La Biblia del escéptico o por qué los franceses son unos guarros

Publicado: 12 marzo 2015 en Teoría del conocimiento
Etiquetas:, ,

cisnenegro_taleb

Ya expusimos en alguna que otra entrada que el ser humano prefiere tener una teoría, aunque sea falsa, a no tener ninguna. Esto produce que gran parte de las explicaciones con las que nos movemos en nuestra vida cotidiana suelan padecer una gran inflación narrativa respaldada por una, más que deficiente, pequeña cantidad de hechos. Un ejemplo que seguro que será familiar al lector: nuestro cuñado se va de viaje a Francia y cuando vuelve nos cuenta sus reflexiones. Realmente, solo ha estado cinco días en París, pero eso le es suficiente para tener una teoría antropológica completa sobre el pueblo francés. Nos cuenta una anécdota: en tal restaurante le sirvió un camarero con el uniforme sucio y los platos de la comida estaban, igualmente, manchados. Conclusión: los franceses son unos guarros. Obsérvese que de la experiencia ocurrida con un único francés (que ni siquiera demuestra que ese francés fuera un guarro. A todos se nos ha manchado la camisa alguna vez), se deduce que todos, los 66 millones de habitantes de Francia tienen problemas de higiene. Pero es que cuando uno vuelve de viaje, tiene que tener algo que contar. Sería extraño que alguien volviera de París y cuando, siguiendo el protocolo social, le preguntásemos qué tal ha ido el viaje (sin que, habitualmente, nos importe un bledo), no tuviese nada que contar. Hay que tener historias curiosas, divertidas, anécdotas graciosas… Si no las tenemos, no seremos interesantes y nuestro éxito social decaerá. Por eso nos da igual que lo que decimos no sea preciso, ni siquiera que, prácticamente, sea una sandez. Y es que tener un buen conocimiento sobre algo es difícil. Para saber con autoridad los usos y las costumbres del pueblo francés no bastan cinco días en París. Habría que pasar allí mucho tiempo, leer, informarse… hacer lo que los antropólogos llaman trabajo de campo, observación participante… Para sustentar la afirmación de que “todos los franceses son unos guarros” habría que hacer grandes encuestas y sondeos estadísticos para que el resultado sea significativo.  Es muchísimo más fácil sacar una afirmación general de un único dato anecdótico, si puede ser, divertido.

El libanés Nassim Nicholas Taleb hace un ameno recorrido por todos y cada uno de los sesgos cognitivos que nos hacen comprender mal, muy mal, la realidad. Desde lo que él denomina un empirismo escéptico que nos recuerda muchísimo a mi querido David Hume, no solo nos habla del exceso de narración que comentamos arriba, sino de prácticamente, todos los errores lógicos y no lógicos que cometemos constantemente, de los que ha hablado la tradición filosófica occidental: explicaciones “a toro pasado” que dan como totalmente deterministas hechos absolutamente impredecibles, errores de inducción, malos usos de informaciones incompletas, importancia excesiva de lo anecdótico y lo sensacional… Taleb se centra, sobre todo, en lo mal que comprendemos los fenómenos altamente improbables que suceden por doquier y lo ilustra con una infinidad de divertidos ejemplos sacados, en muchas ocasiones, de su experiencia como analista financiero. El Cisne Negro es un magnífico libro que podría considerarse como la Biblia del escepticismo de comienzos del XXI. Es, como lo fue la filosofía de Hume en su momento, una cura de humildad para tantos opinadores sabelotodo que tienen explicaciones certeras para todo cuanto sucede. Una invitación a atreverse a decir mucho más “no lo sé”.

Anuncios
comentarios
  1. Estoy de acuerdo con lo que dices en la entrada, pero me da la impresión de que apunta justo hacia el extremo menos interesante del abanico de cosas de las que Taleb pretende convencernos en su libro. La más interesante no es, creo yo, la idea de que generalizamos demasiado alegremente (de donde parece seguirse que tendríamos que hacerlo con más cuidado), sino nuestra incapacidad para valorar en su justa medida aquellos hechos (los “cisnes negros”) que no son susceptibles de ser averiguados ni pronosticados por mucho cuidado que pongamos en nuestros cálculos estadísticos.

  2. Vicente dice:

    Pues creo que si se leyese su último libro (“Antifrágil”), quedaría usted bastante decepcionado por como razona.

  3. Vicente dice:

    Pues recuerdo, por lo menos, analogías cuando menos “arriesgadas”: “estrategia de la haltera”, dieta “particular” sin soporte empírico, etc.

  4. sirnewton3813 dice:

    Aunque no he leído el libro, por la entrada parece interesante, estoy de acuerdo en el fondo y en la forma de lo que se expone pero no en la dirección que toma , es decir, a mi me parece en términos generales mas positivo que uno tenga tendencia a construir o teorizar erróneamente sobre unos hechos objetivos, que ha quedarse paralizado ante un “no lo se”.
    Incluso los hechos objetivos están manchados ya por la propia observación de esos hechos, es decir casi todo es narración de narraciones.
    Lo único positivo que yo veo en ese “no lo se”, seria desde un punto de vista psicológico, es decir , como una especie de cura de humildad, pero ya sabemos que los grandes progresos o grandes teorías no suelen partir de mentes humildes, si no vanidosas.
    Creo que el problema del prejuicio sobre los hechos, es que hay que saber cuando el prejuicio es un obstáculo, y eso es una cuestión de tiempo, no se quien dijo la frase aquella de que toda gran teoría nace como una revolución y muere luego como un prejuicio.

    saludos.

  5. Route 66 dice:

    Leí este libro cuando un profesor de finanzas lo recomendó (los que lo hayan leído verán la ironía en esto). Desde entonces he leído los tres libros de Taleb que hay publicados en castellano: ¿Existe la suerte?, El Cisne negro y Antifragil, estos tres libros forman una especie de trilogía (que el autor llama “incerto”). Además, para los estadísticos y matemáticos, Taleb tiene un borrador (llamado “Silent Risk”) de más de 400 páginas con todo el aparato matemático que hay detrás de estos libros, que se puede encontrar aquí.

    Es el libro más educativo que he leído. Y recomiendo especialmente Antifrágil.

  6. Route:

    Gracias por el enlace pero… ¡cualquiera le mete mano!

  7. Yack dice:

    Yo creo que toda la ciencia financiera se resume en este hecho empírico: Una banda de monos aporreando un teclado tienen las mismas posibilidades de obtener beneficio en operaciones bursátiles que una banda de pomposos expertos financieros.

    Según creo recordar, la tesis del libro es que hay que apostar a los cisnes negros y así se está a cubierto de las catástrofes imprevisibles, tipo “Podemos”, “ZP” o meteoritos de 500 metros de diámetro.

    Después de haberme estudiado a fondo y hasta sus últimos detalles el articulo que propone Route 66, sigo pensando que es equivalente apostar a los cisnes negros que a los blancos.

    Saludos.

  8. vicente dice:

    Ejemplo de que son bastante discutibles algunas posturas que defiende en “Antifrágil”: defiende una dieta llamada paleodieta basada en conjeturas arriesgadas sobre lo que se comía en a prehistoria. El libro de la bióloga evolucionista Marlene Zuk “http://www.theguardian.com/books/2013/apr/24/paleofantasy-evolution-sex-diet-review” la desacredita totalmente. También defiende un tipo de ejercitación física determinada, que no sé si está bien comprobada, etc.

    En resumen: no sé cuál es su fiabilidad como estadístico o economista, para lo que está formado; pero en otros temas simplemente conjetura y parece que erróneamente.

  9. Vicente:

    Sí, ya he leído algunas críticas que le hacen a algunas de sus tesis. El problema está en que Taleb abarca muchísimos temas y, como es esperable, no tiene razón en todo. Siguiendo su espíritu, hay que leerlo como a cualquier otro, no creyéndose nada hasta que se demuestre lo contrario.

    A mí me su lectura me ha parecido muy interesante. Como escritor es muy bueno. Es divertido y original y, en general, creo que sus tesis principales son correctas. Otra cosa es que se equivoque en muchas otras cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s