Cuestión emergente para químicos

Publicado: 21 enero 2015 en Filosofía de la ciencia
Etiquetas:, , ,

Waterart

Estos días, el magnífico Cuaderno de Cultura Científica está publicando varios artículos con la intención de clarificar el concepto de emergencia. Es un concepto importante porque de su aceptación o no, depende la renuncia al reduccionismo materialista o fisicalista. Si, realmente, existen propiedades emergentes en su sentido fuerte (propiedades que no pueden deducirse de ningún modo desde sus componentes básicos), el reduccionismo no tendría sentido alguno. Por el contrario, si no existen, todavía podría sostenerse el sueño materialista de poderlo explicar todo a partir de las partículas más elementales de la realidad.

Vamos a plantear el problema del siguiente modo. Una molécula de agua está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. El agua tiene una serie de propiedades: es líquida en condiciones de temperatura y presión normales, es una gran disolvente, tiene un elevado índice de tensión superficial, hierve a los 100º C al nivel del mar, posee una conductividad eléctrica baja, una elevada entalpía de vaporización, etc. El hidrógeno es muy diferente al agua: es un gas, es muy inflamable y es no soluble en agua, aunque también es incoloro e inodoro. Y el oxígeno es otro gas, también incoloro e inodoro, pero con un enorme poder oxidante, buen comburente, paramagnético (en su forma habitual de dioxígeno), etc. Ambos átomos que componen el agua comparten ciertas propiedades con ella, pero, en general, son bastante diferentes.

Entonces, la cuestión emergente para químicos es la siguiente: sin haber enlazado nunca dos átomos de hidrógeno con uno de oxígeno, ¿es posible deducir, solo a partir de las propiedades del hidrógeno y del oxígeno, todas las propiedades del agua?

1. Si la respuesta es que sí, el reduccionismo materialista estaría de enhorabuena, ya que sería posible deducir todas las propiedades del nivel de organización molecular a partir del nivel atómico (haciendo la suposición, claro está, que si podemos deducir las propiedades del agua a partir del oxígeno y del hidrógeno, podremos deducir todas las propiedades de cualquier otra molécula a partir de sus átomos, cosa que podría no darse).

2. Si la respuesta es que no, las consecuencias son muchas. En principio, el reduccionismo materialista no pasaría su primer y más sencillo examen. Si no podemos, ni siquiera explicar el nivel molecular a partir del nivel atómico, ¿cómo pretendemos explicar niveles de organización mucho más complejos como el biológico, el social o el cultural? También quedaría clara la existencia de propiedades emergentes, pero además, en un sentido muy, muy fuerte, tal que podríamos afirmar que toda unión molecular de dos o más átomos contraerá propiedades no deducibles de las propiedades de sus átomos componentes. O dicho con todas las letras: toda propiedad molecular es una propiedad emergente en su sentido fuerte.

Mis sospechas van en la dirección de que la respuesta 2 es la correcta. Aquí, sencillamente he aplicado la doctrina de Hume al problema de la emergencia. El filósofo escocés decía que una cuestión de hecho (una verdad empírica) es imposible de deducir a priori. En nuestro ejemplo, es imposible saber las propiedades físicas del agua únicamente a partir de las propiedades del hidrógeno y del oxígeno, sin hacer el experimento de enlazar ambos átomos, es decir, sin comprobarlo a posteori. Expresado de otra manera: de las propiedades de un efecto, es imposible deducir propiedades de la causa sin haber observado previamente, mediante la experiencia, la unión entre la causa y el efecto. Por lo tanto, para Hume, toda propiedad que se da de unir una causa y un efecto sería una propiedad emergente en su sentido fuerte. De hecho, la única razón que tendríamos, sencillamente, para decir que de enlazar oxígeno e hidrógeno, obtenemos agua, es la experiencia pasada: en ocasiones anteriores, al unir un átomo de oxígeno con dos de hidrógeno, obtenemos agua. Sin la experiencia pasada no podríamos ni siquiera saber que tal unión da agua.

Así que, amigos químicos, la cuestión está lanzada: ¿es posible deducir las propiedades del agua únicamente a partir de las propiedades del oxígeno y del hidrógeno?

Anuncios
comentarios
  1. Ana di Zacco dice:

    Hola, Santiago. Pido disculpas si se sale por la tangente, pero una vez que me preguntaba esto se me ocurrió ponerlo así http://trozosdenada.blogspot.com.es/2007/04/se-enamoran-los-tomos_19.html Dicen ahora los sabios del lugar que lo importante, después de todo, era la forma en que están organizados o combinados los elementos más que su naturaleza individual… Un saludo muy cordial y gracias por tan interesantes preguntas.

  2. Estimado Santiago:

    Creo que el planteamiento puede ser engañoso. Es cierto que si no conociésemos el agua no podríamos simplemente deducirla a partir de las características del oxigeno e hidrógeno. Pero el hecho es que sí conocemos el agua y justamente por eso logramos reducirla a sus componentes moleculares básicos. Pues resulta que también conocemos las conductas y la mayoría de los órganos y funciones implicados en ellas, en otras palabras, conocemos el producto supuestamente emergente, lo mismo que en el caso del agua.

    Lo que efectivamente aun no tenemos es el marco teórico que explique el cómo y el porqué operan como lo hacen, desde un punto de vista evolutivo, las funciones orgánicas que conocemos razonablemente bien (incluso al nivel molecular del ADN),.

    En realidad, la discusión conceptual acerca de si son reducibles o no los fenómenos emergentes, no aborda directamente el problema del funcionamiento humano, que es en definitiva lo que importa conocer, más aún, lo desvía, planteando la falsa premisa de que las singularidades de tal funcionamiento deben estar “necesariamente” en propiedades emergentes. Pero esta simple suposición, tendría que ser lo primero que hay que comprobar.

    Para aceptar este supuesto (la emergencia) deberían agotarse primero otras lineas explicativas.

    ¿Es posible explicar la conciencia, por ejemplo, sin recurrir a las propiedades emergentes?, pues yo, personalmente, creo que sí. Los que intentan, o mejor dicho, NO intentan encontrar explicaciones dentro de lo que ya conocemos, son aquellos que de antemano han partido suponiendo que cualquier explicación algo de extraordinario debe tener.

    Saludos
    Sergio

  3. Ananías de Cantimplela dice:

    Nadie medianamente sensato e instruído (química y aquímicamente) puede ignorar que no se pueden predecir las propiedades de algo que se desconoce.
    Es el eterno y viejo problema de la piedra filosofal. El timo de la estampita también funciona en la filosofía y en la ciencia.

  4. Ana:

    Muy poética tu historia de amor atómica. 😀

  5. Jose dice:

    Un agradable libro llamado “En el filo de la navaja de Occam” aborda este tema y creo que da la clave con el asunto: la suma de todas las partes ES igual al todo, siempre que sumemos todas las partes. Y las interacciones entre partes SON un componente.

    Yo concuerdo con ese planteamiento: es cierto que no podríamos deducir propiedades del agua a partir de un átomo de oxígeno y uno de hidrógeno por separado. Pero es que omitimos las interacciones entre esos átomos y las propiedades que de ésto se desprende. No hace falta invocar “propiedades emergentes”

  6. Sergio:

    Es que el problema, tal como lo plantea Hume, está en que si solo percibimos propiedades inconexas que solo relacionamos causalmente mediante la experiencia, realmente no deducimos ni explicamos nunca nada. Sólo constatamos que dos cosas van juntas en el tiempo.

    Por ejemplo, si solo vemos que cuando juntamos hidrógeno y oxígeno sale agua sin, realmente, poder establecer más conexión que cuando los juntamos, el agua es el resultado, no explicamos nada de nada. Solo podríamos decir: si tenemos A y B, entonces tenemos C. Así, absolutamente toda propiedad existente es emergente, inexplicable desde ningún lado per secula seculorum. Ya no sería una cuestión de que no sabemos algo porque la ciencia aún no lo ha descubierto, sino que no puede saberse por definición.

  7. Muy interesante desde el punto de vista filosófico, pero con algunos errores conceptuales en Química.
    Cuando dices que si las propiedades del H2O se pueden deducir a partir de las del H y del 0 (realmemnte H2 y O2) ¿se refiere a una molécula de agua aislada o al agua que bebemos o usamos para la higiene o el riego? Si es al primer caso, la respuesta es SI. Si es al segundo 8como sospecho, cuando se mencionan las propiedades macroscópicas del agua) es NO.
    Pero esto es debido a que existe un tercer nivel estructural: el supramolecular; que aún tenemos que estudiar más.
    Los químicos (y el resto de seres vivos) no manejamos moléculas, manejamos materiales que están formados por sustancias químicas (moléculas, iones, átómos).
    Por cierto, hay un error en el texto: el oxígeno no es inflamable.
    Saludos.
    Bernardo Herradón

  8. Masgüel dice:

    Santiago

    “absolutamente toda propiedad existente es emergente, inexplicable desde ningún lado per secula seculorum. Ya no sería una cuestión de que no sabemos algo porque la ciencia aún no lo ha descubierto, sino que no puede saberse por definición.”

    Depende de lo que entendamos por “saber” y “explicar”. La emergencia no es magia. Es un fenómeno natural. Pero no es explicable solo desde las leyes de la física. Las propiedades emergentes son novedades ontológicas. Explicarlas, saber de ellas, es contar su historia, los accidentes que dieron lugar a su organización. Y en el camino podemos encontrar que algunas sí eran reducibles, sí bastaba con conocer las propiedades de las partes para entender algunas de las propiedades del sistema. Si siempre que justas hidrógeno y oxígeno a cierta temperatura y presion obtienes un líquido, será porque los átomos de hidrógeno y oxígeno no pueden encajar de otra manera en esas condiciones. También el oxígeno (y el agua y casi todo lo que ocupa sitio) podría considerarse una propiedad emergente de la nucleosíntesis estelar. Sin estrellas no hay oxígeno, pero todas las estrellas fusionan oxígeno de la misma manera. Más allá del nivel de complejidad que estudian la física y la química, la naturaleza es “grotescamente no repetitiva”. Cuanto más complejos son los sistemas naturales, más depende su organización de eventos aleatorios y menos predecibles resultan sus propiedades.

  9. En este debate la gente suele confundir dos conceptos de reduccionismo (o de reducción) muy diferentes: la reducción ontológica y la reducción epistemológica. Esta distinción tiene que ver con la diferencia entre la noción semántica y la noción sintáctica de consecuencia. La noción sintáctica significa que “A se sigue de B” en el sentido de que es posible EFECTUAR UN CÁLCULO que nos lleva de B a A. La noción de consecuencia semántica significa que “A se sigue de B” en el sentido de que, si B ES VERDAD, entonces A también es verdad. El famoso teorema de incompletud de Gödel demuestra que ambas nociones son distintas: en muchos sistemas matemáticos, puede ocurrir que A se siga de B en el sentido semántico, pero no en el sintáctico (o dicho de otro modo, puede haber teoremas que sean verdaderos pero indemostrables).
    ¿Qué tiene esto que ver con el reduccionismo? Pues muy sencillo: que una cosa es que las propiedades del agua se sigan (en sentido semántico) de las propiedades de los átomos o de las partículas subatómicas, etc., y otra cosa es que las propiedades del agua PODAMOS DEDUCIRLAS (o “predecirlas”) a partir de las leyes atómicas o subatómicas.Puede ser que lo primero sea verdad (dadas las leyes cuánticas, las propiedades del agua son inevitables) y lo segundo falso (NOSOTROS no tenemos forma de predecir las propiedades del agua completamente a partir de las leyes cuánticas). Si esto es así, yo preferiría decir que el agua “se reduce” a las propiedades de sus componentes, y por lo tanto, no es una propiedad “emergente” en sentido ontologico, pero nosotros necesitamos determinarlas empíricamente por medios distintos a las leyes cuánticas en solitario.

  10. F. Joya dice:

    Quizá no se puedan deducir, a priori, las propiedades del agua a partir de sus elementos, pero sí se pueden explicar, a posteriori, a partir de ellos. De ahí que el reduccionismo mantenga todo su sentido. De hecho, el que la predicción de propiedades emergentes presente una dificultad que se muestra en muchas ocasiones insalvable, solo es debido a la gran cantidad de factores a tener en cuenta en la formación de las propiedades dichas, es decir, a la dificultad del proceso de deducción, no a su imposibilidad.

  11. Masgüel dice:

    La relación de consecuencia semántica entre niveles de organización también está en la cuerda floja. Parece que la información se pierde entre niveles. La organización macro es resiliente porque y mientras convierte en ruido las variaciones a nivel micro. Persevera porque consigue que la diferencia no suponga una diferencia. Robert Laughlin se ha metido en ese berenjenal desde la física y Paul Humphreys desde la filosofía.

  12. yack dice:

    De acuerdo con Fernando, pero voy a dar mi propia versión más detallada: Lo que sí sería posible es deducir las propiedades del átomo de oxigeno, del agua y de todo lo demás, a partir de las propiedades de las partículas elementales de que está compuesto y del entorno en que interaccionan.

    De hecho se están creando entornos de simulación virtual en los que pueden obtenerse nuevos materiales con propiedades predeterminadas a partir de simulaciones en las que intervienen partículas (también simuladas) con sus correspondientes propiedades cuánticas asociadas. Así se abaratan los costes y se acortan los tiempos al no tener que probar en el mundo real lo que ocurriría si mezcláramos determinados átomos bajos ciertas condiciones.

    Para hacer reduccionismo serio habría que retrotraerse a los componentes básicos y al conocimiento perfecto y completo de todas sus propiedades elementales, lo que por ahora no es factible, aunque en la medida en que se sigue ese camino, se consiguen predicciones más robustas.

    El átomo no es una entidad con propiedades determinadas sino un conjunto de elementos que interaccionan entre sí. Y las propiedades que les atribuimos solo son aproximaciones instrumentales para hacer predicciones útiles, pero no fundamentales.

    El ejemplo más claro sobre este asunto se da en la informática. Podemos escribir un manual de funcionamiento de una aplicación, que flota sobre un sistema operativo que flota sobre un lenguaje de bajo nivel, que flota sobre un código máquina que podría considerarse el nivel más bajo en el ámbito informático, aunque hay aun niveles inferiores (electrónica, física cuántica, etc.).

    Afirmar que una aplicación posee determinadas propiedades es solo una forma de facilitar la vida al usuario, pero para entender y reparar, por ejemplo, un fallo en su funcionamiento, tenemos que descender nivel tras nivel hasta descubrir, no ya el fallo (que no sería tal), sino la causa del fallo en las predicciones que sugieren las propiedades emergentes que le hemos atribuido al último nivel.

    En un ordenador, solo existe código máquina ejecutándose en la CPU y todo lo demás son propiedades emergentes, o lo que es lo mismo, cajas negras que colapsan la complejidad subyacente en determinados puntos críticos para que el usuario humano pueda manipularlas desde su limitada capacidad de computación.

    En resumen, las propiedades emergentes solo son descripciones simplificadas para facilitar el manejo de entidades de diferente nivel de complejidad, pero intentar sacarles más jugo del que tienen, solo nos lleva a errores conceptuales, a callejones sin salida donde los filósofos se encuentran a sus anchas.

    Uno de los pilares más sólidos en los que se basa la ciencia es la conjetura de que todo lo desconocido puede explicarse mediante el conocimiento profundo y exacto de los componentes más básicos. Dicho de otra forma: no existen propiedades emergentes, sino ignorancia disfrazada de propiedades emergentes, y la misión de la ciencia es reducir, hasta donde sea posible, esas propiedades emergentes a interacciones complejas de propiedades básicas de partículas elementales. Otra cosa es que esto sea posible aquí y ahora.

    Saludos.

  13. Estimado Yack:

    En esta oportunidad no puedo menos que coincidir contigo cuando concluyes que: “…no existen propiedades emergentes, sino ignorancia disfrazada de propiedades emergentes, y la misión de la ciencia es reducir, hasta donde sea posible, esas propiedades emergentes a interacciones complejas de propiedades básicas de partículas elementales. Otra cosa es que esto sea posible aquí y ahora.”

    Saludos
    Sergio

  14. Químicasociedad:

    Gracias por tu aportación. Quiero saber más química porque ahí creo que tiene que estar la clave para echar luz al problema.

    Tengo más preguntas. ¿Cómo es posible que podamos deducir las propiedades de la molécula de agua de las de los átomos de hidrógeno y oxígeno? Me gustaría que me explicaras esa deducción, si puede ser con claridad y mediante ejemplos para un lego como yo.

    Más: ¿qué propiedades tiene la molécula de agua que no tiene el agua en cuanto a material y viceversa? ¿Podrías generalizar tipos de propiedades habituales de las moléculas y tipos de propiedades típicas de los materiales?

    P.D.: Es verdad, el oxígeno no es inflamable (lo corrijo), es un buen comburente.

  15. Para empezar: un litro de agua puede estar en estado líquido; en cambio, una molécula de agua no

  16. Jesús:

    Jaja… vale, pero quiero mucho más.

  17. Bueno, es un comienzo
    🙂
    Yo no soy experto y no puedo decir demasiado sobre el tema del agua, pero recomiendo el libro “Is water H2O”, de Hasok Chang.

  18. liz4rd77 dice:

    Interesante artículo y lo sería aún más si no entrara en UN FALSO DILEMA.

    Parece mentira, a estas alturas…

  19. gharghi dice:

    Juan Ignacio Vera @astroboy1971 @gharghi 2min
    gharghi Interesante artículo, pero plantea un FALSO DILEMA, y creo que se debe a que el autor del blog es filósofo… Me cargan un poco los filósofos intentando llegar a conclusiones científicas. Hace mucho que la filosofía no se ocupa ya de la Naturaleza…

    Comentado por un seguidor de Quitter.no

  20. F. Joya dice:

    Habría que empezar por un primer curso de química general. No les vendría mal a algunos

  21. Hola Santiago.
    La molécula de agua es una única entidad, constituida por dos átomos de H y un átomo de O. Y es este, una “única entidad”. Dos moléculas de agua interaccionando entre sí ya no es “una molécula de agua”. Y piensa que en una gota de agua hay 7 trillones de moléculas de agua.
    La molécula de agua sólo existe aislada en fase gaseosa. Y, en estas condiciones, lo único que se puede determinar son propiedades estructurales de la molécula de agua (bien sea experimentalmente o, mejor aún, computacionalmente), que se corresponde con lo previsto en base a la configuración electrónica de los átomos que la constituyen y que forman dos enlaces sencillos C-H (con las distancias esperadas teniendo en cuenta los radios covalentes de los átomos) y que forman un ángulo de enlace de, aproximadamente, 109º; lo que significa que los dos enlace O-H están orientados hacia dos de los vértices de un tetraedro (con el O en el centro). Además, las configuraciones electrónicas del H y del O indican que el átomo de O tiene dos pares de electrones que no forman enlace y que cada par, está dirigido hacia los vértices del tetraedro.
    Esta estructura en fase gaseosa se corresponde bastante bien con los datos experimentales que se pueden obtener por métodos espectroscópicos.
    A partir de esta estructura (distnacias y ángulos), la configuración electrónica de la moléculas, la posición y carga de los núcleos y los electrones de la capa interna del O, se pueden calcular propiedades electrostáticas de la molécula aislada, como son el momento dipolar, el momento cuadrupolar y el potencial electrostático; que son bastante parecidos a los que se determinan experimentalmente.
    Además, en base a la estructura y configuración electrónica de la molécula de agua, podemos predecir con bastante precisión el comportamiento químico de la molécula de agua, incluso los parámetros termodinámicos de reacciones sencillas.
    De la estructura de la molécula de agua, de la electronegatividad de los átomos que la constituyen también podemos predecir con bastante exactitud su capacidad para formar enlaces de hidrógeno, que son las responsables de las porpiedasdes macroscópicas del agua (de la materia o el material que denominamos agua que está formada por un número pácticamente infinito, debido a la magnitud el número de Avogadro, de moléculas de agua).
    Espero que estas líneas hayan servido para clarificar algunos aspectos sobre este asunto tan importante en la filosofía de la ciencia y, especialmente, de la química.
    Saludos.

  22. sirnewton3813 dice:

    Yo también opino que no se pueden prever (al cien por cien) a partir de unos componentes basicos con ciertas propiedades, que nuevas propiedades tendrán la unión de esos componentes, no se puede deducir totalmente , solo mediante la experimentación se puede ver que pasara, y eso se debe a que NO estamos en un mundo totalmente mecánico, pronosticable, el macrocosmos en definitiva viene determinado a la larga por fluctuaciones cuánticas impredecibles.

    Pero es más, es que a la INVERSA tampoco podemos saber totalmente (solo empíricamente) de que propiedades tendrá ciertos componentes basicos partiendo de unas relaciones ya establecidas.
    Es decir teniendo solo el agua, y sin experimentación, como podemos llegar a saber las propiedades del hidrógeno y oxígeno?
    En definitiva, la última palabra siempre la tiene la experimentación, o experiencia, no la deducción lógica.

  23. Masgüel dice:

    “Un universo diferente” de Robert Laughlin. Capítulo 4. Agua, hielo y vapor:
    http://books.google.es/books?id=yD44WkVZlFEC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

  24. Quimicasociedad:

    Muchas gracias. Pero, ¿cuáles son los problemas principales para comprender las reglas de la química supramolecular?

  25. ¡Demasiados electrones y núcleos!
    Pasar del estudio a nivel molecular al estudio de un material macroscópico, incluso aunque pensemos en sólo 1 nanolitro de agua (la milmillonésima parte de un litro), siginifca que estamos tratando con un sistema que tiene aproximadamente 10^17 átomos (100.000 billones de átomos).
    Son muchos los factores que hay que estudiar: orientación relativa de las moléculas, como interaccionan, tipos de interacciones, etc.
    Además, hay aspectos dinámicos; pues el sistema no se puede tratar como estático (= “foto fija”), si no que es dinámico; lo que es una complicación adicional.
    Pero vamos avanzando y ya se pueden modelizar sistemas supramoleculares, estudiarlos experimentalmente y correlacionar las relaciones entre las propiedades y las estructuras. Pero hay que seguir trabajando mucho para adquirir conocimiento. La Química supramolecular es un área científica relativamente joven, apenas 30 años de actividad; y aún hay que investigar mucho.
    Actualmente las reglas de la Química supramolecular se están usando en el diseño de materiales, con propiedades definidas, por ensamblaje (interacciones) de moléculas.

  26. Químicasociedad:

    Unas preguntas más (esto va a parecer una entrevista 🙂 ):

    Entonces, a nivel filosófico, ¿apoyarías la idea del materialismo reduccionista? Es decir, ¿crees que es posible explicar todas las propiedades macroscópicas a partir de las microscópicas? ¿Crees, por ejemplo, posible en un futuro lejano, si dispusiésemos de mayor poder de computación y mejor conocimiento, predecir el resultado de un partido de fútbol solo a partir del conocimiento atómico, molecular y macromolecular?

    Afirmas que es posible predecir el comportamiento molecular a partir del átomico y que se está mejorando mucho en el conocimiento macromolecular a partir del molecular. Pero aquí hablamos de tres niveles. Parece que el nivel siguiente se predice a partir del inmediatamente inferior.Lo que no parece posible es saltarse niveles: predecir el comportamiento macromolecular únicamente a partir del átomo. ¿Estoy en lo correcto?

  27. Hola Santiago,
    Existe una filosofía de la ciencia (en general), de las matemáticas, de la física y de la biología. En cada una de ellas, ha habido un buen número de científicos especialistas de cada área implicadas en sus desarrollos.
    Esto, por desgracia, no ha ocurrido con la química; que los aspectos relacionados con su filosofía no han interesado a los químicos (considero la filosofía de la químca desde una perspectiva un muy amplia, pero que principalmente tiene que ver con sus fundamentos y desarrollo histórico). por esta razó, no s epuede considerar que haya realmente una “Filosofía de la química”; y lo pooc que hay ha sido debido, principalmente, a fíísicos y filósofos.
    Un área que se debería desarrollar es la Filosofía de la Química, que permita definir de manera precisa e inequívoca los conceptos fundamentales de la Química; como ocurre con la Física, que es una ciencia más matematizada y esto le da solidez.
    En Química usamos muchos conceptos que no son observables y que se pueden definir “ad hoc”; por ejemplo, algo tan básico como el orden de enlace, la electronegatividad, la aromaticidad,… De hecho, no sabemos de manera inequívoca si existe un enlace entre dos átomos (¿cuales son los rasgos que caracterizan un enlace?). Los químicos definimos un orbital de manera distinta a los físicos. Posiblemente la manera de los físicos es más rigurosa, pero sería de poca utilidad para los químcios. Y por no meternos en cómo explicamos las propiedades periódicas y porqué los elementos químicos se ordenan como se ordenan, y las reglas de ocupación de orbitales (químicos),…. y muchas más cuestiones.
    Pienso que una filosofía de la química, con químicos contribuyendo a su desarrollo, pueden ayudar a responder estas cuestiones. Y, en mi opinión, esta situación hará que la química sea una ciencia más sólida.
    Pero dudo que haya muchos químicos que quieran implicarse en este aspecto, pues el químico piensa que su principal tarea es estudiar lo ya conocido (con la metodología actual) y/o preparar nuevas sustancias que puedan tener aplicaciones prácticas.
    Me preguntas si soy reduccionista. Pues no sabría que decirte. A veces sí y a veces no. Pienso (como ya dijo Dirac) que las ecuaciones de la mecánica cuántica son válidas para explicar toda la química, pero que su resolución es tan compleja que no llega a explicarlo.
    Una diferencia importante entre los sistemas físicos y químcos es el número de objetos con los que tratamos; que hace que su estudio sea mucho más complejo y que su resolución de manera matemática es imposible.
    Y todo esto si asumimos que la mecánica cuántica es la teoría definitiva. Y ¿lo es?
    Dejo esta pregunta para un próximo post/debate de este blog.

    P.D.: Es supramolecular, no macromolecular.

  28. Yack dice:

    De lo que estoy seguro es de que si se conocieran las propiedades de las partículas elementales y la naturaleza del espacio-tiempo que las contiene, con la suficiente exactitud, y se dispusiera de un ordenador clásico (o mejor cuántico) con la capacidad de cálculo necesaria, podrían conocerse las propiedades de cualquier compuesto químico. Lo que demostraría que las propiedades emergentes solo son estrategias útiles de nuestro sistema cognoscitivo para una visualización borrosa de la verdadera naturaleza del mundo real.

    Mientras que no se den esas condiciones tenemos que arreglarnos utilizando el simulador de nuestra mente e introduciendo en él las propiedades “emergentes” disponibles para avanzar, paso a paso, en la construcción de modelos cada vez más eficientes.

    Saludos.

  29. F. Joya dice:

    Totalmente de acuerdo, Yack, conceptualmente la emergencia no es más que una medida del desconocimiento de las procesos profundos, pero nunca una consecuencia de la inexistencia de ellos. Y ya se sabe que con el avance de la ciencia los procesos profundos terminan por aflorar a la superficie y terminan por aclararse.

  30. pharmakoi dice:

    estoy de acuerdo, science is the only way

  31. pharmakoi dice:

    pff lo segundo era la direccion por si no funcionaba el html

  32. alejandrovu dice:

    Hola a todos, lamento llegar tarde. Me limito a postear esto:

    http://www.hawking.org.uk/does-god-play-dice.html

    Saludos.

    PD: No me pregunten. Si alguna vez termino mis estudios de física, espero estar más cerca de la respuesta… si tal cosa existe.

  33. Samu dice:

    Apostar por el “emergentismo”, es apostar por la magia, por el creacionismo fenoménico. Si las propiedades del agua no se pueden reducir a la suma de las propiedades de sus átomos constituyentes, ¿a qué se reduce entonces? ¿cuál es el origen de este nuevo fenómeno que acontece en el mundo? El “emergentismo” no es más que un misticismo moderno, con una lavado de cara.

    Un saludo.

  34. Pitiklinov dice:

    Gracias a todos los que habéis comentado cosas por todo lo que he aprendido. A los que os interese este tema de la emergencia deciros que Terrence Deacon en su último libro, Incomplete Nature, le dedica un capítulo, revisando origen del término, su historia, etc. Lo aborda desde el punto de vista filosófico y, aunque Deacon es bastante pesado, este capítulo se entiende relativamente bien. Lo que yo he concluido es que el concepto de emergencia tiene muchos problemas (el filósofo americano Jaegwon Kim dejó la idea muy, muy tocada, al borde de la refutación) y para salvarlo hay que hacer muchos malabarismos y no creo que, a pesar de todas esas revisiones y modificaciones del concepto de emergencia, se consiga realmente salvarla.
    Un saludo

  35. pharmakoi dice:

    pue eso ya lo decia skinner en conductismo verbal, qe el emergentismo es un concepto qu sirve de comodin pa cuando no sabemos explicar algo.aún así, ese libro le causó muchas disputas con un tal chomsky, y lo que chomsky explicaba a partir reglas generativas que metaforizan la biologia subyacente,el lo describía, pq los conductistas no explican, describen.Lo describia en base condctas emergentes, que se van emergiendo una sobre la otra como los ladrillos de la torre de papel, hasta llegar al cielo, donde los gatos tocan el piano en una demostracion emergente de su sabiduria y palomas y ratones covocan estados d emergencia para llevar a cabo sus reivindicaciones sindicalistas.

  36. pharmakoi dice:

    pue eso ya lo decia skinner en conductismo verbal, qe el emergentismo es un concepto qu sirve de comodin pa cuando no sabemos explicar algo.aún así, ese libro le causó muchas disputas con un tal chomsky, y lo que chomsky explicaba a partir reglas generativas que metaforizan la biologia subyacente,el lo describía, pq los conductistas no explican, describen.Lo describia en base condctas emergentes, que se van emergiendo una sobre la otra como los ladrillos de la torre de papel, hasta llegar al cielo, donde los gatos tocan el piano en una demostracion emergente de su sabiduria y palomas y ratones covocan estados d emergencia para llevar a cabo sus reivindicaciones sindicalistas.

    este esta gracioso no se pq no sale, otras veces era por los links es raro k haya salido uno con 2 videostengo un problema con el teclado me faltan la b y la n y no va el espacio, de ah’i mi ortografía incluso peor que de costumbre

    lo cierto es que en esta página la moderacion me resulta no solo excesiva sino arbitraria, o arbitriada…quien sabe.

  37. Adri dice:

    Sí, compañero. Es posible. Otra cosa es que un humano pueda organizar semejante cantidad de información y propiedades para deducir otras propiedades a nivel macroscópico. Por ejemplo, (no partas de dos átomos separados, parte de una molécula de agua), calculando la dependendcia de la fuerza de interacción entre moléculas de agua y la temperatura podemos deducir que en algún momento se separarán las moléculas entre ellas rompiendo los puentes de hidrógeno y “evaporarse” (distanciarse mucho).

    Poder se puede, otra cosa es ver quién es el que tiene “huevos” a coger todas las propiedades a nivel microscópico y deducir todas las propiedades a nivel macroscópico.

  38. Alonso dice:

    Pienso si será suficiente con decir que: dados dos átomos de H y uno de O, al formar una molécula de agua, compartirán el electrón de los H (por lo que la molécua tendrá una región positiva y una negativa), los enlaces se dispondrán en un ángulo igual al del agua, etc, etc (listemos las propiedades de la molécua del agua).
    En otras palabras, si de la descripción cuántica de los átomos, podemos deducir el arreglo cuántico de la molécula, entonces quizá no habría emergencia sino estructuración, “emergencia causal”, o como se le quiera poner.
    Y como bien apuntan otras personas: quizá todavia no poseemos la DESCRIPCCIÓN completa de los átomos y menos de sus agrupamientos o combinaciones y por lo tanto no nos permiten predecir el resultado de sus interacciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s