Adoctrinamiento chapucero, cutre y deleznable: el estilo Wert

Publicado: 27 diciembre 2013 en Educación, Filosofía política
Etiquetas:, , ,

El Ministerio de Educación ha sacado un borrador en donde se establecen los contenidos y objetivos de las asignaturas que se impartirán con la nueva LOMCE. Allí se pueden leer ciertos objetivos para la asignatura de Filosofía de primero de Bachillerato. Cuando me los enviaron pensé que era el típico bulo de Internet, pero para mi desolación, son absolutamente verdaderos. Aquí están los más llamativos (las negritas son mías):

Conocer el modo de preguntar radical y mayéutico de la metafísica para diseñar una idea empresarial y/o un plan de empresa utilizando habilidades metafísicas y gnoseológicas para conocer y comprender la empresa como un todo, facilitando los procesos de cuestionamiento y definición clara de las preguntas radicales y las respuestas a las mismas, como ¿qué somos?, ¿qué hacemos?, ¿por qué?, ¿para qué sirve esta empresa?, ¿cuál es nuestra misión?, ¿cuál es su sentido, su razón de ser? y saber argumentar la defensa de las respuestas.”

Comprender el valor de la teoría del conocimiento, la lógica y la epistemología para introducir una racionalidad en el origen, desarrollo, dirección y ejecución de un proyecto empresarial, ayudando, utilizar las habilidades metafísicas y lógicas para comprender el orden racional de la interrelación entre las partes de un proyecto o de una empresa, siendo capaz de elevarse por encima de lo concreto para ver, estructurar y valorar la totalidad del sistema eliminando el caos y la desconexión, aportando sentido y significado al todo y a las partes y clarificando racionalmente ideas y emociones.

Conocer y valorar las técnicas del diálogo filosófico, la argumentación y la retórica, la filosofía del lenguaje y la metafísica para organizar la comunicación entre las partes, la resolución de negociaciones y de conflictos empresariales, generar diálogo basado en la capacidad de argumentar correctamente, definir y comunicar correctamente la visión/misión/objetivos de la empresa.

En primer lugar, esto constituye un insulto a la inteligencia de un gremio que no creo que merezca ser tratado así. La Filosofía ha tenido unos contenidos históricos tradicionales muy claros que, rara vez, han tocado el tema de “la empresa”, y menos desde una perspectiva metafísica. Ignoro a que autores o corrientes filosóficas he de referirme para tocar estos temas en clase. Seguramente que los habrá, pues de todo hay en la viña del Señor, pero desde luego, no han sido los más significativos de la historia de mi disciplina. Ni Platón ni Aristóteles, ni Descartes ni Kant, ni cualquiera de los grandes filósofos hablaron del “proyecto empresarial” ni de “la resolución de negociaciones y conflictos empresariales”. A lo sumo el pensamiento marxista y sus derivados, pero dudo mucho que el ministro Wert quiera que hablemos de ellos en el aula.Y desde luego, entre las grandes cuestiones de la metafísica, tales como “¿Por qué el ser y no más bien la nada?” o la más mundana “¿Cuál es el sentido de mi existencia?”, no se incluye “¿Para qué sirve una empresa?”.  Es que me da hasta vergüenza tener que argumentar esto. Es algo tan cutre y bochornoso que, de verdad, me quedo sin palabras. Si, al menos, nos hubiesen metido contenidos serios, no sé, los postulados del liberalismo: hablar de Adam Smith o David Ricardo, o de los actuales Nozick o James Buchanan… parecería, al menos, algo más comprensible. Pero es que hacerlo así, de este modo tan absurdo: utilizar el modo de preguntar radical y mayeútico de la metafísica para diseñar una idea empresarial… Hay que ser imbéciles.

Y, en segundo lugar, si el ministro Wert y sus asesores veían adoctrinamiento en la LOGSE, la solución no es hacer lo mismo que criticaban. Si pensaban que los contenidos de ciertas asignaturas eran tendenciosos y adoctrinaban para hacer futuros votantes del PSOE, cambiar todo para hacer lo contrario es de una estupidez insultante. ¿No hubiera sido lo lógico eliminar cualquier elemento sensible al adoctrinamiento y dejar cada asignatura con sus contenidos y objetivos tradicionales, en vez de seguir con esta absurda guerra ideólogica y hacer exactamente lo mismo que se critica? Es que parece tan sumamente infantil e impropio de un Ministerio de Educación seguir con el “si tu lo has hecho, ahora voy a hacerlo yo”, a sabiendas de que cuando se pierdan las elecciones, el rival volverá a hacer lo mismo, sin ser conscientes de que lo único que se consigue es dañar gravemente el propio sistema educativo, que no cabe más que echarse a llorar. Por favor, señores políticos, dejen trabajar a los docentes, dejen que demos nuestras materias y que nos dediquemos a enseñarlas y, ya sé que es pedir mucho, si pudiera ser como regalo de Navidad, intenten hacernos las cosas algo más fáciles, a ver si pudiera ser que alguna vez, trabajásemos todos en la misma linea, intentando mejorar el sistema educativo.

Anuncios
comentarios
  1. carlos dice:

    Efectivamente, parece una broma de mal gusto, un argumento delirante de una novela distópica. Da vértigo ver en manos de quien estamos.

  2. Es que si el borrador aparece en un capítulo de una novela de Huxley, Orwell o Bradbury, no llamaría la atención. De verdad que es una cosa pasmosa.

  3. El día de los inocentes es mañana, ¿verdad?

  4. Si no se trata de una inocentada, quién ha redactado esta sarta de barbaridades?. Me gustaría que algún lumbreras me explicase cuáles son mis habilidades metafísicas. A lo mejor puedo dejar la enseñanza y montar una empresa.

  5. No, no es una inocentada. ¡Ojalá!

    José Luis:

    Pues fíjate, a lo mejor no sabíamos que éramos grandes emprendedores y el ministro nos está despertando de nuestro sueño dogmático.

  6. Yack dice:

    No creería yo que esto ha salido de la mente del ministro Bert si no fuera porque lo certifica Santiago.

    Resulta patético justificar la inclusión de la filosofía en el programa de estudios por el procedimiento de asignar utilidad a lo que no la tiene (la metafísica es útil para los empresarios, por ejemplo).

    Es como decir que se enseñará la lógica aristotélica con el fin de que los estudiantes se sirvan de los silogismos para evitar los errores en sus razonamientos.

    Al margen de esto, no veo aquí ningún sesgo ideológico. La economía es esa cosa que sirve para crear y distribuir la riqueza. La empresa es la unidad estructural de ese tejido social que nos mantiene vivos y bien alimentados a todos, y colocarla en el lugar que su importancia reclama, me parece un noble intento, aunque condenado al fracaso.

    El problema es que en España se sigue pensando que la empresa es un mecanismo diabólico regentado por malvados capitalistas sin piedad que se rigen por la codicia y el afán desmedido de lucro y cuya función es exprimir y esclavizar a los desvalidos proletarios.

    Lo ideal, se piensa, sería una economía centralizada, regentada por un Estado omnisciente y providente que reparte la riqueza disponible en función de las necesidades de cada cual. Y cualquier otro planteamiento es adoctrinamiento político.

    Saludos.

  7. Yack:

    A ver, no sé si ha quedado claro. No se trata de justificar la filosofía o la metafísica subrayando su supuesta utilidad para el mundo empresarial. La filosofía o la metafísica se justifican por sí solas dentro del sistema educativo (y así existen en todos los sistemas educativos que conozco). Lo grave es meter contenidos que no tienen nada que ver con una asignatura dentro de ella. Es como si metieran “astrofísica” en el currículo de artes plásticas o “diseño de ascensores” en el currículo de biología.

    Para saber de modo claro qué es una empresa existen asignaturas para ello, tales como “Fundamentos de economía” en bachillerato, entre otras. Asignaturas ellas, en las que se enseña con total normalidad y sin sesgos ideológicos (suponemos) el funcionamiento de la economía. ¿Qué leches pinta entonces la empresa dentro del currículo de filosofía?

  8. Ren dice:

    He estado mirando la fuente y hago dos puntualizaciones: Son los últimos puntos del último bloque “Bloque 6: Cultura y sociedad”. Todos sabemos que jamáis llegáis ahí.
    En segundo lugar, es un borrador, yo he leído cosas más ridículas en los borradores de circulares del Banco de España, y alguna vez he sospechado que incluyen gilipolleces adrede para que la gente los lea y proponga cambios (ya que si un borrador no lo lee nadie, nadie propondrá nada, y por lo tanto, el borrador no cumplirá su función).

    Ninguna de las dos cosas quita el hecho de que mezclar la filosofía con asignaturas de empresa… es bastante ridículo.

    Ahora bien, lo que es mear fuera del tiesto es decir que esto es adoctrinamiento ideológico. ¿Donde está escrito que el conocimiento empresarial sea cosas de derechas o izquierdas? En ningún sitio.

    El título es de traca “Adoctrinamiento chapucero, cutre y deleznable: el estilo Wert”. Chapucero y cure, puede ser. Pero adoctricamiento y deleznable? Palabras mayores para tan poca cosa. Un consejo: No odies.

  9. Ren dice:

    Y por cierto:

    “A lo sumo el pensamiento marxista y sus derivados, pero dudo mucho que el ministro Wert quiera que hablemos de ellos en el aula”

    Yo di a Marx, cuando gobernaba Aznar.

  10. Ren:

    Utilizo la expresión “deleznable” porque, sencillamente, lo es. ¿Qué razón puedes tú ver en que introduzcan estos objetivos? ¿Para qué? ¿Cuál ha sido la intención del legislador al introducir esto? ¿No ves ningún intento, cutre y chapucero, de meter ideología liberal en el currículo de filosofía?

    ¿Y crees que meten cosas así en los borradores, simplemente, para que se propongan cambios? Pues más estúpido me pones el asunto: hacer las cosas mal a propósito para que alguien las enmiende. Maravilloso.

    Lo único que te concedo es que no es gran cosa. No va a suponer un cambio muy grande en el curso de la asignatura ni es nada demasiado importante, pero serlo, lo que se dice serlo, es: deleznable, rastrero, bajuno… como prefieras.

    Y no es cuestión de odio a la derecha ni nada por el estilo. Siento, igualmente, bastante repugnancia por ciertos sectores de la izquierda. Pero macho, cuando es verde y en botella…

  11. Ren:

    Y una puntualización: tú distes a Marx en la era Aznar en Historia de la Filosofía de segundo de Bachillerato. No en Filosofía de primero, que es de la que estamos hablando. Y si tu profesor te habló de Marx en primero lo hizo porque le dio la gana, porque no está en el currículo.

    Cuando he mencionado que Wert, seguramente, no querrá que hablemos de la empresa en términos marxistas creo que he sido claro. Lo que se pretende es que se hable POSITIVAMENTE del mundo empresarial y no que, desde luego, se haga una crítica al capitalismo.

  12. Ren dice:

    Dices: “¿Qué razón puedes tú ver en que introduzcan estos objetivos? ¿Para qué? ¿Cuál ha sido la intención del legislador al introducir esto? ¿No ves ningún intento, cutre y chapucero, de meter ideología liberal en el currículo de filosofía?”

    Qué razón veo? No lo sé, quizá que el 80% de la población quiere ser funcionario, y así, perdóname, no puede funcionar ningún país. Quizá también (sigo sin saber), la única posibilidad que van a tener muchos de tus alumnos de ganarse la vida es siendo emprendedor, con lo cual, que quieres que te diga, no me parece que sea tan “deleznable” hablar de conocimiento empresarial.

    Verde y en botella, efectivamente, lo tuyo es odio ideológico. Sigo sin saber porqué es tan despreciable el liberalismo, y tampco sé porqué asumes que el conocimiento empresarial es “ideología liberal”. No lo sé, ¿me lo dices o paso de preguntar más?

    Y para rematar, tampoco estaría mal que nos indicaras porqué es tan espantoso hablar positivamente de la empresa. La empresa es el pilar que sustenta la riqueza de todos los países, es la forma en la que los humanos nos organizamos para producir bienes, no veo nada malo en ello por mucho que lo intente. Si los españoles fuéramos un poco más liberales y un poco menos borricos, este sería otro país mucho mejor.

  13. Jose dice:

    Como entiendo el tema, no es que sea malo (o bueno; es un contenido más) hablar de empresas. Pero es evidente que puesto como en el borrador, se escapa un poco de lo que es un ramo de filosofía, salvo que se use como trampolín para hablar de Smith, Locke y Hobbes (ok, y Marx para que no me acusen del sesgo), pero no se ve que ese sea el objetivo.

    No creo que sea adoctrinamiento para el liberalismo, porque simplemente no pareciera dar pie para mucha filosofía eso de la empresa.

    Dicho eso, siempre he criticado de las mallas escolares en mi país la falta de conexión entre las distintas materias. Es horrible ver como se encasillan las ciencias sobre todo, como si nada de lo que se ve en un curso tuviera algo que ver con el otro, a pesar de que son un continuo. No creo que me desagrade la idea de la interdiciplina siempre que no se pierda el enfoque del curso principal

  14. Ananías de Cantimplela. dice:

    Yo también considero que Wert es un estúpido prepotente, una especie de imbécil de la quinta del Gallardón. Ministros educados en la rancia necedad que tan ricamente ha adornado y adorna la Historia de España. Respecto a argumentaciones de Ren me voy a permitir usar su misma “lógica” para mostrar la imagen del estulto. Supongamos que apruebo un temario de Filosofía y el último es : ” Imbecilidad y Necedad de Ren, consumación de la estupidez humana en su figura.” Da lo mismo porque como “ya sabemos que los últimos temas no se dan….” Así funciona España. Siempre habrá un roto para un descosido. Odio a los imbéciles, a los necios, a los estúpidos y a los ignorantes que se las dan de listos siendo simplemente engreídos y pedantes como Wert y sus defensores y adalides. Los odio a muerte.

  15. Yack dice:

    Santiago, la religión ha formado parte durante muchos años del programa educativo y la teología ha reinado durante siglos en las universidades. Y eso sólo demuestra la capacidad ilimitada del hombre para equivocarse y perpetuar sus errores.

    Si yo tuviera que confeccionar el plan de estudios, fundiría la religión, la filosofía y la historia en una asignatura que se llamaría “historia de la civilización”. En ella se explicaría, paso a paso, como el homo sapiens abandonó su condición animal y se transformó en lo que es hoy.

    En esta asignatura, la religión representaría la etapa del pensamiento mágico, la filosofía el primer intento de comprender la realidad basándose en la lógica, y la ciencia, la etapa de madurez en la que el hombre comprende que sólo lo que puede comprobarse objetivamente debe considerarse como cierto.

    Si la filosofía cumpliera lo que promete (enseñar a pensar), no sólo debería aplicarse a la economía, sino a todas las disciplinas. Pero es justamente cuando se intenta aplicar a otras materias (como ha intentado el buenazo de Bert) cuando se pone de manifiesto el desatino y el contradios que supone el tomarse la filosofía en serio.

    Por eso, los expertos en filosofía recomiendan, desde su torre de marfil, mantenerla cuidadosamente aislada en un frasco de formol que sólo debe abrirse en ambientes “filosóficos”.

    Saludos.

  16. Ren:

    Cuando se incorporó al plan de estudios la asignatura de Educación para la Ciudadanía, la derecha entró en cólera hablando de que era una asignatura adoctrinadora. ¿Por qué? Porque, decían, en ella se tocan temas susceptibles a la manipulación ideológica: la homosexualidad, las familias monoparentales, el multiculturalismo, una ética que no recurría a la religión, etc. son temas en los que el grosso de la población española no está de acuerdo.

    ¿Qué ha hecho la nueva ley Wert? Eliminar por completo Educación para la Ciudadanía y también Ética de cuarto de la ESO. Y en la Filosofía de primero meten, cutre, chapucera y deleznablemente, estos objetivos empresariales. ¿Es que no se puede hablar de la empresa en clase? Claro que sí. Igual que se podría hablar de homosexualidad, feminismo y liberación sexual. Sin embargo, no hay un acuerdo en cómo valorar el papel de las empresas en la sociedad. Mientras que para la derecha los empresarios son gente guay que hará que el país salga de la ruina, para la izquierda son gente codiciosa y malvada.

    Por eso, eliminar ciertos temas y añadir otros al currículo es intentar adoctrinar, aunque el alcance de este adoctrinamiento sea muy escaso, más bien patético.

    Para fomentar la iniciativa empresarial o para dar a conocer el funcionamiento de la empresa hay asignaturas dedicadas a ello, a saber, las que imparten los departamentos de economía, muy presentes en nuestros institutos desde hace tiempo. Infórmate.

    En ningún momento he dicho que el liberalismo sea despreciable, eso te lo estás inventando con tu gran objetividad ideológica. Todo lo contrario: he dicho que si me obligaran a enseñar las tesis filosóficas de liberales como Adam Smith, David Ricardo, Robert Nozick o James Buchanan (para mí, grandes pensadores), todavía podría entender algo mejor lo que pretende el ministro.

    Y no creo que porque los españoles fuéramos un poco más liberales la cosa iba a ir mucho mejor. Lo que yo creo es que si la ética, eso de ser más generosos y menos egoístas, primara por encima de algunos intereses, incluidos los de tus queridas empresas, sí que iría la cosa mejor.

  17. idiota dice:

    A Yack:
    Ni la religión es pensamiento mágico, ni el mito de las tres edades sirve para explicar la Historia.
    La filosofía no enseña a pensar. No puede. Hay que saber pensar (operar) de antes para poder estudiar filosofía. La filosofía es un saber de segundo grado, que surge después de que existan saberes de primer grado tales como ciencias, técnicas o tecnologías. Y surge porque estas presentan contradicciones entre sí. En otras palabras, la filosofía trata con Ideas (como la de tiempo) que desbordan los conceptos más o menos positivos que tienen de tiempo las diversas disciplinas (el tiempo físico, el tiempo histórico, el tempo musical, el tiempo narrativo). Para aprender esos conceptos hace falta saber pensar y sólo cuando se tienen esos conceptos se puede aprender algo de filosofía.

    A Santiago:
    No creo que la empresa sea una realidad antropológica de la cual la filosofía (aunque la filosofía no existe, habría que decir filosofía estoica, o epicúrea, o marxista, o lo que sea, es decir, ponerle adjetivo) no tenga nada que decir. Ahora, que el ministro valore en tan poco la enseñanza de la filosofía como la de la empresarialidad como para pensar que lo único que justifica el tratamiento de la empresa en un temario de filosofía sean supuestas herramientas que proporciona la filosofía para la actividad empresarial demuestra que como buen sociólogo no entiende nada ni de unas (empresas) ni de otras (filosofías).
    Por último, y a propósito del último párrafo de tu último comentario, siguiendo a Espinosa, la ética tiene que ver, claro, con la generosidad. Pero también con la firmeza. Y es que ambas dos no son más que modulaciones de la virtud de la fortaleza, bien cuando va dirigida al mantenimiento de los cuerpos ajenos (generosidad), bien cuando está encaminada al sostén del propio (firmeza). Lo absurdo es pensar que el germen de la solución de los problemas políticos está en aplicar más ética. La ética no basta, no sólo porque cuando entran en conflicto firmeza y generosidad hay que actuar con prudencia, sino también porque la continuidad de la sociedad (y de los grupos que la componen) se apoya también en la moral. Etcétera.

  18. Yack dice:

    Idiota, estoy de acuerdo contigo en algunas cosas, pero no en otras.

    En desacuerdo con que la religión no es es pensamiento mágico, de acuerdo en que el mito de las tres edades no sirve para explicar la historia, pero otra cosa muy diferente es señalar que la religión, la filosofía y la ciencia son tres tentativas, de menos a más, en la comprensión de la realidad.

    También estoy de acuerdo en que la filosofía no sirve para pensar, y yo añadiría que no sirve para nada útil en el mejor de los supuestos y para inducir al error en la mayoría de los casos.

    Y en cuanto a que la filosofía es un saber de segundo grado no sé muy bien qué significa. Ha habido filosofía antes, durante y después de la ciencia. Ahí tienes como ejemplo a Hegel y su descripción del sonido. Yo creo que eso no lo entiendes ni antes ni después de saber pensar porque es una majadería intelectual, como el resto de su filosofía.

    “El sonido es el cambio en la condición específica de segregación de las partes materiales y en la negación de esta condición;, bla, bla, bla….”

    Y en cuento al tiempo, la filosofía aporta tantas y tan dispares definiciones como te aparezca leer. Ninguna útil.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s