Hamlet y el fisicalismo

Publicado: 11 mayo 2013 en Física, Filosofía de la ciencia
Etiquetas:, ,

Hamlet

El fisicalismo, postura muy aceptada en los últimos tiempos, es una posición ontológica que sostiene que todo objeto existente es un objeto físico. Sin entrar en la innumerable cantidad de problemas que encierra definir “físico” o “material” (el materialismo y el fisicalismo se parecen mucho), el fisicalismo entiende que cualquier descripción de la realidad puede reducirse a una descripción de los procesos físicos que subyacen detrás de ella. Una obra de teatro, por ejemplo, podría explicarse en último término apelando a interacciones a nivel átomico y subatómico. Si toda la realidad es un compuesto de átomos (o de lo que sea que exista por debajo del nivel atómico), todo suceso comenzará por un acontecimiento atómico y terminará en otro de la misma naturaleza. La fantástica interpretación de Hamlet que acabo de contemplar puede explicarse solamente recurriendo a toda la compleja red de sucesos cuánticos que se dan en el brazo del actor principal mientras sujeta la calavera y todo lo demás que ocurre a ese mismo nivel mientras pronuncia “to be or not to be”.

La primera objeción que viene a la mente es pensar que el lenguaje de la física parece insuficiente para explicar lo que realmente significa contemplar la obra de Hamlet en un teatro. La cantidad de sensaciones, sentimientos, reflexiones, ideas, posturas metafísicas, etc. que pueden surgir de contemplar tan fastuoso evento parece no quedar suficientemente explicada solo apelando a términos como “spin del electrón” , “fuerza nuclear débil”, “cuanto de energía”, etc. Da la impresión de que hace falta más lenguaje, más palabras que las estrictamente físicas para dar una descripción completa a lo que puede representar Hamlet. En una línea similar va la crítica de Putnam al fisicalismo:

Supongamos que tenemos un tablero con un agujero redondo de 6 pulgadas de diámetro. Intentamos pasar por el agujero una clavija cuadrada de 6 pulgadas de lado y no lo conseguimos ¿Cómo hemos de explicar el hecho de que la clavija no pase por el agujero? Putnam dice que el tamaño y la forma del agujero proporcionan la explicación obvia. Llamémoslas macropropiedades del sistema. Otra alternativa sería caracterizar la posición y otras propiedades de cada uno de los átomos de la clavija y del tablero ¿Explican estas micropropiedades por qué la clavija no pasa por el agujero?

Las macropropiedades supervienen a partir de las micropropiedades. La posición de los átomos del tablero y la clavija determinan las macroformas y tamaño, pero no a la inversa. Si las macropropiedades explican por qué no pasa la clavija por el agujeto, ¿explican también este hecho las micropropiedades? Putnam dice que no. La lista exhaustiva de micropropiedades aporta una gran cantidad de información irrelevante. La posición exacta de cada átomo no importa: la microhistoria no es explicativa, según Putnam, porque se refiere a hechos que no son esenciales.

[…] El argumento de Putnam descansa en el supuesto siguiente: si C no es necesario para la ocurrencia de E, entonces C no es relevante para explicar E. Putnan dice que la posición de los átomos es explicativamente irrelevante sobre la base de que la clavija tampoco habría pasado por el agujero aunque la organización de átomos hubiese sido distinta.”

Elliott Sober, Filosofía de la biología

Pero Putnam se equivoca. Hay que diferenciar que una explicación contenga una gran cantidad de explicación irrelevante o que sea larga y tediosa, con que una explicación sea válida en el sentido de explicar completamente (o de manera satisfactoria) un hecho. Cuando yo digo “He movido el brazo para coger la manzana” estoy explicando de una manera muy eficaz y económica un hecho. Si tuviera que explicar el mismo hecho a nivel cuántico, me llevaría siglos enumerar las millones de interacciones físicas que han ocurrido en mi cuerpo para que yo pudiera coger mi manzana. Sería una explicación aburrida en la que, además, habría un montón de información irrelevante: seguramente saber la posición de los electrones de todos los átomos de las fibras musculares de mi brazo no sirva de mucho ya que no tendrá mucha importancia para explicar el movimiento del brazo. Pero es que nadie ha dicho que la explicación fisicalista tenga que dar cuenta de todo lo que sucede a nivel físico para explicar algo. Aquí solo nos estamos preguntando si esta explicación es suficiente para explicar todo lo que hemos dicho en la frase “He movido mi brazo para coger la manzana”. Y es que lo esencial de la explicación (el movimiento del brazo) sí que puede explicarse apelando únicamente a una serie de interacciones físicas (y no a todas). No entiendo porque Putnam parece sobreentender que la explicación fisicalista tenga que explicar absolutamente todas las micropropiedades para explicar una macropropiedad. Insisto en que la idea principal es que no hace falta explicar todo el movimiento de todas las moléculas de todos los objetos físicos que se ponen en juego cuando se interpeta Hamlet. El error consiste en pensar que la explicación fisicalista no resume, no va a procesos esenciales, es decir, en tener un mal concepto de lo que es una explicación.

Y es que si ponemos otro ejemplo lo veremos muy claro. Supongamos que tomo LSD. Para explicar mi conducta posterior a la ingesta parece que será esencial explicar las interacciones físicas que han tenido lugar entre mis receptores sinápticos y las moléculas de ácido lisérgico. En este caso la explicación micro explica sin irrelevancia alguna toda mi conducta a nivel macro.

Putnam no da en el clavo porque creo que el problema va en otra línea. La cuestión principal es: ¿Hay sucesos a nivel macro que no puedan ser explicados de ninguna manera apelando exclusivamente a los sucesos de nivel micro, es decir, al nivel al que opera la explicación fisicalista? Una primera cuestión que nos surge es por qué hay que explicarlo todo a este nivel: ¿qué tiene la física que no tengan la historia, la sociología o la biología para que su explicación tenga el privilegio de poder contener todas las demás explicaciones? La física lo explica todo a partir de movimientos de partículas, de fuerzas y energías que interaccionan con esas partículas. ¿Por qué una serie de conceptos aparentemente tan básicos pueden explicarlo todo? La respuesta es que la física es la ciencia con mayor éxito predictivo de todas y es que, de hecho, una ingente cantidad de sucesos macro se explican perfectamente desde el nivel físico. Esto constituye la razón por la que la física se haya erigido como la reina de las ciencias y pretenda explicarlo todo desde su particular óptica. Si hasta ahora hemos tenido mucho éxito haciendo las cosas así, ¿por qué no vamos a tener éxito adentrándonos en explicar áreas que no son genuinamente el campo de la física?

Pero supongamos que no puede, supongamos que hay propiedades a nivel macro que parecen resistirse mucho a la explicación micro. Esas propiedades se han denominado tradicionalmente como propiedades emergentes. Un ejemplo que suele citarse mucho es el de la digestión (o, a veces, la misma mente). El proceso digestivo obedece a la cooperación de un montón de procesos físicos muy diferentes (¿qué tiene que ver el proceso de la masticación con el proceso del metabolismo?), de tal manera que si solo apelamos a cada uno de ellos por separado, no podemos explicar el resultado final o global. Así, se alega que la digestión no es una propiedad estrictamente física ya que no puede definirse apelando a procesos físicos. Sin embargo, yo aquí no veo problema alguno pues, ¿por qué no podemos apelar al conjunto de todos los procesos físicos que forman parte de la digestión para definirla por muy diferentes que éstos sean? Si para mover mi brazo se dan un montón de procesos físicos a la vez… ¿diríamos que el resultado final, el movimiento del brazo, no es un proceso físico ya que no podemos explicarlo solo apelando a, por ejemplo, una única contracción de una fibra muscular del biceps? Se podría objetar: es que el conjunto de muchos procesos físicos no tiene por qué ser un proceso físico. Vale, pero, ¿qué más da? Podemos decir que el concepto “digestión” no es nada ontológicamente existente, sino que solo es una etiqueta para mencionar una serie de procesos físicos. No tenemos por qué recurrir a la existencia de entidades o explicaciones no físicas para poder hablar de la digestión. Pero no hace falta ni llegar a eso porque creo que es lícito decir que la digestión sí que tiene existencia ontológica como proceso físico. De modo inverso a como lo hemos dicho antes: que algo sea el conjunto de una serie de procesos físicos no hace que no sea un proceso físico también. Igual decimos cuando hablamos de un programa de ordenador. Los programas suelen estar constituidos por un montón de subprogramas a los que el programa general llama para que solucionen una serie de tareas concretas (se les suele llamar subrutinas). Windows está compuesto por muchos subprogramas…  ¿diríamos entonces que Windows es una propiedad emergente no explicable desde sus componentes? ¿Windows no es un programa por el hecho de estar compuesto por muchos programas?

Pero sigamos erre que erre. Supongamos que existen casos diferentes a la digestión de propiedades que no hay forma de explicar recurriendo a propieades microfísicas. Tenemos, de repente, una extraña propiedad que surge de un sistema físico pero que resulta muy extraña porque no hay forma de deducirla de nada de lo que sucede a nivel micro. De primeras, podríamos decir que el problema simplemente es que aún no conocemos suficientemente bien la naturaleza de esa propiedad o del nivel microfísico subyacente para poder explicarla. No obstante, esto sería un subterfugio y sí que dañaría la postura fisicalista, al menos hasta que pudiéramos encontrar la solución (sería recurrir a la falacia ad ignorantiam). Pero, de segundas, ¿qué razón hay para decir que esa propiedad emergente, a pesar de no ser explicable, no es también un proceso físico? ¿Qué tiene esa propiedad para que no pueda ser denominada física? Esa propiedad será algo parecido a las demás propiedades macro que yo observo habitualmente en el mundo y que sí puedo explicar en términos micro. Entonces, ¿qué tendrá ella que no tengan las otras propiedades macro para que no podamos decir que estamos ante algo no físico o no reductible a explicación fisicalista?

Invito a mis lectores a que traigan ejemplos de propiedades emergentes que no sean reductibles a propiedades físicas.

Anuncios
comentarios
  1. Jose dice:

    Primera vez que escribo en tu blog, pero me he leído todas las entradas y me he dedicado a hacerte propaganda con varias. En principio me siento cómodo con la postura fisicalista (reduccionista vendría a ser el término peroyativo?)…

    Si he de apostar por una propiedad emergente que va más allá de las propiedades físicas, se me ocurren 2 ejemplos: la conciencia (después de todo, la materia prima para generarla, el cerebro, es algo común a muchos animales pero difícil pensar que todos lo tienen).

    El otro ejemplo, probablemente el mejor posible, es el de “Vida”. Puedo darte un listado gigante de propiedades y características, pero siempre puede quedarse corto y lo peor, ni siquiera resulta imprescindible (tú mismo planteaste alguna vez que probablemente no todo nace, no todo crece, no todo se reproduce y no todo muere; y aquellos que cumplen algunas de esas características, no necesariamente están vivos). Aunque objetivamente creo que el problema puede ir por las dudosas definiciones de “vida” que se tienen….

    Saludos!

  2. Jose dice:

    PD: no creo en un alma, éter vital y esas cosas freaks inmateriales. La vida surge de lo físico, pero la vida sería propiedad emergente no mística de ciertas interacciones

  3. José:

    Pues muchísimas gracias por leerme y por darme publicidad.

    Yo también me muevo mucho más cómodo dentro del fisicalismo que dentro de otras posturas, a pesar de que también he sido muy crítico con él (y sobre todo con su primo hermano, el materialismo), principalmente porque las posturas opuestas: espiritualismo, idealismo, etc. me parecen mucho peores.

    El problema de muchos fisicalistas en el sentido de “reduccionistas” al que tú haces mención, es que suelen excluir otro tipo de explicaciones sosteniendo que la explicación fisicalista es la única válida, siendo todas las demás pseudocientíficas o mera charlatanería. Aquí se equivocan. Si yo digo “El amor causó que me casara con Laura” no estoy dando una pseudoexplicación ni estoy diciendo ninguna estupidez. Esta proposición puede ser verdadera solo que es una simplificación de un montón de procesos a nivel físico que, una vez descritos, son una explicación mucho más profunda y fundamental que la simple apelación al “amor”. La explicación fisicalista nos da mucha nueva información que mejora y completa nuestra explicación inicial, pero no la invalida.

    Y sí, mencionas la vida y la mente que suelen ser las dos propiedades emergentes más citadas. En ambas estamos todavía lejos de poder dar una explicación completa a nivel físico de ellas, pero creo que es porque todavía no entendemos bien ambos fenómenos pero, sobre todo, es porque todavía nos falta mucho que saber sobre la misma física. Por ejemplo, en el caso de la mente, sabemos que en cerebro hay neuronas, sinapsis, células gliares, ect. y que allí suceden muchos procesos electro-químicos, pero solo con todo ello no podemos explicar cómo surgen sentimientos y pensamientos. Seguramente, la causa es que hay procesos físicos a un nivel más profundo que desconocemos (de aquí que muchos autores como Penrose vayan a la física cuántica y a sus rarezas para intentar explicar algo aunque todavía con muy poco éxito desde luego). No obstante, esto no debe dar pie a tener que hablar de cosas no físicas como el alma, el espíritu o demás impulsos vitales y explicaciones por el estilo. La razón está, aunque reconozco que es solo una apuesta, en que si podemos explicar casi todo a nivel físico, me parece que la vida y la conciencia no tienen porqué saltarse esa regla que hasta ahora nos ha ido tan bien, más cuando cada vez vamos descubriendo más conexiones entre lo físico y ellas. Por ejemplo, vamos entendiendo muy bien el funcionamiento de las células explicándolas como si fueran máquinas muy complejas o vamos localizando en el cerebro zonas que se activan cuando pensamos o sentimos.¿Por qué iban a darse estas conexiones si a fin de cuentas la mente o la vida no fueran procesos físicos?

  4. Jose dice:

    El problema fisicalista de la vida es que siento que no tenemos siquiera un correcto punto de partida. La teoría celular es sumamente restrictiva (me niego a pensar que en la vastedad del universo, con tantos ambientes distintos, la célula sea la única solución. Sería decepcionante). Los virus son dejados de lado a pesar de que los parásitos vivos actúan muy similar (nadie vive fuera de su rango de tolerancia, el de los virus está dentro de la célula). Hasta los virus informáticos cumplen muchas características de ser vivo si analizamos funcionalidad y no estructura.

    Hay un enfoque que me gusta más: la teoría de sistemas. Teniendo desde sistemas altamente ordenados hasta sistemas altamente caóticos, la vida sólo se desarrolla al borde del caos, en el subgrupo de los sistemas complejos y aún acá podemos tener un gradiente (aunque este enfoque hace dificil limitar a lo vivo al ser todo un continuo).

    Probablemente, si me independizo de la estructura (“célula”), la parte física sería información autoreplicativa (ADN, ARN, virus informáticos o cualquier cosa equivalente) y la propiedad emergente sería un sistema autopoiético? Mi propia definición de vida es esa, pero nunca he sabido que tan buena sea Xd

    Saludos!

  5. Seba dice:

    Lo que falta es unir la Antipoiesis con la Entropía y eso sale sólo 😉

  6. alejandrovu dice:

    Santiago: Estoy algo confundido. Para iniciar las reacciones nucleares necesarias para una estrella necesitamos una nube molecular de a lo menos 0.08 masas solares. ¿De un cambio cuantitativo a uno cualitativo? ¿Nos basta entender sólo el funcionamiento de los componentes mínimos? ¿Desmontamos una hormiga hasta llegar a sus átomos de carbono (o hasta sus quarks) o estudiamos a la colonia en su conjunto?

    PD: Lamento si me he confunfido demasiado y me he salido del tema.

  7. Yack dice:

    Yo veo este problema así: Existe un nivel de la realidad (N0 ) formado por elementos básicos (partículas elementales) que interaccionan siguiendo unas leyes básicas (L0).

    Este sustrato es demasiado complejo para que nuestra mente pueda emplearlo para hacer predicciones y entonces fabrica conceptos de creciente nivel (átomos, moléculas, células, organismos, sociedades, planetas, etc.) que podríamos llamar N-1, N2, N3,,,)

    Al mismo tiempo que genera estos conceptos y niveles concéntricos, también fabrica leyes (L1, L2..) de comportamiento que aunque no siempre son fiables, son al menos manejables. La psicología, por ejemplo, falla continuamente pero es lo mejor que tenemos para predecir el comportamiento de un ser humano porque sería absurdo abordarla desde las interacciones atómicas de su cerebro (N1).

    Ahora bien, hay que tener claro que todas estas esferas de complejidad anidadas están perfectamente engranadas entre sí, existen sólo porque nuestra mente las necesita para hacer predicciones y su coherencia y predictibilidad proviene al 100% de la esfera de más bajo nivel (N0) y de las leyes correspondientes (L0).

    No hay transferencia de información desde las esferas superiores a las inferiores, aunque pueda parecer lo contrario. Cuando pulsamos una letra del teclado y ponemos en marcha un sistema complejo de esferas engranadas, constituidas por programas, transistores y átomos (software + hardware) parecería que la esfera del lenguaje (N5) ordena de forma previsible y precisa la esfera de las partículas elementales (N0), pero esto sólo es, sólo puede ser, una ilusión falsa.

    Nuestra mente y su funcionamiento (N4 y L4), en el modelo estándar de la realidad, es una expresión simplificada y generada en nuestra mente, de la esfera de más bajo nivel (N0) y todo lo que ocurre en ella debe poder explicarse de igual manera que lo que ocurre en el núcleo de una estrella (L0). Y propiedades emergentes aparte, que sólo son una tautología, no existe otra posible explicación.

    El gran misterio es por qué creemos que nosotros podemos mover con nuestra mente (N4) todas las esferas de más bajo nivel (N3, N2, N1, N0) cuando en realidad ocurre lo contrario, es decir que el único motor que puede dictar el devenir de la realidad es el nivel N0 y todos los demás niveles sólo existen en nuestra mente como artefactos cognoscitivos que carecen de capacidad ejecutiva.

    En mi opinión, nos encontramos ante una nueva inconsistencia severa de nuestro modelo estándar de la realidad en el que, una vez más, se encuentra implicada la conciencia.

    Saludos.

  8. Me parece que al respecto hubo un buen debate entre aquellos que postularon la “teoría zombi” en contra del fisicalismo… no estoy muy al tanto pero parece que redujeron el problema a que, por un lado estaba la conciencia física y por otro la fenomenológica: cuando veo a mi madre llorar, la conciencia física me permite recibir la información a través de mis ojos, gracias a la luz, y etc. (el fenómeno físico de percibir al mundo); y por otro lado la conciencia fenomenológica está relacionada a reaccionar de determinada forma ante el fenómeno físico: ver a mi madre llorar puede hacerme llorar, hacerme sentir triste, etc. Ahora, las lágrimas y la tristeza pueden perfectamente ser explicadas por las teorías del reino natural, pero el por qué lloro o entristezco debido a esa imagen específicamente, pude explicarse a través de la antropología o la sociología, pero esa relación especificamente (la de mi madre llorando y mi tristeza) no puede explicarse a través del fisicalismo que, llevado a su extremo podría postular que hay una explicación científica (convirtiendo al fenómeno entonces en uno mesurable, comprobable y repetible, pero cómo reacciono frente a mi madre llorar es un fenómeno que dista mucho de poseer esas cualidades).

    Se postuló, me parece, que la conciencia física es explicada por las teorías científicas (por qué somos capaces de ver, oir, etc.) pero que la conciencia fenomenológica (todas esas relaciones culturales) no, y se pensó en un zombi, un clon molecular de nosotros, pero SIN conciencia fenomenológica, de tal manera que sólo posea la conciencia física (puede ver, oir, sentir el fuego, producir sonidos). Si se puede pensar ese zombi, se puede pensar entonces en que es posible que la conciencia física exista sin la conciencia fenomenológica, sin embargo, no se puede pensar en un ser con conciencia fenomenológica SIN conciencia física, así, no son la misma cosa, y por lo tanto, la conciencia fenomenológica no es física y no puede ser explicada por el fisicalismo, en términos duros lo postulan así:

    O (la conciencia física) puede ocurrir sin el estado fenoménico F en algún duplicado zombi. Trivialmente O no puede ocurrir sin O. Así, F tiene una propiedad modal de la que O carece, a saber, la propiedad de poder ocurrir sin O. Por lo tanto O no es idéntico con F.

    Claro que hay problemas con la teoría zombi, como que el problema de la “posibilidad lógica” del duplicado zombie no le confiera realidad y por lo tanto el argumento se cae.

    La gran pregunta una vez que se admite que la conciencia fenomenológica no es física, es precisamente ¿cuál es la naturaleza de esa conciencia? y sí, caer en el espiritualismo es más nostálgico que conveniente jejeje

    saludos, me gusta el blog

  9. Yack:

    Lo explicas muy bien. El problema está en cuando los anidamientos no se acoplan perfectamente. Podrían existir explicaciones válidas (incluso corroboradas experimentalmente) que formaran parte, por ejemplo, de N5 y que no pudieran explicarse desde N0. Eso es lo que sería una propiedad emergente.

    Luis Miguel:

    Gracias por lo del blog. Ya hablamos de la teoría zombi de Chalmers aquí:

    https://vonneumannmachine.wordpress.com/2010/10/04/%C2%BFcomo-matar-a-un-zombi/

    Un saludo.

  10. Yack dice:

    Que las esferas resbalen es algo que no se ha observado nunca, entre otras cosas porque sólo existe el nivel 0 y todos los demás niveles sólo son artefactos cognoscitivos que pueden o no resbalar en función de lo bien diseñados que estén por nuestra mente.

    El ejemplo más claro es la informática. Para un usuario final todo son propiedades emergentes, pero si preguntamos a especialistas en cada uno de los niveles, te dirán que no ven propiedades emergentes por ninguna parte ni resbalamientos providenciales. Así, las propiedades emergentes sólo son la forma en que percibimos nuestras deficiencias computacionales.

    Saludos.

  11. alejandrovu dice:

    ¿La última palabra la tendrá la mecánica estadística?

  12. Yack:

    No es del todo correcto. El N0 también es un nivel meramente cognoscitivo (y tampoco podemos decir que los demás niveles no tienen existencia real: los planetas, objetos muy grandes con macropropiedades parecen existir exactamente igual que los átomos). Decir que los átomos existen con tales o cuales propiedades sigue siendo una teoría sobre la realidad que nos permite hacer predicciones. El problema está en si esa teoría permite explicar absolutamente toda la realidad o no. Y propiedades emergentes parece que sí se han observado (la vida o la mente son las más famosas pero también ocurren cosas muy raras incluso a nivel puramente físico que no se explican del todo bien). La ciencia, en todos los momentos de su historia, ha avanzado con teorías que siempre tenían problemas, siempre tenían cosas que no explicaban bien e, incluso, se mantenían aún teniendo experimentos que parecían refutarlas. Al modelo actual le siguen pasando cosas así. De aquí la búsqueda de una teoría unificadora.

  13. sirnewton3813 dice:

    Estoy de acuerdo con el fisicalismo sólo desde un punto de vista mecánico, me refiero a que me parece una forma poco global de ver la realidad, poco flexible, aporta poco(relativamente), en el fondo es solamente DESCRIPTIVA.

    Por otra parte, veo propiedades emergentes por todas partes.

    Supongamos que solo tenemos DOS canicas, es imposible que podamos formar la letra “A” con estas dos canicas, necesitaríamos un mínimo de canicas, pongamos 7, para poder formar en el suelo la letra “A”. Así pues, lo que determina que surja esta nueva situación(la canica no tiene nada que ver con la letra “A”) es la cantidad de canicas y no su composición o color, etc..

    Si sólo existiesen dos canicas en todo el mundo, no podríamos saber que más allá de cierto número aparecen nuevas propiedades.

    Este ejemplo hay que tomarlo como lo que es, un ejemplo.

  14. alejandrovu dice:

    sirnewton3813: En parte concuerdo contigo (como lo expresé en un post anterior en este mismo tema), pero ¿es un tema de cantidad y potencialidad? Una golondrina no hace verano, por así decirlo, y una humilde molécula de hidrógeno en medio del vació no va a iniciar una nueva estrella, pero la cantidad indicada de ellas en las condiciones requeridas sí. Pero esto no es una emergencia del tipo fuerte. Es del tipo débil; estaba implícita dentro de las propiedades de un átomo de hidrógeno, dentro de las reglas del juego (leyes de la física). ¿Existe algo que podamos llamar emergencia fuerte?

    Yack: Pero si lo que llamamos propiedades emergentes es únicamente producto de nuestras falencias computacionales ¿no deberíamos aceptarla como un hecho? No tenemos como salir de nosotros para acceder al sensorium dei; estamos lejos de ese intelecto laplaciano. Me refiero a que dadas esas limitaciones a las que haces referencia, tal vez nos convendría un enfoque top-down para ciertos fenómenos. (independiente de que el intelecto superguay ese supiera todo en todo momento).

    saludos

  15. Yack dice:

    Una cosa es que las propiedades emergentes tengan existencia real y otra muy distinta que no sean útiles. Nuestro cerebro puede detectar propiedades emergentes que no son otra cosa que correlaciones estables y consistentes en el flujo temporal de la realidad, que le permiten hacer predicciones.

    La mente sólo está interesada en solucionar problemas prácticos y todo aquello que le ayuda, es válido, tenga o no existencia real.

    Si detectamos un fallo en las propiedades emergentes de Crhome, nos preguntaremos qué esfera de complejidad está fallando (aplicación, sistema operativo, Internet, nuestro ordenador, etc., pero nunca nos preguntaremos si las partículas elementales están fallando porque, aunque sólo podemos conocerlas a través de un modelo, damos por incuestionable que es el modelo del nivel 0 sobre los que se apoyan los demás y, por definición, no puede fallar. Y también damos por supuesto que son los modelos correspondientes a los niveles que genera nuestra mente a partir del Nivel 0 los que pueden fallar.

    La característica fundamental del nivel 0, cualquiera que este sea, es que se asume que no puede fallar, mientras que el resto de modelos-niveles sí pueden fallar, tanto más cuantas más esferas de complejidad los separe del nivel 0.

    En cuanto a que la vida es una propiedad emergente, lo sería antes del microscopio y la bioquímica. Desde el momento en que se sintetizó la urea se empezó a descubrir que no hay ninguna barrera entre la materia inerte y la viva más allá de la organización molecular. Todo lo que ocurre en un ser vivo podría explicarse con la química o con la física de partículas, aunque es claro que no podemos hacerlo por incapacidad computacional y o por eso existe la bioquimica, la biologia, etc.

    ¿Podemos afirmar que no dispondremos nunca de un ordenador que sea capaz de emular una célula, un órgano o incluso un organismo vivo? Y en tal caso, toda esa complejidad adornada de sus correspondientes propiedades emergentes estará autocontenida en un sustrato de transistores y entonces, ¿seguiremos afirmando que existen realmente (como existe el Nivel 0) los seres vivos y sus respectivas propiedades emergentes? Yo diría que sólo existe un nivel de realidad y que todo lo demás se lo ha fabricado nuestro cerebro a manera de estratagemas para manejar la inabordable complejidad subyacente.

    Otro ejemplo: Sabemos que todos los cálculos que hace nuestro ordenador se basan exclusivamente en las operaciones elementales del algebra de Boole, pero dado que nuestro cerebro no puede abordar ciertos cálculos desde esa mecánica elemental, idea operaciones de más alto nivel (suma, resta, multiplicación, división, raíces, potencias,,, etc) que le permite alcanzar ciertos objetivos más fácilmente.

    Pero a nivel de un ordenador, que representa en este ejemplo al universo, no existen raíces cuadradas, aunque pueda resolver raíces cuadradas. Las raíces cuadradas no existen en el universo, no existen en el interior de una máquina de Turing. Sólo existen en la mente del ser humano por la única razón de que son la mejor estrategia para abordar con éxito determinados problemas de tipo matemático. Y esto ocurre para el resto de los problemas con los que nos enfrnetamos en nuestra vida.

    Saludos.

  16. sirnewton3813 dice:

    Alejandrovu:

    Personalmente pienso que las propiedades emergentes, de por sí, ya están contenidas de una forma potencial en el origen de las cosas. Creo que cuando aparece una propiedad emergente, en el fondo, lo que sucede ,que hay como una especie de CAMBIO DE PERSPECTIVA.
    Es más, lo de emergente débil o fuerte, creo que sólo son grados, es decir todas las propiedades emergentes, sean del tipo que sea, están ya de alguna forma realizadas, pero OCULTAS.

    Lo cual no quita, que mediante sólo el fisicalismo, se pueda llegar desde una propiedad emergente hasta el origen de donde ha salido esa propiedad.

    Aunque quizás se puedan dar propiedades emergente “puras”, es decir sin causa , me refiero a escala cuántica, aunque a efectos macroscópicos tardaría un cierto tiempo en ser evidentes.

  17. alejandrovu dice:

    ¿Qué pasa con la cinta de Möbius y el triángulo de Penrose?

  18. Una forma interesante de pensar el tema de la emergencia es a partir del juego de la vida de Conway:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Juego_de_la_vida

    Tenemos unas leyes iniciales muy simples a partir de las cuales es imposible deducir la complejidad de formas que pueden crearse a partir de ellas. Las leyes restringen lo que pasa pero, aun así, dejan mucha “libertad” para que sucedan un montón de cosas posibles. A pesar de que se han descubierto formas muy espectaculares (la pistola lanzadora de planeadores por ejemplo) seguramente que estamos lejos de haber agotado todas las posibilidades del juego.

    Los que piensan que las emergencias no son reductibles al mundo físico (que en el juego de Conway serían las leyes del juego y las casillas blancas y negras) dirían que una emergencia es como si, de repente, aparece una casilla roja.

  19. alejandrovu dice:

    Santiago: Me has dado una idea para una historia corta de ciencia ficción, al estilo del barón Munchausen ;).

  20. sirnewton3813 dice:

    Alejandrovu:

    ¿A qué te refieres con mobius y penrose?

    Santiago:

    No había oído hablar nunca de ese juego, parece muy creativo, me recuerda a la teoría del caos.
    Aunque por lo visto subyace un lenguaje matemático y por tanto totalmente determinista, está claro que nunca saldría una casilla roja.

    Quizás lo de las propiedades emergentes es debido a nuestra imposibilidad de predecir ciertas situaciones que surgen de sistemas complejos, es decir a mayor complejidad de sistemas más difícil es predecir ciertos resultados, y afectos psicológicos darnos la impresión de que son propiedades nuevas cuando en el fondo son solo resultados normales pero que surgen muy raras veces.

    De todas formas podemos caer al final en la tentación de que todo está determinado, es decir que en el fondo no hay libertad, es decir que el universo es un gran reloj y ya está.

  21. alejandrovu dice:

    sirnewton3813: ¿Donde se encuentran la imposiblidad del triángulo de Penrose y el tener una sola cara de la banda de Möbius? ¿En la figura como un todo? ¿En algún detalle particular?

    https://es.wikipedia.org/wiki/Banda_de_Möbius
    https://es.wikipedia.org/wiki/Tri%C3%A1ngulo_de_Penrose

    El juego de la vida de Conway es interesante, aunque permíteme recomendarte también Wireworld. ¡O cualquier otro autómata celular!

    http://www.quinapalus.com/wi-java.html

    Santiago: No deja de darme vueltas lo que le pregunté a Yack. (asumiendo el supuesto de nuestras falencias para poder calcular la posición (en un sentido clásico) de cada partícula en el universo ¿hace eso posible (digamos) un universo determinista, pero impredecible (en cierto sentido) para nosotros?

    Yack: Sigo pensando al respecto. 😉

    Saludos.

  22. Yack dice:

    Santiago, el ejemplo que has puesto es muy bueno para comprender el problema.

    Partimos de un universo de píxeles de nivel 0 regido por las leyes L0, que a partir de una configuración inicial, puede evolucionar de forma determinista y generar un “objeto” como la pistola de planeadores, que pertenece al Nivel 1 y se rige por las leyes L1.

    La cuestión es: Puesto que podemos identificar objetos y leyes en el nivel 1 ¿existen o no existen?

    Mi respuesta es que no existe el Nivel 1, ni existe una pistola en el universo generado por la máquina que ejecuta el juego de Conway . Lo que ocurre es que nuestra mente puede detectar a veces correlaciones consistentes a lo largo del tiempo, que le permiten hacer predicciones útiles.

    Por ejemplo, ante la pistola puede predecir que seguirá escupiendo planeadores de una determinada forma y a un determinado ritmo. Sin embargo si no identificas ningún “objeto”, el bullir de píxeles se vuelve caótico (para tu mente) y te resulta imposible predecir el futuro.

    Ahora bien, si pudiésemos observar las instrucciones que se están ejecutando en la CPU (N0 + L0) no veríamos ningún planeador.

    Por otra parte la dinámica del Nivel 1, que se supone que se rige por sus propias leyes (L1,) se explicaría y sería perfectamente predecible a partir del Nivel 0 y de las leyes L0, hubiese o no objetos o procesos identificables.

    Cuando casualmente aparece un planeador, su dinámica (inscrita en N1 + L1) no puede cambiar ni un ápice el devenir del universo constituido por N0 + L0 , pero sí al contrario. El nivel L1 sólo es una alucinación basada en patrones de consistencia temporal que nuestra mente puede utilizar para hacer predicciones.

    Una roca no existe como tal, sino que es el equivalente de un planeador, cuya predictibilidad procede del hecho de que, por ejemplo, las partículas/píxeles que la integran tienden a mantenerse unidos durante mucho tiempo (como una consecuencia de la simple aplicación de L0 en N0) y eso simplifica los cálculos predictivos, lo que es percibido por nuestra mente como “un objeto”, con sus propias leyes y no como un simple subconjunto de partículas/píxeles.

    Pero el error más grave que cometemos es que damos por cierto que el nivel 1,2,3… etc. rige el devenir del universo y que el Nivel 0 está “a lo que le manden” desde los niveles superiores.

    Un universo como dios manda, capaz de albergar vida, debería tener una configuración en N0 y L1 que potenciara la aparición de “objetos” en otros niveles. Nuestro universo está increíblemente bien diseñado para permitir la coexistencia de un número casi ilimitado de niveles que cubren una amplio y profundo espectro de predictibilidad. ¿Simple casualidad?

    Y por otra parte, ¿qué papel juega nuestra conciencia (sea lo que sea) emparedada entre múltiples esferas que sólo son un eco determinista de un sustrato real que sigue sus propias e inmutables leyes?

    Por cierto, quien tenga un móvil android puede observar varios objetos curiosos en el mundo de Conway descargándose la APP “El juego de la vida”.

    Saludos.

  23. sirnewton3813 dice:

    Alejandrovu:

    Es que por lo que veo en el caso del triángulo de Penrose,(por las características que puede tener en un plano geométrico) no se puede dar en un espacio tridimensional, al menos en el euclídeo.

    Y en möbius, pues parece ser que es posible que en un espacio tridimensional euclídeo sí se pueden dar ciertas propiedades, como tener una sola cara, etc…

    Que yo no creo que en escala macroscópica puedan darse propiedades REALMENTE emergentes, ahora bien, ya que no soy absolutamente determinista, quizás si se dan a escala cuántica, de hecho, la imposibilidad de predecir ciertas situaciones a esa escala es indicativo de la naturaleza opera sin causa(al menos de una forma lineal) y si realmente opera sin causa, pues ahí si que a lo mejor puedan surgir situaciones realmente nuevas(una especie de creación espontánea), pero claro eso es especular.

  24. alejandrovu dice:

    sirnewton3813: ¿Dónde están esas propiedades tan particulares de dichos objetos? ¿En el todo? ¿En una parte precisa?

    ¿Viste algo más sobre los autómatas celulares?

    Yack: En lo grueso estoy de acuerdo, aunque no estoy convecido del todo (claramente eso es problema mío… xD ) Creo que me sentiré más tranquilo cuando le pregunte a alguno de mis profesores de física.

    Saludos.

  25. sirnewton3813 dice:

    Pues estoy tentado a pensar que esas propiedades(como todas) están más cerca de estar en una parte precisa que como un todo.

    El elemento H2O a temperatura y presión ambiente tiene la propiedad de ser líquida, por debajo de cero grados centígrados tiene la propiedad de ser sólida y por encima de los 100 grados centígrados tiene la propiedad de ser gaseosa. Así pues la propiedad por ejemplo líquida del H2O (PRECISANDO más que generalizando) está entre los cero y 100 grados centígrados.
    Entre 0 grados y 100 grados en condiciones normales(EN ESA PARTE) surge la propiedad líquida y no en el todo.
    Lo cual no quita que POTENCIALMENTE lo sólido y lo gaseoso sean líquidos también y viceversa.

  26. Ananías dice:

    Sobre este tema propongo la siguiente situación emparejada con un concepto esencialmente humano y que se diluye el la materialidad del fisicalismo:
    Un mono está sentado frente a una máquina de escribir y simplemente esperamos a que en su tecleteo aleatorio salga de un solo golpe “El Quijote”.

  27. Masgüel dice:

    Santiago, si tienes un cuarto de hora, métete esta charla de Searle entre las orejas.

    Enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s