De profundis

Publicado: 18 octubre 2015 en Teoría de la percepción, Teoría del conocimiento
Etiquetas:, , ,

futurama_0601_wideweb

Observamos una manzana ¿Qué quiere decir que tenemos conocimiento de esa manzana? Podríamos empezar por sus características externas: color,forma, longitudes… Sí, nadie dudaría en decir que estos datos son conocimiento pero, en general, es un conocimiento poco interesante. Si introdujéramos la imagen de la manzana en una malla cuadriculada en la que en cada celda indicamos con una numeración el tono de cada color, tendríamos una matriz numérica que correlacionaría cada color con su posición. Sería una representación muy clásica y, desde cierta perspectiva antigua, muy realista. No obstante, si no somos ingenieros de visión artificial, esta correlación nos importa poco. La verdad, la realidad, el auténtico conocimiento, no puede ser solo eso, tiene que ser algo que esté detrás, que está por debajo de la superficie. Los griegos ya opusieron realidad a apariencias. Curioso, opusieron la realidad a lo que se aparece, es decir, a lo que tienes delante de los ojos. Lo que ves, precisamente, no es lo real. Hay que excavar en la realidad, atravesar la piel de su superficie para adentrarnos en sus profundidades. Allí es donde está la auténtica verdad.

Pero es que no hace falta irse a perspectivas anti-empiristas para afirmar lo mismo. Para el físico actual, científico de los científicos, la verdad sigue estando por debajo de las apariencias. Existe un orden oculto tras lo que observamos: unas leyes fundamentales ¿Alguien ha visto alguna vez la ley de gravitación universal? No, solo observamos colores y formas en movimiento que pueden comportarse siguiendo ciertas regularidades, que repiten su conducta en el tiempo. La lógica, el patrón de esa regularidad es lo que puede traducirse a una fórmula. Entonces no nos interesa su presencia actual, lo que ahora mismo es delante de mí, sino su historia, lo que ahora no es pero fue. El físico no es más que un historiador de la materia.

Per ¿por qué la auténtica realidad está bajo la superficie o en la historia del objeto y no en la observación pura del mismo? ¿No podríamos decir que ya está, que con saber el color y la forma de la manzana ya sabemos lo que tenemos que saber de la manzana? ¿Por qué la apariencia externa no podría ser el auténtico conocimiento y lo profundo no ser interesante? ¿Por qué un genio maligno quiso complicarnos las cosas? Para el conocimiento científico la respuesta es evidente: hemos de adentrarnos en las profundidades si queremos saber el comportamiento de un objeto y, lo que para la ciencia es lo mismo, poder predecirlo. De la mera observación externa actual sin más no puedo sacar predicción alguna. El porqué de una conducta siempre se encuentra bajo la superficie ¿Seguro? ¿Es correcto todo lo que estamos diciendo? NO.

Herencia parmenídea, esta ha sido la ontología básica desde la que nos hemos movido en Occidente. Y este legado nos ha llevado a cometer errores de cierta envergadura. Pensar que detrás de los acontecimientos existe un mundo paralelo en donde se encuentra la auténtica verdad puede hacernos caer, al menos, en dos:

  1. Cierto desprecio a la observación. Si la auténtica verdad no está en lo observable, sino “detrás”, podemos no creer en lo que está delante de nuestros ojos en pro de algo que no podemos siquiera ver. Esto es peligroso: siendo fieles a cierta ideología, podríamos llegar a invalidar resultados experimentales o a dar demasiado crédito a entidades “que no se ven”. Creo que es bastante saludable no saltarse, al menos, el juicio de la experiencia.
  2. Platonización de lo no observable. Nadie ha contemplado jamás la ley de la gravedad pero podemos caer en la trampa de hacerla real en el sentido de pensar que existe con independencia de los objetos sobre los que tiene efecto. Puede parecernos que “existe un lugar” en donde están cosas como el teorema de Pitágoras, las reglas del cálculo o la ley de Coulomb… En este error cayó Popper con su mundo 3. Además, agravamos el error al pensar que esos elementos del “otro mundo” son eternos e inmutables. Parece que la ley de la gravedad siempre operará de la misma forma sin cambiar en nada ¿Estamos seguros? ¿No podría ser que las leyes cambiaran o evolucionaran?

No amigos, el hecho de que la ley de la gravedad no sea visible pero, de algún modo, sea real, no quiere decir que exista en un mundo aparte. Realmente, lo que observamos son objetos que se comportan de un determinado modo. De las regularidades de su comportamiento deducimos fórmulas que nos permiten predecir su conducta. Parece ser que los objetos se comportan según determinados hábitos o costumbres. A estos hábitos los llamamos leyes, pero eso no quiere decir que esas leyes existan “fuera” de los objetos.

Si lo pensamos con un ejemplo lo veremos muy claro: yo tengo la costumbre de leer siempre en la cama antes de dormir. Si un científico de la conducta me estudiara podría matematizar mi conducta y predecir que, dada una serie de condiciones iniciales, yo leeré siempre antes de dormirme ¿De aquí podríamos deducir que “leer en la cama antes de dormir” es una ley que existe con independencia de mí mismo y de mi cama en el mundo de las ideas de Platón?  No, una ley de la naturaleza no es más que el registro de regularidades en la naturaleza, nada ontológicamente real.

Creo que la verdad está en la superficie, no en ninguna profundidad. Sin embargo, eso no quiere decir que la verdad sea superficial en el sentido peyorativo del término, ni si quiera que sea fácil encontrarla. Predecir y comprender el funcionamiento de la realidad es muy, muy difícil, por mucho que pueda encontrarse delante de nuestros ojos. Dicho de otro modo: la superficie es bastante profunda.

comentarios
  1. wachovsky dice:

    “A estos hábitos los llamamos leyes, pero eso no quiere decir que esas leyes existan “fuera” de los objetos.”

    Muy cierto, la manzanita que le cayó en la cabeza al cabalista y físico Isaac Newton, cuesta entenderlo pero manzanita y mundo no poseen el tensor de Riemann por fuera tironeando el cuerpo, el tensor está dentro del cuerpo, la ley es intrínseca a su materia: el tensor de curvatura es su propio tensado.

  2. Santiago,

    … “Para el físico actual, científico de los científicos, la verdad sigue estando por debajo de las apariencias”

    Yo creo que eso no es así. Para la ciencia las “apariencias” son tan reales como las “no apariencias”. Lo que en todo caso se dice es que la realidad de esas apariencias y la realidad de aquello desde lo que se dice que son apariencias, son realidades relacionadas, y no la misma realidad. La realidad del amarillo es tan real como los fotones que se desprenden de los objetos, son dos realidades que están en relación vía nuestras estructuras perceptivas. El amarillo es real, y los fotones son reales también. El amarillo no es “mera apariencia” de cierto aspecto que tiene el objeto que desprende ciertos fotones de un cierto tipo, sino que son dos realidades que están en cierta relación funcional cuando se dan relacionalmente en la percepción.

    …“ Existe un orden oculto tras lo que observamos”

    Este es un aspecto enigmático e interesante filosóficamente. El universo es inteligible, en él hay inteligibilidad. Recomiendo el libro siguiente (tiene cierto tufillo propio de la cosmovisión cristiana, disculpen una vez más mis obsesivas preferencias): http://www.tendencias21.net/libros/La-inteligencia-en-la-naturaleza-Del-relojero-ciego-al-ajuste-fino-del-universo_a387.html

    …“Entonces no nos interesa su presencia actual, lo que ahora mismo es delante de mí, sino su historia, lo que ahora no es pero fue. El físico no es más que un historiador de la materia”

    También interesa entender lo que se puede esperar y predecir (como usted comenta más adelante), y con bastante éxito. Y no sólo eso, sino que consigue conformar lo real como novedad tecnológica para nuestros intereses, y con bastante éxito también. Ambas cosas hacen de la física algo que no puede interpretarse como mera o exclusiva “historia de la materia”, sino como “algo” que es lo que llamamos conocimiento científico de la realidad. El éxito de la ciencia muestra claramente que no puede ser sólo mera realidad descriptiva del presente desde lo pasado.

    …“Parece ser que los objetos se comportan según determinados hábitos o costumbres. A estos hábitos los llamamos leyes, pero eso no quiere decir que esas leyes existan “fuera” de los objetos.”

    Estoy de acuerdo, pero puntualizo un poco:

    Usted parece partir de que los objetos son elementos diferentes de los hábitos. Un objeto es también realidad hecha habitud. Peirce decía:
    “La tendencia a formar hábitos o la tendencia a la generalización es algo que crece por su propia acción, mediante proceso de adquirir hábitos a través de su propio crecimiento. Germina primero a partir del puro azar. En él había una tendencia sutil a obedecer reglas que se siguieron con anterioridad, y dichas tendencias fueron reglas que se iban obedeciendo más y más por su propia acción”.

    Es decir, los hábitos son para Peirce disposiciones a actuar de un modo concreto bajo determinadas circunstancias, y eso que llamamos “objetos de la realidad” según Peirce es realidad que se hace objeto por y desde la tendencia natural de la misma de generar hábitos (sinequismo lo llama él). Por tanto, lo general, los hábitos, no es que sean “regularidades que están fuera de los objetos”, sino que los objetos mismos son ya regularidad. Los objetos mismos son consecuencia de los hábitos. La forma, los colores o la textura de la manzana, no son apariencias de la realidad, son “hábitos” de la realidad que entran en relación con hábitos mentales cuando se actualiza en alguien la percepción de la misma. Tanto los “hábitos mentales” como los “hábitos de la materia” (que no debería distinguirse), son realidad sistémica y relacional, comunicativa, configurándose en patrones de habitud. Las leyes físicas son, si se piensa de esta manera, asimilables a “realidades platónicas inmanentes”, y están en cierta manera y paradójicamente, “fuera” y “dentro” de los objetos; pues los objetos son consecuencia de las leyes, pero las leyes no son sólo el comportamiento que se deriva de los objetos. Pensar lo contrario, es consecuencia de hacer de la epistemología ontología. Por tanto, no estoy de acuerdo con usted, cuando más adelante dice: “una ley de la naturaleza no es más que el registro de regularidades en la naturaleza, nada ontológicamente real”. Yo creo que sí es algo ontológico. (Aunque no sé muy bien qué quiere dar entender por algo “ontológicamente real”)
    Estas ideas peircianas se ajustan, creo yo, a la ciencia actual, donde la realidad se va forjando en
    su evolución. O a la frase inicial del evangelio de San Juan: “En el principio era la Palabra [el Logos] y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.”

    …“Dicho de otro modo: la superficie es bastante profunda”

    Yo lo diría así: el hombre no hubiera podido sobrevivir sin comprender la realidad, quedándose sólo desde lo que se le daba primariamente en aprehensión. Tal aprehensión es muy pobre cognoscitivamente hablando para serle suficiente. La relación perceptiva y responsiva es muy menesterosa para lo que sus necesidades de supervivencia requerían. De manera que surge la necesidad de hacerse cargo de lo real proyectivamente para sobrevivir. Eso es lo que transforma la manera de relacionarse cognitivamente con el entorno típica del animal no humano, con la manera humana de hacerlo: En el hombre los estímulos y percepciones, se hacen herramientas imaginativas y de esbozo de cómo es la realidad y no son ya la realidad misma a la que hay que responder. El hombre se aleja de las respuestas directas para dar respuestas adecuadas a su supervivencia. Los estímulos reales son insuficientes para la supervivencia biológica y evolutiva del hombre, que debe desde lo “superficial” (lo que le es dado como realidad perceptiva) mueve su intelección a tomar eso “meros” estímulos” como realidad de algo que debe configurarse, operarse, relacionarse con otros estímulos, comunicarse, imaginarse, y en definitiva distanciarse de ella, de su ser ya en sí misma casi respuesta directa. Debe pues, combinar y configurar lo “superficial” como algo que en su insuficiencia dé respuesta evolutiva adecuada a su supervivencia en el medio. El hombre no es un animal que es real, como un sapo o un escarabajo, sino que es un animal que pasa de SER real a ESTAR en la realidad. En el hombre hay más allá de la realidad en la que se siente estar una necesidad de ir más allá de esa misma realidad en la que siente estar. Por eso el ESTAR humano, es diferente al estar animal, el hombre no puede estar sólo en lo superficial de la realidad, en aquello que desde la sensibilidad le es dado, debe ir a lo que usted llama “lo profundo” de la superficialidad.

    Un saludo.

  3. wachovsky dice:

    La verdad estaría en la conexidad, la profundidad y la superficie se relacionan espacial, nominal, conceptualmente; estaría en la variedad que no vemos a simple vista porque nuestros visores-sensores no computan los elementos. La verdad del fenómeno-ente-ser es una multiplicidad en profundo (métrica) y en complejidad relacional porque además de superficialidad y adentramiento existen hipersuperficies que por conexas son la complejidad de lo que se nos muestra simple y directo a nuestros fines y metodologías de observación-investigación. La verdad es multidimensional con niveles de agregación y subsunción, Galileo veía el alfabeto de polígonos y números (como enseñara Pitágoras) al mismo tiempo que desconocía las partículas elementales, las combinaciones químicas, los componentes enlazados y la finalidad prediseñada aristótelica de tenerla: los azúcares de la manzana, niacina, retinol, ascórbico, amigdalina que se convierte a cianuro de hidrógeno en las semillas que llegan a estómagos de frugívoros y sus enzimas digestivas codificadas por genes, mismas semillas que tienen la información para la bioformación de cada una de las variedades/cultivares, cuerpo, absorción, color, espaciación dimensional. Si la manzana evoluciona, muta, varía junto a su sabor y propiedades bioquímicas, se modifica su masa y cantidad de energía no sucede lo mismo con la interaccion gravitatoria sujeta a constantes universales y en relación con la aceleración terrestre, no se modifican los orbitales electrónicos del C12, H, O16 y N14, no varía la constante de acoplamiento electromagnética de sus campos de cuaterniones de Maxwell, no decaen sus neutrones nucleares aún cuando caída del árbol se pudra porque las bacterias también comen azúcares para proveerse energía metabólica. Sus partículas vibran como ondas a no sabemos cuantos petahertz y sus campos de ligazón gluónica les dan el buen aspecto que nuestras manos sensorialmotoras reciben al tomarlas. No creemos que son para nuestras bocas, sin embargo aunque logremos ver toda esta profusa realidad seguimos desconociendo que hacen allí conformes, transformadas y listas a seguirse transformando en relación con su entorno mientras van orbitando en una elíptica de Kepler y viajando circunvalarmente en torno a su dador el Sol que las ilumina en los días con sus fotones que viajan 8 minutos por el vació hasta impactar y destellos rojos devolver contra su cubierta ahora rociada con pesticidas por sus alegres comensales bípedos de actividad motora y cerebral con base en las ligazones químicas de lo mismo que la manzana suele trabajar y recombinar.

    Lo verdadero es lo real decían San Agustín y el Gral Perón omnívoros, frugívoros y heterótrofos. Pero es tan densa esa verdad que siempre nos perdemos en el videogame de fenotipo interactor en el que fuimos puestos por el espacio-tiempo, la causa consecuencia y el principio de indeterminación cuántica… abruma.

  4. wachovsky dice:

    y el sol es dador doble: primero por los elementos químicos conformantes fusionados en su núclesíntesis matriz y expulsados al espacio para geoformaciones, luego por la luz de fotones que inciden y calientan las superficies de los cuerpos (elementales cuerpos y subpartes tan profundas como superficiales). Dawkins y sus genes egoístas inventan memes y no visualizan nada al respecto (miopía de retina y cristalino con cataratas en exceso curvado y vuelto opaco por falta de lanosterol precursor químico del colesterol).

  5. wachovsky dice:

    nucleosíntesis estelar en su horno fusión matriz-nuclear….que escupe plasma sin cesar y enfría a polvo de planetas

  6. Yack dice:

    “A estos hábitos los llamamos leyes, pero eso no quiere decir que esas leyes existan “fuera” de los objetos.”

    No sé muy bien lo que quieres decir pero a mi entender las leyes físicas están basadas en las propiedades (estructura íntima) del espacio y de la materia y se manifiestan cuando interaccionan los objetos y el espacio. Lo que ocurre es que, como en el caso del aire, nuestro cerebro no está diseñado para percibir la textura del espacio (entre otras razones porque es ubicuo y uniforme y no sería útil percibirlo), sino los objetos físicos que son dispares.

    Imagina que situamos un electroimán detrás de una mampara y lanzamos una bola metálica normalmente al campo magnético. Un observador ingenuo deducirá que existe una ley que regula la trayectoria curva de la bola. Pero la ley que puede deducir mediante la observación, es una consecuencia de las propiedades del imán, de la bola de acero y de la interacción entre ambos elementos.

    Algo así ocurre cuando un móvil se desplaza por el espacio. Su comportamiento, es decir las leyes que lo gobiernan, están asociadas a las propiedades del espacio y de la materia y habría que añadir que también a esa máquina misteriosa que es nuestro cerebro. En realidad las leyes no existirían como tales si no existiera el cerebro humano, porque una ley es solo una estructura neuronal que tiene la virtud de predecir (conscientemente) el futuro en un determinado ámbito. Sin el cerebro humano, todo se reduciría a la detección de comportamientos repetitivos asociados a situaciones parecidas.

    Saludos.

  7. wachovsky dice:

    Las leyes en nuestros cerebros sí, esas leyes biofabricaron nuestros pliegues encefálicos, las leyes fuera de nuestros cerebros también y en todo el universo. Discrepo en algo: las leyes no las inventan nuestros cerebros cuando las expresan, nos vienen de afuera como la trigonometría y el cálculo, esa era la idea de Platón y lo fue también de Gödel, lo es de Penrose y de Max Tegmark, en eso no están equivocados los de esa rara subespecie descendente de Pitágoras los platonistas (frente a logicistas y formalistas).

  8. Yack dice:

    En mi opinión, las leyes (pongamos e = mc2) son el producto de la interacción entre la realidad y nuestro cerebro. La naturaleza no se atiene a las leyes que hemos descubierto, sino que las leyes son más o menos útiles (ciertas) en la medida que hacen predicciones más o menos precisas.

    Todo lo que yo afirmaría es que, hasta donde creemos saber, la realidad evoluciona en el tiempo de acuerdo con patrones estables y más o menos predecibles dentro de ciertos ámbitos acotados.

    ¿Se cumplirá la física de Newton dentro de un billón de años o en regiones remotas? Suponemos que sí, pero no podemos afirmarlo categóricamente.

    Saludos.

  9. wachovsky dice:

    Nuestro cerebro no se escinde de la realidad (que no evoluciona termodinamicamente sino se transforma sin anular las constantes de Planck), infiere la regularidad y orden de la realidad que luego expresa y lo demás es antropogenia como lo que practican Darwin, Jung, Dawkins y uno cuando comenta. Saludos no mecanicistas ni nihilistas (la salud es lo que nos permite seguir aprendiendo y sus leyes son intrincadas).

  10. A. H. F. dice:

    ¿Sabes qué? Ya no estamos hablando de la percepción, que ha sido mejor o peor explicada, sino del “moi”, que se le cayó de la boca a Sartre y ahí se paró todo. Porque hablar del “moi” engancha. Y no tocas sus límites porque se ensancha cuanto más hablas de él.
    Estoy en plena lectura de un comic de humor: “action philosophers”. Me ha aclarado las ideas.
    ¿Vemos cosas distintas? Literalmente sí. Así sobrevivimos como especie.

  11. wachovsky dice:

    Será porque el ojo de pez evoluciono al ojo de Sartre. Claro que un lince y un águila ven mejor. Lo de la evolución ocular en Cosmos 2014 es peripatética, un cuento para niños, en la filosofía hay prometeos, ángeles y daimons, hay mitologías en Sartre y en Beauvoir. No sabemos porque sobrevivimos más allá de nuestra capacidad de adaptación, podríamos probar desengacharnos del ancla al sol que tenemos y derivar algunos miles de kilómetros hacia las fronteras del sistema estelar y podemos inferir que regresaríamos a las cavernas como neanderthalensis ¿mutaríamos a topos ciegos? Dawkins puede decir que sí cuando lea la Máquina del Tiempo de HGWells que tambien veía distinto y no le alcanzó de mucho el complementarnos para poder desparramar sus semillas en nuestra fértil actividad neuronal ¿aportes de Sartre en derechos humanos? esas leyes son más facilmente elaborables que las de Kepler, a la ONU con todas ellas.

  12. wachovsky dice:

    La física de Newton ya no se cumple hoy aquí y ahora en la relatividad del planeta o de la estepa marciana cuando descendemos por debajo de hadrones, bariones, fermiones, leptones y bosones (que casi todos se parecen y no son lo mismo para las leyes de patrones más finos que los clásicos newtonianos).

  13. wachovsky dice:

    Las constantes c (luz en el vacío), G (gravitatoria), h (de Planck cuantoelemental de energía), de fuerza de Coulomb y de Boltzmann no varían y no van a evolucionar.

    Las unidades de Planck (5 básicas y 9 derivadas extendidas) son del Absoluto que buscaba y encontró, son inamovibles: long, masa, carga eléctrica, tiempo y temperatura son las cinco básicas; energía, fuerza, potencia, densidad, velocidad angular, presión, intensidad eléctrica, tensión y resistencia son las 9 derivadas.

    Me sobreextendí en comentarios pero no hay relación en estos valores y cálculos, son per se, objetivos e independientes de nuestra voluntad de poder y de vivir. Planck is God.

    Allí no importa que piense Sartre, Faulkner o el Rey Felipe Borbón. A pulsear con Max Planck esencialistas, materialistas, estructuralistas o randiano-objetivistas racionalistas, criticistas y neolamarckistas, neopositivistas de Viena o madrigalistas de Francia, lo mismo da. Planck concluyó con la labor que comenzaron Tales-Heráclito-Anaximandro-Anaxímenes y que los alquimistas buscaban en el medioevo cuando no buscaban C-O-H-N y el quinto el fósforo, ni buscaban GC AT y el quinto adenosín trifosfato fosfórico.

  14. wachovsky dice:

    un cosmólogo, un bioquímico y un paleoprimatólogo lo intentan, hacen esbozo de un plan ordenado de desentrañar los orígenes en profundidad de todo esto que es, y como planeamiento científico se demuestra recomendable, imprescindible

    http://francis.naukas.com/2015/10/24/resena-origenes-el-universo-la-vida-los-humanos-de-carlos-briones-et-al/

  15. Sirnewton3813 dice:

    Habria que ver que se entiende por realidad y apariencia.
    Si se entiende realidad como lo que esencialmente es, solo habria que buscar que es lo que «no cambia nunca» en aquello que se analiza, es decir, encontrar su eje absoluto, pero como consecuencia tendremos que todo son apariencias.
    Si entendemos realidad como lo que esta o se presenta en un momento dado, la consecuencia seria que todo son realidades.

    A mi modo de ver el problema esta en que como cualquier «algo» sea de la indole que sea esta interconectado a todo, es dificil establecer cual es el eje autenticamente real de ese algo.

    Lo unico que nos quedan son las leyes generales, pero claro no deja de ser una abstraccion, es decir un conocimiento de como se relacionan las cosas.
    Considerar mas real la ley «el principio de Arquimedes» que el «agua en si misma» me parece como minimo una aberracion de como se concibe la realidad, ya que se supone que la realidad ha de ser algo simple-cercana y no compuesta-alejada.

  16. Sirnewton3813,

    · “Considerar mas real la ley «el principio de Arquimedes» que el «agua en si misma» me parece como minimo una aberracion de como se concibe la realidad, ya que se supone que la realidad ha de ser algo simple-cercana y no compuesta-alejada.”

    No estoy de acuerdo. Por ejemplo: hay realidades que se dan visualmente, otras se notifican como sonido, ambas son reales, pero su aprehensión de realidad en nosotros es diferente. Si decimos que la realidad “externa” que causan esas aprehensiones son fotones y ondas de presión respectivamente, lo que estamos estableciendo es que nosotros inteligimos aquello que es externo a nuestras aprehensiones como causa externa de las mismas, de ese , desde la ciencia establecemos que la realidad que se da en nostros está en relación comunicativa con una realidad que esbozamos ratificadamente desde la ciencia. Esas causas expresada así, desde la ciencia, son reales, pero no más reales o menos que nuestras aprehensiones internas, simplemente son realidades diferentes. Una es “realidad neuronal” y la otra es “realidad externa a lo neuronal o propia dela física en general” .
    ¿Que significa que el principio de Arquimides es real ( no más o menos real sino simplemente real) como real es “el agua en sí misma” ?. Pues que la realidad de los fluidos es que los cuerpos que estan sumergidos en ellos reciben un “empuje”, y eso es tan real, como aquello que se intenta establecer al decir “el agua en sí misma”. Estoy seguro que si wachovsky nos explicase desde su denso estilo qué es desde la física fundamental (particulas y sus interacciones) el principo de Arquímides y qué es “el agua en sí misma”, usaría en esencia la misma “gramatica” y metodologia explicativa (átomos, particulas, interacciones…), no habría “grados” de mayor o menor realidad.

    En todo caso, lo que hay son modos de comunicarse esa “habitud de lo real” en nosotros de manera diferente: “razonada y elaborada desde la ciencia una” y ” aprehendida desde la formalidad mental, perceptiva, que la evolución ha tenido a bien darnos”. No hay, creo yo, apariencias versus realidad; sino realidad aprehendida neuronalmente de manera “directa” versus realidad inteligida y formalizada desde la razón (la ciencia) de manera “indirecta”. Pero realidad sólo hay una, creo yo, y sin grados. Dicho de otro modo, “la apariencia” de la que usted habla es realidad y “la realidad como no apariencia” es elaboración intelectiva del hombre desde “la apariencia”; es decir lo que hay es comunicatividad de nuestra realidad (apariencias) con la “realidad no nuestra”. Pero en el fondo no hay apariencias, sino mera comunicatividad entre realidades.

    Pregunto:

    ¿Los insectos que utilizan la tensión superficial del agua para su movilidad, estan “percibiendo” del agua una realidad “menor” que la “verdadera realidad del agua en si misma”? ¿No es el agua en si misma una abstracción de los “habitos de realidad” que en respectividad a nosotros configuramos com “el agua”?

    un saludo.

  17. Sirnewton3813 dice:

    Enric:

    Por eso decia que habra que definir realidad primero…

    Por lo que veo para ti realidad seria lo que dije antes, es decir todo aquello que «esta» o «es» en un momento dado, aqui claro, no existen apariencias, todo es realidad, las apariencias serian una especie de realidad descontextualizada, pero realidad.
    El agua, el principio de Arquimedes, un sueño, una alucinacion, etc.. serian todo realidades baja perspectivas distintas.

    Pero lo que yo digo es que objetiva-pragmaticamente el color amarillo esta mas cerca de nuestra intuicion que los fotones.
    Es decir para mi realidad seria la experiencia directa, y no un constructo matematico o filosofico que estaria alejada de esa realidad sencilla.
    Es decir realidad seria experiencia tal cual se presenta ante la consciencia, las apariencias serian interpretaciones de esa experiencia.

    Resumiendo es verdad que la experiencia del color amarillo es debido a nuestra constitucion fisica, ahora bien, ¿Realmente que estas viendo, algo AMARILLO, o redes neuronales intercambiando quimica y impulsos electricos?

    Contestando tus preguntas los insectos captan su propia realidad, realidad para ellos.
    Y que el agua es agua y ya esta, ahora bien si conceptualizamos y teorizamos sobre el «agua» entonces ya no seria agua.

  18. Sirnewton3813 ,

    No consigo entenderle, muy a mi pesar, porque parece interesante lo que dice. :- (

    Un saludo.

  19. Sirnewton3813 dice:

    Enric:

    No lo que sucede que adopto una postura mas cercana al pensamiento oriental que al occidental.
    Pero al hacer esto me desvio también del tema principal.
    Desde una postura mas occidental lo real seria aquello que no cambia, lo que permanece inamovible, de ahi el exito de las leyes generales, es decir las cosas pueden variar, pero la relacion entre ellas no, o casi no.
    En el fondo buscar realidad es buscar identidad, las leyes generales se basan en identidades mas solidas.
    Las apariencias serian pues en el fondo estados de transicion de las cosas, un fluir con poca identidad pero sujeto a una identidad mas solida y general, las leyes.

  20. “Usted parece partir de que los objetos son elementos diferentes de los hábitos. Un objeto es también realidad hecha habitud” Con ésto mataste al autor del artículo, Enric.

    En segundo lugar: Creo que sirnewton se refiere a algo que tú ya señalaste “No hay, creo yo, apariencias versus realidad; sino realidad aprehendida neuronalmente de manera “directa” versus realidad inteligida y formalizada desde la razón (la ciencia) de manera “indirecta”

    sólo que Sirnewton insiste en emplear la rúbrica “apariencia” para lo que tú nombras como realidad aprehendida neuronalmente de manera “directa”

    Ahora una pregunta, tú afirmas que “en el fondo no hay apariencias, sino mera comunicatividad entre realidades”
    entonces las apariencias existen o no? O es que sólo concebimos (en un momento dado) la apariencia de algo por medio de concebir que pueda existir la apariencia de algo?

  21. Sirnewton, esclarece ésto: “Pero lo que yo digo es que objetiva-pragmaticamente el color amarillo esta mas cerca de nuestra intuicion que los fotones” ¿a qué te refieres con intuición? ¿a qué te refieres con objetiva-pragmáticamente?
    Porque parece que tu argumento es “apariencia es lo que objetiva-pragmáticamente está más lejos de nuestra intuición”

  22. ¿”Es decir para mi realidad seria la experiencia directa”? Entonces , realidad ES la experiencia directa o realidad ES el supuesto objeto que se experimenta de forma directa?

    Creo (no sé qué piense él mismo) que Enric te ha dicho que no entiende a qué te refieres como una manera cortés de decirte que estás diciendo incoherencias que él ya subsanó incluso antes de que las formules.

    ¿”Es decir realidad seria experiencia tal cual se presenta ante la consciencia, las apariencias serian interpretaciones de esa experiencia”?
    Creo que Enric ya había de antemano formulado que toda realidad es mediada, y que por tanto no tiene sentido hablar de apariencias, entendiendo él que: 1) si todo lo experimentable es mediado y 2) Lo real necesariamente es real; entonces no nos queda otra que reconocer distintos tipos de realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s