Incómodo Wade

Publicado: 30 marzo 2015 en Antropología, Ética y moral, Evolución
Etiquetas:, ,

nicholas-wade-troublesome-inheritance

1. Wade reconoce en muchas partes de su libro que aún no cuenta con demasiadas pruebas (sobre todo de las relaciones entre genética y comportamiento social). Escribir un libro sobre un tema polémico (más en Norteamérica) sin aportar suficientes pruebas es algo claramente oportunista. Wade ha apostado por una magnífica estrategia de marketing haciendo trampas y la jugada le ha salido bastante bien.

2, Pero, a pesar de la falta de pruebas, el libro defiende una tesis que parece de sentido común: la existencia de biodiversidad humana (téngase en cuenta que Wade solo acepta la existencia de razas como etiquetas útiles, como conceptos borrosos, ya que lo único que realmente existe son frecuencias alélicas). Parece muy raro que las diferencias raciales se redujeran exclusivamente a rasgos externos: color de piel, pelo, ojos, diferente altura y complexión, rasgos faciales… ¿Por qué las diferencias entre los diversos grupos humanos tenían que reducirse a lo observable a simple vista? Parece muy plausible que las diferencias sean también internas: comportamientos, habilidades y rasgos cognitivos. Wade, casi seguro, que tiene razón. Además, sus argumentaciones fluyen con gran coherencia y sensatez por todo el libro. Le faltan pruebas, pero le sobran razones. Los capítulos más polémicos, los famosos del 6 al 9, en donde Wade explica diferencias históricas, sociales y económicas en base a diferencias raciales son los más especulativos sí, y seguramente que contienen errores por ser muy arriesgados, pero no por ello deberían haber levantado tantas ampollas. Parece que todo intento de explicar hechos sociales en base a la biología y no a la cultura está prohibido.

3. Y es que lo políticamente correcto impedía que cualquier científico que no quisiera suicidarse académicamente guardara un estricto silencio en estos temas. El stablishment ordena que todas las razas son iguales (incluso que no existen. La raza se entiende como un artificio para justificar la supremacía blanca). Todos, independientemente de nuestro color de piel, tenemos los mismos derechos y obligaciones, tal y como proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cualquiera que niegue esto es un peligroso racista, digno de ser expulsado de cualquier universidad.

4. Hay un grave error en este planteamiento. La naturaleza nos ha hecho a todos diferentes de modo que no hay un ser humano igual a otro (menos los gemelos univitelinos). La naturaleza genera desigualdad, hace a unos más listos y fuertes que a otros. Nosotros, mediante nuestras legislaciones intentamos corregir esta desigualdad para evitar que el pez grande se coma al pequeño. Es decir, nuestras leyes dicen lo que debe ser, pero no lo que es. Somos diferentes y la ley nos iguala.

5. En el caso de que existan diferentes razas con capacidades cognitivas y conductuales diversas, no implica, para nada, que tengamos que esclavizar o exterminar a razas que, por ejemplo, tengan un promedio de cociente intelectual más bajo que la nuestra o que sean más propensas a la violencia. Por ejemplo, si se demostrara con claridad que la etnia judía tiene una media de cociente intelectual más alto que los demás grupos raciales, ¿eso legitimaría a los judíos para discriminar o usar la violencia contra los demás? No, de ninguna manera.

6. Es por eso que hay que diferenciar ciencia de ideología. Si permitimos que los cánones morales dominantes dicten lo que puede y no puede decirse científicamente, estaremos poniendo límites a la investigación y nos negaremos dogmáticamente a saber la verdad.

7. Lo mismo puede aplicarse a las diferencias de género. El feminismo, por regla general, ha adoptado la doctrina Queer, según la cual toda distinción entre hombres y mujeres es cultural. Simone de Beauvoir hizo célebre su máxima: “la mujer no nace, se hace”. No hay nada más falso: existen claras diferencias biológicas entre hombre y mujer que explican muchas de sus diferencias de comportamiento.

8. Le doy toda la razón a Wade en su defensa hacia la carta firmada por 139 genetistas en donde se “critica” su libro. La carta pretende ser un argumento de autoridad, no un documento científico en donde se expongan con claridad los errores que Wade hubiera podido cometer. En ciencia las cuestiones no se deciden por mayoría.

9. Una objeción más ecuánime podría ir en la línea de alertar acerca de que las afirmaciones de Wade, con independencia de su verdad o falsedad, pueden dar pie con mucha facilidad a justificar actitudes racistas. Pero es que si observamos cualquier descubrimiento científico o tecnológico de la historia de la humanidad, prácticamente todos pueden dar pie a usos perversos. Cualquier ingenio bélico en el que pensemos está repleto de avances científicos: electricidad, electrónica, informática, ingeniería, materiales… Por esa regla de tres, deberíamos haber puesto en entredicho los descubrimientos de Benjamin Franklin ya que con la electricidad se pueden fabricar alambradas electrificadas o se puede usar la electricidad como instrumento de tortura. De nuevo volvemos a repetirlo: una cosa es que existan diferentes razas, cada una con sus peculiaridades, y otra es la legitimación para discriminar o dañar de algún modo a miembros de otra raza. De lo primero no se puede saltar racionalmente a lo segundo. Suponiendo que la “raza” aria fuera superior a todas las demás, ello no otorgaba ningún derecho a los nazis para exterminar a los judíos.

10. Empero, entremos en algún punto aún más escabroso: es posible que existan razas con más propensión a la violencia que otras. Wade se apoya en un análisis genético basado en el número de promotores del gen MAO-A (un gen relacionado con la agresividad) que se da en las diferentes razas. Los estudios apuntan a que la presencia de dos promotores (tener dos te hace ser más violento que tres o cuatro) es más común en los afroamericanos que en otras razas. Si bien, esta conclusión hay que cogerla con pinzas, como bien subraya el mismo Wade, ya que hay más genes que influyen en la agresividad (como el HTR2B) y, evidentemente, el entorno social y cultural también influyen. Pero, por mor de la argumentación, vamos a aceptar que las poblaciones afroamericanas son más propensas a la violencia que otras. Esto provocaría una alerta social justificada y, quizá, llevaría a la estigmatización y a la exclusión social: los no-afroamericanos querríamos defendernos de su mayor beligerancia. Es posible pero, en cualquier caso, negar una conclusión científica no puede hacer más que empeorar las cosas. Vivir como si no pasara nada, como si los afroamericanos no fueran más violentos, no va a reducir el número de robos y asesinatos. Todo lo contrario: si ahora llegáramos a descubrir eso podríamos actuar en consecuencia, por ejemplo, reforzando las actividades educativas contra la violencia en escuelas públicas de poblaciones mayoritariamente afroamericanas.

Conclusión: menos ideología, menos corrección política, y más ciencia. Recomiendo encarecidamente leer el libro de Wade y concuerdo plenamente con su espíritu.

Anuncios
comentarios
  1. Pitiklinov dice:

    Muy bien, Santiago, excelente entrada. Muy bien razonado y expresado

  2. Es curioso que cuando se trata de razas de perros nadie duda que un pastor alemán sea más inteligente, un rottweiler más agresivo o un boxer más paciente con los niños pequeños… pero ah, los humanos!… Un abrazo.

  3. josempm314 dice:

    “El feminismo, por regla general, ha adoptado la doctrina Queer”

    No sé mucho de feminismo, pero no soy capaz de creerme eso. Casi que me creo más que el autor lo ha dicho casi sin pensarlo. “por regla GENERAL”

  4. Dudu dice:

    Siempre he tenido este tipo de dudas y se ha de admitir que la “corrección política” a que haces referencia ha obstaculizado todas mis conclusiones siempre (muchas de ellas especulativas, ciertamente). Buen artículo, como siempre. Saludos.

  5. José:

    Te invito a que, sencillamente, te pases un rato por las principales páginas feministas en Internet y compruebes sus orientaciones teóricas. No solo doctrina Queer, sino psicoanálisis, existencialismo, teorías posmodernas (Deleuze, Lacan, Foucault…)… Muy poquito de ciencia.

    Lee este ejemplo de la “la nueva ola”:

    http://www.elmundo.es/espana/2015/03/08/54fb4b6be2704ec7518b4570.html

  6. biotay dice:

    Estoy (en general) de acuerdo con la idea del artículo, pero tengo mis reservas. Voy a tratar de exponerlo. Todo esto al margen de las ideas de Wade, independientemente de si lo que el está afirmando tiene relación con la realidad biológica o no, pues aunque no he leído aun su libro, tengo muchas pegas a las afirmaciones que he leído.

    Por un lado tenemos la eterna censura de la ciencia en general, y de la biología evolutiva en particular. Cuando Wilson expuso su sociobiología al mundo, la comunidad científica se revolvió contra las ideas de Wilson sin aportar pruebas científicas. Los que firmaban la carta contra Wilson eran científicos de la talla de Gould, y parecían confundir el “ser” con el “como debería ser”. Esto fue una atrocidad y el tiempo le ha dado la razón a Wilson. Ahora sabemos (o eso quiero pensar) que uno puede señalar con el dedo la naturaleza sin necesariamente estar de acuerdo moralmente con ella.

    Ahora bien, creo que desde la ciencia se tiende a caer en un error fácilmente. Me refiero a dar por hecho que los seres humanos somos “racionales”. Lo demostró Milgram, después Zimbardo, pero especialmente Jane Elliott. El experimento “ojos azules, ojos marrones” (que seguro todos conocéis de sobra) nos da pistas clarísimas de las consecuencias de separar a las personas por categorías.

    http://www.janeelliott.com/

    Me temo que (en ocasiones) suponer que “la liberación del conocimiento científico a la sociedad es algo bueno”, se convierte más en un acto de fe que en un acto verdaderamente científico. Pues si somos científicos de verdad (y tenemos en cuenta la ciencia en general, no solo nuestro campo de estudio), debemos ser conscientes de que los humanos somos muy irracionales, y potencialmente peligrosos.

    Un saludo
    Tay

  7. Yack dice:

    El tema de la superioridad de las razas no puede tener una solución satisfactoria por muchos libros que se escriban. Tres puntos a considerar en este tema:

    – Por un lado es obvio que si las razas poseen rasgos visibles característicos y adaptados a su entorno e historia, resulta imposible que los rasgos no visibles, como las facultades mentales, hayan escapado a la presión selectiva.

    – Las diferencias entre individuos son tan grandes que superan con creces las diferencias estadísticas entre razas o sexos. Esto significa que, por un lado, puedes contratar a un individuo de cualquier raza o sexo si supera los test de aptitud y por otro, que la distribución estadística de razas y sexos en diferentes actividades evidenciará sus características genéticas asociadas a su raza/sexo. Es una idiotez empeñarse en que haya más médicos o más ingenieras para demostrar una falsa teoría, como hacen algunos políticos iluminados.

    – Ningún ser humano va a aceptar de buen grado pertenecer a un grupo inferior (aunque sólo sea en términos estadísticos) por muchos razonamientos que pongas a su disposición puesto que eso entraría en conflicto con su afán innato de superioridad jerárquica. Así que siempre habrá quien defienda la teoría de la igualdad universal y quienes le aplaudan y condenen a los que defienden modelos calificados de racistas/sexistas.

    La única solución razonable es dejar que cada cual crea lo que quiera y escriba/lea los libros que le venga en gana, pero la posición política y de las autoridades debe ser, por pura utilidad, la teoría falsa de la igualdad a ultranza.

    Si tienes un hijo idiota y otro inteligente, tienes que procurar tratarlos (y no es nada fácil) como si fueran iguales porque es lo que más ayuda a la concordia familiar, con independencia de que sea cierto o falso.

    La utilidad, en la sociedad humana, debe estar por encima de la verdad, en los raros casos en que ambas entran en conflicto. Y este es uno de esos casos.

    Saludos.

  8. Vicente dice:

    Un libro que estoy leyendo propone una mayor influencia de la sociedad/cultura/entorno que la biología en los rasgos de las personas, sin dejar de ser crítico. Se trata de Beyond Human Nature, de Jesse J. Prinz

    Parece interesante

  9. Vicente dice:

    Yack: el problema es que muchos considerarán más útil emplear los recursos en afinar las aptitudes de los más capaces, que en ayudar a los menos capaces… 😦

  10. Hugo dice:

    Tras un tiempo “desaparecido”, vuelvo a tu blog, Santiago. Me alegra descubrir buenos posts sobre ciencia, aunque piense, en este caso, que la hipótesis de que “las poblaciones afroamericanas” son genéticamente “más propensas a la violencia que otras” se debería más al genocentrismo de Wade que a un planteamiento suficientemente sistémico. Si Wade resultara tener razón, no me opondría a sus conclusiones fácticas (después de todo, en una cultura donde la violencia se valorara más, los afroamericanos podrían ser un referente moral a seguir), pero mi sentido arácnido y mi experiencia me dicen que cabe la posibilidad de que Wade haya incurrido en el temido y casi inevitable sesgo de confirmación (¡aunque lo mismo se podría decir de mí!). ¿No sería demasiada causalidad que de todas las “razas” que existen fuera precisamente la afroamericana, la eterna otra en el imaginario colectivo occidental, la más predispuesta a la violencia, o al menos más que la euroamericana, habida cuenta de nuestro largo historial genocida? La ciencia es la ciencia dígala Agamenón o su porquero, ciertamente, pero tampoco debemos olvidar del todo que Wade es blanco, hombre, europeo y de una clase social en particular (como casi todos los que comentamos en este blog), y que por tanto no estaría de más tener una moderada sospecha sobre nuestras propias conclusiones, especialmente cuando se trata de salir bien parados sacando a relucir un supuesto hándicap innato en el otro 😉

    En cualquier caso, de su conclusión empírica no se seguiría necesariamente “una alerta social justificada”. Ahí ya entraríamos en el terreno de las prioridades morales y políticas, de las que Wade tanto se desmarca pero que sin embargo deja traslucir en parte al elegir esa materia de estudio en particular, habida cuenta de la cantidad de asuntos que podrían ocupar una atención social más preferente. Lo sé, en teoría todo conocimiento merece la misma atención, pero es preciso reconocer que no podemos centrarnos en todo al mismo tiempo, y que centrarse, por ejemplo, en el estudio de las diferencias innatas entre “razas” en lugar de centrarse en el estudio de las diferencias de clase ya es en parte un posicionamiento moral, es decir, una elección de prioridades.

    Un abrazo y a seguir bien.

  11. Hugo dice:

    Perdón. Quise decir casualidad, no causalidad 🙂

  12. Tay:

    Estoy de acuerdo en que hay que usar el conocimiento científico con responsabilidad. SI yo, ahora mismo diseño una bacteria capaz de exterminar a la raza humana en cuestión de horas, parece razonable no airear mi descubrimiento a los cuatro vientos.

    Pero en el tema de las diferencias raciales creo que ya, al menos en Occidente, somos mayorcitos para tratar con él, y más en el ámbito académico. Creo que es una actitud bastante higiénica ir librándose ya de todos estos politiqueos y postureos simplistas a la hora de hacer ciencia. Creo que, y ya que lo has citado, Jay Gould era un claro ejemplo de “tío que va de guay” y es muy progre, a la vez que como científico tuvo bastantes lagunas (si bien como divulgador no tiene precio) Dejemos la política a los políticos (que igual harán barbaridades sin necesidad de justificaciones científicas) y la ciencia a los científicos.

  13. Hugo:

    Bienvenido de nuevo a la red.

    El objetivo de Wade a la hora de publicar este libro es fama y dinero, no es otra. Ha tocado muy deliberadamente un tema muy delicado. Pero la historia es que la ciencia es la ciencia, y si, realmente, existen diferencias raciales significativas, existen, nos guste o no.

    Y también puedes entender el problema desde la otra perspectiva, que creo que es la mayoritaria: el miedo a ser tachado de etnocentrista-racista hace que cualquier descubrimiento que sugiera alguna diferencia racial se guarde cuidadosamente en el cajón del escritorio. La mayoría de las universidades no suelen estar regentadas por miembros del Ku Kux Klan, sino todo lo contrario. Supongo que no hay mayor dolor de cabeza para un rector de una Universidad norteamericana que acusen a su centro de fomentar el racismo.

    Yo, sinceramente, creo que existen diferencias raciales y que negarlas es casi un gesto de infantilidad.

  14. Yack dice:

    “El problema es que muchos considerarán más útil emplear los recursos en afinar las aptitudes de los más capaces, que en ayudar a los menos capaces… “

    Vicente, esto nos llevaría a otro debate diferente. La cuestión es si las autoridades educativas deben practicar el socialismo intelectual igualando en la mediocridad por el procedimiento de proporcionar una educación estándar a los mejor dotados, dado que nacen con ventaja.

    Personalmente pienso que habría que proporcionar ayuda extra a los menos capaces y también a los más capaces. Al ayudar a los más capaces se puede conseguir una mayor rentabilidad social que a largo plazo beneficia a todos. Imagina que ayudando a un superdotado consigues que descubra un procedimiento para curar una enfermedad o corregir una deficiencia genética que afecta a la inteligencia. A la larga estarás ayudando a mucha gente a mejorar su vida atacando el problema de raíz.

    El mayor activo de una sociedad es el reducido grupo de personas con una inteligencia excepcional, que son los que cambian el mundo y proporcionan soluciones para todo tipo de problemas.

    Saludos.

  15. Vicente dice:

    Al ayudar a los más capaces se puede conseguir una mayor rentabilidad social que a largo plazo beneficia a todos.

    Yack: tú mismo lo has dicho. A la hora de destinar los recursos existentes para educación, está claro a dónde irán a parar…

    El mayor activo de una sociedad es el reducido grupo de personas con una inteligencia excepcional, que son los que cambian el mundo y proporcionan soluciones para todo tipo de problemas.

    Depende a qué asuntos dediquen sus facultades. Creo que el sector financiero absorbió gran parte de los más dotados egresados de la universidad… y ya ves cómo estamos. ¿Puede funcionar bien una sociedad con una moral tipo “lucha encarnizada por la supervivencia”?

  16. Ananías de Cantimplela. dice:

    El problema sugerido en el post no es Wade y sus barbaridades. El problema es que se admita científicamente la realidad de las diferencias y se empleen para planteamientos absolutamente inmaculados y válidos. Este problema parecía superado tras las acciones profilácticas del nazismo y la respuesta social ante las consuetudinarias horripilancias humanas. Pero no. He aquí el triste ejemplo de que el gusanillo del cientifismo aplicado a la defensa de las obviedades y la legitimación de posteriores conclusiones y acciones deducibles son éticamente legítimas. No podemos superar a la naturaleza. Volvemos al punto inicial. Vamos a reconocer que el maquinista tiene razón. Vamos a ir un paso más allá. ¿Para qué esa razón? Habrá que utilizar la razón y la obviedad científica para algo. Y empezamos de nuevo. Habrá legitimidad en el deseo de mejorar, de emplear las mejores cualidades en un camino hacia la perfección. Hacia el infinito y más allá. (Toy Story) De la misma manera que sacrificamos a los cerdos para que nos den jamones – for example – deberemos admitir el uso de seres humanos según sus diferencias para mejorar, para superarnos. Es un camino legítimo y encomiable.
    Yo prefiero seguir la senda de los que consideramos a Wade un “perfecto” cretino. Sus planteamientos son irrelevantes. Están superados, ética, social y científicamente. El problema está en esos residuos humanos que siempre están a vueltas con la “cuestión de fondo”. Y la cuestión de fondo es admitir las diferencias en los genes. Y si hay diferencias habrá explicaciones y justificaciones para todo.
    No es comprensible que una raza sea superior ( y se admita supuestamente) y no utilice esta superioridad para encumbrarse y erigirse sobre las que no poseen estas “peculiaridades”. Aquí hay una metedura de pata lógica. Esto va contra la naturaleza.

  17. Yack dice:

    Vicente, solo dos puntualizaciones:

    – ¿Cómo estaría la situación si el sector financiero hubiese absorbido a los menos dotados? Mejor ni pensarlo.

    – La “lucha encarnizada por la supervivencia” es lo que generó los millones de especies que existen, incluida la nuestra. Ahora bien, dada nuestra situación actual de prosperidad, lo de la “lucha encarnizada por la supervivencia” se ha quedado en “lucha pacifica, dentro de la ley, por ascender en la escala social”. Si desactivamos esa lucha pacífica, vía asesinatos masivos y dictadura del pensamiento, ya sabemos lo que ocurre.

    Saludos.

  18. Alvaro dice:

    La cuestión es que nos estamos refiriendo, en el mejor de los casos, a parámetros estadísticos (como dice Santiago, frecuencias alélicas). Y como toda estadística no sirve para nada en la práctica. Y explico esto último; podemos manejar todas las estadísticas y estudios posibles sobre colectivos, pero, a la hora de enfrentarnos a un individuo, todo eso no sirve. Frente a ese individuo debemos desechar toda esa información (prejuicio) o de otra manera seremos injustos (acientíficos).

    En definitiva, Wade hace en este tema más filosofía que ciencia, y la filosofía no sirve para nada, desde el punto de vista más pragmático.

  19. Yack dice:

    De acuerdo en que la filosofía no sirve para nada, más allá del entretenimiento, pero afirmar que existen razas y que éstas representan subconjuntos estadísticos claramente diferenciados dentro de la especie humana no es filosofía, sino ciencia.

    Tal vez eso no tenga valor práctico, pero tampoco lo tiene saber que un planeta gira en torno a una lejana estrella y eso no lo convierte en filosofía.

    La filosofía no sirve para nada, de acuerdo, pero no todo lo que no sirve para nada es filosofía.

    Saludos.

  20. Alvaro dice:

    Y sin embargo el conocimiento es muy distinto. Saber que un planeta gira alrededor de una estrella lejana es un conocimiento concreto sobre elementos concretos. En el caso de Wade equivaldría a decir que Pepe Perez, con DNI XXX tiene este genotipo y este fenotipo y además puntúa tanto en los test IQ. De lo que en realidad habla Wade sería el equivalente a estimar la probabilidad de que una estrella tenga, o no, un planeta girando alrededor en función de su posición en el brazo de la galaxia o de su distancia al Big Bang. Curiosidad probabilística, quizá, pero poco más.

    Decir que un individuo, por pertenecer a una raza tiene condicionados sus comportamientos o habilidades tiene el mismo valor que decir que los españoles somos más vagos que los noruegos. De telediario de Telecinco.

  21. “Decir que un individuo, por pertenecer a una raza tiene condicionados sus comportamientos o habilidades tiene el mismo valor que decir que los españoles somos más vagos que los noruegos. De telediario de Telecinco.”

    Yo no he leído a Wade pero estoy convencido de que no ha podido decir esto. Lo que supongo que dirá Wade y cualquiera que tenga sentido común es que si perteneces a una determinada raza o étnica tienes mayores probabilidades de ajustarte a un patrón determinado que si no perteneces. Si eres español, tienes más probabilidades de ser bajito (en relación con un inglés, por ejemplo) pero está claro que en España tenemos enanos y gigantes y eso no contradice lo anterior. Hablamos de probabilidad y no de certeza.

    Si la talla media de los españoles es 1,73 no significa q

    Saludos.

  22. Yack dice:

    ue tú midas 1,73 sino que tienes más probabilidades de acercarte a 1,73 que un noruego, por ejemplo.

    Saludos.

  23. Vico dice:

    Tal vez hubiera sido más oportuno y realista si Wader se hubiera centrado, no ya en las posibles diferencias entre razas, sino entre élite y pueblo. Son los individuos que integran las élites los que determinan los acontecimientos más relevantes de la historia reciente del hombre.

    Una élite no toma decisiones que impliquen una pérdida de su poder, antes al contrario procuran reforzar su situación de privilegio de actuando a espaldas del escrutinio público. Si poseyeran una tecnología como la que aquí se propone, capaz de reconducir la conducta humana, dudo de que la recondujeran en una dirección distinta a la del afianzamiento de su privilegio como élite.

  24. David dice:

    Wade es un provocador, por supuesto. Pero es que algunos se lo ponen a huevo. No se puede estar con la síntesis evolutiva y a la vez descalificar el estudio de las relaciones entre razas, alelos y comportamiento. Dan ganas de reír y de provocar.

  25. Alvaro dice:

    Si Wade hiciera ese “estudio de las relaciones entre razas, alelos y comportamiento” se podría valorar y en su caso descalificar o no. Pero es que lo que hace está muy lejos de ser un estudio.

  26. David dice:

    No creo que Wade tenga medios ni conocimientos para estudiar las relaciones entre genética y conducta. Su propósito es más modesto. Wade reivindica, simplemente, que esas relaciones merecen ser estudiadas, porque encierran información valiosa sobre la naturaleza humana, y sugiere además que hemos de estar preparados para que los avances de la ciencia en este campo traicionen ciertas expectativas morales. En mi opinión, el libro transmite con eficacia la idea de que si damos por bueno el marco teórico del neodarwinismo, las investigaciones en torno a la genética, las poblaciones y la conducta son pertinentes, y que oponerse a ello es tan anticientífico y moralista como negarse a mirar por el telescopio de Galileo.

  27. Alvaro dice:

    Wade es deliberadamente sensacionalista en aras de vender libros, como dice Santiago. Desconozco si hay estudios científicos serios sobre genética y conducta, o si hay intención de hacerlos. Pero sí me atrevo a pronosticar, desde el marco del neodarwinismo, que la conducta viene definida en un 99,9% por factores socioculturales; y puedo quedarme corto.

    Aconsejo el ejercicio de leer, por ejemplo, el último informe PISA y tratar de extraer alguna variable que se pueda asociar de alguna manera a grupos raciales.

  28. David dice:

    “[…] me atrevo a pronosticar, desde el marco del neodarwinismo, que la conducta viene definida en un 99,9% por factores socioculturales.”

    Para que se verifique el oráculo habrá que empezar por quemar todos los estudios con gemelos monocigóticos.

  29. vicente dice:

    Yack, dices:

    ..dada nuestra situación actual de prosperidad, lo de la “lucha encarnizada por la supervivencia” se ha quedado en “lucha pacifica, dentro de la ley, por ascender en la escala social”

    Pues destinando los recursos a los más favorecidos por la genética lo de “lucha pacífica” se queda en crimen silencioso. En el tipo de sociedad al que nos dirigimos, los menos afortunados son arrinconados a sobrevivir a duras penas sin poder siquiera permitirse una cobertura sanitaria adecuada. Los espartanos abandonaban a sus hijos enfermos o débiles para que murieran de inanición…¿hay mucha diferencia en la actitud?

    Ya en la antigua Sumeria había códigos jurídicos que protegían al débil y, sin embargo, ahora ¿tenemos que abandonarlo a su suerte? ¿con toda el progreso que hemos conseguido y mientras los “dotados” acumulan riquezas incluso obscenas? ¿a eso queremos llegar?

    Me disculparéis lo que voy a decir, pero de verdad que cuando veo esa actitud siento tal ira que deseo que caiga de una vez un maldito meteorito y se nos lleve a toda la especie por delante…

  30. Yack dice:

    No hace falta que nos arrojes un meteorito encima. Confórmate con votar a Podemos y podrás disfrutar del espectáculo que tanto ansias. Venezuela, Grecia, la extinta URSS, Cuba, Berlin oriental, China maoista, son un buen ejemplo de mundos donde no existen diferencias, si excluimos a los dirigentes y a los miembros del partido comunista que viven a cuerpo de rey.

    Nunca se han destinado tantos recursos a los débiles y desfavorecidos como se hace en los países occidentales más avanzados y todo indica que con el progreso se irá a más. No sé de donde te has sacado la comparación con los espartanos si no es de los países comunistas donde en nombre de la revolución se asesinaron a millones de personas de hambre para escarmentar a los indecisos.

    Saludos.

  31. vicente dice:

    Yack:

    Vaya hombre, ahora si uno defiende cierta protección social es un rojo trasnochado. Me doy cuenta que ignorar el mercado y el hecho de que seamos humanos falibles con nuestras bajezas no lleva a nada bueno, pero tampoco irse al otro extremo. Lo de que con el progreso se irá a más no es la tendencia que se está observando últimamente.

    Lamento si esto te lo has tomado personalmente porque de ningún modo te atacabaa ti: ya habías dejado claro que eres favorable a proporcionar ayuda a los menos capaces; tan sólo quería hacerte ver que esa actitud está en retroceso

  32. Yack dice:

    Simplemente confío en el progreso humano en el sentido de que la justicia social y la protección de los débiles avanza con la renta per capita y eso no es una opinión sino un hecho comprobable.

    La generosidad sólo es posible en la abundancia y la abundancia es producto de la tecnologia y del mercado o lo que es lo mismo en dejar que las cosas se organicen solas por la sencilla razón de que es como se consigue la máxima optimización. La sociedad humana, durante cientos de miles de años ha generado sus propios mecanismos automáticos que han demostrado ser mucho mejores que las ocurrencias de iluminados.

    Por otro lado las autoridades tienen el mandato democrático de socorrer a los más débiles y procurar la igualdad de oportunidades para todos, aunque solo sea por egoísmo social. Y esto nadie lo discute.

    Estamos lejos de la perfección, pero lo importante es que a medida que avanzamos en el tiempo, se observa una mejora a todos los niveles, con ocasionales retrocesos locales y temporales. Y ahora estamos atravesando un bache que ha provocado un retroceso temporal pero pronto saldremos y reanudaremos el progreso. O al menos eso es lo que yo creo.

    Y pienso que en lo fundamental estamos de acuerdo todos.

    Saludos.

  33. pharmakoi dice:

    dudo que sean las caracteristicas mas vistosas como el color de la piel o el sexo, los factores mas explicativos de la conducta de los individuos. como diria santi, es una perspectiva, la del racismo cientifico. al menos es cientifico…

  34. pharmakoi dice:

    por otro lado estos estudios, que yo ni los he leido pero he oido hablar de ellos, dependen de constructos teoricos. habria que ver en que forma de define la violencia para sacar tales conclusiones.

  35. pharmakoi dice:

    si cualquiera pone por delante la raza al tratar con otras personas, es un racista. perspectivas…

  36. vicente dice:

    Yack, dices:

    Simplemente confío en el progreso humano en el sentido de que la justicia social y la protección de los débiles avanza con la renta per capita y eso no es una opinión sino un hecho comprobable

    Está claro que para repartir ha de haber suficiente renta per cápita. Ahora, compara la renta per cápita de EEUU y la de Dinamarca y sus servicios sociales. Y no es cuestión de la crisis, porque creo que sabes que en EEUU ya antes había una cantidad enorme de gente que no tenía seguro médico.

    …y la abundancia es producto de la tecnologia y del mercado o lo que es lo mismo en dejar que las cosas se organicen solas por la sencilla razón de que es como se consigue la máxima optimización

    Tanto el milagro japonés como el chino se debe en parte aun fuerte control del estado sobre la economía (de mercado, por supuesto, eso no se discute). Irse a los extremos parece no dar buenos resultados: tanto organización exclusivamente estatal como mercado totalmente desregulado.

  37. Yack dice:

    Sin duda se requieren normas y leyes para que la economía sirva al propósito del bien social, pero la eterna discusión es hasta donde se debe regular. Y mi respuesta es: hasta el punto donde se consiga la mayor eficacia global.

    Saludos.

  38. Ernesto dice:

    Nicholas Wade se queda corto en sus conclusiones por temor a que lo sigan machacando. Si fuese coherente… http://www.c3c.es/waderecula.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s