El error de privatizar

Publicado: 24 octubre 2013 en Economía, Educación
Etiquetas:, ,

He de reconocer avergonzado que uno de los campos que menos domino es el de la economía. Por ello animo a mis lectores economistas que me corrijan y que no duden en desmantelar lo que voy a decir.

Estos días hemos tenido noticias de que en muchos colegios e institutos de Castilla-la Mancha están funcionando con una precariedad absoluta en términos de limpieza. Se han amortizado plazas de trabajadores de modo que institutos enormes (con claustros que rondan los cien profesores) están funcionando con solo un limpiador. Acojonante que esto pase en España en el siglo XXI. La idea de la administración es, al final, privatizar este servicio: subcontratar empresas de limpieza. Mi duda es: ¿sale eso más barato? ¿Se ahorra dinero o es pura ideología neocon?

Pongamos un ejemplo: supongamos que tenemos tres trabajadores de limpieza que cobran un sueldo digno. Digamos 1.200 euros. Así, le cuesta al Estado 3.600 euros mensuales. Si el servicio se privatiza, ¿cómo ahorramos? Cuando una empresa entra en juego tenemos una nueva figura: el empresario, el cual tiene que obtener beneficios. ¿Cómo los obtiene y, a la vez, es más barato para el Estado? No sé si voy a decir una simpleza pero la respuesta parece muy obvia: pagándoles mucho menos. Si ahora les paga 600 euros, su coste en salarios se reducirá a 1.800 euros, por lo que le quedarán otros 1.800 para su beneficio. Si se quita, imaginemos, 200, tendrá 1.600 euros de beneficio y al Estado le costará 3.400 euros, algo más barato que si el servicio fuera público. Pero, ¿qué hemos conseguido con este ahorro? Que tres empleados pasen de ser clase media a clase baja, es decir, precarizar el empleo. Hemos introducido un nuevo elemento, a priori innecesario: un intermediario, el empresario que, sin aportar demasiado, saca beneficios y contribuye a una distribución más desigual de la riqueza: él, habitualmente, tendrá un salario mucho más alto que sus empleados, pues si no convendría más ser empleado que jefe. Un desastre.

Pero, pongamos objeciones:

1. El empresario podría hacer mas barato su servicio sin la necesidad de bajar los salarios de sus trabajadores. Podría ahorrar, por ejemplo, en los materiales y herramientas de limpieza (No sé, comprando fregasuelos más barato).  Supongo que algo así podrá hacerse (y esta es la idea que nos está vendiendo constantemente el PP: no derrochar dinero público). Pero la idea no se sostiene: ¿no podría la misma administración pública intentar hacer más eficiente su servicio sin la necesidad de tener que introducir intermediarios? Si conseguimos abaratar costos sin necesidad de que un empresario saque beneficios nos ahorraríamos el cuantioso sueldo del empresario. Lo público puede hacerse económicamente más eficiente sin necesidad de privatizar, y si esto se hace bien, saldría mucho más barato.

2. Los empleados públicos tienen fama de poco eficientes (fama, en muchas ocasiones, ganada a pulso), por lo que pasar esa función a manos privadas podría hacer el sistema mucho más eficiente. Sí, pero una solución más barata en vista de lo anterior es hacer más eficiente el sistema público sin la cara necesidad de privatización. Podríamos, por ejemplo, premiar a las administraciones públicas que consiguen una gestión más eficaz con políticas de incentivos y evaluaciones por resultados. A mí me hace mucha gracia que se hable tanto de mejorar nuestro sistema educativo sin ninguna medida que incentive la labor del profesorado. Se nos pide que trabajemos más cobrando menos y en peores condiciones de trabajo (más alumnos, medios más precarios, etc.). Lo que hace falta no es privatizar, es mejorar el sistema público.

3. Que el dinero público pase a manos privadas podría ser un buen medio de mejorar nuestra economía. Podrían crearse un montón de empresas que asumieran las labores que hacen ahora las instituciones públicas. Error. Ahora, el dinero fluye desde la administración a sus trabajadores. Si privatizamos, lo único que hacemos es introducir intermediarios que se queden con ese dinero precarizando el trabajo de dichos empleados. Lo único que conseguimos es distribuir más injustamente la riqueza dando un buen trozo del pastel a meros gestores privados que, como ya hemos dicho, son innecesarios ya que su labor debería ser asumida por la misma administración.

En definitiva, creo que la cuestión de la privatización no obedece a argumentos racionales sino que es pura ideología y, lo que es aún peor, obedece a que muchos quieren enriquecerse a costa del erario público. Ahora, amigos economistas, a corregirme.

Anuncios
comentarios
  1. villuela dice:

    Sin ser economista creo que puedo decir algunas cosas sobre el tema. MI conclusión es que privatizar no es bueno ni malo, sino que depende de la situación y de como se haga. Y lo mismo opino de las nacionalizaciones.

    Y ahora vamos con los argumentos. Entiendo que has buscado las 3 razones que se suelen dar en pro de las privatizaciones y las has “falsado”. Vamos a ver si las has falsado bien:

    1. “Lo público puede hacerse económicamente más eficiente sin necesidad de privatizar”. Sí y no. Sí que puede un gobierno más inteligente mejorar la gestión del anterior. Pero en cuanto a acabar con el despilfarro se refiere, la privatización impediría que 4 años después volviera el despilfarro, seria una solución definitiva si funcionara. Si el dinero es de uno se evitan las corruptelas en plan: “compro el friega-suelos más caro a mi mejor amigo”.

    Pero hay otro tema y es que muchas veces el despilfarro no es tan evidente como para acabar con él, muchas veces hay gestores mejores que los que están en el gobierno. ES evidente que el mejor de los gestores de España es mejor gestor que uno al azar. Por eso es más probable que gestione mejor el empresario MÁS inteligente que el presidente del gobierno. En un mercado competitivo, las empresas que sobreviven son las mejores y el estado difícilmente puede imitar su eficiencia. En los países como Perú donde el estado se encargaba de la alimentación en los 80s, había hambrunas que no sucedían en los países donde el sector era privado.

    2. “Lo que hace falta no es privatizar, es mejorar el sistema público.” Hay países como Alemania donde los funcionarios no tienen derecho de huelga, porque se entiende que su trabajo es imprescindible (por eso es público y no privado). Hay países donde los empleados públicos son personal eventual y no hay apenas funcionarios, por lo que pueden ser despedidos al término del contrato. Hay países donde el sueldo del funcionario depende de lo bien o mal que haga las cosas.

    Desde luego se puede mejorar lo público y hacerlo más eficiente, pero no sólo metiendo más dinero en el sistema sino modificando éste a base de eliminar privilegios.

    3. Es verdad que privatizar implica añadir un intermediario, pero hay sectores tan ineficientes que la mejora de la eficiencia podría pagar con creces al intermediario.

    Decir que la privatización siempre es mala y está motivada por ideología es como decir que las nacionalizaciones son malas y se deben solo a ideología pura y dura. Depende. Yo soy partidario de nacionalizar las centrales nucleares (pagando un precio justo) y pasar su control al ejército para evitar que material radiactivo esté en manos de civiles. Pero me opongo a la nacionalización de supermercados que nos llevaría al Perú de 1989.

    Por otro lado, tampoco soy un forofo de las privatizaciones. Estas deben cumplir al menos unos requisitos básicos como: subasta abierta (nada de venta a amigotes y subcontrata luego), competencia siempre (nada de venderte un monopolio para la eternidad), pactar un mínimo de calidad como el que había antes de la privatización…

    Te puedo poner como ejemplo de mala privatización lo que se ha hecho en el trabajo de mi madre. Se les ha dado a las 3 limpiadores que había allí el rango de funcionarias administrativas, alas que no se les puede mandar nada porque no están preparadas para el cargo, pero siguen cobrando igual. Y se le ha encargado a una empresa hacer la limpieza, la empresa envía a una mujer que tiene que hacer el trabajo que antes hacían 3, así que limpia cada más tiempo. Peor servicio, más gasto, persona explotada…

    Así no. Pero tampoco caigamos en el error de decir que encargar la gestión de un servicio público a una empresa privada es siempre malo. Eliminas el apoltronamiento propio de quien tiene trabajo fijo, mantienes la calidad (si pactas eso con la empresa so pena de perder la concesión) y ahorras seguro (si el precio máximo de salida es el coste actual). Simplemente transfieres la gestión del servicio de un cargo electo a dedo por un político que no tiene por qué tener idea de eso al mejor de todos, el más eficiente, el que puede cobrarte menos para alcanzar la calidad necesaria. Y si eso reduce los salarios es que se estaba pagando demasiado por un trabajo que no lo valía, clara ineficiencia.

    Y luego está otro tema que es el de las liberalizaciones, que no deben confundirse con privatizaciones, las liberalizaciones son siempre buenas. Pero esta ya es otra historia.

    El problema es que en España los políticos son poco profesionales y muy tunantes y hasta para aplicar una medida anticorrupción como es la privatización lo hacen de forma corrupta.

    Ojo, no olvidemos que las oposiciones para acceder a cargos públicos se inventaron también para reducir el mamoneo en su momento.

  2. Lejos de mí la intención de defender a capa y espada lo privado frente a lo público, pero la principal fuente de ineficiencia en los servicios públicos es precisamente el problema de “quién le pone el cascabel al gato”. A priori puede parecer muy fácil lo de “mejorar la gestión”, “premiar a los servicios mejores”, etc., etc., pero a la hora de la verdad, el CÓMO hacerlo, y de resultas, a QUIÉN premiar o castigar, es una decisión política (en el sentido más amplio de la palabra), y estará sujeta a montones de presiones. Nadie estará contento con el premio, y sobre todo, el castigo que le haya tocado, y se hará todo lo posible por boicotear el proceso de evaluación hasta desnaturalizarlo. Frente a este problema, la privatización es un mecanismo mucho más sencillo, y es lógico que los gestores públicos, con independencia del color político, tiendan a verlo con buenos ojos cuando sus presupuestos no paran de encoger y las demandas sociales no para de aumentar.
    Pensar que los empresarios que se encargan de cierta gestión de un servicio público privatizado lo único que hacen es convertirse en “intermediarios” que “chupan” una parte del presupuesto puede ser verdad en ocasiones puntuales, pero no si la cesión a empresas privadas se hace con la suficiente transparencia y con el suficiente grado de competencia. Los gestores privados tienen un incentivo mucho mayor que los gestores públicos a eliminar las fuentes de costes ineficientes, porque hacerlo les supone un beneficio económico de manera directa. Un gestor público, en cambio, es tanto más valorado por cuanto mayor es el COSTE de lo que gestiona (“fíjate, yo tengo un presupuesto de X millones”), y tiene más facilidad para hacer la vista gorda hacia las ineficiencias de los empleados más “amiguetes”. Además, los sueldos de los gerentes de grandes instituciones públicas (universidades, hospitales…) no envidian mucho a los de la mayoría de los directivos de empresas medianas, no es que no se lleven lo suyo.
    Es decir, que sí, que los empresarios se quedan con una parte de lo que paga el Estado por el servicio público, pero es que esa es la parte que tenemos que pagar a cambio de que alguien se moleste en organizar un servicio dado con el menor coste posible Y LO HAGA DE VERDAD.
    Por supuesto, la privatización puede conducir a numerosas formas de corruptelas, y contra ellas hay que luchar, igual que la calidad del servicio y las condiciones laborales de los trabajadores tienen que estar sujetas a las normas que públicamente decidamos.

  3. La razón de que la gestión pública sea tan ineficiente se debe fundamentalmente a que no se rige por el egoísmo, que es la fuerza que organiza la biosfera, desde los virus al ser humano.

    Pero como el cristianismo primero y el marxismo después nos convencieron de que el egoísmo es algo malísimo (puedes ir al infierno o al paredón) y que la economía “buena” es la que se basa en que los que tengan más den a los que tienen menos, necesitamos un gigante bueno y descerebrado (el Estado) que realice ese ingente trabajo de reparto.

    Sin embargo, lo cierto es que el egoísmo del propietario de una empresa es la única solución eficaz para atajar el despilfarro y la ineficiencia, porque si el empresario egoísta es sustituido por un ser abstracto (el Estado) que ni siente ni padece, no hay ningún incentivo para ser productivo y sí para la corrupción, que consiste en estafar a ese enorme monstruo descerebrado e indolente, que para nuestra desgracia se nutre de sangre humana (la nuestra), vía impuestos.

    Por otra parte la teoría de que los “malvados” intermediarios se llevan el beneficio a la cuarta dimensión es errónea porque hay que considerar al conjunto de la economía de un país como un sistema cerrado, donde el dinero, los bienes y los servicios circulan siguiendo las leyes del egoísmo.

    Da igual que el dinero acabe en el bolsillo de un intermediario malvado, porque este lo guardará en el banco y el banco se lo prestará al que sea capaz de devolvérselo con intereses.

    El dinero no puede destruirse, porque es información, y por eso, cuanto más dinero gane un empresario malvado, más invertirá (por egoísmo) en el negocio que tantos beneficios le proporciona y cuando deje de ganar, invertirá en otra actividad y así sucesivamente porque sólo ganará dinero cuando invierta cumpliendo dos condiciones: que sea un sector con fuerte demanda social y que actúe con suficiente habilidad y buen criterio para ser más eficiente (más con menos) que el resto de sus competidores.

    Así que tenemos un proceso de selección natural implacable que perfecciona continuamente los mecanismo productivos y financieros y un sistema cerrado donde la riqueza fluye necesariamente hacia el consumidor pobre, rico o de clase media porque no hay ningún otro lugar donde puedan acabar los bienes y los servicios para que los agentes económicos obtengan beneficios.

    Y acumular dinero no es quedarse con lo que pertenece a los demás, sino incrementar la capacidad de decisión en relación con los objetivos hacia los que dirigir los recursos disponibles. Y estos objetivos son siempre los más productivos, es decir, aquellos hacia los que la sociedad libremente decide dirigir sus apetencias.

    Da igual quien sea el dueño nominal del dinero porque siempre fluirá hacia donde más falta hace o lo que es lo mismo, hacia donde más beneficio genera.

    Si nacionalizas un sistema productivo anulas en buena parte la presión selectiva, y la riqueza que fluye hacia él se destruye en forma de incompetencia (hacer menos con más) y la incompetencia es el auténtico agujero negro por el que una sociedad se desangra sin ser consciente de ello.

    Al margen de esto hay aspectos como la sanidad o la educación que una sociedad rica puede y debe cubrir con generosidad, pero sin que ello signifique que la gestión no deba ser privada, dado que esta es la forma más eficiente de optimizar los recursos.

    Y no hay que perder el sueño pensando en que el dinero ha ido a manos de los malvados intermediarios porque estos están atrapados en el mismo universo que nosotros y no tienen el poder de transferirlo a otra galaxia o devorarlo con sus puntiagudos dientes de tiburón, como muchos creen.

    Saludos.

  4. villuela dice:

    Bueno, pero si la gestión privada no sigue unas determinadas normas, no hay garantía de que el servicio tenga calidad, lo cual es como afirmar que no hay garantía de que el servicio se cubra en absoluto. Privatización sí, en algunos casos. Pero siempre bajo unas condiciones.

  5. También sin ser economista, coincido bastante con tu opinión. Respecto a la idea (que al parecer es central en las posturas económicas de derecha) de que la competencia genera mejoras de calidad, hay que recordar que esa relación sólo se aplica cuando la relación entre compra y percepción de beneficios es clara e inmediata. Hace rato que ya sabemos que los humanos no siempre tomamos decisiones de forma racional, prefiriendo (por ejemplo) un beneficio pequeño pero inmediato, frente a un beneficio mayor a largo plazo, produciendo, cosas tan propias del libre mercado como la publicidad engañosa (que vende más de buenas a primeras, aunque después se pudiera descubrir el engaño) o la despreocupación por las consecuencias ambientales (también de largo plazo).
    Otro factor necesario para que se cumpla lo de competencia->calidad, es que los usuarios/clientes/compradores de un servicio/producto tengan toda la información para comparar entre las opciones (nuevamente, esto es, tomar una decisión racional). Esta condición es fácil de cumplir en cosas como elegir el taxi A vs el taxi B, o comprar en la frutería de Juanito vs comprar en la frutería de Pedrito; pero en otros temas es una condición practicamente inalcanzable: elegir entre un Android o un IPhone? (alguien conoce y entiende tooodas las especificaciones técnicas de cada aparato?) o elegir entre estudiar en la Universidad X o estudiar en la Universidad Y.

    Por otra parte, no puedo evitar recordar esta creación de Diplotti:
    http://www.lapulgasnob.com/2011/03/alcancia.html

  6. yack dice:

    David, llegas a la conclusión de que la competencia no existe si todo el mundo no es un experto en telefonía móvil. y yo diría más: ni los expertos se ponen de acuerdo en cual modelo es el mejor.

    Y de ahí se sigue que no existe competencia y que da igual un móvil u otro y que lo único que importa es la publicidad engañosa. ¡Gran conclusión! Sólo me queda darte mi voto incondicional.

    Saludos.

  7. Renaissance dice:

    Parece que lo que más te duele es que haya empresarios que ganen dinero con eso. ¿Ese es el problema? (¿Por qué es un problema? No lo sé. Quizá el problema es más bien la atávica moral marxista de los españoles y parte de europa).

    Todo lo que has dicho me parece muy bien y muy comedido y más o menos cercano a la realidad, pero lo importante es lo que no has dicho: Simplemente se pretende ahorrar, el problema no es que haya empresarios que saquen dinero o no, el problema es que el estado lleva endeudándose en casi 100.000 millones de euros al año, eso es el 10% del PIB, y más del 33% del presupuesto público (es decir, de cada 3 euros que el estado gasta, 2 han sido recaudados con impuestos, y 1 lo ha obtenido endeudándose, una proporción alucinante que no se podrá mantener por mucho más tiempo).

    El principal ahorro va a venir del sueldo, obviamente, un limpiador/a no va a cobrar lo mismo en la empresa privada. Pero una empresa puede optimizar de otras muchas formas. Cuanto más grande es la empresa más economías de escala hay, por ejemplo, cuando compras productos a granel (a mayoristas) en grandes cantidades, sueles tener descuentos por cantidad. Una empresa más o menos grande suele tener muchos descuentos por estos motivos. También hay economías de escala en los costes fijos (el coste de administrar una empresa de 50 o de 100 trabajadores es prácticamente el mismo, con lo cual, una empresa de 100 es más eficiente). Pero quizá, lo mejor que puede traer esta medida es la creación de empleo.

    Que haya una persona cobrando de la administración pública 1200€ por limpiar, pudiendo hacer perfectamente el mismo trabajo dos personas por 600€ en la empresa privada, no es injusto? En el primer caso trabaja uno, y en el segundo dos. Pero estoy seguro que los españoles, con su moral marxista a cuestas, lo verán como una clara injusticia.

    El empresario ganará todo lo que pueda, y no es ninguna carga moral, ni indigno. Ganar dinero y prosperar no es indigno ni despreciable. Aunque la moral marxista diga lo contrario. Hay empresarios malos/buenos, estúpidos/tontos etc. igual que hay trabajadores malos/buenos y estúpidos tontos, etc. Ser empresario no te convierte sospechoso de nada, ni te hace moralmente discapacitado. Tú dices que la privatización es para beneficiar a algún empresario, cosa que me parece fascinante, cuando sólo hacía dos líneas escribías que una limpiadora cobraba 1200€ por limpiar, lo cual está por encima del precio de mercado (ergo, la limpiadora está claramente beneficiada, aunque eso no parece doler).

    Además, creo que tienes una imagen muy estereotipada de lo que es un empresario. No todos son Emilio Botín que van con corbata. Mi cuñado tiene una empresa con 20 trabajadores y sólo él sabe el hambre que pasa, sus críos están en casa de mis padres porque él no los puede mantener. Sin embargo, de su empresa salen casa més casi 8000mil euros en cotizaciones sociales e impuestos varios, es rigurosamente verídico lo que digo: Sus trabajadores viven mejor que él. Lleva tiempo queriendo conseguir trabajo asalariado pero no puede, porque tendría que extinguir la empresa y pagar las indemnizaciones por despido, lo cual es imposible porque no tiene dicho dinero. Aunque a la moral marxista le gusta más el estereotipo de Emilio Botín, porque cuadra más con sus prejuicios, el caso más cercano a la realidad es el de mi cuñado, el 99% de las empresas de este país son PYMES.

  8. villuela dice:

    David, no se parte de que la competencia mejorará la calidad, sino el precio (ese número es objetivo). se supone que el estado se encargaría (si se hace bien) de impedir que la calidad se deteriorase.

    No es irracional dar más valor a recibir un bien ahora que tras un largo periodo de tiempo. Lo irracional sería ignorar el valor del tiempo y cambiar todos tus bienes actuales por el doble dentro de unos meses para entonces habrías muerto de hambre. ¿50 ciruelas valen más que 1? Pues entonces vale mas una ciruela ahora para plantarla y tener cincuenta en unos años que una ciruela dentro de unos años.

    El timo está prohibido y las empresas más grandes y triunfadoras del mercado están ahí por haber renunciado al cortoplacismo.

    El motivo por el que las empresas a veces hacen peligrar el medio ambiente es el de la socialización de costes (como el mediambiental, que sufrimos todos un poco mientras el total de beneficios es para el empresario) y para impedir esto existen los impuestos “piguvianos” que hacen que el empresario pague una compensación a la sociedad y sienta el total de los costes en su bolsillo. Esto hace que no se produzca demasiado dañando al medio ambiente en exceso.

    No hace falta que el cliente tenga toda la información, le basta con tener la información más relevante para tomar la decisión que sera mejor PARA ÉL. Si te importa la batería y 4 cosas más podrás diferenciar entre un android y un Iphone. Elegirás lo mejor para tí, sin que el estado pueda adivinar tus preferencias para decidir por tí y los demás.

    Yack, opino que es mejor comentar los errores económicos que comete David en vez de hacer una crítica destructiva.

  9. yack dice:

    Viñuela, hay muchas formas de comentar lo que a cada cual le parece un error o un acierto y ese sí es un tema que, en mi opinión, no habría que comentar.

    Renaissance, de acuerdo en todo, salvo en que hay empresarios tontos. Los empresarios tontos y los funambulistas con vértigo duran tan poco que muy poca gente los ha llegado a conocer.

    El problema del análisis marxista de la economía es que se aplica la ética a un problema de eficiencia organizativa y se sacan conclusiones emocionalmente reconfortantes pero que cuando se aplican en el mundo real resultan cataclismicas.

    Saludos.

  10. Pero es que creo que no me habéis respondido al argumento principal de mi entrada.

    Supongamos que tenemos dos grupos de trabajadores:

    Grupo A: trabajadores públicos + un gestor público que organice de la forma más eficiente posible.

    Grupo B: trabajadores asalariados + un empresario.

    Supongamos que, en ambos casos, los trabajadores están perfectamente motivados y trabajan muy bien. ¿Qué grupo sería más barato para el Estado? Repito, si los trabajadores y gestores funcionan perfectamente el grupo A debe salir más barato porque el grupo A no saca beneficios más que sus salarios, mientras que el grupo B, además de los salarios, tiene un empresario que pretende sacar el máximo beneficio posible.

    Se puede objetar: el grupo A será más caro debido a que será poco eficiente al estar formado por trabajadores públicos. Solución: importar lo mejor del sector privado: incentivos, posibilidades de ascenso, premios y castigos según se cumplan los objetivos, etc.

    La idea es que se podría hacer un modelo que tuviera lo mejor del público (las condiciones laborales del trabajador) sin lo peor (ineficiencia), y lo mejor de lo privado (eficiencia) sin lo peor (precariedad laboral).

  11. Renaissance dice:

    Te estás equivocando al pensar que el empresario es un mantenido que no juega ningún papel. Esa era, precisamente, la visión de Marx cuando expuso su teoría del valor trabajo. Pensaba que lo único que aportaba valor al producto era el factor trabajo, el empresario lo único que hacía era apropiarse de la plusvalía. No es así.

    El caso es que el instituto puede cambiar de compañía limpiadora en menos que canta un gallo, si encuentra otra mejor y más barata. Fácil y rápido, esa es la mejor, más rápida y más directa motivación para realizar bien el trabajo. Si en vez de eso, tienes funcionarios/as haciendo lo mismo, y resultan que son caros y no limpian bien, pues te jodes y tragas, son funcionarios y tienen privilegios funcionariales y no se les puede tocar.

    Cuentos de la lechera del tipo “importar lo mejor del sector privado: incentivos, posibilidades de ascenso, premios y castigos según se cumplan los objetivos, etc”. No es que no funcionen, es que acabarán costando más money, y me estoy acordando de aquel ayuntamiento que para atajar el abstencionismo laboral se incentivaba la asistencia al trabajo con más dinero (al parecer, su sueldo no era suficiente incentivo para cudir al trabajo). Totalmente absurdo, cuanto no ridículo.

    Todo mi respeto a los funcionarios, pero acabo de leer esto y estoy totalmente indignado.

  12. yack dice:

    Santiago, el error está en considerar que la motivación es una propiedad como el color del pelo o la estatura. La motivación en buena parte es el producto de la presión competitiva ejercida sobre cada individuo.

    En el fútbol se ve mejor por ser más transparente a la observación exterior. La eficiencia de los trabajadores-jugadores y de las empresas-equipo se consigue aplicando a rajatabla el principio de que: Si hay alguien que lo hace mejor que tú, te vas a la calle. Imagina lo que sería un equipo de funcionarios con el puesto asegurado.

    La motivación, en buena parte es un producto de la dinámica transaccional de los agentes que compiten por un bien escaso. No vale, como hace el marxismo y el pensamiento de izquierdas, suponer que existen trabajadores buenos y malos, de la misma manera que los hay rubios o morenos. La presión competitiva es la que eleva el listón a nivel individual y empresarial en una guerra de armamento permanente como la que tiene lugar en la selección natural y que es la clave de su eficacia.

    Y por otra parte, hablas del Estado como si fuera una bolsa que contiene dinero destinado al bien común mientras que la empresa privada sería un fondo para satisfacer el egoísmo de unos cuantos y esto no es así.

    La autentica bolsa que hay que considerar es el país y el ámbito público o privado sólo son dos estrategias para optimizar los recursos contenidos en esa gran bolsa nacional. Cuanto más recursos gestione el sector público más ineficiencia y más pobreza generará.

    Basta comparar Corea del Norte y del Sur o Berlin oriental u occidental. China ha empezado a crecer cuando ha apostado por la economía basada en el egoísmo individual y no en la bucólica colectivización forzada.

    No podemos hacer experimentos mentales ignorando los datos empíricos ni reinventar la economía en base a un análisis ingenuo basado en la ética, como hizo el buenazo de Marx.

    Saludos.

  13. villuela dice:

    Santiago, te respondo a lo que pides. Supón que tienes 2 grupos:

    A: funcionarios + encargado de gestión (otro funcionario)
    B: asalariados + empresario

    ¿Que grupo sale más caro? En principio igual. Pero ¿como seleccionas al mejor gestor? En el mercado es fácil, el que logre prestar los servicios requeridos con la calidad X, cobrando menos. Ya sea porque usa menos recursos, ya sea porque cobra menos que un gestor público.

    ¿Como va a saber la gente escoger a ciegas al mejor gestor en unas elecciones? falta información, en cambio los beneficios, costes de cada uno… es algo objetivo.

    Pero tu dices: supongamos que todos los trabajadores están bien motivados y todo se gestiona perfectamente (ya explique antes por qué el mejor gestor privado es mejor que un gestor público cualquiera elegido a sorteo o en elecciones), entonces sale más barato lo público.

    Eso es como decir, si cojo a un mendigo en al calle y le pongo a diseñar edificios me sale más barato que un arquitecto. Supongamos que el mendigo lo hace igual de bien que el arquitecto, ¿no es mejor así? Si, si la suposición fuera cierta.

    Se podría mezclar lo mejor de lo privado (incentivos, despido si lo haces mal, no cobrar más de lo que debes…) y de lo público (que el servicio sea gratis para el consumidor, que se exija un mínimo de calidad para mantener la concesión, que haya alguien elegido por el pueblo vigilando que se cumple lo pactado…).

    pero no me digas que el apoltronamiento, la seguridad de seguir en tu puesto hagas lo que hagas y la ineficiencia (cobrar el doble de lo que deberias) son cosas buenas, son justo lo malo que se desea eliminar de lo público.

    Ahora bien, si los funcionarios pudieran ser despedidos, si el gestor público fuera de casualidad el mejor empresario, si nadie cobrase más de lo que debe… Entonces estaríamos en el mismo caso que si se hubiera hecho una privatización bien hecha. Sólo que en este caso habriamos llegado a la solución por pura chiripa, en el otro caso tendríamos garantía de haber alcanzado la solución mas eficiente. Lo mismo ocurre si al mendigo que coges por la calle da la casualidad de que es arquitecto.

  14. Veo que sois liberales duros. Vamos a ver algunos puntos.

    1. Creo que la única fuente de motivación y, por ende, de buenos profesionales, no es únicamente la competencia. Por ejemplo, los países nórdicos tienes excelentes sistemas públicos que funcionan muy bien. El sistema educativo finlandés es el ejemplo por excelencia de fórmula a seguir y es plenamente público. Sin embargo, el sistema norteamericano, muchos más privado, suele ser bastante más criticado. ¿Qué es lo que ocurre entonces? Puedes conseguir buenos profesiones mediante un mejor sistema de oposición, dándoles prestigio social, y con incentivos de muchos tipos como ya he dicho antes: primas, ascensos, premios por resultados, etc.

    2. Que a un funcionario no se le pueda echar a la calle fue una medida que se tomó para conseguir su neutralidad política, evitando que cuando un nuevo partido llegará el poder despidiera a todos los funcionarios previos, para colocar allí a los suyos. También hay que tener en cuenta que el funcionario consigue su puesto de trabajo tras una, habitualmente, difícil oposición, en la que invierte años y dinero. Por estas razones quizá hay que “blindarlos” un poco, ya que sería harto injusto que un político me echara de mi puesto de trabajo por no compartir sus ideas después de toda una vida luchando por conseguirlo. No obstante, no tengo nada en contra de que a un funcionario que realiza mal su trabajo se le sancione y, en último término, se le pueda despedir.

    3. Tampoco tengo nada, a priori, en contra de que se privatice un servicio o de que alguien se forre con ello, más si con eso conseguimos ahorrar dinero al Estado. Por eso estaría de acuerdo con vosotros en que puede estar bien privatizar en el caso en que es más que evidente que la privatización mejorará la calidad del servicio y saldrá más barato. Pero solo en esos casos.

    4. ¿Por qué solo en esos casos? No me importa que una empresa de limpieza funcione en un instituto público pero si me parece mal que se privatice la enseñanza o la sanidad. ¿Por qué?

    a) La educación. Está bien que existan colegios, institutos y universidades privadas, principalmente porque dan la opción a quien quiera y pueda permitírselo de elegir qué tipo de educación reciben sus hijos. Me parece genial que existan colegios religiosos, ateos o que fomenten el amor a las focas marinas. Sin embargo, el Estado debe garantizar que los que no puedan permitírselo tengan el derecho a una educación de calidad que sirva como trampolín social, es decir, que permita que alguien de clase baja, por su mérito y valía, mejore su situación.

    b) La sanidad. Creo que es un imperativo moral incuestionable que a cualquier persona, con independencia de su procedencia, renta, religión, sexo, etc. sea atendido con el mejor tratamiento posible. Y eso solo puede garantizarse mediante un sistema público. No obstante, vuelvo a decir, eso no implica que no existan hospitales privados para quien quiera y pueda pagárselos.

    5. Tenéis la idea bastante clara de que el sistema privado de librecompetencia es maravilloso pero pasáis por alto todos los problemas que también genera: una gran cantidad de abusos por parte de los empresarios: contratos y sueldos miserables, no pagar horas extra, horarios de trabajo abusivos, coacciones contra el derecho a huelga o contra las bajas laborales, pagos en B, etc. es decir, explotación laboral en el sentido más clásico del término. No podréis negar que esto ocurre, y más en estos tiempos.

  15. villuela dice:

    Sólo un matiz a lo que dices: confundes publico con gratuito. Un servicio puede ser público pero no gratuito (como el autobús) y también puede ser privado y gratuito. Si a ti el estado te da un cheque todos los mese para que lleves a tus hijos al colegio privad que desees, ¿que derecho te están quitando?

    Creo que hay que diferencia la privatización de una gestión de la desgratuización de un servicio.

    En lo demás estoy más o menos de acuerdo contigo: las privatizaciones no son buena ni malas per se.

    En la educación, por ejemplo, yo defiendo que los exámenes para obtener títulos los haga el estado y que existan profesores públicos y privados que nada tengan que ver con los examinadores. El sueldo de los profesores públicos iría en relación a las notas de sus alumnos. Es decir, tendrían el trabajo garantizado, pero podrían morir de hambre si son malos profesores y nadar en abundancia si son buenos.

  16. Villuela:

    No, no confundo público con gratuito. Público es algo gestionado por funcionarios públicos, independientemente que sea gratuito o no. Lo que suele ocurrir es que los servicios públicos suelen ser gratuitos o estar subvencionados y los privados no, aunque como bien subrayas no tiene por qué. La universidad pública, por ejemplo, es pública pero no gratuita. Y también entiéndase que nada es realmente gratuito: lo público hay que pagarlo con impuestos.

    Propuesta interesante la de los examinadores externos a partir de lo cual pagar a los profesores. Lo que decimos: importar las cosas que funcionan en la privada a la pública.

  17. Renaissance dice:

    Este es el momento en que hay que leer este artículo:
    http://www.terceracultura.net/tc/?p=6578

    Una última cosa, sigues prejuzgando al sector privado y a empresarios como más te gusta:

    Escribes, “una gran cantidad de abusos por parte de los empresarios: contratos y sueldos miserables, no pagar horas extra, horarios de trabajo abusivos, coacciones contra el derecho a huelga o contra las bajas laborales, pagos en B, etc.

    El empresario/sector privado siempre es por definición sospechoso, es axiomático para cierta gente. Cosa curiosa, porque en el sector pública jamás han faltado ejemplos moralmente dudosos: contrataciones a dedo, favoritismos familiares, PAGOS EN B, ya no nos acordamos del 3%?. Habas cuecen en todos sitios, sin embargo, cierta gente sólo huele las habas que le interesa (es lo que tiene la nariz selectiva de la ideología).

  18. yack dice:

    El Estado tiene la función de definir objetivos, como qué deben aprender los nuevos ciudadanos o qué debe cubrir la sanidad pública, y de poner el dinero para que sea gratuito, si eso es lo que queremos todos.

    Pero, como ha dicho Villuela, bastaría con contar con un cuerpo público de examinadores independientes que aprobaran o suspendieran a los aspirantes a un título, para que se organizara espontáneamente un sistema educativo eficiente y totalmente privado.

    Si los padres pudieran elegir los colegios para sus hijos, se decantarían por los que con menos esfuerzo consiguen mejores resultados académicos y como consecuencia de esa presión selectiva veríamos surgir escuelas, institutos y universidades que estarían a la cabeza del mundo y no a la cola.

    Es el mismo problema que el de los carnet de conducir. Las autoescuelas son eficientes por la cuenta que les trae y es el usuario, al poder elegir, el que crea las condiciones necesarias para que funcionan bien o desaparezcan. Lo que no puedes es permitirles que ellas mismas examinen y concedan el carnet a sus alumnos como ahora ocurre con la enseñanza pública y privada. Ahí está la clave principal de la eficiencia educativa..

    Por otra parte, hay empresas que dan a elegir a sus trabajadores entre la sanidad pública o privada y la gran mayoría elige la privada. Lo que la gente quiere es ir gratis al médico que más le guste y no que los médicos sean funcionarios y se pasen la vida haciendo huelgas y asambleas, sabiendo que mientras no cometan delitos graves disfrutarán de sus privilegios.

    Y si los empresarios obligan a trabajar gratis a sus trabajadores es porque no existe un mercado libre en el trabajo, sino que se establecen precios arbitrarios so capa de proteger a los trabajadores.

    Cuando intervienes un mercado (y el laboral está intervenido porque todavía seguimos aplicando las teorías de Marx) aparecen distorsiones e ilegalidades que son la reacción POSITIVA del mercado para sortear esos obstáculos. Es el equivalente del estraperlo y del mercado negro cuando se aplican por decreto precios irreales .

    En un mercado laboral libre no existirían abusos de la misma forma que en los supermercados no cobran sobreprecios ni ocultan las mercancías o te obligan a comprarlas. Es la competencia y la libertad de elección la que soluciona todos los problemas en tiempo real.

    Y el derecho a huelga es tan absurdo y perjudicial como si los supermercados tuvieran derecho a cerrar para que los usuarios, agobiados por el hambre, accediesen a subidas arbitrarias y coordinadas (convenios colectivos) del precio de los alimentos.

    En el mercado laboral seguimos manejando el modelo de la lucha de clases, de la lucha de contrarios, de la lucha del bien y del mal y la mayoría de los ciudadanos piensa que el Estado está para favorecer el triunfo del bien.

    Saludos.

  19. Renaissance:

    Estoy de acuerdo en que existe esta percepción de que los empresarios son una gente vil y malvada, y más en la sociedad española. Eso es un prejuicio ideológico que suele tener la izquierda. Es verdad, pero eso no quita ni un ápice a los abusos que suelen cometerse. Y, evidentemente, hay abusos muy gordos en el sector público. Así es. Lo que intento es encontrar fórmulas mejores que eviten estos problemas sin meterme en temas ni políticos ni ideológicos.

  20. Yack:

    He intentado mantener el debate alejado de temas políticos o ideológicos, pero creo tienes una visión un tanto distorsionada y radicaliza de la realidad económica. Yo, por ejemplo, puedo elegir entre la sanidad privada o la pública y he escogido la pública por muchas razones. Y, hombre, los médicos de la pública no se pasan todo el día haciendo asambleas, huelgas y disfrutando de sus “privilegios” al no “cometer delitos graves”.

    ¿El derecho a huelga te parece absurdo y superficial? Es posible que pueda discutirse si es la mejor forma de protesta, si hoy es más o menos eficaz, o cualquier otro aspecto, pero… ¿qué hacer entonces si, por ejemplo, trabajas en una empresa donde, esta vez sí, el empresario es un explotador en todos los sentidos? En fin, es un derecho amparado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

    También pareces afirmar que toda la corrupción del sistema económico liberal viene porque se interviene el mercado… que este reacciona positivamente ante “distorsiones” producidas por la intervención… Joer, ¿solo ocurre por esto? Monopolios, publicidad engañosa, destrucción del medio ambiente, obsolescencia programada, etc., etc., etc. Por no hablar de la mencionada explotación laboral: una empresa es más competitiva si paga muy poco a sus empleados y les hace trabajar muchas horas, si no paga seguros sociales, si no les paga las vacaciones, etc.

    Y, no todo planteamiento que defienda cierto intervencionismo en economía o, en general, que pueda defender los sistemas públicos, es marxismo. Entre la Unión Soviética de Stalin (que, a parte, tampoco hizo lo que decía Marx) y nuestros sistemas de sanidad y educación públicos va un trecho. Hay muchas fórmulas de organización y gestión del trabajo diferentes a las propuestas por Marx y que no son liberalismo puro.

    Y vuelvo a lanzarte la pregunta de antes: los sistemas públicos de los países del norte de Europa son los mejores del mundo, con resultados muy superiores a los privados. ¿Cómo es posible que esto pase? (por cierto, China que se está comiendo el mundo y, a pesar de ser un sistema prácticamente liberal, tiene una educación pública la cual, por cierto, es bastante buena).

  21. yack dice:

    Santiago, en un mercado laboral libre no puede haber abusos porque si es el empresario quien abusa, el trabajador se va a otra empresa y si es el trabajador el que abusa, lo echan.

    Luego están los abusos contemplados por el código penal, pero eso se da en todos los ámbitos.

    Las siete plagas que mencionas (excepto la de la obsolescencia programada que es una variante de la teoría conspiratoria) están reguladas por la ley, como la de no rellenar con arena las conservas de atún.

    La idea es que el empresario y el trabajador lleguen a un acuerdo bilateral libremente y si se incumple ese acuerdo entre en juego la justicia.

    En general, si no te gusta el salario, te vas a otra empresa que te pague más y si el empresario tiene mejores opciones que las que tú le ofreces, te despide y contrata a otro en tu lugar. Yo a eso no lo llamo abuso, pero si el empresario no puede echarte porque la ley se lo impide o le obliga a pagar una fuerte indemnización, tratará de exprimirte para aumentar la productividad y tú aceptarás el chantaje porque todos los trabajadores están atornillados a sus puestos por leyes “protectoras” y al no haber volatilidad en el mercado laboral es muy difícil encontrar un hueco y nadie se atreve a abandonar su trabajo.

    Es decir, las mismas leyes que te “protegen” del despido evitan que te sea fácil encontrar un trabajo mejor y más adaptado a tus deseos. El resultado es que aguantas lo que sea con tal de que no te despidan.

    Por otra parte cuando la economía crece, los empresarios pagan mayor salario para conseguir trabajadores y cuando decrece, lo bajan, lo que aumenta la competitividad frente a países exteriores y eso incrementa la exportación y la demanda de trabajadores hasta que se restablece el equilibrio.

    Con las huelgas lo único que se consigue es subir los salarios por encima de la productividad y se genera paro, inflación y déficit en la balanza de pagos.

    En cuanto a la educación en China, hay un métodos alternativo a la libre competencia y es la presión social sobre los niños para que estudien si o si. En cada país tienen sus propios métodos y su propia historia que habría que considerar detenidamente. Aquí hablamos de estrategias globales que funcionan siempre, como sería la de una educación privada sometida al control de exámenes externos.

    Pero factores como la autoridad de los maestros, el temario, las horas lectivas, la autoridad paterna, sus creencias y tradiciones son muy importantes, pero eso ya es otro tema que tiene que ver con la sociología, la cultura, etc. y no con la privatización.

    Es decir, que todos los éxitos o los fracasos no se explican por la privatización o la estatalización, pero ese es un factor fundamental, fácil de aplicar y que mejora la productividad en todos los casos en igualdad de condiciones.

    Saludos.

  22. David dice:

    Y estos espléndidos ejercicios teóricos leídos aquí chocan con la realidad palpable de que monopolios naturales y servicios básicos suelen funcionar mejor en manos estatales.

    Ejemplo palmario: el sector eléctrico. En cualquier país, la privatización de ese sector ha sido un robo descarado, sin discusión posible.

    Educación: Finlandia obtiene los mejores resultados PISA en Europa, con un sistema público incluyendo gratuidad universitaria. Cuba, los mejores resultados con amplísima diferencia en Sudamérica.

    Sanidad: Hasta la OCDE reconoce que los sistemas más basados en el mercado no son más eficientes que los públicos. Ver gasto sanitario en los EE.UU.

    Basuras y Aguas: Germà Bel estudió el tema, literatura internacional incluída, y resulta que, en la práctica, normalmente estos servicios tienden a funcionan mejor en manos públicas. Creo que es el mismo Germà el que explicaba que este tipo de ideítas privatizadoras no tenían ninguna fuerza hasta la revolución neoliberal de los setenta, de la mano de Peter Drucker.

    Telefonía: a lo máximo que se puede aspirar es a un oligopolio, que en España ha traído pactos tácitos de precios (de los más altos de Europa), márgenes de beneficio abultadísimos, y precarización laboral. A cambio, Telefonica funciona un poco mejor que antes y es algo más innovadora, pero la innovación en este campo no está en las utilities sino en los fabricantes de equipamiento, que sí funcionan muy bien como empresas privadas.
    Es muy fácil hablar del apoltronamiento de los trabajadores afuncionariados, pero luego se olvidan comentar cosas como el gasto en marketing de las telefónicas en competencia, que podemos redondearlo a un 20%. ¿Cuánto apoltronamiento tiene que darse para compensar ese 20% en gastos de marketing?

    Y un problema realmente crítico en España: la subcontratación laboral. Los supuestos ahorros en salarios derivados de la privatización no existen en España desde el momento en que ésta no se realiza por eficiencia sino para forrar el amiguete de turno que montó su chiringuito cárnico sabedor de que aprovecharía sus contactos. A un trabajador le llega en forma de salario la 3ª parte de lo que Telefonica, por ejemplo, paga por él. Y ahora decidme que ese dinero está mejor en cuentas bancarias de las Islas Caimán del hijoputa de turno que repartido entre la masa salarial de la empresa.

  23. Yack:

    “Santiago, en un mercado laboral libre no puede haber abusos porque si es el empresario quien abusa, el trabajador se va a otra empresa y si es el trabajador el que abusa, lo echan.”

    No es demasiado fácil cambiarte de empresa, más en un país con un altísimo grado de desempleo como el nuestro. Además, si todas las empresas “pactan” unas determinadas condiciones, por mucho que te cambies de empresa, siempre encontrarás cosas parecidas.

    “Luego están los abusos contemplados por el código penal, pero eso se da en todos los ámbitos.”

    Los abusos en los sistemas públicos también están contemplados por el código penal. El problema, en el caso de la privada, es que las empresas grandes suelen tener poder político, de modo que presionan a los gobiernos para que la legislación vaya a su favor.

    “Las siete plagas que mencionas (excepto la de la obsolescencia programada que es una variante de la teoría conspiratoria) están reguladas por la ley, como la de no rellenar con arena las conservas de atún.”

    La obsolescencia programada es un hecho. Un ejemplo muy claro es la moda: ¿por qué cada año hay que comprar ropa nueva? ¿Por qué los estilos de vestir quedan obsoletos a los pocos años? ¿Por qué nuevas temporadas primavera-verano, otoño-invierno todos los años? Ropa de mala calidad que hay que renovar cada poco tiempo. Las otras seis plagas estarán reguladas por la ley, pero vuelvo a repetir, la ley no es igual para todos.

    “Yo a eso no lo llamo abuso, pero si el empresario no puede echarte porque la ley se lo impide o le obliga a pagar una fuerte indemnización, tratará de exprimirte para aumentar la productividad y tú aceptarás el chantaje porque todos los trabajadores están atornillados a sus puestos por leyes “protectoras” y al no haber volatilidad en el mercado laboral es muy difícil encontrar un hueco y nadie se atreve a abandonar su trabajo.”

    Efectivamente pero, ¿qué hacemos en un mercado en el que no hay volatilidad en el mercado laboral? Ser exprimidos.

    “Con las huelgas lo único que se consigue es subir los salarios por encima de la productividad y se genera paro, inflación y déficit en la balanza de pagos.”

    Y se consiguen derechos laborales, se derrocan a malos gobiernos… ¿cómo crees que se consiguieron cosas como mejorar el salario mínimo, vacaciones pagadas, seguro por desempleo, etc.? Tras huelgas y duras negociaciones en la que los empresarios no querían ceder nada y los sindicatos lo querían todo.

    “En cuanto a la educación en China, hay un métodos alternativo a la libre competencia y es la presión social sobre los niños para que estudien si o si. En cada país tienen sus propios métodos y su propia historia que habría que considerar detenidamente. Aquí hablamos de estrategias globales que funcionan siempre, como sería la de una educación privada sometida al control de exámenes externos.”

    Bien, ya reconoces que hay alternativas a la libre competencia para mejorar los sistemas educativos. Y no, que la educación sea privada no funciona siempre. Vuelvo a decirte que el sistema educativo norteamericano no tiene muy buena fama. Casualmente, los mejores sistemas educativos del mundo son públicos… ¿por qué será?

  24. villuela dice:

    Creo que aquí os estáis liando en algunas cosas:

    La publicidad engañosa, como un tipo de fraude, debería estar tan prohibida como el robo, el chantaje a la competencia… La libertad no es ausencia de leyes, sino ausencia de leyes opresivas.

    Los oligopolios/monopolios, o bien se generan de forma natural porque nadie es capaz de hacerlo mejor que quien está ya, o bien se crean de forma artificial, mediante concesiones que otorga el estado. Ahora bien, lo malo no es que algo sea estatal, sino que sea un monopolio protegido por ley; y si ese monopolio es privado, peor aún. Liberalizar y privatizar son dos cosas muy distintas.

    La destrucción del medio ambiente, como ya dije antes, es consecuencia de la socialización de costes mientras los beneficios se mantienen intactos. Si la parcela que se contamina fuera privada, su dueño no permitiría la contaminación, o sólo hasta cierto punto y exigiendo mayor compensación a cambio cada vez que aumenta la contaminación, hasta que se vuelve impagable. Una forma de imitar esto, cuando la parcela es pública, son los ya mencionados impuestos piguvianos, que desincentivan la contaminación devolviendo el coste a la empresa.

    Con respecto a la obsolescencia programada, hay mucha mitología que gira alrededor: http://naukas.com/2013/05/06/obsolescencia-programada-a-debate-parte-1/
    Si bien realmente se da en los mercados monopolísticos, donde la baja calidad no hace disminuir las ventas sino sólo aumentarlas. Luego, volvemos a lo de antes, las concesiones monopolísticas (incluyendo las patentes y “propiedad intelectual” en general) son el problema. Y esas concesiones las otorga el estado. Pero, con respecto a la moda, eso no es obsolescencia programada, sino obsolescencia elegida por el cliente, es consumismo.

    Y aquí quiero decir algo muy importante, el estado se ha dedicado desde los años 40 (tanto en USA como en Europa) a fomentar el consumismo, porque han seguido la errónea teoría de Keyness de que el consumo (y no el ahorro) es la fuente que genera riqueza. Y han inventado muchas cosas inspirados en esa teoría consumista y cortoplacista: bajar IVA, poner impuesto al patrimonio y a la herencia, incitar los presidentes a sus ciudadanos a gastar (como hacia Zapatero que rogaba a quien tuviera algún ahorro a dilapidarlo “patrioticamente”), generar inflación inyectando más moneda de nueva creación, concesiones monopolísticas…

    El consumismo (y la moda es eso, los vendedores no diseñan vestidos que se rompen al tercer dia dejándote en bragas en tu graduación) ha sido alentado desde el estado siguiendo una teoría capitalista en general, una muy poco liberal. No se debe culpar a todo el capitalismo.

    Santiago, es rotundamente cierto que en España es complicadísmo encontrar trabajo, pero es justamente debido a que es muy dificil en un mercado tan rígido ofrecer empleo. En Suecia no hay salario mínimo ni indemnización por desempleo, salvo que así se pacte en el contrato. En Suiza la indemnización es solo el finiquito (te despiden a primeros de mes y te pagan todo el mes) y el trabajador debe asimismo avisar con un mes de antelación que se va a marchar a otro trabajo. En Alemania tampoco hay SMI y es allí donde huyen los españoles que no encuentran trabajo en la protectora España, huyen para cobrar “salarios basura” porque no los pueden cobrar aquí. En los paises nórdicos la libertad laboral es gigantesca. No hay ni seguro de desempleo público, sólo lo hay privado. ¿Os imagináis una España sin SMI, sin coste por despido y hasta sin paro público? Pues es como imaginarse una España sin parados, en un país donde hasta en tiempos de bonanza había 2 millones de parados.

    “Efectivamente pero, ¿qué hacemos en un mercado en el que no hay volatilidad en el mercado laboral? Ser exprimidos.” Efectivamente, así que lo convertimos en un mercado flexible y empieza a haber volatilidad. Que curiosos que el alto paro se de en los paises con un mercado laboral más “protegido”

    David, que los monopolios privados son peores que los públicos es algo evidente. Como también es cierto que los mercados competitivos son mejores que los monopolios. Ahora bien, la alimentación es un servicio básico (no monopolístico) y funciona bien en manos privadas (con el control de sanidad). Mientras que el ministerio de alimentación en Perú que se encargaba de dar alimentos básicos fracasó palmariamente durante los 60, 70 y 80.

    Respecto a la educación, yo ya he dicho que soy partidario de que existan pública y privada para que la gente elija. Podria ser buena idea dar a la gente un cheque anual por valor del numero de hijos en edad escolar multiplicado por el coste medio por alumno que le cuesta a la educación pública. A partir de ahí, que la gente elija pública o privada, con exámenes sólo públicos.

    Pero, ¿es cierto eso de que la educación cubana es la mejor del continente? la finlandesa sí. Si comparamos globalmente Cuba con Chile veremos que el modelo a seguir en general en hispanoamérica debe ser Chile, no Cuba. Dudo que más allá de la propaganda el sistema cubano tenga calidad. Ser “universalmente gratuito” no es sinónimo de calidad. Sin España entregase la educación a la iglesia sería gratuita y universal, sin tener mucha calidad.

    Ahora bien, aunque la educación cubana tuviera calidad, viendo la miseria en que viven podríamos llegar a la conclusión de que es buena a costa de gastar demasiado dinero, mientras los chilenos obtienen buenos resultados de forma sostenible y sin pasar hambre. Vamos, que es un mal ejemplo.

    la telefonía es un oligopolio porque funciona con licencias y concesiones estatales, otro gallo cantaría si fuera un mercado libre.

    Creo que ha habido muchas confusiones aquí, pero la mas notoria es la de la explotación, la injusticia…

    Si definimos abuso como algo que se da de forma ilegal, entonces no sería un abuso en u nsistema libre puro trabajar 18 horas por un céntimo. Ahí Yack tiene razón. Si un abuso es una mala situación que nadie quiera para sí, tiene razón santiago en que hay gente que vive muy mal, pero habría que preguntarse por qué vive mal y en último término, ¿viviría mejor esta gente si se les prohibe trabajar?

    me recuerda muchísimo al debate sobre la prostitución. hay gente que quiere prohibir la prostitución alegando que hay gente que por falta de dinero se ve obligada a hacer algo que le repugna. pero entonces la solución sería evitar que la gente viva en precariedad, no prohibirles su única fuente de ingreso. Morir de hambre no es la solución, sino un estado del bienestar. Lo mismo ocurre con el “”trabajo basura”, la solución no es prohibir el trabajo, sino que le gente tenga una calidad mínima de vida asegurada para que no se vean obligados a aceptar ciertos trabajos. Un estado del bienestar es la solución y para pagarlo hace falta riqueza, que sólo generan los sistemas más eficientes, los sistemas laborales libres como los de los países nórdicos.

    No es casualidad que Suecia sea la economía más libre de la UE, tan libre como la chilena y sea el mejor ejemplo de estado del bienestar, junto a otros países de la zona con leyes parecidas.

    Son las dos caras de la misma moneda: libertad para generar riqueza, riqueza para pagar el estado del bienestar, y dicho estado para impedir que en un país rico haya gente que viva mal, lo que permite aplicar un libre mercado sin remordimientos.

  25. villuela dice:

    Erratas, donde dije: “siguiendo una teoría capitalista en general” quería decir “en particular.”

    Donde dije: “Sin España entregase” quería decir “Si España”. Perdonad por la erratas.

  26. yack dice:

    Debate muy interesante, en el que observo por primera vez en este blog planteamientos liberales, y además bien fundamentados.

    Santiago, trataré de responder a algunas cuestiones que planteas:

    ” ¿Por qué cada año hay que comprar ropa nueva?” Yo no tengo esa necesidad. Eso habría que preguntárselo a quienes esperan con impaciencia que salga la nueva moda para ir a la última. Es una cuestión antropológica y no de economía.

    “¿Qué hacemos en un mercado en el que no hay volatilidad en el mercado laboral?” Pues no hay volatilidad porque tenemos una legislación “protectora” y unos sindicatos marxistas.

    Lo que habría que hacer es dejar de subvencionar a los sindicatos, hacer una ley de huelga que acabe con su impunidad sindical para amedrentar a la ciudadanía mediante violencia organizada y hacer una reforma liberal basada en la idea de que los trabajadores no están en lucha perpetua contra los empresarios, sino que empresarios y trabajadores son dos tipos de agentes económicos que establecen libremente los acuerdos que les vengan en gana.

    “Y se consiguen derechos laborales, se derrocan a malos gobiernos” : o a buenos gobiernos, según se mire.

    En todo caso se supone que son los ciudadanos los que con su voto libre eligen a los gobiernos y no me parece aceptable que los sindicatos subvencionados (o no) puedan extorsionar a esos gobiernos tomando como rehenes a los pacíficos ciudadanos a quienes dicen ayudar a “conseguir derechos laborales”. Los derechos de los trabajadores son el resultado de la prosperidad material y de la acumulación de conocimiento y no de la amenaza organizada por bandas de matones. ¿Hay derechos laborales en algún país pobre?

    ¿Cómo crees que se consiguieron cosas como mejorar el salario mínimo, vacaciones pagadas, seguro por desempleo, etc.?: El salario mínimo sólo genera paro, economía sumergida y abusos como los que tú denuncias. Las vacaciones pagadas son una tomadura de pelo porque lo único que se ha conseguido es rebajar tu salario proporcionalmente en los meses de trabajo. Todo lo más, habría que llamarlas “vacaciones obligatorias no pagadas”.

    Y el seguro de desempleo es un estimulo al fraude y a la vagancia. Bastaría con convertirlo en un préstamo que el trabajador parado tuviese que devolver poco a poco cuando encontrara trabajo, para acabar con todo el fraude que genera.

    Y ese fraude lo pagan los trabajadores en forma de impuestos, aunque a ellos se lo venden como “ayuda del Estado a fondo perdido mientras no trabajas”. Y a los trabajadores poco instruidos en economía, todo lo que sea o parezca gratis, les encanta.

    “Bien, ya reconoces que hay alternativas a la libre competencia para mejorar los sistemas educativos.” En efecto, la amenaza física (de padres, maestros, gobernantes, jefes, etc.) es la gran alternativa al libre mercado basado en el egoísmo y la libertad y es gracias a ella que los países comunistas han sobrevivido al margen de la economía de mercado.

    Sustituyen la fuerza del egoísmo por la del miedo. Pero la fuerza del egoísmo tiene la ventaja de ser omnipresente mientras que la del miedo se escapa por los poros del sistema coactivo y estos poros se agrandan a medida que crece, imparable, la corrupción, Y además el egoísmo es mucho menos estresante que el miedo.

    Saludos.

  27. David dice:

    “Ser “universalmente gratuito” no es sinónimo de calidad.”

    villuela, no hablo del sistema ni de la gratuidad, sino de resultados. Cuba no entra en PISA pero sí en el programa LLECE (Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación) de la Unesco, cuyos resultados correlacionan muy bien con los de PISA para los países que entran en ambas pruebas.
    Pues los resultados de Cuba no es que sean los mejores sino que están uno o dos escalones por encima de cualquier otro país sudamericano. Pero esto lo explica mejor Martin Carnoy, experto en Educación Comparada y jefe del equipo de la OCDE, que yo:

    http://www.elclarin.cl/web/index.php?option=com_content&view=article&id=3026

    Martin Carnoy: “La competencia en educación es una locura de la derecha”
    Nos dice rotundo, como rotundas son las evidencias, que allá o acá, en USA o en Chile, “¡la idea de crear competición entre escuelas es muy tonta!” Insiste en que “Chile es un chiste”, tan famoso en el mundo por tener un Estado ordenado y tan mal y despreocupadamente que gestiona la educación pública. Se lamenta de nuestra necedad para aplicar las correctas políticas de educación que harían cambiar el sistema. “Si Chile no hubiera cometido el error de crear el sistema de voucher en la época de la dictadura y en vez de ello se hubiese preocupado de la formación de buenos profesores, Chile hoy tendría la mejor educación del mundo”. El punto es que la ideología de la derecha es ciega al sentido común. Para Martín Carnoy el curriculum, la formación de profesores, la gestión de los directores no deben estar entregadas al mercado. Y no por comunismo o fascismo es que se debe de centralizar todos estos procesos, es simplemente porque la evidencia lo demuestra: “En Cuba está centralizado y en Finlandia también, y funciona muy bien en ambos países”. Lo central es el imperativo moral -insiste- de resguardar, para los niños, una educación de calidad. El resto es ideología.”

    “Los datos en todas partes del mundo muestran que todo lo que Chile hace no es la solución: hay al menos 30 estudios que muestran que eso no es la solución, pero ideológicamente ellos no pueden hacer otra cosa, es lo mismo que hacen con la salud; la derecha simplemente no quiere admitir que un sistema privado no funciona. Chile, por más de 30 años, ha evitado la solución. … “Todo el sistema escolar chileno es de baja calidad.”

    http://cuadernosdeeducacion.wordpress.com/2011/04/08/reforma-del-sistema-de-educacion-preambulo-de-una-nueva-ley-analisis-comparado-con-dos-sistemas-exitosos-finlandia-y-cuba-por-gustavo-quintana/

    Y así con todo. Empezando con la Sanidad. Nuestra ceguera ideológica nos lleva a ver las grandes ventajas de un sistema de cheque escolar, pero inconscientemente descartamos las desventajas. Por eso lo que vengo a decir es que acompañéis vuestras interesantes elaboraciones teóricas con los resultados reales, más allá de que Suecia da una gran libertad y mira qué bien les va. Suecia tiene una capacidad económica suficientemente alta para mantener sistemas educativos y de sanidad ineficientes o no.

    Dices “los mercados competitivos son mejores que los monopolios. Ahora bien, la alimentación es un servicio básico y funciona bien en manos privadas”…
    y tienes toda la razón, la alimentación y el equipamiento para telefonía, por ejemplo, funcionan muy bien en manos privadas, lo que no quiere decir que la red eléctrica o telefónica funcionen bien en manos privadas.
    El problema es que hay muchos mercados en los que no puede existir competencia: Monopolios naturales como la red de alcantarillado, la red eléctrica y la última milla telefónica, el abastecimiento de agua, incluso las autopistas… infraestructuras, básicamente. Y además existen otros mercados con unas barreras de entrada tan elevadas que el resultado lógico sólo puede ser un oligopolio, independientemente de regulaciones y concesiones estatales.

    Dices “La telefonía es un oligopolio porque funciona con licencias y concesiones estatales”…

    Y si no fuese un monopolio/oligopolio sería más caro porque instalar la infraestructura necesaria por duplicado/triplicado/cuatriplicado/etc saldría mucho más caro. ¿Concedemos vía libre para que quien quiera levante calles y tire su cable hasta tu casa? ¿levantamos una antena por cada compañía de telefonía móvil? Eso no tendría nada de eficiente, y habría que echarle muchos huevos para realizar una megainversión en cable sin saber si Telefonica te va a hacer dumping a continuación.
    Por no hablar de los pactos de precios, por los que han sido condenadas varias veces las compañías de móviles españolas.

    Las economías de escala como método de ahorro de costes también llevan a la oligopolización: Airbus vs Boeing, alianzas de aerolíneas comerciales, fusiones y absorciones de compañías automovilísticas cada día en mayor medida, etc. Y todo sin ninguna intervención estatal.

  28. yack dice:

    David, dices que “En Cuba está centralizado y en Finlandia también, y funciona muy bien en ambos países”. Lo de Cuba es mejor creerlo que ir a verlo, pero hay muchos factores al margen de la centralización o la privatización.

    Yo apostaría por un sistema totalmente privado, en el que el Estado estableciera unos contenidos específicos y detallados. Incluso sería muy práctico, como hacen en Finlandia, establecer un calendario preciso para desarrollar esos contenidos a fin de que los alumnos pudieran cambiar de escuela sin problemas de desfase.

    El Estado se encargaría de someter a exámenes anuales o bianuales a todos los estudiantes y aprobaría o suspendería con absoluta objetividad a los aspirantes. Este sistema es perfecto desde el punto de vista organizativo porque posibilita y alienta el autoperfeccionamiento continuado basado en la combinación de la capacidad de elección de los padres y las consecuencias buenas o malas de esas elecciones (feedback que es la esencia de la selección natural).

    Sin embargo, en educación hay factores más importantes, aunque no entran en conflicto ni en competencia con el sistema organizativo.

    Por ejemplo, consideremos un país como España, en el que por diversas razones históricas hay muchos padres que piensan que la juventud está para divertirse y que hay que dejar que los hijos se diviertan mientras puedan. Que están convencidos de que no es legitimo torcer la voluntad de sus hijos, ni presionarlos, ni castigarlos y además son incapaces de controlar sus conductas porque han perdido la autoridad, como resultado de aplicar esas creencias (no entro en si son buenas o malas).

    Por otro lado tenemos países como Corea en la que los padres consideran que sus hijos tienen la obligación de obedecerles y de trabajar hasta la extenuación para sacar buenas notas, porque piensan que así triunfarán en la vida y esa creencia es compartida por todos los estamentos sociales, empezando por los propios estudiantes que se avergüenzan ante sus compañeros de sacar malas notas.

    En ambos casos, aunque apliques una gestión privada o estatal, seguirán siendo mejores estudiantes los que se ven presionados por el entorno para ser buenos estudiantes y peores los que pueden elegir entre los videojuegos o estudiar matemáticas, pero de ahí no se saca que sea la estatalización o la centralización la clave del éxito o del fracaso.

    Lo que yo afirmo es que a igualdad de condiciones ambientales, una educación privada (aunque financiada por el Estado) sometida a un control objetivo de resultados por parte de una instancia independiente (el Estado) es el mejor de los sistemas posibles, si lo que queremos es obtener buenos estudiantes que no piensen en suicidarse por exceso de presión.

    Y eso es así porque las empresas privadas de enseñanza se esforzarán por complacer a padres y a alumnos simultáneamente, y eso significa encontrar la fórmula de enseñar más con menos esfuerzo, que es a lo que un sistema educativo debe aspirar.

    En España se ha conseguido el objetivo de estudiar sin esfuerzo pero con fracaso escolar y en Corea con esfuerzo excesivo aunque con buenos resultados académicos.

    Saludos.

  29. villuela dice:

    Hago hincapié en que mucha gente habla de “buen sistema educativo” en función de su grado de universalidad y yo digo que hay que mirar la calidad, no sólo si cubre a todo el mundo. El sistema educativo cubano es más un sistema de adoctrinamiento que cualquier otra cosa. Independientemente de que un señor opine tal cosa o tal otra en el Clarín.

    No conozco bien el sistema educativo chileno, pero sí sé que es una mentira rotunda lo de que la sanidad privada no funciona. Los seguros sanitarios privados funcionan mejor que los públicos. Es un mal ejemplo. Y eso por no hablar de las pensiones, han sido individualizadas en Suecia y en Chile (otra más de las similitudes entre ambos países) y funciona mucho mejor que el sistema piramidal del que disfrutamos en el resto del mundo. Hay a quien a eso lo ha llamado privatización de las pensiones. En tiempos de Franco, la educación estaba centralizada y no era muy buena.

    Con respecto a la telefonía, precisamente por ser tan alto el coste de duplicar las vías de agua, comunicación… no hay que temer que en un mercado libre nadie opte por eso, salvo que el abuso del monopolista sea tan palmario que aún tras la gran inversión quede beneficio. Pero aún con vías únicas puede haber competencia. Un ejemplo de eso son las compañías de transportes que mueven sus trenes por las mismas vías o sus camiones por las mismas carreteras. No seria mala cosa que el gobierno cada cierto tiempo subastase la el uso de las vías telefónicas o alcantarillado.

    En cualquier caso, no quiero que nadie saque la conclusión de que lo privado funciona siempre mejor que lo público en cualquier momento, sólo quiero derribar el prejuicio que hay contra todo tipo de privatización.

  30. David dice:

    Villuela, no es un señor en el Clarín, estamos hablando de uno de los más reconocidos expertos en sistemas educativos. Efectivamente sigues haciendo hincapié en un parámetro (la universalidad) que no tiene nada que ver con mi argumento, pues eso no computa en PISA / LLECE. Estamos hablando de los resultados de los alumnos, de sus conocimientos puros. Simplemente, los alumnos cubanos consiguen unos resultados en lectura, matemáticas y ciencias muy superiores al resto del continente. La universalidad y gratuidad no puntúan en los tests de matemáticas.

    Este debe ser el informe del 2º Estudio Regional Comparativo:
    http://unesdoc.unesco.org/images/0016/001606/160660s.pdf

    Pero más resumido y clarito aquí, los resultados a partir de la página 12:
    http://www.meduca.gob.pa/files/general/SERCE_Presentacion.pdf

    yack, estoy muy de acuerdo contigo en buena parte de tu mensaje, en que hay muchos factores que explican los buenos resultados de Finlandia o Cuba, más allá de la centralización y de que el sistema sea público o privado. Finlandia, Cuba y Corea son ejemplos de países donde la Educación tiene consideración de pilar fundamental de la sociedad, y cualquier sistema, público o privado, conseguría buenos resultados en esos países mientras se mantuviese tal consideración.

    Sin embargo, ni tú ni yo somos expertos en sistemas educativos, y resulta que Carnoy insiste en que esos aspectos que estamos despreciando sí pueden tener cierta importancia. Por eso, cuando dices que “a igualdad de condiciones ambientales, una educación privada sometida a un control objetivo de resultados por parte de una instancia independiente es el mejor de los sistemas posibles”, me gustaría que estuviese respaldado por la realidad, algo que no es posible porque no existe lo que propones, pero lo más cercano debe ser Chile, y no funciona.
    Insisto en que yo también creo que si implantamos tu propuesta en Finlandia funcionaría igual de bien (o casi).
    Lo que estás olvidando es imaginar cuáles serían los resultados de aplicar tal propuesta en un país como España. Yo no tengo ninguna duda de que empeorarían la situación sustancialmente.

    Alguna pista la daba Carnoy en el enlace anterior: “Si tomamos las mejores escuelas chilenas y las comparamos con sus similares en el mundo, están simplemente en el promedio. Es como cuando alguien juega fútbol en su país sin ver por televisión otras ligas del mundo y cree que porque es el mejor en su medio local, podría tener el mismo rendimiento en otros países.”

    Como la competencia entre escuelas no puede ser alta, por los inconvenientes de movilidad (un pueblo pequeño dará para una sola escuela), posiblemente acabaríamos cayendo en un nivel de competencia estable pero bajo, que dejaría contentos a todos los “contendientes” con sus ingresos asegurados por el Estado, al igual que Vodafone, Orange y Movistar no compiten en precios ni en eliminar establecimiento de llamada (son sancionados por pactos de precios en varias ocasiones y no cambia nada).

    villuela, dices “Pero sí sé que es una mentira rotunda lo de que la sanidad privada no funciona”.

    Sí, claro que funciona la Sanidad privada. El tema es a qué precio. Si crees que es más eficiente que la pública, preséntanos pruebas, datos, algo que indique que vuestra teoría funciona en la práctica.
    De momento, yo presento el caso de los EE.UU. y lo que dice la OCDE:

    http://www.oecd.org/economy/growth/46508904.pdf

    “There is no superior health care system:
    – Spending levels tend to be high in countries relying most on market mechanisms and while some of these countries have a long life expectancy as Figure 1 shows, they are not alone.
    – Administrative costs tend to be higher in those countries where private insurance plays the predominant role”

    Otro tanto con las pensiones: en Chile, ahora los tenemos llorando porque la inflación se comió sus pensioncitas capitalizadas. Un sistema de reparto no sufre por ese flanco. De hecho, el rescate bancario norteamericano también sirvió para salvar de la quiebra a los fondos de pensiones allí, algo que no puede suceder con los sistemas europeos clásicos.

    En cualquier caso, no quiero que nadie saque la conclusión de que lo público funciona siempre mejor que lo privado en cualquier momento, sólo quiero derribar el prejuicio que hay contra los servicios suministrados por el Estado. 😉

  31. villuela dice:

    Un momento, ¿como se ha redactado el informa PISA? ¿A partir de observadores in dependientes que han viajado a Cuba y han examinado a todos los alumnos cubanos, o a partir de datos que proporciona el proprio gobierno cubano?

    Es una cosa que no me ha quedado clara. Y perdona que haya insistido tanto en la gratuidad universal, pero es que siempre que he oído a alguien defender los sistemas sanitarios o educativos de Cuba o Corea del Norte ha sido con esos argumentos.

  32. David dice:

    Cuba no participa en PISA (creo que por razones políticas), sino en LLECE, pero viene a ser la misma historia. Desconozco cómo se realizan las pruebas, yo también pensé lo mismo que tú cuando vi la abultada diferencia, pero parece ser que esa superioridad de Cuba está aceptada entre los expertos en el tema (aunque no tenga eco mediático) y dudo que tuviesen ganas de pillarse los dedos sin tener pruebas mínimamente presentables. En todo caso, entiendo que los maquillajes de cifras se podrían dar en cualquier país, sin ir más lejos, ¿Cataluña?:

    “Cataluña maquilló la muestra de alumnado más allá de lo que estipula la OCDE, de forma que infrarrepresentó a los escolares inmigrantes y repetidores de la comunidad. La Generalitat excluyó de las pruebas al 5,95%, casi un punto porcentual más del máximo estipulado por la OCDE. … La OCDE permite la exclusión de un 5% de alumnos en algunos supuestos -recién llegados al país, que desconozcan el idioma en que se imparte la clase o sufran deficiencias que requieran una educación especial-, la Generalitat aumentó este porcentaje hasta descartar a casi el 6%. … La Generalitat excluyó en la prueba de 2009 al 6% de los estudiantes. La muestra final fue de 1.381 alumnos, 150 menos que en 2006. … “Esta diferencia despertó nuestras sospechas”
    http://elpais.com/diario/2011/10/26/sociedad/1319580004_850215.html

    Las abultadas diferencias de Cuba no son explicables sólo mediante maquillajes, son demasiados los alumnos participantes. Y Carnoy estuvo estudiando sobre el terreno, filmando en una decena de colegios cubanos (y otros tantos brasileños y chilenos), comprobando que los resultados de las pruebas tenían sustento real, y escribiendo incluso un libro (“Cuba’s Academic Advantage”). En este artículo comenta resumidamente lo que encontró:

    http://www.huffingtonpost.com/martin-carnoy/are-cubas-schools-better_b_109280.html

    Otro que estuvo por allí: http://education.ucdavis.edu/post/comparative-education-experience-cuba

    Cosa distinta es que Cuba invierta más esfuerzos, o que, como en Finlandia, un chaval allí tiene menos cosas con las que “entretenerse”. Otra clave: la mejor formación de los padres.

  33. yack dice:

    El factor fundamental de la excelencia para un sistema educativo, en cualquier circunstancia, es la altura a la que se pone el listón de la titulación.

    En España los títulos universitarios expedidos por el sector privado suelen ser de menor calidad que los del sector público, por la sencilla razón de que la privada se ve obligada a tener contentos a sus clientes (dándoles la titulación prometida sí o sí) y la pública no, dado que al ser subvencionada tiene más clientes de los que necesita y por otra parte nadie pierde si las aulas se quedan vacías.

    Ahora bien, si los exámenes los hiciera un cuerpo de examinadores de estatus funcionarial (aquí sí van bien los funcionarios) e independientes de las universidades y se subvencionara la privada al mismo nivel que la pública, cambiaría drásticamente la situación a favor de la privada,en la que sí hay feedback para los responsables del buen funcionamiento de la empresa. En tal caso se enfrentarían en igualdad de condiciones dos modelos: el funcionario con la vida resuelta y el profesor cuyo estatus depende exclusivamente de su eficiencia educativa, objetivamente medible, día a día

    Y los casos de pueblos aislados no son significativos y podrían arreglarse eligiendo periódicamente a la empresa que mejores resultados cosecha en poblaciones aisladas. Vuelvo a insistir en que estoy suponiendo que el Estado pagaría el coste del servicio y que las diferentes empresas dedicadas a la enseñanza competirían entre sí por atraer a los alumnos en base a dos criterios: confort y resultados, pero con la condición ineludible de que los alumnos fuesen evaluados por un procedimiento global e independiente de los centros de enseñanza

    Es difícil o imposible validar esta hipótesis, y la contraria, en el mundo real porque cada país es diferente y la distorsión de estas diferencias son insoslayables. Sin embargo, sí podemos ver lo que ocurre cuando servicios tan críticos como el de comercio se estatalizan: colas, escasez, mercado negro, baja calidad, etc. Ejemplo reciente: Venezuela en su intento de reinventar el comunismo.

    No veo por qué en la educación, que es otro servicio más, no ha de ocurrir lo mismo.

    Saludos.

  34. David dice:

    villuela, Cuba no participa en PISA (creo que por razones políticas), sino en LLECE, pero viene a ser la misma historia. Desconozco cómo se realizan las pruebas, yo también pensé lo mismo que tú cuando vi la abultada diferencia, pero parece ser que está aceptada internacionalmente entre los expertos en el tema esa superioridad de Cuba (aunque no tenga eco mediático) y no creo que tuviesen ganas de pillarse los dedos sin tener pruebas mínimamente presentables. En todo caso, entiendo que los maquillajes de cifras se podrían dar en cualquier país, sin ir más lejos, ¿Cataluña?:

    “Cataluña maquilló la muestra de alumnado más allá de lo que estipula la OCDE, de forma que infrarrepresentó a los escolares inmigrantes y repetidores de la comunidad. La Generalitat excluyó de las pruebas al 5,95%, casi un punto porcentual más del máximo estipulado por la OCDE. … La OCDE permite la exclusión de un 5% de alumnos en algunos supuestos -recién llegados al país, que desconozcan el idioma en que se imparte la clase o sufran deficiencias que requieran una educación especial-, la Generalitat aumentó este porcentaje hasta descartar a casi el 6%. … La Generalitat excluyó en la prueba de 2009 al 6% de los estudiantes. La muestra final fue de 1.381 alumnos, 150 menos que en 2006. … “Esta diferencia despertó nuestras sospechas”
    http://elpais.com/diario/2011/10/26/sociedad/1319580004_850215.html

    Las abultadas diferencias de Cuba no son explicables sólo con maquillajes, son demasiados los alumnos participantes. Y Carnoy estuvo estudiando sobre el terreno, filmando en una decena de colegios cubanos (y otros tantos brasileños y chilenos), comprobando que los resultados de las pruebas tenían sustento real, y escribiendo incluso un libro (“Cuba’s Academic Advantage”). En este artículo comenta resumidamente lo que encontró:

    http://www.huffingtonpost.com/martin-carnoy/are-cubas-schools-better_b_109280.html

    Otro que estuvo por allí: http://education.ucdavis.edu/post/comparative-education-experience-cuba

  35. David dice:

    Reenvío, porque creo que mis mensajes se están perdiendo por el camino…

    Villuela, Cuba no participa en PISA (creo que por razones políticas), sino en LLECE, pero viene a ser la misma historia. Desconozco cómo se realizan las pruebas, yo también pensé lo mismo que tú cuando vi la abultada diferencia, pero parece ser que está aceptada internacionalmente entre los expertos en el tema esa superioridad de Cuba (aunque no tenga eco mediático) y no creo que tuviesen ganas de pillarse los dedos sin tener pruebas mínimamente presentables. En todo caso, entiendo que los maquillajes de cifras se podrían dar en cualquier país, sin ir más lejos, ¿Cataluña?:

    “Cataluña maquilló la muestra de alumnado más allá de lo que estipula la OCDE, de forma que infrarrepresentó a los escolares inmigrantes y repetidores de la comunidad. La Generalitat excluyó de las pruebas al 5,95%, casi un punto porcentual más del máximo estipulado por la OCDE. … La OCDE permite la exclusión de un 5% de alumnos en algunos supuestos -recién llegados al país, que desconozcan el idioma en que se imparte la clase o sufran deficiencias que requieran una educación especial-, la Generalitat aumentó este porcentaje hasta descartar a casi el 6%. … La Generalitat excluyó en la prueba de 2009 al 6% de los estudiantes. La muestra final fue de 1.381 alumnos, 150 menos que en 2006. … “Esta diferencia despertó nuestras sospechas”
    http://elpais.com/diario/2011/10/26/sociedad/1319580004_850215.html

    Las abultadas diferencias de Cuba no son explicables sólo con maquillajes, son demasiados los alumnos participantes. Y Carnoy estuvo estudiando sobre el terreno, filmando en una decena de colegios cubanos (y otros tantos brasileños y chilenos), comprobando que los resultados de las pruebas tenían sustento real, y escribiendo incluso un libro (“Cuba’s Academic Advantage”). En este artículo comenta resumidamente lo que encontró:

    http://www.huffingtonpost.com/martin-carnoy/are-cubas-schools-better_b_109280.html

    Otro que estuvo por allí: http://education.ucdavis.edu/post/comparative-education-experience-cuba

    yack, estando relativamente de acuerdo con tu mensaje, sobre todo, con los dos primeros párrafos, creo que flojea un poco el argumento de traerse a la mejor empresa educativa para ese pueblo con deficiencias educativas. La calidad de la educación depende en gran medida del profesor, pero este “producto” no es “replicable”: Apple y sus productos triunfan en el mercado y Apple responde fabricando más iPhones e iMacs, pero el éxito del profesor Santiago no se puede exportar clonándole. Lo que la competencia entre escuelas traería idealmente sería la lucha por robarse los mejores profesores, pero no aumentaría el nivel global de la Educación… a menos que se empezasen a producir mejores profesores, algo que no veo simplemente por la introducción de competencia entre escuelas (habría que actuar sobre la titulación de Magisterio).
    En la práctica, lo que sucede es que la escuela prefiere tener el mayor margen de beneficios posible manteniendo un nivel de calidad aceptable, que no sea sensiblemente inferior a la escasa competencia. La escuela siempre tiene asegurado un porcentaje de “clientela” entre los residentes cercanos al centro.

    No sólo es Chile. Holanda o Suecia también tienen sistemas basados en cheque escolar y vemos que, aunque los resultados son buenos, no son mejores que los de Finlandia. En Suecia, parece que hay cierta evidencia de que los resultados han empeorado ligeramente desde la introducción del sistema en los noventa:

    “Vouchers in Sweden: Scores Fall, Inequality Grows”
    http://dianeravitch.net/2013/03/26/the-swedish-voucher-system-an-appraisal/

    En Holanda tienen cheque escolar desde hace muchas décadas, y los resultados son buenos, pero no sabemos cuáles serían con un sistema público clásico. Lo que ya sí es evidente es el rotundo fracaso del experimento privatizador de la Sanidad holandesa.

  36. David dice:

    Me da que debe haber algún enlace raruno, porque mis mensajes se están perdiendo por el camino… Voy por partes.

    Villuela, Cuba no participa en PISA (creo que por razones políticas), sino en LLECE, pero viene a ser la misma historia. Desconozco cómo se realizan las pruebas, yo también pensé lo mismo que tú cuando vi la abultada diferencia, pero parece ser que está aceptada internacionalmente entre los expertos en el tema esa superioridad de Cuba (aunque no tenga eco mediático) y no creo que tuviesen ganas de pillarse los dedos sin tener pruebas mínimamente presentables. En todo caso, entiendo que los maquillajes de cifras se podrían dar en cualquier país, sin ir más lejos, ¿Cataluña?:

    “Cataluña maquilló la muestra de alumnado más allá de lo que estipula la OCDE, de forma que infrarrepresentó a los escolares inmigrantes y repetidores de la comunidad. La Generalitat excluyó de las pruebas al 5,95%, casi un punto porcentual más del máximo estipulado por la OCDE. … La OCDE permite la exclusión de un 5% de alumnos en algunos supuestos -recién llegados al país, que desconozcan el idioma en que se imparte la clase o sufran deficiencias que requieran una educación especial-, la Generalitat aumentó este porcentaje hasta descartar a casi el 6%. … La Generalitat excluyó en la prueba de 2009 al 6% de los estudiantes. La muestra final fue de 1.381 alumnos, 150 menos que en 2006. … “Esta diferencia despertó nuestras sospechas”
    http://elpais.com/diario/2011/10/26/sociedad/1319580004_850215.html

    Las abultadas diferencias de Cuba no son explicables sólo con maquillajes, son demasiados los alumnos participantes. Y Carnoy estuvo estudiando sobre el terreno, filmando en una decena de colegios cubanos (y otros tantos brasileños y chilenos), comprobando que los resultados de las pruebas tenían sustento real, y escribiendo incluso un libro (“Cuba’s Academic Advantage”). En este artículo comenta resumidamente lo que encontró:

    http://www.huffingtonpost.com/martin-carnoy/are-cubas-schools-better_b_109280.html

  37. David dice:

    yack, estando relativamente de acuerdo con tu mensaje, sobre todo, con los dos primeros párrafos, creo que flojea un poco el argumento de traerse a la mejor empresa educativa para ese pueblo con deficiencias educativas.
    La calidad de la educación depende en gran medida del profesor, pero este “producto” no es replicable: Apple y sus productos triunfan en el mercado y Apple responde fabricando más iPhones e iMacs, pero el éxito del profesor Santiago no se puede exportar clonándole. Lo que la competencia entre escuelas traería idealmente sería la lucha por robarse los mejores profesores, pero no aumentaría el nivel global de la Educación… a menos que se empezasen a producir mejores profesores, algo que no veo simplemente por la introducción de competencia entre escuelas (habría que actuar sobre la titulación de Magisterio).

    En la práctica, lo que sucede es que cualquier escuela tiene asegurada una gran “clientela” entre los residentes cercanos al centro, a menos que haga las cosas muy mal, y prefiere tener el mayor margen de beneficios posible manteniendo un nivel de calidad *comparativamente* aceptable, algo que también le viene bien a las otras escuelas de la competencia para no entrar en una guerra y escalada de salarios por los mejores profesores.
    Mejores salarios implicarían menor margen de beneficio, y por tanto menos posibilidades de expansión que la competencia. Mayor expansión implica rebajar calidad, al quedar menos profesores buenos… y blah blah… no hay ningún círculo virtuoso, y las experiencias reales lo corroboran…

    No sólo es Chile. Holanda o Suecia también tienen sistemas basados en cheque escolar y vemos que, aunque los resultados son buenos, no son mejores que los de Finlandia. En Suecia, parece que hay cierta evidencia de que los resultados han empeorado ligeramente desde la introducción del sistema en los noventa:

    “Vouchers in Sweden: Scores Fall, Inequality Grows”
    http://dianeravitch.net/2013/03/26/the-swedish-voucher-system-an-appraisal/

    En Holanda tienen cheque escolar desde hace muchas décadas, y los resultados son buenos, pero no sabemos cuáles serían con un sistema público clásico. Lo que ya sí es evidente es el rotundo fracaso del experimento privatizador de la Sanidad holandesa.

  38. yack dice:

    David, los profesores no son iPads de prestaciones predeterminadas e inamovibles, sino que son seres vivos, lo que significa que pueden ampliar o mermar sus capacidades en función de la presión competitiva. Como dije en el tercer comentario, la destreza no es una propiedad como la estatura o el color de los ojos, sino que puede ampliarse en muchos grados en función de la motivación. Y te pongo dos casos para ilustrar mi idea:

    Caso A: Un individuo estudia magisterio, obtiene una plaza en la educación pública y se da cuenta (cosa muy frecuente) de que es incapaz de controlar a sus alumnos y menos aún de enseñarles.

    En un sistema de educación pública ese infeliz se jubilará arrastrándose por las aulas desempeñando un papel lamentable y visitando continuamente a los psicólogos.

    En el modelo de educación que yo propongo, sería expulsado inmediatamente del sistema, iría al paro y buscaría empleo en otro lugar más adaptado a sus talentos y capacidades.

    Caso B: Un individuo tiene capacidad para la enseñanza, obtiene una plaza pública pero como es muy perezoso (cosa bastante frecuente) y no tiene auténtica vocación, reduce sus clases a la mínima expresión para trabajar lo menos posible.

    En un sistema público se jubilará aportando a sus alumnos el 30% de lo que podría darles.

    En el sistema que yo propongo, el director del colegio le mostraría una estadística de resultados de sus alumnos, y le diría que le va a rebajar el sueldo para acompasarlo con la nota de sus alumnos, advirtiéndole que si no mejora su rendimiento perderá el empleo. Es lo que se hace en el fútbol que está basado en el modelo competitivo en base a resultados.

    Obviamente, por puro egoísmo, este individuo se tomará la clase en serio, explorará nuevos métodos de enseñanza, practicará en su casa, asistirá a cursillos de perfeccionamiento, ensayará nuevas estrategias etc. etc. y en definitiva se acercará al límite de su capacidad y eficiencia porque al hacerlo así mejorará sus expectativas vitales en todos los ámbitos.

    El resultado final será que la calidad de la enseñanza mejore sustancialmente con el modelo que yo propongo, a igualdad de condiciones. Y creo que todos podemos entender un mecanismo tan obvio y que tan bien encaja con nuestra experiencia personal.

    Saludos.

  39. David dice:

    Bien, siendo consciente de que no es muy realista un sistema tan drástico (sindicatos, derechos de los trabajadores, corporativismo, un barrio complicado barre los resultados al más pintado, etc), no me disgusta (a falta de ideas mejores), pero no sería un esquema exclusivo de un sistema privado, se podría organizar desde el Estado también. Los profesores no tienen porqué ser funcionarios.

    Veo que, tras borrar uno de los enlaces, mis mensajes no se pierden, pero mi respuesta a Villuela se quedó despistado en la cola de moderación, así que lo vuelvo a repetir:

    Villuela, Cuba no participa en PISA (creo que por razones políticas), sino en LLECE, pero viene a ser la misma historia. Desconozco cómo se realizan las pruebas, yo también pensé lo mismo que tú cuando vi la abultada diferencia, pero parece ser que esa superioridad de Cuba está aceptada internacionalmente entre los expertos en el tema (aunque no tenga eco mediático) y no creo que esos expertos tengan ganas de pillarse los dedos sin tener evidencias claras. En todo caso, entiendo que los maquillajes de cifras se podrían dar en cualquier país, sin ir más lejos, ¿Cataluña?:

    “Cataluña maquilló la muestra de alumnado más allá de lo que estipula la OCDE, de forma que infrarrepresentó a los escolares inmigrantes y repetidores de la comunidad. La Generalitat excluyó de las pruebas al 5,95%, casi un punto porcentual más del máximo estipulado por la OCDE. … La OCDE permite la exclusión de un 5% de alumnos en algunos supuestos -recién llegados al país, que desconozcan el idioma en que se imparte la clase o sufran deficiencias que requieran una educación especial-, la Generalitat aumentó este porcentaje hasta descartar a casi el 6%. … La Generalitat excluyó en la prueba de 2009 al 6% de los estudiantes. La muestra final fue de 1.381 alumnos, 150 menos que en 2006. … “Esta diferencia despertó nuestras sospechas”
    http://elpais.com/diario/2011/10/26/sociedad/1319580004_850215.html

    Las abultadas diferencias de Cuba no son explicables sólo con maquillajes, son demasiados los alumnos participantes. Y Carnoy estuvo estudiando sobre el terreno, filmando en una decena de colegios cubanos (y otros tantos brasileños y chilenos), comprobando que los resultados de las pruebas tenían sustento real, y escribiendo incluso un libro (“Cuba’s Academic Advantage”). En este artículo comenta resumidamente lo que encontró:

    http://www.huffingtonpost.com/martin-carnoy/are-cubas-schools-better_b_109280.html

  40. David:

    Disculpa pero tus mensajes me van a la carpeta de spam. No suelo revisarla con demasiada regularidad, pero estaré atento para autorizarlos. Perdona si tardo más de lo debido.

  41. David dice:

    Hola Santiago, era por el enlace a la UCDavis, pero como no me decía nada de estar entrando en la cola de moderación, pensé que se estaban perdiendo y reenvié el mensaje varias veces hasta que caí en que debía ser cosa de algún enlace… qué desastre!
    Ahora han entrado 3 ó 4 mensajes iguales, que, por mí, puedes borrar la mayoría, para dejar el hilo más aseado… O mejor, mi último mensaje está en la cola de moderación ahora mismo. Puedes borrar los que estaban en la carpeta de spam, y dejar el último, para que tenga algo más de sentido 😉 (venía a decir que la propuesta de yack sería igualmente aplicable desde el sector público, que los profesores no tienen porqué ser funcionarios, aunque sean empleados públicos)

  42. David dice:

    Un ejemplo de lo bien que funciona la privatización de lo público en este país:
    http://ultimahora.es/mallorca/noticia/sucesos/ultimas/detienen-responsables-entregar-notificaciones-agencia-tributaria-balear.html

    “Detienen a dos responsables de entregar notificaciones de la Agencia Tributaria balear.
    La empresa cuyos responsables han sido detenidos tenía encomendado el reparto en las Islas Baleares de cerca de 60.000 comunicaciones oficiales al año, de las que solo se entregaba adecuadamente un pequeño porcentaje, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Baleares en un comunicado.

    Según la Policía, solo un 8,2 % de los embargos, apremios o requerimientos de salarios fueron entregados a su destinatario directamente, y únicamente un 1,9% en segunda instancia, como marca la Ley.

    Además, los empleados de la mercantil eran obligados a trabajar en jornadas de 14 horas sin ser dados de alta en la Seguridad Social.”

  43. yack dice:

    Ejemplos los hay para todo. Hay madres que tiran a sus bebés a la basura, pero eso no pone en cuestión el instinto maternal.

    Algo que me parece misterioso de esta noticia es cómo puede ser que el empresario fuese tan incompetente que comprometiera el éxito de su empresa, hiciera trabajar 14 horas a los empleados y estos sólo gestionasen un 8,2 % del trabajo.

    Y por último, lo que hace que el sector público funcione es que el perjudicado o beneficiado sea un ser inteligente y egoísta. Inteligente para detectar el malfuncionamiento del procedimiento que está bajo su responsabilidad y egoísta para que no le sea indiferente.

    En este caso, como a la administración le da igual que se entreguen o no las comunicaciones, contrata al primero que se presenta de parte de un amigo/familiar/conocido, y se olvida del tema pensando que ya ha cumplido con su obligación.

    Un empresario se habría cerciorado de que se está haciendo bien el trabajo por el que está pagando, porque es su dinero el que está en juego.

    Cualquier sistema productivo que se precie debe ser diseñado y gestionado por una mente dotada de una inteligencia que esté a la altura de las circunstancias y que sienta dolor y placer, pero ese no es el caso de la administración pública.

    Saludos.

  44. villuela dice:

    Curiosamente, según PISA, la mejor educación de américa latina está en Chile, no en Cuba. http://www.infobae.com/2013/12/08/1529225-chile-el-pais-mejor-educacion-america-latina

  45. DM dice:

    villuela, pensé que ya había quedado claro tras todos esos mensajes míos repetidos… xD
    Cuba no participa en PISA, por eso no aparece. Sí lo hace en la prueba de la UNESCO (LLECE), y resulta que la correlación de resultados entre PISA y LLECE es altísima.
    Pues en LLECE Cuba le saca unas diferencias muy abultadas y preocupantes a Chile.

    http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article5001

    “Al comparar los resultados de matemática y lectura de tercer grado, Cuba resulta ser el único país que se ubica a más de una desviación estándar de la media regional, es decir, más de 100 puntos arriba de los 500 puntos promediados por todos los países estudiados.”

    “Cuba es el único país que logra la categoría I en todas las áreas y cursos estudiados. En el nivel II se sitúan Chile, Costa Rica, México, Uruguay y el estado de Nuevo León. Con II y III aparecen Brasil y Argentina. El resto de los países se baten entre la categoría III y mayoritariamente IV.”

    “Si uno mira los niveles de desempeño del más básico al más complejo, tenemos muy pocos estudiantes en el nivel de excelencia de aprendizaje en todos los países, salvo Cuba.”

    http://www.meduca.gob.pa/files/general/SERCE_Presentacion.pdf

  46. villuela dice:

    Perdona, ya no me acordaba. oye, ¿sabes por curiosidad por qué Cuba no participa en PISA?

  47. DM dice:

    No lo sé. Me suena haber leído que era por razones políticas, pero no lo sé. El test PISA lo organiza la OCDE, a la que no pertenece Cuba, pero tampoco pertenecen unos cuantos países latinoamericanos que sí participan. Ni idea.

  48. David dice:

    Otro ejemplo anecdótico de las bonanzas de la privatización:
    “Los trabajadores de las lavanderías hospitalarias de Madrid denuncian que la nueva empresa, Flisa, no respeta las barreras de seguridad e higiénicas exigidas. laSexta ofrece imágenes en exclusiva de cómo la ropa sucia, las sábanas e incluso ropa de quirófano se descargan al aire libre y se amontonan a pocos metros de un almacén de fruta.”

    http://www.lasexta.com/noticias/economia/trabajadores-lavanderia-central-denuncian-tratamiento-incorrecto-ropa-hospitalaria_2013121800159.html

    Oops, vaya, parece que no es tan anecdótico:
    Tribunal de Cuentas: “La limpieza viaria privatizada es un 71 % más cara que la pública”.
    “Este mayor coste no tiene una correlación inmediata en los índices de calidad del servicio”.
    “Tiene un coste de 16,23 euros si es de gestión pública y de 27,83 euros si es privada”.

    http://www.elmundo.es/economia/2013/12/17/52b0a96722601d89358b458e.html

  49. David dice:

    Suelo estar en desacuerdo con el 90% de los artículos de Rallo, pero éste se lleva la palma. La 1ª mitad es despropósito tras despropósito.
    Esto es muy sencillo: que nos diga esos sistemas sanitarios en los que, según él, “no en vano, allí donde predomina la libre competencia entre proveedores sanitarios, los resultados en términos de rebaja de costes y de mejora de la calidad son simplemente espectaculares.”

    ¿Por qué demonios no nombra esos “allís” en los que predomina la libre competencia con resultados espectaculares? ¿existen? ¿No se referirá al fracasado experimento holandés? ¿Quizás a esa ciudad-estado-chiringuito llamada Singapur con la mitad de población mayor de 65 años que Europa y con un sistema sanitario férreamente regulado por el Estado?

    Yo no soy dogmático. Que me muestren un sistema dónde funciona lo que propone Rallo y allá voy. Simplemente no existe. Por tanto, los experimentos con gaseosa, que los prueben otros antes, que ya estamos viendo lo bien que le ha salido a Holanda… ¬¬

  50. villuela dice:

    No conozco el caso holandés, ¿podrías informarme?

  51. David dice:

    Pues que en el 2006 introdujeron un sistema de aseguramiento privado obligatorio que ha disparado los costes hasta convertirlo en el sistema más caro de Europa, y aún encima ha empeorado el ya mediocre servicio existente antes del cambio:

    “The first lesson for the United States is that the new (post-2006) Dutch health insurance model may not control costs. To date, consumer premiums are increasing, and insurance companies report large losses on the basic policies. Second, regulated competition is unlikely to make voters/citizens happy; public satisfaction is not high, and perceived quality is down. Third, consumers may not behave as economic models predict, remaining responsive to price incentives. If regulated competition with individual mandates performs poorly in auspicious circumstances such as the Netherlands, how will this model fare in the United States, where access, quality, and cost challenges are even greater? Might the assumptions of economic theory not apply in the health sector?”

    http://en.wikipedia.org/wiki/Healthcare_in_the_Netherlands

    Por supuesto, no faltan los estudios y ránkings de los lobbies aseguradores poniéndolos como la mejor Sanidad de Europa (EHCI, por ejemplo), pero es conocido que el que puede, busca atención sanitaria en la Alemania fronteriza.
    La competición se reduce a un oligopolio de 4 aseguradoras que copan más del 90% del mercado ofreciendo más o menos las mismas prestaciones.

    Mejor te lo cuentan los que lo sufren: http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/376447-holanda-asi-funciona-mejor-sistema-sanitario-de-europa.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s