Apropiación indebida

Publicado: 24 julio 2013 en Economía, Historia, Sociología
Etiquetas:, ,

Como un invento casi nunca es la obra exclusiva de un solo inventor, por muy grande que pueda ser su genio, y como es el producto de los trabajos sucesivos de innumerables hombres, trabajando en tiempos diferentes y a menudo en diversas direcciones, el atribuir un invento a una sola persona constituye simplemente una manera de hablar, es ésta una falsedad conveniente alentada por un falso sentido del patriotismo y por el sistema de monopolios de patentes, sistema que permite a un hombre reclamar una recompensa financiera especial por ser el último eslabón en el complicado proceso social que produjo el invento. Cualquier máquina completamente desarrollada es un producto colectivo compuesto, la actual maquinaria de tejer, según Hobson, es un compuesto de cerca de 800 inventos, en tanto la de cardar está constituida por un conjunto de 60 patentes. Esto también es cierto por lo que se refiere a países y generaciones, el acervo común de conocimientos y de experiencias técnicas trasciende los límites de los egos individuales o nacionales, y olvidar este hecho es no sólo fomentar la superstición sino minar la base planetaria esencial de la tecnología misma.

Lewis Mumford, Técnica y Civilización

Parece un acto bastante ladino, apropiarse de algo que no es de uno, pero más ladino parece apropiarse de algo que podría servir de provecho a toda la humanidad. No creo que el capitalismo, en sí mismo, sea algo malvado. No creo que el tráfico libre de productos y mercancías tenga en sí algo diabólico. Sin embargo, sí que creo que el capitalismo se hace nocivo cuando invade áreas que no le corresponden, cuando conquista espacios que, a priori, no deberían estar sujetos a transacciones financieras. Y el caso de la propiedad intelectual es uno de ellos. Sí, como afirma Mumford, cualquier invención humana es un fruto colectivo que excede por completo el trabajo de un autor, ¿con qué pretexto puede tal autor decir que la invención es suya? Pero, es más, ¿por qué los demás, miembros de sociedades democráticas, debemos ver como deseable que descubrimientos científicos, tecnológicos o intelectuales de cualquier tipo, no fueran patrimonio de toda la humanidad?

Decía Rousseau que el origen de la propiedad privada fue cuando alguien cercó un terreno, dijo que era suyo y encontró a alguien tan tonto como para creérselo. Con el sistema de patentes o con la propiedad intelectual pasa lo mismo. Cuando enseñamos que Watt es el inventor de la máquina de vapor estamos contribuyendo a esta gran mentira. Por eso urge la necesidad de inventar nuevas formas de premiar el trabajo de los creadores (y de fomentar las ya inventadas, que son muchas), a la vez que el producto de sus obras repercuta en el bien de la comunidad, eliminando, de algún modo, el concepto de “propiedad intelectual”.

Véase: La Ley Sinde: ¿Qué significa robar?

Anuncios
comentarios
  1. Jose dice:

    Y que sacamos con tener 500 inventos distintos y dispersos si no hay un genio creativo que los visualice como un todo distinto, armonioso y operativo? Es eso lo que vale al final y es por lo que se paga: la creatividad aglutinadora, capaz de hacer una síntesis de todo lo previo. Después de todo, las manzanas llevan cayendo al suelo durante milenios, pero solo tuvimos un Newton, no?

  2. Antonio dice:

    Estoy contigo, Jose.
    El que una invención o una idea se basen sobre otras, no significa que no haya ningún mérito en proponer algo nuevo por muy mezcla de lo anterior que sea. Como bien dices, mucha gente tenía acceso a la información que tenían Newton, o Einstein, pero nadie en su época se les acercó siquiera en su genio creador, por algo será.

  3. Yack dice:

    La cuestión importante que Lewis paso por alto es que las patentes y los derechos de propiedad intelectual no se han ideado para premiar a los inventores sino para estimularlos a que inventen y así beneficiarnos todos de sus descubrimientos.

    Algunos inventos requieren fuertes inversiones en tiempo, talento y equipo y si al final, cuando se consiguen resultados, el invento se lo quedan los demás, libre de gastos, ¿Quién invertiría en inventar?

    Las patentes son, al día de la fecha, el mejor sistema para estimular la invención, y lejos de frenar la explotación del invento, la estimulan, dado que las patentes tienen fecha de caducidad y el tiempo corre en su contra porque tarde o temprano serán sustituidas y superadas por otras más rentables y avanzadas.

    Quien posee una patente sólo puede sacarle el máximo beneficio haciendo lo necesario para que se aplique masivamente y eso es precisamente lo que más beneficia al conjunto de la sociedad.

    Por otra parte, si un invento se basa en otras patentes, el inventor tendrá que compartir los beneficios de explotación con los autores de esas ideas previas.

    Saludos.

  4. pdro dice:

    Creo que el principal extracto del articulo y en cual debemos enfatizar, es en el hecho de que una idea es alimentada por muchas otras de muchas otras mentes. Nuestras ideas/pensamientos no son propias, son alimentadas por el ambiente social en el que vivimos.
    Por lo regular, las ideas originales cambian el mundo.

  5. sirnewton3813 dice:

    De todas formas si no me equivoco, Newton sin las leyes de Kepler o sin ciertas observaciones apuntadas durante años de algunos astrónomos no hubiera podido descubrir,(en principio) la ley de la gravitación universal, aunque queda fuera de toda duda el genio de Newton.

    Lo que no es de ley, es que una farmacéutica descubra una nueva vacuna para salvar vidas, y que por cuestiones económicas se pongan trabas o se retrase esa vacuna para por ejemplo los pueblos africanos.

  6. Jose dice:

    Lo irónico del caso con las vacunas, es que muchas veces son la gente por temor infundado o las políticas de estado por ignorancia las que rechazan las vacunas. Para una farmacéutica yo pensaría que es más negocio vender que no vender una vacuna.

    Respecto a Newton, aún si tuvo acceso a otra información previa, debo suponer que en toda la humanidad en toda la historia fue el único con acceso a esas cosas? Lo dudo. El genio creativo, el pensar es lo que vale y lo que más se cotiza (salvo que uno sea profesor doctorado de alguna universidad… curiosidades del sistema -_- )

  7. José, Antonio:

    El sistema de patentes o de propiedad intelectual no premian a todos los que contribuyeron al invento, solo al que le dio el toque final, al último eslabón de una larga cadena, por lo que es manifiestamente injusto. Pero lo que yo quería decir es algo un poco más profundo, quería ir al concepto mismo de propiedad: ¿qué es lo que hace que algo sea propiedad de alguien? O, aún más radical: ¿por qué algo debe ser propiedad de alguien?

    Imaginad que ahora una empresa o el Estado dice que es propietario del oxígeno y que cada vez que respiremos tenemos que pagar por hacerlo. Parece una barbaridad, ¿no? Bueno, pues ya lo hicieron con el agua y la tierra. ¿Por qué las ideas, el arte, la ciencia o la literatura deberían ser propiedad de alguien?

  8. Yack:

    Pero es que el sistema de patentes, aunque pueda más o menos funcionar en muchos casos, es muy defectuoso y, muchas veces, consigue lo opuesto a lo que pretende. Hay muchísimos ejemplos de ello. Uno de los más populares es el del petróleo. El coche eléctrico, que ahora comienza a comercializarse, lleva décadas inventado. ¿Por qué, sabiendo que el uso del petroleo es muy contaminante, no son ya todos los coches eléctricos? Porque el dueño de la petrolera compra la patente, la esconde en un cajón y frena toda la invención.

    O el caso del mercado editorial también funcional mal. La gran mayoría de las obras que se publican son basura, los típicos best-sellers pensados para el consumo masivo, olvidándose por completo de las obras de calidad, las cuales están pensadas para un público muy minoritario por lo que son poco rentables. Una industria cultural pensada para ganar dinero no genera obras maestras sino efímeros productos de consumo rápido. Ejemplos históricos tenemos a millares: ¿cuántos escritores geniales han vivido al borde de la miseria?

    Y en el caso de las farmaceúticas, los ejemplos son aún más graves: ¿es más rentable sacar un tratamiento caro que no cura pero que cronifica una enfermedad o un tratamiento superbarato que la cura completamente? Mejor enfermedades crónicas y caras ¿Es rentable invertir en investigar enfermedades raras que tienen potencialmente muy pocos pacientes? No. ¿Es rentable sacar un tratamiento muy efectivo que se acaba de descubrir o mantenemos otro menos efectivo del que tenemos la patente durante otros diez años más? O, ya en plan más malvado: ¿no es muy jugoso crear nuevas enfermedades o generar falsas alarmas sobre la gravedad de otras tal y como ocurrió con las diversas gripes?

    Y es que el problema es simple: una empresa quiere ganar dinero y cuando ese es su objetivo primordial, la ética o el interés general se pueden aparcar con demasiada facilidad. Habría que diseñar nuevos sistemas en los que se garantizara el bien común por encima de intereses particulares, más en casos en los que la salud o la educación de los individuos está en juego. En el caso de la propiedad intelectual creo que la democratización de una alta cultura es más importante que ganar dinero.

  9. yack dice:

    Santiago te doy mi opinión sobre algunas de tus objeciones:

    Si inventas una fotocopiadora 3D que utiliza 10 patentes activas, por cada fotocopiadora 3D que se venda, los otros inventores recibirán la parte correspondiente a su patente, beneficiándote de tu invento, tanto como tu del suyo. La nueva patente pone en marcha un nuevo mercado del que se aprovechan todos los demás.

    El coche eléctrico no se ha puesto en el mercado porque no es una inversión atractiva para el consumidor dado que cuesta más caro y da peor servicio que el de gasolina. En la medida que sube el petroleo y mejora la tecnología de almacenamiento de electricidad (el gran problema), empieza a ser competitivo en algunos segmentos y comienza a venderse.

    Si una petrolera fuese dueña de una patente que le permitiera fabricar coches eléctricos competitivos, tendría a su alcance un negocio 1000 veces mayor que el del petroleo que vende, porque tendría el monopolio de los coches eléctricos competitivos, posiblemente el mayor negocio que haya existido nunca.

    Además no sé que tipo de patente milagrosa puede impedir que las empresas de automóviles construyan coches eléctricos y multipliquen sus beneficios abriendo un nuevo y gigantesco mercado ahora que están cerrando por falta de ventas. ¿Cuanto pagarían por esa patente milagrosa?

    El problema es que no existe esa patente que haga rentables los coches eléctricos, sino una multitud de mejoras que están llegando y por llegar. Y la prueba es que a pesar de la alta tecnología que se aplica sin restricción a los coches eléctricos, muy pocos usuarios están dispuestos a comprarse un coche eléctrico hoy día, a pesar de tener muchos modelos donde elegir y todo tipo de subvenciones.

    En cuanto a los libros, las editoriales ponen en el mercado los libros que se venden (que le proporcionan beneficios), y no los libros que a ti te parecen buenos, pero que muy poca gente compra. En todo caso puedes comprar libros de todo tipo, buenos o malos, sólo que en las estanterías verás los que en ese momento se venden más. Lo único que pretenden las editoriales es publicar una tirada mayor de 500 ejemplares para pagar los gastos de offset y que no les sobren demasiados ejemplares. Y si la venden, repiten el proceso hasta que les sobren ejemplares.

    Las farmacéuticas, como todo, están sujetas a la ley de la competencia. Si sacas un tratamiento que cura las diabetes para siempre, tienes unas ventas instantáneas de muchos millones de tratamientos, por los que puedes cobrar una cifra astronómica sin que nadie se platee no adquirirlos, incluida la seguridad social y las compañías de seguros médicos, porque ahorrarán dinero en costosos y largos tratamientos paliativos.

    Además te conviertes en la farmacéutica más importante del planeta y dejas a la competencia a los pies de los caballos. Y si te empeñas en seguir vendiendo paliativos, teniendo en tus manos el santo grial, habrá otra farmacéutica con mayor visión que pondrá en marcha otra patente equivalente que te dejará fuera de combate y cubierta de oprobio.

    Otra cosa es que no dediquen grandes presupuestos a investigar enfermedades raras, pero eso debe cubrirse por laboratorios subvencionados o fundaciones altruistas dedicadas a estos menesteres. En todo caso es mejor para todos que investiguen sobre el cáncer que afecta a 1/4 de la población que sobre la progeria que afecta a una minoría.

    No se conoce ni un solo caso de una patente maravillosa que haya estado bloqueada más de un segundo, porque como sabrás las patentes son de dominio público y si tal cosa ocurriese, lo conoceríamos todos.

    A los periodistas les encantaría publicar “La malvada Exxon tiene la patente nº 354666636 para fabricar coches eléctricos limpios y económicos y no lo hace” o “Bayer tiene una patente sobre la curación del cáncer y prefiere vender tratamientos paliativos para llenarse los bolsillos a costa del sufrimiento humano”.

    Todo esto forma parte de una de las muchas leyendas urbanas de tipo conspirativo que tanto gustan al personal.

    Saludos.

  10. Antonio dice:

    Hombre Santiago…imagina que no existiese la propiedad…yo creo que es uno de los pilares fundamentales de las sociedades avanzadas. De hecho fíjate que en las sociedades en las que esta no existe, no se pueden considerar civilizadas, e incluso creo que Acemoglu en sus libros mantiene que la existencia de la propiedad privada y su documentación por medio de títulos de propiedad es una de las condiciones fundamentales para el “éxito de las civilizaciones”. Pero vamos, al margen de disquisiciones de premios Nobel y tal, simplemente imagina una sociedad sin propiedad: tu casa no es tuya, tu coche no es tuyo, tu ordenador no es tuyo…lo cual supongo que significaría que a tu casa podría entrar quien le apeteciera cuando le apeteciera, que de tu coche podría disponer el que pasara por allí sin más trámites, que tu ordenador podría usarlo cualquiera que entrara a tu casa…y así sucesivamente.
    Vamos, es que creo que es de cajón, ¿no? Incluso creo yo que en los humanos hay una idea innata y biológica del concepto de propiedad y territorialidad. Si no cómprale cualquier muñeco a tu peque y cuando esté acostumbrado a tenerlo unos días, coges y se lo quitas. Para mi que el berrinche que va a pillar te va a hacer llegar de una manera intuitiva al concepto de propiedad…jejeje

    Un saludo.

  11. sirnewton3813 dice:

    José:

    Independientemente de que existan prejuicios o que la ignorancia haga que haya gente que no quiera vacunarse, las farmacéuticas son empresas y como tal primero será lo económico y después lo humano, deberían de haber leyes o si las hay, reforzarlas, para que haya unos límites a la hora de “privatizar” algo que puede ser un bien para la humanidad, ya que privatizar lleva inexorablemente a dañar a quienes menos posibilidades tienen económicamente.

    Y con respecto a lo de Newton, claro que todos los genios o intelectuales han tenido información a priori que les ha favorecido descubrir o inventar, pero curiosamente en el caso de Newton si no me equivoco, desde que hizo sus descubrimientos hasta que los publicó, pasaron bastantes años, entre otras cosas privó a la humanidad de esos adelantos debido al carácter neurótico de éste, yo creo que todo debe “ser” en su medida justa, si uno hace un descubrimiento que puede mejor a la humanidad en su conjunto, está obligado moralmente a exponerlo sin ninguna clase de trabas.
    Ya que en el fondo el descubrimiento ha sido posible por la información que le ha llegado del conjunto de saberes de la humanidad, éste, el que descubre debe revertir esa nueva información otra vez hacia ella(la humanidad) debe una forma limpia y sin trabas, por una cuestión moral más que de vanidad.

  12. Yack dice:

    Tratando de contestar a lo que plantea Santiago, pienso que la propiedad privada se basa en el feedback (experimentar las consecuencias de lo que haces o no haces), la fuerza de autoorganización más eficaz que opera en la biosfera.

    Si los bienes no tuvieran dueño, no haríamos ningún esfuerzo por conseguirlos, ni por cuidarlos, ni en repararlos, ni en construirlos. Y dado que los bienes son escasos y más aún si no existiese propiedad privada, recurriríamos a la violencia para conseguirlos.

    Para que funcione una sociedad sin propiedad privada se necesitaría una legión de policías vigilando, controlando y sancionando la conducta de cada ciudadano y en tal caso el coste sería prohibitivo y el resultado pésimo.

    La propiedad privada nos convierte en guardianes permanentes de nuestros bienes y en trabajadores incansables en beneficio de nuestros semejantes a cambio de la promesa de estos de recompensarnos con un incremento de nuestro patrimonio personal. La vida es feedback y la propiedad una de las fórmulas más efectivas para optimizarlo.

    Y en cuanto a su legitimidad, habría que buscarla en su utilidad, que es la única legitimidad que existe.

    Saludos.

  13. Enmanuel dice:

    Demos patente a la tortilla de patata ( con cebolla ), a la bicicleta, a la corriente alterna, etc…
    Estamos embebidos en la doctrina de la propiedad privada. ¡¡¡Sin eso solo queda el Stalinismo!!!

  14. Jose dice:

    Solo me animo a responder parcialmente la pregunta del por qué algo debe ser de alguien: un problema evolutivo, un subproducto (deseable o no, depende de cada quién) de nuestro instinto básico de territorialidad, ancestro directo del “esto es mío”. El largo brazo del gen aún nos afecta.

    Son muchas las cosas que se cuidan más y mejor si alguien efectivamente se “hace cargo”, el precio a pagar es cierta restricción.

    Un comentario para Newton: qué más da si se hace por “noble desinterés” o solo vanidad? Sinceramente creo que (para bien y para mal a partes iguales), el ego, la vanidad, el orgullo y el deseo de admiración hace mucho más que un altruismo desinteresado, si es que realmente existe eso (perdón por lo biologisista, pero si no les gustan las ideas, aleguenle a la Selección Sexual 😀 ).

    En todo caso no creo en algo tan laxo como las obligaciones morales. El querer compartir o no algo es un asunto personal. Naturalmente el juicio público va: Si tienes un conocimiento y no lo compartes, no sirve de nada. Si dices que lo tienes pero no lo quieres compartir por capricho, pues quedas como charlatán. En este punto retomo la idea de la selección sexual, los egos y la vanidad…

  15. sirnewton3813 dice:

    No si a mi este tema tampoco me motiva mucho, digamos que no lo veo trascendental, pero bueno como la cosa está en debate, habrá que defenderlo.

    Partamos de la idea que en el fondo, la posesión es una mera etiqueta, cuando digo esto es mío, hago una extensión de mi mismo hacia el objeto, pero eso es ilusorio, fuera de ese convenio, el objeto es objeto y ya está.
    La territoriedad instintiva de la que hablas parte de eso, de lo instintivo y no se puede justificar la posesión de las cosas desde el instinto territorial, de la misma forma que desde el instinto de agresión no podemos justificar que alguien mate a otra persona, o si?. Es decir instinto territorial sólo es justificable en un entorno instintivo, se entiende que el lobo sea territorial y que además sea agresivo, nadie puede decir nada a eso, pero en el caso del hombre es distinto.

    Sí claro, deben de haber posesiones, pero lo que se discute creo yo, es otra cosa, ¿ la posesión en si misma tiene carácter propio?, yo creo que no, creo es un convenio, una etiqueta.

  16. Yack:

    Estoy de acuerdo contigo en que hay mucho mito y mucha teoría conspiranoica, y que a la prensa sensacionalista, y con ciertos intereses ideológicos, le encanta mantener la leyenda de las malvadas multinacionales y demás poderes corporativos que se mueven detrás de todo.

    Sin embargo, el sistema no es tan fantástico como lo pintas, ya que es mucho más complejo. Si miramos la historia de las patentes, vemos una historia de robos y espionaje que dista bastante de ser ideal. Un ejemplo hoy muy famoso es el de Tesla y Edison, pero, prácticamente, pasa con casi cualquier invento: siempre hay una lucha de un montón de presuntos inventores en puja por la autoría y, el que al final la consigue, no tiene por qué ser, en muchas ocasiones, el que más aportó al invento o el que primero lo inventó.

    En el caso del coche eléctrico la cosa no es tampoco así. Reconvertir un sector resulta carísimo. Si yo tengo mis factorías preparadas para fabricar autos de gasolina he de gastar muchísimo en reconvertirlas para producir coches eléctricos. Si yo soy el líder del sector, me interesa mucho más que las cosas sigan así, sabiendo además que los primeros coches eléctricos saldrán caros y no se venderán demasiado bien. Del mismo modo, y aquí creo que no hay vuelta de hoja, si yo tengo una petrolera, lo peor que puede pasarme es que ya no se use gasolina. No sé de donde sacas que no se conozca el caso de patentes retenidas. Se retienen constantemente: yo tengo la patente para producir algo pero veo que ahora no me interesa porque las condiciones del mercado no son buenas. No lo fabrico hasta que las condiciones sean más favorables.

    No sé, más ejemplos. Phillip Morris luchó, contra viento y marea, para ocultar los efectos perniciosos del tabaco. Incluso pagaba a médicos para hacer anuncios en los que salían fumando. Del mismo modo, ha batallado muchísimo en los tribunales para que no se pongan los anuncios de “El tabaco mata” o los componentes tóxicos de los cigarros en las cajetillas. De hecho, hoy en día solo te dicen el contenido en alquitrán, nicotina y dióxido de carbono, aun sabiendo que contienen muchísimos elementos químicos nocivos más. Mira este anuncio de Lucky Strike:

    Con respecto al mercado editorial, lo más grave es que la inmensa mayoría de los beneficios no van para los creadores sino para los distribuidores. Es la industria editorial, que si miramos bien no es más que un mero intermediario, la que más gana, encareciendo el producto y perjudicando tanto al consumidor como al creador. Y no es fácil encontrar, muchas veces, las mejores obras (no las que me gustan a mí, sino las obras de alta categoría literaria o intelectual), ya que si no van a ser rentables, directamente, no se publican. De hecho, igualmente, si vemos la historia de la literatura, comprobamos los grandes problemas que han tenido los escritores más importantes a la hora de publicar sus obras. Rara vez hemos tenido un escritor clásico multimillonario. Cervantes murió pobre.

  17. Antonio:

    Mi reflexión no va tanto en la existencia de la propiedad privada en su sentido más primitivo. Todos estamos (creo) de acuerdo en que cosas como una vivienda, ropa, alimento, etc. está bien que sean mías. A lo que quería referirme es a otras cosas más allá de ellas, a la extensión que se ha hecho de esa “idea natural” de propiedad. El sistema económico, en su búsqueda lógica de beneficios, intenta sacar ganancias de cualquier cosa posible, por lo que “se apropia” de ella para hacerla vendible. Piensa, por ejemplo, en el espacio en la prehistoria. Un Neanderthal tenía la libertad de poder caminar por todo el mundo ya que casi nada era de nadie. De repente, todo se llenó de cercados y vallas. Ahora ya hay muchos lugares a los que no puedo entrar. El espacio, el territorio, se hizo privado. Después, las mismas ideas, algo etéreo, pasaron a ser propiedad de gente, y tenemos que pagarles por usarlas. ¿Es eso positivo para la sociedad o sería mejor que las ideas fuesen siempre algo público? Imagina que las matemáticas o que la biología fueran propiedad de alguien y cada vez que yo explico algo en clase tuviera que pagar.

  18. Emmanuel:

    No veo la conexión lógica entre ausencia de propiedad privada y campos de concentración.

  19. Yack:

    Y con respecto a la propiedad, algo puede ser de propiedad privada o de propiedad pública. Lo que me gustaría discutir es qué cosas veríamos conveniente que fueran privadas y qué cosas públicas.

    Creo que algo se puede cuidar y proteger aunque no sea tuyo: véase el medio ambiente, por ejemplo. ¿Cómo no es de nadie está bien destruirlo?

  20. yack dice:

    No es que esté bien, es que ocurre, porque no es de nadie. Si tienes una parcela de bosque y puedes sacarle beneficio, aunque sólo sea espiritual, la cuidas y proteges. La única forma de conseguir que la gente cuide lo que no es suyo, es con sanciones y multas.

    Y hablando de las patentes, si yo tengo que reconvertir mis factorías de coches de gasolina a eléctricos, será gravoso sólo si no me va a suponer una ventaja, pero si cuento con una patente que me asegura que voy a vender en exclusiva coches competitivos, es el negocio del siglo. Lo que ocurre es que, como dije, no hay una patente milagrosa, sino un problema de rentabilidad, como el que hubo cuando se introdujo la máquina de vapor o el motor de gasolina. Pero no es cuestión de que alguien retenga las patentes milagrosas.

    Si tienes una petrolera, es cierto que lo peor que pueda pasarte es que no se use gasolina (y no solo los coches consumen gasolina), pero si tienes la patente que hace rentable los coches eléctricos, te vas a hacer de oro, aun en el supuesto de que no vendieras ni una gota de gasolina.

    Y el cuanto a que hay patentes revolucionarias bloqueadas, no se me ocurre ningún ejemplo ni ninguna circunstancia donde pudiera darse.

    Imaginemos la improbable circunstancia de que invento un ratón de ordenador en 1830. Evidentemente no voy a poder explotar la patente hasta que se inventen los ordenadores, pero eso no sería retenerla.

    Retenerla sería no explotar la patente porque piensas que fabricar ratones reducirá el consumo de teclados, que es tu negocio actual. Pero el hecho es que siempre se gana mucho más explotando en exclusiva un nuevo invento que fabricando otro que va a ser sustituido.

    Y las editoriales no son ONGs subvencionadas por el gobierno, sino negocios que no pueden publicar libros que nadie va a adquirir, por muy buenos que sean. Pásate por las librerías de libros antiguos y verás toneladas de libros, buenos y malos, que les han costado el dinero a las editoriales.

    Y mientras prefiramos comprar libros impresos en papel y en librerías, habrá que pagar a las editoriales, imprentas, transportistas, libreros, publicistas, etc. Si quieres saltarte todo esto, ahora puedes comprar un ebook en Internet y esa posibilidad acabará pronto con un sector (el editorial) que antes era imprescindible pero que está dejando de serlo, al menos tal como lo conocemos.

    Y aquí tenemos otro ejemplo: las grandes editoriales no pueden bloquear las patentes que hacen posible los ebook, aunque sepan que acabará con ellas.

    Saludos.

  21. Villuela dice:

    Santiago, creo que confundes algunas cosas. No hay sólo dos sistemas económicos: comunismo y capitalismo. Sino que dentro del capitalismo (si llamamos así a todo sistema económico con propiedad privada) hay una gran multitud de sistemas económicos.

    No es que el capitalismo haya entrado donde no le corresponde, es que hay una gran confusión por culpa de la terminología inadecuada. Para empezar, es una trampa retórica llamar propiedad intelectual a lo que en realidad es una concesión monopolística de producción como premio al primero que deja constancia de haber descubierto algo, supuestamente para incentivar la investigación o “creación”. Es como llamar propiedad sexual al derecho de pernada.

    La propiedad privada tiene un sentido, se trata de reconocer derecho exclusivo a la utilización de un bien a quien tenga sobre él una reclamación más justa. Por ejemplo, se acepta que en un pedregal alguien que ha tallado una piedra contra otra sea dueño de la talla porque ha aportado su trabajo, si alguien quiere otra talla sólo tiene que coger otras dos piedras y trabajar.

    En cambio, las ideas no son susceptibles de apropiación. Resulta imposible que si se me ha ocurrido sumar pueda prohibir a un australiano hacer lo mismo. Además, la aritmética no es un bien es caso, si me llevo tu coche tendrás que ir a pie, si uso una idea la puedes usar tu a la vez. Es un sinsentido aplicar la propiedad privada a los bienes de uso no excluyente.

    A partir de ahí, un gobierno puede tener la “genial” idea de incentivar la investigación y “creación” dado premios, como la concesión de un monopolio para explotar la idea durante X años. Pero eso además de ser injusto para el que viene detrás es un préstamo que pagarán los nietos. Cuando se implanta ese sistema la gente se lanza a investigar pero luego la investigación futura pasa a retrasarse de forma bárbara porque hay que esperar que se extingan las actuales patentes para combinar inventos.

    Así que la “propiedad intelectual” ni es justa ni es útil. Si te interesa el tema puedo pasarte unos cuantos artículos de bastante gente que profundiza algo más en el tema. Sólo quería aclarar que los monopolios y prohibir a alguien fabricar con su trabajo y sus materiales algo similar a lo que tu ya has fabricado con tu trabajo y tus materiales ni es algo liberal ni tiene mucho que ver con el capitalismo. Se da en algunos sistemas capitalistas y en otros no.

  22. Villuela dice:

    En resumen, no es que las ideas deban ser públicas, es que directamente no pueden ser poseídas por nadie. Es como poseer el andar a pie.

  23. Enmanuel dice:

    Santiago:

    Es una hipérbole en tono jocoso.
    Queria dar a entender que la sociedades “libres” creemos que si no existe la propiedad privada necesariamente tiene que ser pública, y que eso deriva en comunismo. La propiedad material es necesaria pero se extrapola a todos los ámbitos.
    La teoría de juegos demuestra que el egoísmo generalizado perjudica a los jugadores y que la cooperación es necesaria para el interés personal y el desarrollo de las sociedades.

  24. villuela dice:

    Enmanuel , puede no existir la propiedad ni privada ni pública. ¿Quien posee Plutón? ¿Quien posee el amor o la paz? ¿Quién posee la idea de delgadez? Si quieres extrapolar la propiedad material al amor, por ejemplo, llegarías al absurdo de que para poder enamorarte deberías pagar un impuesto a un monopolista privilegiado. ¿es eso liberalismo acaso o feudalismo?

  25. Enmanuel dice:

    Villuela, estamos de acuerdo. Un ejemplo perfecto son las vías pecuarias:
    “Jurídicamente son bienes de dominio público de las Comunidades Autónomas, y en consecuencia son inalienables, imprescriptibles e inembargables”.
    Fíjate que se habla de dominio, no de propiedad.

  26. yack dice:

    Aquí tenéis un vídeo en el que se dan respuestas a algunas de las preguntas que se han planteado aquí. http://www.youtube.com/watch?v=TDL1ahJEks8

    En mi opinión, la única razón por la que existe la propiedad privada (hasta en los animales) es porque es útil para los individuos y las sociedades. Y si se eliminase, los perjuicios serían tan graves que se restauraría espontáneamente.

    Si eliminásemos la propiedad intelectual, por ejemplo, los escritores que dedican varios años de su vida a escribir un libro, se lo entregarían a la imprenta y verían cómo otros obtienen beneficio de su trabajo.

    ¿Volverían a dedicar otros cinco años a escribir otro libro? ¿Dedicarían las empresas farmacéuticas cientos de millones a investigar la curación del Alzheimer o el cáncer (teorías conspirativas aparte) si cuando hubiesen dado con el remedio tuviesen las mismas oportunidades de explotación que las otras compañías que no han invertido ni un solo euro? Va a ser que no.

    Si a alguno se le ocurre algún método alternativo a la propiedad material o intelectual, ahora es el momento de proclamarlo al mundo entero, pero antes de hacerlo público, que no se olvide patentarlo.

    Saludos.

  27. villuela dice:

    Si se aboliese la propiedad intelectual saldríamos ganando. http://todoloqueseaverdad.blogspot.com.es/2010/01/somos-duenos-de-nuestras-ideas.html
    http://todoloqueseaverdad.blogspot.com.es/2009/04/los-libros-y-los-canones.html
    http://todoloqueseaverdad.blogspot.com.es/2009/05/una-bronca-hollywood.html

    El gran problema es el nombre, que lleva a engaño. Debería llamarse “Monopolio de creación para el primero”, porque eso es. Se trata de incentivar la investigación concediendo durante un tiempo el monopolio sobre la producción del objeto descubierto.

    Las concesiones monopolisticas, como sostiene el hombre del vídeo que has enlazado, son todas malas. ¿por qué iba esta a ser una excepción? Hay una diferencia entre propiedad y monopolio, ¿tambien apoyarías que una compañía recibiera el monopolio o “propiedad” del comercio con el continente asiático?

    http://www.libertaddigital.com/opinion/albert-esplugas-boter/copiar-no-es-robar-54139/

    Así que lo primero de todo es aclarar conceptos, no defiendas monopolios llamándolos “propiedad privada”.

  28. yack dice:

    El autor del vídeo de los conejos, que al margen de la animación, no parece estar dotado de un pensamiento muy profundo, olvida que la información tiene valor, y mucho, en la sociedad del conocimiento. Del hecho de que la información no huele, no pesa y no es tangible, extrae este filosofo pedestre la conclusión de que, a efectos de propiedad y comercio, no existe. Y no se puede robar lo que no existe. Esto es filosofía en estado puro.

    También es filosofía en estado puro pensar que, puesto que yo no produzco ningún bien intelectual, me conviene que los bienes intelectuales sean gratuitos. Basta con cambiarles el nombre y etiquetarlos, por ejemplo, como “Monopolio de creación para el primero”. Y como todos sabemos que cualquier tipo de monopolio es malo, de ahí se sigue, por pura lógica, que la propiedad intelectual es perversa y por lo tanto, debe suprimirse. La filosofía, en buena parte, es el arte de demostrar con palabras (que no con hechos) lo que yo creo o me conviene, con independencia de que sea cierto o convenga al conjunto de la sociedad.

    Por eso siempre sostengo que la filosofía está muy bien como divertimento, pero tan pronto como intentemos llevarla al mundo real ocurren toda clase de desastres y desaguisados.

    Con la única ayuda de nuestra capacidad de predecir el futuro, y dejando la filosofía a un lado intentemos responder a esta pregunta: ¿qué ocurriría si se le dijera a una productora cinematográfica que se acabó la propiedad intelectual porque hemos llegado a la conclusión de que copiando la película no le estamos robando su esfuerzo y su dinero?

    Esto significaría que tan pronto sacaran de la caja fuerte una copia de una película de 200 millones de euros, se empezaría un proceso de copia infinito, empezando por los dueños de salas de cine, que dejaría a cero la cuenta de la productora. Resultado; Desaparecería el cine profesional y volveríamos a los vídeos caseros.

    Yo no lo veo tan difícil de entender. Por otra parte la legislación especifica que si no se explota una patente en 4 años, se pierden los derechos de explotación, y tampoco entiendo que alguien que tenga una patente útil restrinja su uso, dado que cuanto más y antes la use para dar servicio a la sociedad, más ganará con ello.

    Si quieres ganar mucho dinero con la patente del chupachup, tendrás que fabricar muchos chupachup y no guardar la patente para no hacerle la competencia a los caramelos sin palo. Cuanto más impacto tenga en el mercado la nueva patente, más dinero te hará ganar, así que no hay ninguna situación en la que convenga bloquear una patente, si suprimimos las teorías conspiratorias, que por su propia naturaleza no son falsables.

    La sociedad humana y todos nuestros cálculos se basan en el supuesto de que nuestra conducta está indefectiblemente dirigida a conseguir el mayor beneficio posible y no en lo contrario.

    Saludos.

  29. villuela dice:

    Hay que ver yack, como te gusta retorcer, ¿eh? El que hace la trampa aquí es el que llama propiedad a este monopolio, para convertirlo, sólo por la palabra, en algo bueno.

    Veo que sólo has visto de los 5 enlaces que he puesto, el vídeo. Te recomiendo tomarte un tiempo y ver los otros 4, porque en ellos se resuelven tus dudas de “que pasaría si” mediante comprobaciones empíricas que ya han sucedido.

    Y sí, toda la vida del autor + 75 años es un tiempo demasiado largo para cualquier “creación artística”. Hay varias opciones para operar en el cine sin derechos de autor: mejorar los sistemas anticopia de los DVD, emitir la película sólo en tus propias salas de cine tras cachear rigurosamente a los clientes, pasarse al teatro, incluir publicidad en la película para lograr patrocinio (como por ejemplo dejar que se vea la marca de la cerveza que bebes), hacer cine amateur por hobby y la gloria que te reporta (como los que hacen teatro gratis por diversión), vender merchandising de la película… Y todo ello sin la intervención del estado.

    Pero claro, ¿quien va a optar por esas alternativas cuando el estado se compromete a socializar los costes de exclusión con carísimas investigaciones policiales y campañas antipiratería? Esa es otra cualidad de la propiedad sobre lo inmaterial, los costes de exclusión tienden a infinito.

    La imposibilidad de apropiarse de algo inmaterial (por valioso que sea) es menos filósofica y más realista de lo que crees. Lo filosófico es pensar que puedes apropiarte de una idea (porque te ha costado trabajo hallarla y te parece injusto) y excluir a los demás de ella. ¿como puñetas impedirás que un australiano piense en algo sólo porque tu lo has pensado un segundo antes?

    Claro que el amor es muy valioso, pero no se puede poseer. No confundas lo valioso con lo que puede ser poseído. Tu único argumento para defender las concesiones monopolisticas es como premio para fomentar la investigaciones y las obras artísticas, pues entonces mira los enlaces de mi anterior comentario, por favor.

  30. yack dice:

    Villuela he leído esos enlaces pero no dicen nada que tenga sentido para mi, ni creo que para el común de los mortales. Aquí estamos ante la idea preconcebida de que no vamos a pagar por lo que pueda salir gratis y simplemente se aportan argumentos y datos para sustentar esa idea, pero como la idea es absurda, pues los argumentos también comparten, necesariamente, esa condición.

    No sé que tiene que ver los derechos de fotocopia de libros (que tienen un costo similar al libro mismo) con copias digitales de coste cero, ni que Cedro sea un monopolio, dado que por su propia naturaleza conviene a sus socios que lo sea.

    Por otra parte cuando yo retuerzo algo, como tu dices, llego a la conclusión que ha prevalecido sin excepción en todos los países civilizados del mundo, mientras que tu llegas a una conclusión Kafkiana que nunca se ha puesto en practica. No sé quien es el que está retorciendo aquí.

    Sólo el dueño de los derechos de autor puede decidir las condiciones en que está dispuesto a cederlo a la comunidad. Si no te cuesta dinero ver una película en la tv, se debe a que el que la exhibe ha pagado al autor por el derecho de exhibirla. Lo que no es aceptable es que tu decidas, por ejemplo, copiartela y distribuirla “generosamente” en la red y de paso alardear de ser un benefactor de la humanidad.

    Y por último, ¿donde he dicho algo que justifique esto? :

    “¿como puñetas impedirás que un australiano piense en algo sólo porque tu lo has pensado un segundo antes?”

    En filosofía vale todo, incluyendo inventarse argumentos delirantes e imputárselos a los demás.

    Saludos.

  31. villuela dice:

    “he leído esos enlaces pero no dicen nada que tenga sentido para mi” Entonces tienes un problema cognitivo, ¿que le voy a hacer yo?

    Partes de la base de que algo es absurdo y, en consecuencia, todo lo que vaya contra tu idea preconcebida es absurdo e ininteligible. Muy bien, así no se puede debatir.

    Ni es cierto que beneficie a los autores y editores de libros el que CEDRO sea un monopolio (beneficia a los que dirigen CEDRO) ni es cierto que los derechos de autor sean iguales en toda sociedad civilizada. En USA el software se patenta (gozas de la exclusividad durante 10 años) mientras que en España se considera una creación artística (y te dura toda la vida + 70 años para que tus herederos puedan gozar también). ¿Si propongo pasar de toda una vida + 70 años a sólo 10 años soy un bellaco? ¿Y si propongo que los derechos de autor sólo duren 1 año? Claro, dirás que es imposible porque lo has visto en tu bola de cristal.

    “Sólo el dueño de los derechos de autor puede decidir” Eso será mientras existan derechos de autor, cuando dejen de existir ya no será así, no habrá dueño alguno de algo inexistente.

    “Y por último, ¿donde he dicho algo que justifique esto?” En el momento en que defiendes la propiedad intelectual defiendes esto.

    “ni creo que para el común de los mortales.”

    por suerte, hay gente que sí que es capaz de leer argumentos y entenderlos, y también de comprender que la tradición no es ningún argumento. Hasta los 70 en todo el mundo civilizado el estado controlaba la economía, a partir de entonces empezaron a liberalizarse las cosas y fuimos a mejor.

    Y ha habido épocas de la historia y regiones del mundo (como California) donde no siempre han imperado los derechos de autor o las patentes y la cosa ha funcionado mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s