidas en el lenguaje. Como es este caso.

    Ante eso tenemos dos opciones: utilizar una larga definicion cada vez que nos referimos a ese concepto, lo que un coniazo, o hacer un overriding de una de las propiedades. En este caso hablamos de ‘solteros’, pero en realidad lo que queremos decir es toda la combinacion de todas las propiedades que he mencionado en el primer parrafo. Para que el lenguaje funcione los implicados han de acordar cual es la nueva definicion que se le da a esa propiedad, que ‘sobreescribe’ la anterior.

    No es una cuestion el contexto, sino de acuerdo para sobreescribir un concepto. El problema radica es que a veces esa sobreescritura no es explicita sino implicita del contexto, que es lo que los aspergers tienen problemas para procesar (y lo digo por experiencia propia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s