La evolución es el polo opuesto al progresionismo

Publicado: 18 febrero 2016 en Evolución
Etiquetas:, , , , ,

Michael Ruse image

De hecho, ahora vemos que no se puede ser un verdadero darwinista y, a la vez, un defensor de la idea de progreso en biología, en ninguna de sus formas. Los elementos constructivos de la evolución son funcionalmente azarosos, y el que la selección reúna variaciones dentro de los grupos no afecta, en modo alguno, a la naturaleza esencialmente no direccional del proceso. Dada una necesidad, la opción que se toma para satisfacerla es una función de lo que se tiene a mano, y no de lo que sería la respuesta perfecta. Esta conclusión corresponde a lo que ocurre a nivel fenotípico. Muchas de las adaptaciones que con más éxito empezaron su vida en cualquier otro papel, y después cambiaron a su tarea actual.

Es más, no hay nada en la selección en sí que apoye el progresionismo. Lo que cuenta es la reproducción, aquí y ahora y en el futuro inmediato. Si la forma más simple y menos inteligente puede hacer un buen papel – y en muchas ocasiones éste es el caso -, entonces no se buscará una más compleja […] El que la historia de la vida muestre un supuesto aumento de complejidad en ciertas formas no es más que una consecuencia contingente de el hecho de que el mundo está superpoblado y, por tanto, nuevas opciones requieren nuevas adaptaciones. Biológicamente todos podríamos desaparecer.

[…] El darwinismo es el polo opuesto al progresionismo.

Michael Ruse, Tomándose a Darwin en serio

Uno de los temas más polémicos en torno al darwinismo es el del progreso: ¿sigue la evolución un progreso? Entre los grandes del tema hay diversas posturas: Wilson piensa que hay progreso hacia un aumento de biodiversidad, Stebbins de la complejidad, Dawkins o Dobzhansky de la adaptabilidad; y por el bando contrario, el citado Ruse o Jay Gould niegan cualquier tipo de progreso.

En el blog ya hablamos de la postura antiprogresista de Jay Gould y, antes, de otra defendida por Conway Morris que, sin aceptar explícitamente el progreso, sostiene la inevitabilidad de aparición de ciertas formas dado el ecosistema planetario (incluido el hombre).

Vamos a intentar aclarar la cuestión:

  1. La única regla, digamos necesaria, de la evolución, según el darwinismo, es la supervivencia de los más aptos. Entonces, la evolución favorecerá un progreso hacia una mayor aptitud, pero hay que tener en cuenta que ese progreso es siempre local, no global. Si yo soy un oso polar muy apto para el entorno ártico, si cambia el clima y ahora mi ecosistema es un desierto, mi especie se extinguirá irreversiblemente ¿Era yo entonces la cima de cierto progreso hacia la adaptabilidad? No, solo lo era para un cierto ecosistema local, por lo que no tiene sentido hablar de una evolución progresiva hacia la mayor adaptabilidad. Los más aptos hoy no lo serán mañana, y los más aptos aquí no lo serán allí.
  2. El aumento de la complejidad, biodiversidad, tamaño, control del medio, flexibilidad de la conducta, cognición, etc. que se han postulado como frutos del progreso evolutivo son solo efectos colaterales de la adaptabilidad local. Jay Gould argumenta que si partimos de mínimos, todo tiene necesariamente que aumentar. Por ejemplo, si los primeros organismos fueron muy simples, no nos queda otra que aumentar la complejidad. Del mismo modo, si eran muy pequeños irán surgiendo otros más grandes. Pero esto no quiere decir que la evolución progrese necesariamente hacia ello, sino que por mera estadística, ocurrirá. Es como si tenemos una caja con un agujero en su fondo y una bola dentro. Si nos ponemos a mover la caja, la bola irá dando tumbos azarosos por la base de la caja y, si lo hacemos durante cientos de miles de años, al final, será tan probable que casi se hará necesario, que la bola se cruce en su deambular con el agujero y caiga de la caja ¿Estaban la bola y la caja diseñadas estratégicamente para que la bola cayera? No ¿Era el objetivo o el fin de la bola caer por el agujero? No. Pues eso mismo ocurre con la evolución: no está dirigida hacia nada, pero, por probabilidad, en ella ocurrirán de modo prácticamente necesario ciertas cosas.
  3. La evolución es absolutamente ciega y solo genera buenas adaptaciones porque las buenas adaptaciones son las que quedan. Es como si tenemos varias montañas y el viento, la lluvia, el frío y la nieve las van erosionando. Después de millones de años, muchas de ellas se han convertido en llanuras y planicies mientras que otras han conservado, casi indemne, su empinada forma inicial debido a estar constituidas por dura roca granítica ¿Querían realmente esas montañas mantenerse escarpadas? No ¿Había un proyecto o un progreso dirigido hacia la mayor duración de ciertas formas? No. Pero, ¿era inevitable que esas montañas “sobrevivieran”? Dada una atmósfera como la nuestra y dados los componentes de la litosfera, casi que sí.
comentarios
  1. Estimado Santiago:
    Si vamos a ser bien rigurosos entonces no podemos hablar de que la evolución tenga reglas en lo absoluto. Puesto que la adaptación a un entorno, que no es parte del propio sistema orgánico sino que se le presenta desde el exterior como un sistema independiente, es siempre azarosa (unas veces más que otras).

    La supervivencia del más apto no es la regla sino que es la consecuencia, la conclusión, luego de poner a prueba las capacidades adaptativas. El que sobrevive es el que resulta apto en las circunstancias específicas en que pone a prueba esas capacidades, y de hecho no se puede asegurar que esa aptitud sea eficaz o suficiente en la superación de nuevos y diferentes cambios en el entorno. Así que la aptitud es siempre transitoria, es la “foto” de un momento, esencialmente cambiante. Sabemos que las especies que prosperan son las “más” aptas en esas circunstancias, y lo sabemos justamente porque prosperan, ese es todo el dato del éxito de la aptitud. En cambio, las que van en declive tienen capacidades que han perdido la eficacia en las condiciones dadas.

    La aptitud siempre estará puesta a prueba en cada nueva búsqueda que cualquier organismo realice en pos de procurarse las condiciones de sobrevivencia.

    No existe nada como la aptitud per se. La aptitud es siempre frente a algo.

  2. Masgüel dice:

    Esta vez estoy completamente de acuerdo. Además, que el medio imponga el conjunto de constricciones que hacen adaptativa una forma o una conducta, es la clave para comprender el fenómeno de las convergencias evolutivas.

  3. Masgüel dice:

    Dicho de otra manera. En la evolución no hay más intención que la de los propios organismos. Aunque esto también tiene importantes consecuencias. Sin necesidad de ningún impulso o elán vital, la selección natural permite la exploración de ese espacio de posibilidades fenotípicas, en una ampliación contínua de lo que Stuart Kauffman llama “lo posible adyacente”. Y rebasa el ámbito de la herencia genética. Efecto Baldwin mediante, la cultura ya no es ruido en la máquina. Las intenciones de los organismos y el aprendizaje de nuevas conductas, imprime dirección a los procesos evolutivos:
    https://en.wikipedia.org/wiki/Evolvability

  4. Masgüel dice:

    Más deberes:

    (pa cuando os apetejca).

  5. Masgüel dice:

    Cuando digo que estoy completamente de acuerdo, quiero decir con tus tres puntos, no con Ruse porque, en mi opinión, al final, se contradice:

    “Los elementos constructivos de la evolución son funcionalmente azarosos, y el que la selección reúna variaciones dentro de los grupos no afecta, en modo alguno, a la naturaleza esencialmente no direccional del proceso.”

    Y estoy de acuerdo, salvo que sería más preciso hablar de la naturaleza inicialmente no direccional del proceso.

    “Dada una necesidad, la opción que se toma para satisfacerla es una función de lo que se tiene a mano, y no de lo que sería la respuesta perfecta.”

    Exploración de lo posible adyacente. También en esto estoy de acuerdo.

    “El que la historia de la vida muestre un supuesto aumento de complejidad en ciertas formas no es más que una consecuencia contingente”

    El aumento de complejidad es una consecuencia contingente, pero no es supuesta (salvo en el sentido de que toda hipótesis es una conjetura). Resumiendo, la evolución no es un impulso hacia el progreso, pero progresa sin que nadie la empuje.

  6. Seba dice:

    la evolucion es una observación del devenir del tiempo

  7. 1. ¿Pero una especie que además de adaptarse al ambiente lo que hace es cambiar el ambiente para que se adapte a ella, y que además es capaz de modificar su propio material genético (sin tener que esperar millones de años para ver el resultado) no cambia las reglas del juego? El oso polar, si cambia su ambiente está en un aprieto, pero el ser humano construye un iglú para vivir en un ambiente que de otra manera le sería totalmente hosti, y si el ambiente lo cambia a un desierto, construye un aparato de aire acondicionado, y si no (en un futuro próximo) se modifica genéticamente para soportar mejor el calor. ¿Eso no haría que la evolución premiara extraordinariamente a los seres con cerebro sobre los que no lo tienen?

    2. “Por ejemplo, si los primeros organismos fueron muy simples, no nos queda otra que aumentar la complejidad.”

    ¿Y por qué no nos queda otra? ¿Si los simples se adaptaran más que los complejos no les ganarían la partida? Decir eso es como aceptar que la complejidad se adapta más.

    3. Con todos los respetos, es un poco de perogrullo. Las buenas adaptaciones son las que se quedan. Las malas no se quedan. En esto estamos de acuerdo, creo.

  8. Sirnewton3813 dice:

    Discrepo,

    el ser humano es capaz de progresar, el ser humano es un producto de la evolucion, como es posible que la evolucion no tengas tintes generales de progreso y pueda crear una especie que si los tiene.

    Ademas , en principio, solo se ve progreso, es decir por ahora la naturaleza siempre va complejizando, desde el big bang las cosas han ido progresando, atomos, estrellas, planetas, vida, inteligencia. Otra cosa y esta claro, es que la naturaleza tenga intencionalidad, pero si el azar que interviene en todos los procesos, deriva siempre hacia formas mas complejas, es que hay direccion en cierta medida asignada, quizas los procesos del azar en su conjunto lleven siempre a sistemas complejos o tienda a ello.

    Por ejemplo, las civilizaciones progresan, eso tambien es local, como los osos polares, si las civilizaciones, cualquiera, cambiamos su contexto local, se extinguirian, pongamos el impero romano en la luna, no aguantaria ese nuevo contexto.

    Supongo que en el fondo lo que subyace es la «intencionalidad», que se mezcla con el progreso, en el ser humano si hay intencionalidad hacia el progreso, en la evolucion no hay intencionalidad, pero si progreso.

    Saludos

  9. Estimados Antonio y Sirnewton:

    Los cambios que los organismos producen en su entorno para procurarse mejores condiciones de vida, incluyendo todas las construcciones físicas (externas) y conocimientos asociados a la cultura, no están ni quedan grabados como nuevas instrucciones en el material genético. Nadie nacido en esta época nace sabiendo más de lo que sabían los seres humanos al nacer hace 10.000 años. Digamos que un bebé actual y uno de aquella época, están igualmente preparados para reconocer los elementos de la cultura en la que vivirán, como parte de su entorno natural. Para ellos no existe ningún progreso, ese es un juicio que hacemos quienes vivimos los cambios de entorno.

    Los cambios tecnológicos solo modifican el entorno no la estructura genética de los individuos, y aunque si lo hiciesen no sería para dotarlos de ninguna capacidad extra que les permitiese instintivamente reproducir esa misma tecnología, digamos que nadie nacerá nunca sabiendo construir un computador, ni como preparar una medicina. En el mejor de los casos nacerá siendo más resistente o inmune a alguna enfermedad o malformación, luego serían cambios en la forma en que opera el sistema orgánico y no en que lo hacen los objetos del entorno.

    El progreso es una apreciación subjetiva de quienes ven como se modifica su existencia al cambiar los elementos de su entorno. De hecho, a nivel biológico siguen existiendo los virus, las amebas, y otras formas muy simples de vida, cuya complejidad no ha aumentado en los últimos cientos o miles de millones de años.

    Si por alguna razón, que bien podría ser una tormenta solar muy grande, se destruyesen todos los aparatos electrónicos y la mayoría de los eléctricos, todo el progreso tecnológico desaparecería ante nuestros ojos, sin que nada pudiésemos hacer. Lo cual nos retrotraería a la época de las máquinas a carbón y leña. La pregunta es, y en qué quedó el progreso.

    La tecnología cambia el entorno no la estructura genética de los individuos, nosotros no progresamos en lo absoluto, es más, es probable que de alguna forma podamos estar involucionando, al permitir la sobrevivencia de una enorme cantidad de personas que en condiciones de entornos más desfavorables no lo habrían podido hacer.

    Finalmente lo que sí es un hecho es que cada vez nos hacemos más dependientes del uso de tecnologías altamente especializadas sin las cuales se hace más divicil sobrevivir. Imaginen por un momento a unas abejas que no pueden vivir sin la compleja estructura de un panal ¿qué pasa si este es destruido por elementos ajenos a ellas?, Bien ese es el tipo de dependencia que estamos creando los seres humanos, y es esa dependencia la que confundimos con progreso.

    En evolución dependencia es igual a especialización, y a mayor especialización la existencia se vuelve más frágil y expuesta a los cambios no deseados del entorno.

  10. Yack dice:

    Creo que resulta indiscutible que existe una mejora progresiva en la evolución.

    ¿Cómo puede ser que algunas especies como los conejos prosperaran en Australia frente a los canguros perfectamente adaptados al medio? La única respuesta es que contaban con un diseño más refinado, hasta el punto de superar en eficiencia a los naturales del lugar, a pesar de estar perfectamente adaptados al entorno.

    La explicación obvia a este tipo de ejemplos es que hay especies más eficientes en términos absolutos, aunque naturalmente existen limites. Un animal terrestre, por muy eficaz que sea, nunca podrá competir con un animal marino en su hábitat. ¿O sí podrá?

    Estoy pensando en el homo sapiens, que ha vencido a todas las especies en su propio terreno. ¿No es el homo sapiens mejor que todas las demás especies? Yo diría que sí.

    Otro ejemplo: Los ojos representaron una adaptación extraordinariamente eficaz para la supervivencia, pero se tardaron unos millones de años en dar con el diseño definitivo.

    Probablemente la primera especie que los desarrolló barrió de su habitat a muchas otras especies que no disponían de tal “invención” hasta el punto de que todos los animales actuales de cierta complejidad poseen ojos, salvo casos de adaptaciones muy especiales.

    Pero esto también ocurre en la cultura. Los españoles que llegaron con armaduras de metal y armas de fuego sometieron a los indígenas porque evolutivamente hablando, estaban por delante.

    Aunque es más difícil evaluar el grado de progreso en una forma viva, resulta mucho más claro de medir en la tecnología y en su valor para la supervivencia.

    El cerebro humano, clave de nuestra indiscutible y aplastante supremacía no pudo formarse en el primer millón de años de evolución. Requirió mucho tiempo de “investigación” evolutiva para desplegar sus extraordinarias capacidades.

    Solo una mentalidad progresista, que no progresiva, deseosa de igualarlo todo, puede dudar del progresismo evolutivo.

    Saludos.

  11. Jose dice:

    Yací: me tomo la libertad de responder algunos comentarios:

    “¿Cómo puede ser que algunas especies como los conejos prosperaran en Australia frente a los canguros perfectamente adaptados al medio? La única respuesta es que contaban con un diseño más refinado, hasta el punto de superar en eficiencia a los naturales del lugar, a pesar de estar perfectamente adaptados al entorno.”

    No, no es la única respuesta. Muchos animales prosperan en territorio ajeno NO por ser mejores diseños, sino porque en el nuevo entorno no tienen las mismas presiones evolutivas. En particular, depredadores que controlen a la población y que sí tienen los locales. No es raro que una especie introducida haga estragos en un entorno determinado y especies de ese entorno arrasen en la casa del otro exactamente por los mismos motivos.

    “La explicación obvia a este tipo de ejemplos es que hay especies más eficientes en términos absolutos, aunque naturalmente existen limites. Un animal terrestre, por muy eficaz que sea, nunca podrá competir con un animal marino en su hábitat. ¿O sí podrá?”

    Ni el terrestre competirá bien en el marino no el marino en el terrestre. Y probablemente el que se desenvuelva en ambos entornos, no lo hará tan bien como cualquier especialista. En ese sentido, no hay especies “más adaptadas en términos absolutos”. Siempre es en términos relativos, relativos al entorno de la especie en cuestión. Y siempre comparando con individuos de la misma especie, las comparaciones de fitness se deben hacer con individuos de la misma población

    “Estoy pensando en el homo sapiens, que ha vencido a todas las especies en su propio terreno. ¿No es el homo sapiens mejor que todas las demás especies? Yo diría que sí.”

    ¿Mejor en qué sentido? Somos un éxito biológico en cuanto a N y distribución, pero también es cierto que somos una rama aislada de un experimento evolutivo bastante fracasado (única especie del género Homo, pertenecemos al orden de los primates, que no les va especialmente bien, somos mamíferos que si no es por ayuda de un meteorito, seguiríamos siendo comida para reptiles; pertenecemos al mismo clado del grupo de peces más pequeño que queda, y así podría seguir largo rato). Este análisis no es trivial, ya que podría argumentar que los escarabajos, en honor a su enorme diversidad (más de 375 mil especies!!!!) son el grupo más exitoso.

    Pero ok, aceptemos que hablamos a nivel de una única especie. Sí, somos un éxito. ¿Pero el más exitoso? Las hormigas están casi igualmente distribuidas por el mundo que nosotros, siendo muchísimas más en número. Llevamos apenas unos 200 mil años existiendo como especie y menos de 20 mil con cierto control importante del entorno. Y mientras buscamos formas para sobrevivir en el espacio, ya sabemos que hay organismos que lo hacen sin problemas, como el oso de agua. ¿Que modificamos el entorno y hacemos que el destino del mundo dependa de nosotros? Pues sí, en un sentido consciente (que no es que nos haya ayudado tanto hasta ahora). Pero a no olvidar que este mundo es de las bacterias, estamos acá porque ellas nos lo permiten y así como permiten nuestra existencia, estamos a unas pocas mutaciones en sus genomas de que nos hagan desaparecer. Y obviamente llegan más tiempo que nosotros, están igual o más distribuidas por el mundo y varias aguantan también condiciones espaciales.

    Especie exitosa? Sí. La mejor? Permíteme dudarlo…

    Saludos!

  12. Jose dice:

    Yack* y perdón las faltas de ortografía o errores de sintaxis. El auto corrector del Cel hace de las suyas. Confió que sabrán leer el trasfondo del mensaje xd!

  13. Sirnewton3813 dice:

    Sergio:

    Pues yo creo que si, todo contexto externo dinamico afecta en la evolucion de una especie, de tal forma que al final ese adn de esa especie reflejara ese contexto.
    El clima, el ecosistema,etc.. modulan la evolucion del adn , y la tecnologia tambien, pues es un contexto dinamico hacia nuestra especie. Si la tecnologia subsiste durante millones de años, nos modificara nuestro adn.
    Es decir coevolucionaremos con la tecnologia, progresaremos, los casos de involucion tambien se pueden dar, pero en menor cuantia, al menos por lo que se ve.

    Lo que pasa que progresar tiene un significado que se ajusta mal al concepto de evolucion, es mejor la palabra complejidad.
    Los organismos se vuelven mas complejos, y la prueba es el humano.
    Es posible que en el fondo todo se deba a un factor estadistico, tiempo mas millones de procesos de azar dan algo complejo, bien,
    ¿Pero por que eso es asi?, quizas porque en el fondo la suma de procesos de azar en el tiempo da como resultado una propiedad, la complejidad, el progreso, es decir la evolucion es el resultado de esa propiedad, pues que todo progresa con el tiempo.

  14. Yack dice:

    Jose, estoy de acuerdo en que hay más razones en un sentido y el otro, pero parece que la razón obvia y más generalizada es la de que están mejor preparados, cosa que es comprensible si pensamos que habitaban un continente más extenso en el que existía una competencia mayor y más diversificada.

    En Australia y debido a su aislamiento, predominaban los marsupiales que es una formula menos eficiente que la placentaria. Esta pequeña diferencia puede explicar su inferior competitividad. En todo caso, lo normal es que si cambias a un animal de hábitat, esté en desventaja porque en otro caso habría que cuestionar el darwinismo y la selección natural.

    “En ese sentido, no hay especies “más adaptadas en términos absolutos”.

    Pienso que el hombre está adaptado en términos absolutos a la totalidad del planeta, gracias a una adaptación especifica que se llama inteligencia.

    Efectivamente, habría que definir el concepto de “mejor” para determinar si existe o no mejoramiento evolutivo.

    Veamos un ejemplo: Una sabana imaginaria habitada por antílopes y leones, todos ellos ciegos, guiados por el tacto y el olfato.

    Ahora imaginemos que los leones desarrollan ojos y pueden conocer el entorno lejano con precisión fotográfica. ¿Qué ocurriría con los antílopes? ¿Es o no intrínsecamente superior el ojo que el no-ojo en una sabana? ¿Tener ojos no es mejor, en términos estadísticos, que no tenerlos?

    Hay adaptaciones superiores a otras en términos estadisticos, aunque si eres un topo tal vez no necesites ojos.

    El cerebro humano es la mejor adaptación existente sobre el planeta y por ello, nosotros, sus poseedores somos la especie dominante con abismal diferencia sobre los demás. Y es tan poderosa esta adaptación que nos permite remodelar nuestro genoma y el de otras especies para adaptarlo a nuestros caprichos o necesidades, entre otras muchas posibilidades incontables.

    Esto ocurre en la tecnología también. ¿Es mejor una bombilla de filamento o un led?

    Lo que ocurre es que las adaptaciones más avanzadas, producen oleadas de extinción masiva que van eliminando todas aquellas especies que no desarrollan esa misma adaptación o que no encuentran alguna alternativa del mismo nivel.

    También ocurre con la tecnología. Las pantallas planas han eliminado a las crt, los móviles a los fijos, los ordenadores a las máquinas de escribir. Sin embargo, en el ámbito de la vida, estas oleadas llevan millones de años y no resultan tan obvias para el que no quiera verlas.

    En la actualidad todos los animales tienen un nivel de adaptación equivalente dentro de ciertos límites (si omitimos al homo sapiens) porque si no lo tuvieran se habrían extinguido y no contarían como ejemplo.

    Saludos.

  15. Jose dice:

    Yack, quizás los humanos seamos “lo más genial” gracias al cerebro… En ambientes terrestres. Acaso aéreo gracias a los viajes espaciales. Pero las profundidades del agua se nos resisten a tal punto que todavía hay animales que nos dejarían en ridiculo :p

    Respecto a los marsupiales, Gould hizo una defensa de ellos en su (muy buen) libro “el pulgar del panda”. En particular, dijo que los marsupiales tuvieron la mala suerte de desarrollarse en trozos de tierra relativamente pequeños (Sudamérica, Australia) mientras que los placentarios se desarrollaron en masas de tierra mucho más grande y que siempre tuvo un constante flujo de invasores ya que siempre estuvo interconectado (eurasia). Mayor intercambio de individuos y el mayor número de individuos dado el mayor territorio hizo que los placentarios estuvieran acostumbrados a los cambios, pero no porque haya algo intro sígame te superior en su diseño respecto al marsupial. Los pobres marsupiales, desarrollados en trozos de tierra más pequeños y completamente aislados, es claro que serían presa fácil a cualquier cambio brusco del entorno. Sin que eso implique que haya algo intrínsecamente malo o inferior en su estrategia. Un ejemplo son los pequeños marsupiales que aún existen en Sudamérica, para los que cualquier cosa grande era peligrosa y conductualmente estaban preparados para sobrevivir a esas presiones.

    La postura de Gould me parece bastante razonable🙂

  16. Marisa dice:

    Hola, sigo a menudo tu blog porque trata temas que me interesan, no soy ninguna experta, soy profe de Filosofía, ya sabes, esa materia que consiste en saber un poco de todo más que mucho de una sola cosa, porque la especialización es muy eficiente para trabajar pero no tanto para tener una visión global del mundo…Me gustaría decir, después de haber leído el análisis semántico de “emergentismo” de tu anterior entrada, que hay que reconocer que el concepto de “evolución” es bastante desafortunado si no queremos entenderlo como sinónimo de progreso. Evolución y progreso tienen connotaciones tendenciosas con las que soy muy crítica y, considerar que lo complejo es más perfecto que lo simple, tiene que ver con esas connotaciones. Me gustan los comentarios que aluden a la interacción con el entorno y que rechazan esa especie de “adaptación” unidireccional y antropomórfica. Me gusta la teoría de Margulis que sustituye la “competencia en el medio” por la “simbiosis con el entorno” partiendo de niveles micro; estoy de acuerdo con su afirmación de que las mutaciones son más una fuente de enfermedades que de novedades evolutivas porque probablemente hay muchas relaciones de interdependencia entre organismos que la ciencia desconoce y que los “avances” no tienen en cuenta hasta qué punto están incidiendo sobre eso.
    También me gustaría decir que soy muy crítica con la sociobiología, incluso con la versión light de Ruse, aunque hay un texto de éste que me parece pertinente, dice así: “Por supuesto Wilson y todo el mundo, parece pensar que deberíamos preservar a la especie humana de su extinción; pero aunque en general yo estaría de acuerdo con estos sentimientos, la promoción de la especie humana me parece estar tan lejos de ser el bien último que puedo imaginar circunstancias en las que cualquiera podría sostener que más valiera que la especie humana se extinguiera”. Supongo que se refiere a la idea de especie humana que se considera más adaptada y se dedica a explotar al resto de vivientes, humanos o no. Quizá en estas circunstancias habría que ensalzar lo emergente inadaptado.
    Un saludo,
    Marisa

  17. Jose dice:

    Puedo aceptar que a nivel terrestre, e incluso aereo (considerando el dominio del espacio) somos la ostia. Pero las profundidades del océano siguen siendo un mundo entero que se nos resiste. Literalmente sabemos más de Marte que de lo que pasa en el fondo oceánico. Al menos por ahora, ese sigue siendo un hábitat donde estaremos perdidos aún con la mejor tecnología😛

    Respecto a los marsupiales y placentarios, quisiera hacerme eco del análisis que hace Gould en su (excelente) libro “El pulgar del panda”. Los marsupiales tuvieron la pésima suerte de desarrollarse en un subcontinente que dio origen a sudamérica (isla gigante) y Australia (isla grande), quedando totalmente aislados porque el paso que conectaba todo se congeló (Antártica), mientras que los placentarios iban y venían felices en Eurasia.

    ¿Qué implica eso? Que los marsupiales se desarrollaron en trozos de tierra pequeños, por lo que diversificaron menos (hay menos animales de los que hechar mano) y vivían en zonas aisladas, sin grandes perturbaciones. Los placentarios en cambio, al vivir en un trozo de tierra más grande, podían ser muchos más, era más fácil que viajaran e interactuaran de un extremo a otro (no hay graaaandes accidentes geográficos para muchos animales en Eurasia en esa época). Estaban más acostumbrados a las invasiones y perturbaciones del entorno, así sea sólo porque aparecieran individuos nuevos cada cierto tiempo.

    A la hora de encontrarse marsupiales y placentarios, ocurrió lo obvio: aquellos que tenían experiencia ante nuevos desafíos prevalecieron, pero no fue necesariamente porque hay algo intrínsicamente superior en el diseño placentario. Simplemente fue cuestión de suerte geográfica. Esto puede quedar en evidencia cuando vemos que en sudamérica aún encuentras marsupiales pequeños, acostumbrados de toda la vida a ser presa de cosas más grandes, por ende, fue poco relevante lo que llegara porque siempre fueron de naturaleza esquiva (ni los roedores los han podido desplazar, a pesar que bien pueden compartir nicho).

    Yo apoyo esta visión: no hay nada intrínsicamente mejor en el placentario en cuanto a diseño. Acaso sí en comportamiento, pero eso fue más un golpe de mala suerte que otra cosa

  18. Yack dice:

    Precisamente por eso que tú dices sobre una mayor base de experiencia en la supervivencia por habitar en un territorio más poblado, amplio y diversificado, mejoró el diseño de las especies que vivían en el continente en relación con las que vivían en Australia y eso les hizo más competitivas.

    Evidentemente ser un marsupial no es ni mejor ni peor que ser un placentario, de la misma manera que el cerebro de un orangután no es peor que el de un humano. Tampoco las flechas de los indígenas americanos eran peores que las armas de los colonos ingles, que además de ruidosas, pesadas, propensas a fallos y difíciles de reparar, necesitaban un suministro continuo de pólvora y balas y resultaba imposible fabricarlas sobre el terreno.

    Pero el hecho es que al final fueron más eficientes en términos de supervivencia y esa es la única medida objetiva de la eficiencia en el diseño biológico. Podemos afirmar que todos los cerebros son iguales, y atribuir nuestra supremacía a la suerte, pero yo creo que es más realista decir que nuestro cerebro posee un diseño muy superior al del resto de los animales terrestres. Y también que ese diseño requirió un tiempo de maduración muy prolongado. Es cierto que ese cerebro tan grande nos crea muchos problemas, desde antes incluso de nacer, pero el diseño es tan bueno que compensa sobradamente todos sus inconvenientes.

    Una tribu que se mantiene durante 500.000 años sin pasar de los 300 miembros y viviendo en un paraíso natural desarrolla una cultura menos eficiente que otra que se expande a millones de individuos y que tiene que luchar con múltiples dificultades porque esta última dispone de mayor base de diversidad para generar ideas y necesidad de utilizarlas en diseñar tecnología más competitivas.

    Todo es cuestión de suerte como tu dices, pero los sistemas vivos acumulan la suerte en forma de experiencia genética (diseño) y la única forma de medir esa acumulación es por los resultados y no recurriendo a las elucubraciones filosóficas de un naturalista que sólo intenta demostrar que todos somos iguales en dignidad (calidad del diseño) aunque diferentes en aspecto.

    Saludos.

  19. Tal parece que aquí hay quienes ignoran como funciona la evolución.

    El proceso es muy simple, aquellos organismos que carecen de las instrucciones genéticas que les otorguen habilidades adaptativas para un medio específico mueren, en cambio los organismos que cuenten con esas capacidades sobreviven, esto es la selección natural.

    El entorno, es una condición de hecho (está ahí) y por lo tanto lo que pone a prueba son capacidades orgánicas PREVIAS, si estas resultan suficientes y sirven, se sobrevive, sino, no. Así es como opera la evolución. Del examen la adaptabilidad al hay solo dos resultados posibles, la sobrevivencia y con ella la reproducción o bien la muerte y con ella la extinción.

    El entorno es entonces un modelador INDIRECTO, no es que el entorno por su sola existencia, como si fuese un ente con voluntad e intensión genere cambios estructurales en los organismos para acogerlos de mejor manera, eso son cuentos, al contrario son los organismos los que pueden o no estar adaptados al entorno.

    La muerte es la única prueba de la inadaptación. Las especies que sobreviven es porque algo en su información genética les permitió enfrentar lo que las otras especies no pudieron.

    De hecho he estado pensando que existe una muy buena razón para la resistencia al humo de tabaco (sobre todo de algunos fumadores) y al humo en general. Existe evidencia del uso del fuego desde hace 1,4 millones de años, desde ese momento hasta ahora han transcurrido aproximadamente 70.000 generaciones (1 cada 20 años) durante ese tiempo muchas sociedades dependieron de mantener encendido un fuego para cocinar y calentarse, esto implica que los individuos más sensibles al humo o que se intoxicaban con más facilidad debieron haber sucumbido y en su lugar fueron quedando sucesivamente los más resistentes a las intoxicaciones por humo, Pues bien sea que esto sea cierto o no, es un buen ejemplo de como opera la evolución.

    Nadie ha muerto todavía por usar audífonos (salvo los atropellados) o celulares, así que estos aparatos no constituyen ningún factor de selección, ni para bien ni para mal.

  20. Masgüel. dice:

    “El entorno es entonces un modelador INDIRECTO … Las especies que sobreviven es porque algo en su información genética les permitió enfrentar lo que las otras especies no pudieron.”

    El genotipo también es un modelador indirecto. El medio selecciona fenotipos, las propiedades funcionales que permiten sobrevivir y reproducirse. El fenotipo tiene propiedades biológicas. El genotipo solo tiene propiedades químicas. Y el fenotipo es algo más que la traducción del genotipo. La morfogénesis es un guiso con muchos ingredientes.

  21. sirnewton3813 dice:

    Bueno tampoco hay que ser tan drástico, que una especie sufra un cambio genético que le haga ser menos apto en su entorno no significa la extinción de esa especie, quizás esa nueva especie acabe relegada en segundo plano con respecto a las especies más adaptadas, su población disminuya pero sobreviva y quede anclada a ciertos entornos muy concretos.

    Yo partiría de la base que el entorno en más directo que indirecto en la evolución de una especie, ya que no sólo el entorno opera como filtro de un nuevo cambio que sufra una especie, sino que además propicia cambios directos en las especies y luego los filtra.

    En el caso de la tecnología que favorece un cambio directo a nuestra especie podría ser este, gracias a los avances mujeres y hombres que no pueden tener descendencia ahora ya si pueden, en este caso nuestro entorno tecnológico propiciará que los genes de estas personas sigan trasmitiéndose.
    Otro ejemplo podría ser que quizás que como estamos inundados por campos electromagnéticos, cada vez más, esto repercuta en nuestro adn, o sustancias químicas nuevas, etc…

    Hombre en si mismo un audífono quizás no afecte en demasía a nuestra especie, aunque también es verdad que la gente que lo utiliza YA se ha reproducido.

    En resumen, si bien es cierto que los cambios de una especie comienzan en el interior de una especie, eso no significa que esos cambios nada tenga que ver con su entorno más directo, el entorno puede propiciar, operar, filtrar esos cambios, tirar un dado produce un resultado al azar, pero y si el entorno modifica ese dado? entonces el entorno también modifica ese azar.

    Saludos.

  22. Yack dice:

    “Nadie ha muerto todavía por usar audífonos (salvo los atropellados) o celulares, así que estos aparatos no constituyen ningún factor de selección, ni para bien ni para mal.”

    No sé yo si eres tú quien no ha entendido la selección natural. a juzgar por tu anterior afirmación.

    Aunque en pequeña cuantía, si alguien muere por distraerse con el celular, estará contribuyendo a que los adictos al móvil sufran una presión selectiva hacia la extinción, lo que conllevaría, a muy largo plazo, a su sustitución por una hornada de humanos que aborrecen los móviles, que haberlos haylos.

    Que alguien muera por las radiaciones mortíferas que emite un móvil o porque está jugando al Candy Crash mientras conduce o cruza un semáforo no es relevante. Lo que importa es que su muerte está vinculada a su afición al móvil, que sería el factor (la afición) que actúa sobre el fenotipo y por ende sobre el genotipo.

    Se ha comprobado que una especie de tortuga ha crecido bruscamente de tamaño porque al hacerlo así deja de caber en las trampas para cangrejos que hay en el fondo del río y por lo tanto no muere ahogada como sus congéneres de menor tamaño.. Así es como actúa la selección natural.

    Saludos.

  23. Estimado Yack:

    Está bien, y si comprendo la selección natural, solo que me pareció que en los tiempos que corren, la presión evolutiva está distribuida en mayor proporción en otras actividades tan o más riesgosas que usar audífonos. de todas maneras desconozco las estadísticas.

    Podrías tu buscarlas si eres tan amable.

    Un abrazo
    Sergio

  24. Yack dice:

    No estoy hablando de estadísticas sino de hechos. Cualquier situación o circunstancia que incide sobre la capacidad de dejar descendencia afecta a la evolución, en mayor o menor cuantía.

    Y que entiendas o no la selección natural no es una cuestión que puedas tú evaluar. Es algo que los demás deben decidir en base a tus opiniones, en especial cuando acusas a otros de no entenderla.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s