Cotard inverso

Publicado: 20 agosto 2016 en Filosofía de la mente, Neurociencias
Etiquetas:, , ,

C9280F871

Entre las listas y enumeraciones que tan de moda están en Internet (ignoro por qué a los lectores les gustan tanto), es común encontrar la de las diez enfermedades mentales más raras. Y entre ellas siempre suele citarse el síndrome de Cotard. Descrito por primera vez por el médico francés Jules Cotard en una conferencia en el Paris de 1880, sus síntomas son enormemente curiosos. La paciente Mademoiselle X era una mujer de 43 años de edad que se presentaba a sí misma como una especie de zombi. Afirmaba haber perdido gran parte de sus órganos, quedándole solo la piel y los huesos propios de un cadáver (por lo que no veía la necesidad de nutrirse ¿Para qué?). Se veía a sí misma como un alma en pena, alguien incapaz de morir por medios naturales. Únicamente si la quemaban, el fuego purificador podría terminar con su vida.

Otro paciente famoso fue Graham de 48 años, quien se despertó un día afirmando que había muerto. Ocho meses antes había intentado suicidarse (sufría una depresión severa, trastorno que suele ir asociado al Cotard) introduciendo un cable eléctrico en la bañera y ahora sostenía que ese incidente la había frito el cerebro y que, por lo tanto, estaba muerto. En el hospital decía a los médicos que era absurdo que le diesen medicamentos pues no tendrían efecto alguno en un cerebro muerto. Afirmaba haber perdido el olfato y el gusto. No sentía la necesidad de comer, de comunicarse ni de hacer nada de nada. Incluso dejó de fumar sin problema alguno. Decía encontrarse en una especie de limbo, en un estado entre la vida y la muerte. Solía visitar el cementerio local ya que allí decía estar lo más cerca posible de una muerte que anhelaba pero a la que creía no poder llegar nunca.

El neurólogo belga Steven Laureys observó mediante PET (Tomografía por emisión de positrones) el cerebro de Graham y los resultados fueron bastante inquietantes. Según Laureys nunca había observado un PET tan extraño de personas que no estuvieran inconscientes (durmiendo o anestesiadas). Graham tenía un PET con la actividad metabólica de un vegetal estando, sin embargo, completamente consciente y despierto.

Si bien, el síndrome de Cotard es una enfermedad rarísima (con muy pocos casos documentados porque, realmente, hay pocos casos) cuyas causas se desconocen, la neurología lo explica como un mal funcionamiento de áreas del cerebro relacionadas con las emociones como la amígdala o el sistema límbico. Al tratarse de una especie de depresión extrema suele tratarse con antidepresivos. Graham, después de muchos años de psicoterapia y medicación, consiguió llevar una vida independiente y relativamente normal.

Cuando percibimos el mundo, toda esta ingente cantidad de objetos expresados a partir de varias modalidades sensoriales, percibimos algo más que colores y formas. En algún (o en muchos) lugar de nuestro cerebro tiene que haber un mecanismo que nos dice si lo que vemos, además de ser rojo u amarillo, circular o triangular, es real o no.

Una de las adaptaciones más exitosas y habituales en el mundo animal es el camuflaje. Los seres vivos pronto descubrieron que mimetizarse con el entorno, que confundir los sistemas de detección de presas de sus depredadores, era una magnífica forma de seguir vivos. Fue el remoto origen del engaño, de la mentira, de la irrealidad. Entonces, la carrera de armamento darwiniana dio comienzo y a nuevas habilidades para engañar mejor se opusieron nuevas habilidades para descubrir el engaño. Quizá, como epifenómeno o efecto secundario de todos nuestros sistemas de detección de mentiras, surgió ese sentimiento cuasi-metafísico de irrealidad, de pensar que no es que los demás se camuflan o mientan, es que la realidad al completo es una mentira. Quizá es un residuo que puede llegar a ser patológico si se extiende, si no solo se dispara de vez en cuando, sino que domina al individuo.

Los cotard piensan que no son del todo reales. Si se les pregunta cómo es posible que crean eso estando sentados hablando con el psiquiatra, te responden que es extraño, pero que, en el fondo, saben que están muertos. Ellos sienten, intuyen con total evidencia que son irreales, a pesar de que la lógica racional les diga que es, a todas luces, completamente imposible. Su detector de mentiras no ha apuntado hacia la realidad sino hacia ellos mismos. El mundo puede ser perfectamente real (no viven en Matrix), pero ellos no.

En El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, Oliver Sacks nos cuenta la historia de una chica llamada Christine, la cual perdió su capacidad de propiocepción: la percepción interna de su propio organismo. Christine se sentía descarnada, sin cuerpo o encerrada en un cuerpo que no era el suyo. Pasó por un infierno, pues cada vez que pretendía moverse, tenía que mirar fijamente la extremidad a mover y concentrarse un buen rato. Sus movimientos eran muy extraños y la gente que la veía por la calle la miraba como a una farsante. Al final, poco a poco consiguió valerse por sí misma y mejorar mucho su locomoción, aunque nunca recuperó la sensación de propiedad de su propio cuerpo, siguió siempre descarnada.

Christine había perdido el mapa corporal que todos tenemos en nuestro cerebro y que delimita nuestro organismo, diciéndonos qué partes de nuestro cuerpo son nuestras, haciéndonos sentir que lo son. De algún modo había perdido su yo eficiente, operativo, la sensación de unidad corporal de lo que soy. Christine no tenía síndrome de Cotard ni nada parecido pero, igualmente, sentía que su cuerpo no era el suyo, que su cuerpo no era real. También había sido condenada a un limbo, al de vivir sin cuerpo, como un alma inmaterial.  Christine también era un alma en pena.

Leí en el Blog Insostenible de Miguel García Vega acerca de un caso clínico aún más sugerente: un “cotard inverso”. El paciente, un “gallego de cincuentaytantos”, respondía a las iniciales de M.R. Cito literalmente del blog la descripción del caso:

Mientras los cotard diagnosticados hasta la fecha están convencidos de estar muertos, M.R. proclama, a quien quiera escucharle, que está vivo y activo. Los escáneres demuestran que comparte con otros cotard una actividad cerebral similar a una persona en estado vegetativo, así como una ausencia total de voluntad propia, siendo necesario que las personas de su entorno le guíen en todo momento en cualquiera de sus actividades y/o decisiones. Los médicos creen que el tener una actividad laboral de cierta relevancia pública ha llevado a M.R. al delirio de apropiarse como suyas decisiones tomadas por otras personas. Así, tal como me lo describe un miembro del equipo investigador “al contrario de otros cotard, que se creen muertos estando vivos, nuestro paciente es incapaz de admitir el estado vegetativo en que se encuentra y la ausencia total de control sobre su entorno; dicho en otras palabras y con todo el respeto, aquí el muerto se cree vivo”.

García Vega termina su artículo con la sugerente pregunta: ¿Y si padeciéramos todos de “cotard inverso”? ¿Y si todos estuviésemos muertos sin saberlo? Pensemos. Las neurociencias nos están diciendo que nuestra mente toma decisiones a partir de una gran cantidad de módulos que funcionan de modo totalmente inconsciente, que el libre albedrío es una ilusión y que nuestra consciencia es un mero noticiario de lo que pasa sin ningún papel causal en la acción. Cuando decimos que hemos sido nosotros quienes hicimos tal o cual cosa, llevándonos el mérito, ¿no estamos, en el fondo, haciendo lo mismo que M.R.?

Esto nos hace reflexionar sobre la misma definición de enfermedad mental y su posible finalidad evolutiva. Pensemos en un primate sin capacidad para agenciarse como suyas sus propias acciones. Su consciencia sería algo así como un pasajero que ve una película sin poder intervenir. Supongamos que sufre una mutación genética que le hace tener el delirio de pensar que sus acciones son suyas, que él tiene poder real de decisión.  Supongamos que ese delirio le da una ventaja adaptativa… Imaginemos, por seguir con el ejemplo tonto, que ese delirio les otorga más seguridad en ellos mismos, lo cual los hace irresistibles a los ojos de las hembras. Ya está: cotard inverso extendido por toda la especie. Monos delirantes más adaptativos que los monos cuerdos.

Y entonces, rizando más el rizo, llegamos a la última cuestión: ¿No estarían entonces los cotard normales más cuerdos, con una visión de la realidad más certera, que nosotros, los cotard inversos?

Imagen: La señora del francés Angel Roy.

Addendum del 21-8-2016 (un día después): A mí me parecía que un “gallego de cincuentaytantos” (tiene 61) con un cargo público relevante que responde a las siglas M.R. sería desenmascarado rápidamente. Sin embargo, a mi mujer no se lo parece y creo que tiene razón. El tono del artículo es muy serio y, a falta de precedentes bromistas, uno no tiene por qué caer. Así que alerto a lectores que todo se trata de una continuación de la broma comenzada en su blog por García Vega. Me pareció buenísimo que nuestro querido presidente fuera un cotard inverso y, además, me gustaba jugar con la idea de que, precisamente, el hombre con mayor responsabilidad pública de nuestro país fuese un enfermo mental.

Así que, cuidado, no quiero introducir una mentira en la red que otros citen sin ser conscientes. Los demás casos, Mademoiselle X y Graham, son totalmente ciertos.

comentarios
  1. pharmakoi dice:

    A mi el caso de M.R. me parece un ejemplo de cognición encarnada o mente extendida (embodied cognition), de que la conciencia no reside solo en el cerebro. Si tu mismo has dicho que no tenemos libre albedrío cómo sabes que eran otros los que tomaban sus decisiones. M.R. era “normal”, un cotard inverso.

  2. ¿Nadie se ha dado cuenta aún de a quién pueden referirse las siglas M.R.?😀

  3. Pharamakoi:

    Contando con que el caso de M.R. es ficticio, podría darse la situación de que estás en una habitación y un amigo tuyo coge un boli del suelo y lo pone sobre la mesa, y tú dices que esa acción la has hecho tú y no tu amigo.

    Y la conciencia reside en el cerebro… ¿dónde si no?

  4. Lexter dice:

    Tu mejor post; enhorabuena. Hace mucho tiempo te critique por algunas reflexiones sobre temas neuricientíficos (no los voy a detallar), artículos, y comentarios posteriores, que me parecían torpes, “mágicos” o sucintamente magufos, pero desde hace un tiempo, no sabría decir con exactitud cuánto, cada vez que me paso por tu blog, leo cada ‘mazazo’ abdolutsmente inapelable.

    Repito; enhorabuena.

  5. elneuromante dice:

    Desde hace algún tiempo lo sé, y recién lo he sentido; no somos libres. Las situaciones prefiguran nuestro accionar. Los “poderosos” lo saben: la mente humana es tan falible y fácil de engañar que solo cambiando un poco las variables económicas obtienes una respuesta emocional -no de la mayoría, pero no importa lo demás se plegarán por gregarismo- y ya con ésto sólo es cuestión de los mass-media; y ahí lo tienes: “nuestra sociedad”. Es tán descarada y absurdamente evidente que la denominación “Homo Sapiens” debería dejar de utilizarse para designar a nuestra especie.

  6. elneuromante dice:

    Ahh, gracias por el artículo. Excelente.

  7. Yack dice:

    No entiendo nada, palabra.

  8. pharmakoi dice:

    Podría darse el caso, pero si aceptas que no existe el libre albedrío nadie ha tomado esa decisión. La conciencia puede ser un proceso emergente que no se produce solo por el cerebro, y de hecho lo es ¿o has visto tú algún cerebro parlante existiendo en el vacío? yo todavía no.

  9. pharmakoi dice:

    Además si fuese cierto el caso parece muy difícil que alguien autosuficiente con un buen trabajo pudiera serlo si no es capaz de tomar ninguna decisión.

    Pero insisto, si no hay libre albedrío ¿quién toma la decisión?

  10. elneuromante dice:

    Pharmakoi, las implicaciones de la pregunta que dejas en aire son fascinantes.
    Gracias!

  11. Pharmakoi:

    Creo que es una cuestión de cómo definas “decisión”. Tal y como he tratado el tema, se puede tomar una decisión a nivel inconsciente aunque no exista un yo consciente que la tome. Por ejemplo, cuando tienes un acto reflejo, cuando te pinchan y, sin decidirlo conscientemente, apartas el brazo, ¿quién toma la decisión? Pues ciertos circuitos cerebrales que actúan a nivel inconsciente.

    ¿Un robot programado para realizar una tarea no puede tomar decisiones aunque no tenga libre albedrío?

  12. Masgüel dice:

    “Las neurociencias nos están diciendo que nuestra mente toma decisiones a partir de una gran cantidad de módulos que funcionan de modo totalmente inconsciente, que el libre albedrío es una ilusión y que nuestra consciencia es un mero noticiario de lo que pasa sin ningún papel causal en la acción.”

    Tururú. Las neurociencias no nos está diciendo ninguna de las tres cosas. Nos está diciendo que el cerebro funciona de modo consciente (cuando está despierto o soñando), no a pesar de su modularidad, sino gracias a la integración funcional en y al servicio de un ámbito de experiencia unificado y coherente. Filosofía y neurociencia, Searle y Tononi coinciden. La consciencia es real e irreducible. Sobre el papel causal de las propiedades emergentes (y la consciencia entre ellas), es una de las cuestiones candentes en filosofía de la ciencia, no un asunto zanjado, como pretendes. Si el futuro está abierto (tampoco el asunto está zanjado en cosmología) y la historia de la naturaleza es básicamente el relato de emergencia contingente de nuevas formas de organización con poder causal, el libre albedrío no solo es posible, es la manera en que opera la causalidad agente.

    “Y la conciencia reside en el cerebro… ¿dónde si no?”

    La consciencia es una función biológica. Pero lo mental es la organización de la conducta consciente de una comunidad de hablantes en el contexto de una forma de vida. No reside en niguna parte. La mente extendida es una metáfora para hacer obsoleta la polémica metafísica entre dualistas y materialistas eliminativistas. señalar que el ámbito de lo mental no está en el interior del cráneo. Los ojos miran hacia fuera.

    “¿Un robot programado para realizar una tarea no puede tomar decisiones aunque no tenga libre albedrío?”

    No. Una respuesta automática no es una decisión. Un organismo no es un mecanismo. Tu entrada es otra vuelta a la torsión del determinismo mecanicista. Pretende que las máquinas tengan “ilusiones” (sin concretar cuál es el status ontológico de las ilusiones en un mundo exclusivamente físico), con tal que no puedan tomar decisiones.

    P.D. En wordpress, lo de tragarse comentarios parece el pan de cada día.

  13. Masgüel. dice:

    “Las neurociencias nos están diciendo que nuestra mente toma decisiones a partir de una gran cantidad de módulos que funcionan de modo totalmente inconsciente, que el libre albedrío es una ilusión y que nuestra consciencia es un mero noticiario de lo que pasa sin ningún papel causal en la acción.”

    Tururú. Las neurociencias no nos está diciendo ninguna de las tres cosas. Nos está diciendo que el cerebro funciona de modo consciente (cuando está despierto o soñando), no a pesar de su modularidad, sino gracias a la integración funcional en y al servicio de un ámbito de experiencia unificado y coherente. Filosofía y neurociencia, Searle y Tononi coinciden. La consciencia es real e irreducible. Sobre el papel causal de las propiedades emergentes (y la consciencia entre ellas), es una de las cuestiones candentes en filosofía de la ciencia, no un asunto zanjado, como pretendes. Si el futuro está abierto (tampoco el asunto está zanjado en cosmología) y la historia de la naturaleza es básicamente el relato de emergencia contingente de nuevas formas de organización con poder causal, el libre albedrío no solo es posible, es la manera en que opera la causalidad agente.

  14. Davo dice:

    De hecho el caso M.R presenta una demencia acelerada, leí en un parte médico que el sujeto en cuestión dijo cosas como:
    “Es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”

    O tal vez sea un emisario del futuro distópico de Terminator enviado por John Connor cuando dijo:
    «Tenemos que fabricar máquinas que nos permitan seguir fabricando máquinas, porque lo que no van a hacer nunca las máquinas es fabricar máquinas a su vez»

    Un verdadero caso de estudio ése sujeto…

  15. Abraham dice:

    Muy buenos casos, Santiago.
    Una puntualización sobre el uso del lenguaje. (A veces parece que se nos olvida que el lenguaje está por ahí por medio en el pensamiento humano).

    a) “Ellos sienten, intuyen con total evidencia que son irreales”.
    –Me da la sensación que la disyuntiva “real” / “irreal”, la pones tú, Santiago. En el texto que citas en ningún momento aparece la referencia a “real”, tampoco en los párrafos en el que resumes los casos expuestos en otros textos. “Estar muerto” y “no ser real”, son planteamientos muy diferentes. Ellos parece que sí se sentían reales. ¿Qué tipo de “cotard” sería este en el que se adjudica a los demás consideraciones que son sólo propias?

    b) “como epifenómeno o efecto secundario de todos nuestros sistemas de detección de mentiras, surgió ese sentimiento cuasi-metafísico de irrealidad”.
    –Tratas como semejantes diferentes tipos de ficción. Por ejemplo, hablas de camuflaje adaptativo, hablas de ese andar forzado que era malinterpretado, hablas de los relatos de los pacientes. La ilusión perceptiva, los actos equívocos y los relatos imaginarios son tres niveles distintos. En el primero probablemente no hay intención, en los segundos puede que sí. En el caso del relato, ya entra en juego el lenguaje, cuya relación con la “realidad” es de por sí problemática.

    c) “Supongamos que ese delirio le da una ventaja adaptativa…”
    –Creo que hay una explicación más fácil. La ilusión del yo no es ninguna ventaja adaptativa (claro, al yo le gustaría pensar que sí). En un animal social, la ventaja adaptativa parece consistir en ser capaz de anticiparse a los demás, concretando los comportamientos e intenciones del otro en un sujeto coherente. La interpretación de los otros como sujetos separados, intencionales y coherentes, tiene el efecto colateral de interpretarse a uno mismo como un sujeto separado, intencional y coherente. El yo, no sería así una ventaja, sino el efecto colateral de la interpretación emotiva social.

    Y, repito. Si en todo esto observamos que el lenguaje está por medio, generando un “segundo relato” de los hechos (yo soy tal, esto es tal, yo he hecho, fulanito ha hecho), vemos hasta qué punto estamos confundidos en la responsabilidad, no ya de los actos, sino de los pensamientos.

    ¡Gran blog!
    Sigue Santiago, por favor.

  16. Masgüel. dice:

    Los filtros automáticos que mantienen los comentarios pendientes de moderación suponen censura preventiva y un obstáculo a la conversación.

  17. sirnewton3813 dice:

    “Las neurociencias nos están diciendo que nuestra mente toma decisiones a partir de una gran cantidad de módulos que funcionan de modo totalmente inconsciente, que el libre albedrío es una ilusión y que nuestra consciencia es un mero noticiario de lo que pasa sin ningún papel causal en la acción.”

    Totalmente de acuerdo, lo único que añadiría que la consciencia ni siquiera es autorreferencial.

    En el caso de las enfermedades o desajustes mentales, en donde el sujeto tiene una cognición de su cuerpo o de su pensamiento distorsionado,(siente que está muerto o siente que EL, es ajeno a su cuerpo), son casos que indica hasta que punto la consciencia es independiente a la estructura de su YO.
    Por un lado tiene un YO escindido que le causa una gran confusión ante el mismo y los demás, su cognición de las cosas también será diferente,(lo que para nosotros es un sofá, para el puede significar otra cosa).Ahora bien, su consciencia no tiene porque ser anómala, es decir esas personas ven el mundo de una forma incorrecta(fuera de la media), pero su darse cuenta no está alterado, pues siguen siendo conscientes.
    Otra cosas es que hubiera individuos en que actuasen de una forma totalmente inconscientes.

    La cuestión del libre albedrío está clara, NO EXISTE, ya que todo pensamiento de elección consciente ha sido ANTES elaborada inconscientemente.
    Las decisiones más aparentemente libres son productos de reelaboraciones totalmente inconscientes.
    La vanidad del ser humano hace que éste piense que es libre.

  18. Masgüel. dice:

    La peor ideología es la que no se reconoce como tal. Ese es el germen del fundamentalismo. Y eso ocurre tanto en la consideración del papel de las ciencias en general como en las metáforas e instrumentos matemáticos de los modelos y teorías científicas concretas.

    Porque Galileo hiciese del principio de inercia la piedra angular de su mecánica, no estamos obligados convertir la causa eficiente o las regularidades físicas en fundamento exclusivo de cualquier dinámica natural. Porque Galileo, platónico y pitagórico él, nos presente un procedimiento matemático que permite predecir de forma aproximada el movimiento de los cuerpos mediante una idealización que reduce su complejidad a un puñado de parámetros geométricos, no estamos obligados a aceptar que el mundo esté escrito en lenguaje matemático (de un Dios o de un demonio hipotético igualmente omnisciente) o sea una estructura matemática. En su versión informática, el despliegue de un algoritmo determinista. Hace un siglo que la misma física desmiente esa posibilidad, pero no impide que siga funcionando como motor ideológico para el delirio pitagórico y racionalista que lo vio nacer. Hipertrofiar el principio de inercia da como resultado la imagen de universo muerto.

    Porque las ecuaciones en física relativista y de partículas sean reversibles, no estamos obligados a pensar el futuro y el pasado como sentidos simétricos de un tiempo espacializado. Sobre todo cuando el resto de las ciencias, incluyendo el resto de las ciencias físicas, nos hablan de una naturaleza temporalmente asimétrica, de relaciones causales, de probabilidad, de historia. Hipostasiar las ecuaciones de la física fundamental da como resultado la imagen de un universo bloque.

  19. Masgüel. dice:

    http://jralonso.es/2015/08/30/decide-tu-cerebro-antes-que-tu/

    “La vanidad del ser humano hace que éste piense que es libre.”

    El ser humano es libre y su vanidad es merecida. Ningún otro animal es tan libre, tan capaz de hacer que sus decisiones (que en nuestro caso, por muy condicionadas que estén, se dan el ámbito de la experiencia consciente y organizada por nuestros juegos simbólicos), produzcan las condiciones reales de lo que se propone (cuando le sale bien) y sobre todo, sea capaz de proponerse y realizar una mayor variedad de actividades (sobre el concepto de “lo posible adyacente”: http://pirsa.org/displayFlash.php?id=16060114 a partir del minuto 40). Ser un animal no es poca cosa. En Venus no hay ni uno. Pero ser un animal capaz de tocar el piano o fabricar tecnecio, es pa nota. Y eso no nos acerca un pelo al ideal de omnisciencia laplaciano, pero nos sitúa en la cima de la creatividad natural.

  20. sirnewton3813 dice:

    Además añadiría:

    Qué un elevado porcentaje de la “creencia” de que el hombre opera libremente hunde sus raíces en cuestiones religiosas, DIOS CREO AL HOMBRE LIBRE Y A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS, curiosamente no conozco ni aun solo creyente que piense que el hombre no es libre.

    Quizás alguien pueda pensar que ya que la mecánica cuántica establece un indeterminismo como principio, este principio ya pueda escalar hacia cualquier estructura incluida la biológica, y por tanto también el indeterminismo podría obrar en el propio pensamiento, sin embargo…
    esa no es la experiencia que tenemos de las cosas, ya que todo pensamiento siempre viene en relación a asuntos puramente circunstanciales tanto internos como externos, y esas relaciones tienen una causa bien definida, toda ocurrencia original y nueva que tenga alguien, analizándola y rastreando conduce a ideas previas también definidas hasta que nos hundimos en aspectos muy inconscientes controlados totalmente por la bioquímica del cerebro.
    Aunque se diera indeterminismo en ESA BIOQUÍMICA, no podría llegar a generar libre albedrío en nuestros pensamientos, pues poseen estructura definida, el indeterminismo quedaría anulado.

  21. pharmakoi dice:

    cierto Santiago después lo pensé así, gracias por contestar.

  22. Sirnewton3813 dice:

    «Pero ser un animal capaz de tocar el piano o fabricar tecnecio, es pa nota. Y eso no nos acerca un pelo al ideal de omnisciencia laplaciano, pero nos sitúa en la cima de la creatividad natural.»

    Espera unos años mas a la inteligencia artificil, nuestra creatividad tendera a cero en comparacion de inteligencias intuitivas artificiales.
    No solo en memoria, creatividad, cognicion, etc… serán superiores,sino que se podran relacionar con la naturaleza de formas totalmente nuevas que ni imaginamos.

  23. Masgüel. dice:

    Pues estupendo. “Se cierne ahora sobre el mundo una época implacable. Nosotros la forjamos, nosotros que ya somos su víctima (…) Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.”

  24. Omar Flores dice:

    Interesante artículo. Yo interpreté quién era M.R. en cuanto leí que era gallego y los síntomas. Eso me hizo dudar por un momento de si estaba leyendo una genial broma camuflada de artículo serio, o era un artículo serio con una broma incorporada, tal como parecía. Está bien que hayas aclarado que todo lo demás es verídico. Y la broma también está muy bien hilada.

  25. wachovsky dice:

    Los que tienen síndrome de Cotard ¿afirman que los cráneos de lince son xenomorfos dolicocéfalos y que por tanto la vida de los carnivoramorpha feliformes (con felimorfías tipo holomorfías u homotopías quien sabe relacionar biología con topología) proviene de otro planeta? ¿Un mapeo cerebral define que por alfa o beta o gamma o delta o epsilon actividad cerebral baja en ondas energéticas el encéfalo corresponde a un vegetal o a un muerto en vida? ¿habrá savants con síndrome de Cotard también? El problema de la conciencia persiste, el de la autoconciencia persiste, que no recordamos antes de los 4 años por neurogénesis eferente es por lo menos dudoso, las desconexiones temporales no cuentan si el sujeto sigue en su todo cerebral mientras vivo y recuerda y no hay porque conectar con un cuerpo anterior de hace 30 años que ya no está; y sí es cierto que falla el libre albedrío cuando todo sujeto normal es incapaz de suicidarse programado como está para querer seguir siendo, vivir y no morir, lo mismo en animalitos que en Ava de Ex-Machina film del 2015.
    Michel Foucault nos dejó claro a los que entre líneas lo leímos que la locura nace en el siglo XVII, porque en el XV era solo posesión demoníaca… sin embargo es exactamente lo mismo: un desequilibrio bioquímico del neocórtex, conciencia, mente emergente y conexiones neuronales. La red más compleja del universo hasta que conozcamos algún día un xenomorfo alienígena que no sea cuento de Hollywood.

  26. Oscar dice:

    Por mi propia experiencia y observando el comportamiento de los demás, yo modificaría la frase “El hombre es un animal racional” por “El hombre es un animal, a veces racional”.

    Después de leer la noticia que en la guerra de vietnam, un padre después de un bombardeo huyó al bosque con su hijo de año y después de décadas huyendo de la civilización han vuelto a la civilización. El hijo que no conocía que existían las mujeres, que no sabe hablar correctamente, etc.

    Un español que ha hablado con él dice que tiene la mente de un niño de 1 año. Esta noticia (he leído casos similares), me confirma que la frase: “El hombre es un animal social” es cierta. Saber hablar, leer, escribir, sumar, restar, etc. y lo más importante pensar de una manera inteligente se lo debemos a la sociedad. Es decir, que si hubiese vivido en un bosque yo solo, sería un animal quizás más inteligente que el resto, pero no lo que soy.

    No me entra en la cabeza como hay gente que mata a los demás, les esclaviza, guerras, dictadores, codicia, hambre, corrupción, misería, injusticia, etc. cuando lo que todos teniamos que hacer es estar agradecidos a los demás (sobre todo a los que dejaron su vida por un mundo mejor) por ser quien somos, por curarnos de enfermedades mortiferas, por llegar a los 80 años, etc.

    Yo le diría al paciente M.R. que recapacite y deje de esclavizar a los demás, que deje de meterse sobres negros, que salga de la mafia y se convierta en un ser humano, que todo es posible y que él también puede curarse.

    Enlace a la noticia http://www.20minutos.es/noticia/1896755/0/robinsones/vietnam/no-acostumbran-ciudad/

  27. pharmakoi dice:

    Hay una película llamada el pequeño salvaje que trata sobre un caso real de un niño que se crió solo en el bosque. Después intentaron educarlo y enseñarle el lenguaje y tenía serias limitaciones. Hay un periodo crítico para aprender el lenguaje. Lo que me sorprende es que el niño del que hablas se crió con un humano, pero está claro, la socialización es necesaria para desarrollar nuestras capacidades.

    Como dice M.R. “somos sentimientos y tenemos seres humanos”. (a mi me la colaste no lo había pillado hasta que alguien lo comentó, soy un poco lento).

  28. pharmakoi dice:

    Ya he visto que la etiología tampoco es la que comentas, parecía un poco increíble eso del cerebro en estado vegetativo. Se debe a una desconexión entre el giro fusiforme y la amígdala y está relacionado con el síndrome de capgrás que si conocía. Yo mismo llegué a idear que había muerto, pero mi idea era que había muerto en un universo paralelo o algo así(tpc me lo creía mucho).

    En cuanto a la psiquiatría he de decir que son un poco sádicos, en mi propia experiencia diría que han agravado mi depresión (que te aten a una cama por quedarte sentado en la puerta del psiquiatrico diciendo que quieres salir no es muy agradable que se diga, y que te lleven a juicio diciendo que no tienes conciencia de enfermedad cuando has sido tu el que te internaste por cuenta propia al ver tus sintomas tampoco es algo que ayude a mejorar tu autoestima). Además me dieron unas dosis de zyprexa que me provocaban unos mareos tremendos y cuando se lo dije a la psiquiatra nanai, ni puto caso…(supongo que a nadie le interesa todo esto pero bueno).

    También fui yo el que le comente que estaba deprimido y de primeras no me hicieron ni caso (zyprexa por un tubo), ahora tengo diagnosticada depresión tb y me recetan antidepresivos. Aun así confío ahora más en la psiquiatría que hace unos años, veo que es un tema muy complejo y hay gente a la que le ayuda mucho (yo por ahora, más bien diría que el trato recibido a agravado mi depresión, pero que le vamos a hacer).

  29. Pharmakoi:

    ¿Un cuadro de esquizofrenia? ¿Qué te pasó? Si no es demasiada impertinencia.

  30. b.headed dice:

    Santiago, que hay que explicártelo todo. Interroga a enfermos mentales. Mira el documental de la niña con más esquizofrenia del mundo. Los que ven ratones de peluche gigantes sobre la mesa. ¿proyectan esos ratones sombra sobre lo que hay en ella? ¿se “integran” en el entorno?, ¿les da la misma luz de la lámpara de la mesilla que al resto de los objetos? ¿cuál es el proceso de aparición, trepan por una pata y se van luego?

  31. Juan dice:

    El profesor Zamora os ha dado sopas con honda.

  32. wachovsky dice:

    Lamentamos (o yo en lo personal lamento) todo lo que te hayan hecho Pharmakoi los otros insanos en su insanía represiva de neuropsiquiátricos deslindados de todos los problemas neurobiológicos que existen y desconocemos, en su primitivismo farmacológico desentendido y tan indolente para con los afectados como complaciente con el Control pseudo y los laboratorios. Monos delirantes con autoestima, ínfulas de cordura y supremacía seduciendo incautos ha dicho Santiago. Recomiendo la película argentina de Eliseo Subiela Hombre mirando al sudeste (habiéndola visto de adolescente me ha gustado) y hay otra sobre los chicos de la calle en correccionales llamada Las Tumbas de Javier Torre (un poco más bestial esta).

  33. wachovsky dice:

    Síndrome de hominidae:

    “¿Y si padeciéramos todos de “cotard inverso”? ¿Y si todos estuviésemos muertos sin saberlo? Pensemos. Las neurociencias nos están diciendo que nuestra mente toma decisiones a partir de una gran cantidad de módulos que funcionan de modo totalmente inconsciente, que el libre albedrío es una ilusión y que nuestra consciencia es un mero noticiario de lo que pasa sin ningún papel causal en la acción. Cuando decimos que hemos sido nosotros quienes hicimos tal o cual cosa, llevándonos el mérito, ¿no estamos, en el fondo, haciendo lo mismo que M.R.?

    Esto nos hace reflexionar sobre la misma definición de enfermedad mental y su posible finalidad
    evolutiva. Pensemos en un primate sin capacidad para agenciarse como suyas sus propias acciones. Su consciencia sería algo así como un pasajero que ve una película sin poder intervenir. Supongamos que sufre una mutación genética que le hace tener el delirio de pensar que sus acciones son suyas, que él tiene poder real de decisión. Supongamos que ese delirio le da una ventaja adaptativa… Imaginemos, por seguir con el ejemplo tonto, que ese delirio les otorga más seguridad en ellos mismos, lo cual los hace irresistibles a los ojos de las hembras. Ya está: cotard inverso extendido por toda la especie. Monos delirantes más adaptativos que los monos cuerdos.

    Y entonces, rizando más el rizo, llegamos a la última cuestión: ¿No estarían entonces los cotard
    normales más cuerdos, con una visión de la realidad más certera, que nosotros, los cotard inversos?”

    Muy cierto, los ojos de las hembras son normalmente delirantes en su búsqueda de poner un huevo diría Nietzsche. Monas y monos delirantes con ínfulas de superioridad física e intelectual, farsa biológica que son (somos), pues todo indica que hagamos lo que hagamos y si solo por nosotros mismos fuere ya -es decir ya, en un microtemporal lapso de tiempo-, pero ya estamos todos muertos. Delirios sin fundamentos de IA fuerte que en todo nos superará, todo lo que la física demostró hace ya un siglo es que existen procesos no deterministas (posibilistas, probabilistas, estocásticos) en una realidad que es cuántica, estamos dentro de ella y el cerebro allí y así opera, aún no sabemos si por estar por encima en cuanto combinaciones redneurales es no matematizable, no computable, si supera la barrera de una máquina oráculo Turing, porque ello mismo sería lo que llaman libre arbitrio, los mecanismos más simples responden a un servo arbitrio (como creía Lutero sin conocer los actuales cibernéticos servomecanismos y servomotores a control remoto de ondas infrarrojas o radioinalámbricas wi-fi, nuestros esclavos autómatas).

  34. Oscar dice:

    Santiago. Yo te puedo decir lo que se siente con un trastorno esquizoafectivo (según los Psiquiatras).

    Todo empezó cuando estaba viviendo en Edimburgo. En la época de la guerra de Irak. Yo iba a todas las manifestaciones que podía en contra de la guerra de Irak. Recuerdo perfectamente cuando una manifestación decíamos: “Bush, terrorist. Blair, terrorist. Aznar, terrorist” y eso al establishment no le gustó nada. Luego cambié de ciudad y puse una denucia comtra la empresa donde trabajaba. Recuerdo a mirada amenazante del juez después de preguntarme si quería seguir con el juicio. Por supuesto dije que sí. Me habían ascendido en la empresa y un día decidieron quitarme el incremento del salario de mi cuenta. En el juicio pedía a la empresa que me devolviera el dinero que me había quitado y que pagara el terapeuta que estaba yendo porque consideraba que era la empresa la culpable de que tuviera que ir al terapeuta.

    Les debí poner tan furiosos que me empezaron a pasar cosas extrañas: en la sala donde iba al terapeuta pusieron un andamio con un obrero allí. El primer día que fui con el andamio, la terapeuta enojada cerró la ventana, otro día la terapeuta muy enojada empezó a chillarme acusándome de haber iniciado el juicio. No tiene ningún sentido que pagues a alguien para que te falte al respeto por defender tus derechos. Evidentemente, dejé de ir a la terapeuta.

    En el piso donde vivía con dos inglesas, no paraban de putearme. Contraté telefono e internet a una empresa y vinieron cuando no estaba. La inglesa firmó el contrato a su nombre y puso el teléfono en su cuarto. Cuando estaba en mi cuarto oyendo canciones en youtube o viendo peliculas, me cortaban la luz. Cosas así. Así que cuando un compañero italiano de la empresa me dijo que fuera a su piso, accedí. Entonces empezaron a pasarme cosas todavía más extrañas. Me dijo que era normal que estuviera la policía en la calle y viniera a casa. Me dijo que en el cuarto de al lado el habían descuartizado a dos chicas. Yo solía bajar a la planta baja con naranjas y un cuchillo afilado para cortarlas porque los que había en la cocina no cortaban ni mantequilla. Un día, mientras bajaba con el cuchillo visible, me miró un señor con una mirada asesina que todavía me da escalofríos recordarlo. Casi siempre que salía veía a muchos policias. Un día un inmigrante tenía en capó del coche abierto y me pidió un cuchillo para arreglar el coche. Y así muchas más situaciones realmente extrañas. Era tal la presión psicologica que tuve un brote psicótico.

    Mis hermanos también han tenido brotes psicóticos, pero este a mi parecer fué inducido por la presión psiclógica del establishment. No sé si sabían el historial de mi famila o lo hicieron porque sí.

    El caso es que empecé a tener pensamientos extraños. Un día noté como me patinó el cerebro. Es una sensación extraña, es como si notas que tu cerebro esta fallando. Rápidamente se lo dije a mis compañeros del trabajo, que tenía que ir al hospital. El italiano me dijo que no, que me fuera a España. Le hice caso y me insistía que me fuera de Inglaterra. Yo estaba perdido con mi locura y no sabía muy bien lo que hacía. Un día me dijo que comprara el billete ya. Que me habían estado siguiendo. Que no volviera nunca a Inglaterra. Tenía tal cacao en la cabeza que no le dije que me lo demostrara. El caso es que me fui y en el taxi que me había aconsejado el italiano pensaba que me iban a matar y decir que había sido un accidente. Nadie se iba a enterar lo tenían muy fácil, Lo único que me podía salvar era que había escrito a Zapatero por internet contandóle lo que pasaba. Yo sentía que me estaban persiguiendo. No estaba seguro si ese mensaje había llegado a su destino y si había llegado, no lo habían tirado directamente a la papelera. Pero eso era a lo único que me podía agarrar. Estaba solo en un país diferente al que nací.

    Cuando veía en el aeropuerto a policías con fusil pensaba que me iban a pegar un tiro. Pero conseguí sobreponerme y llegar a casa no sano, pero sí salvo. Mis hermanas me decían que venía como si hubiera venido de la guerra.

    Todo más o menos bien hasta que mi hermano me preguntó sobre el sello que llevaba en la mano (era de un pub que habíamos ido en la despedida de mis compañeros de trabajo). Y me dijo mi hermano: “El gran hermano te vigila”. En casa de mis padres también había andamios. Entonces me entró la locura a tropel, pensaba que me estaban vigilando, que tenía miles de camaras en mi cuarto.

    Pensaba que me comunicaba mentalmente con mi hermano. Y estaba totalmente convencido de ello. Que era jesucristo, pero tuve un flash de razocinio y me dije: vale si soy jesucristo puedo levitar. Intenté levitar y como no pude pues me dije: No soy jesucristo. Le decía a Dios: Quiero ir al cielo y oía musica celestial, pero no me iba al cielo. Pensaba que iban a tirar una bomba átomica en mi cuarto y tenía tal estrés cuando lo pensaba convencido de que iba a pasar que acababa rendido. Otro día pensaba que un pajarito que estaba frente a mí me estaba hablando. Otro día pensaba que podía comunicarme con otro hermano que vivía en otro país. Todo esto sin darme cuenta de que la locura me dominaba. Otro día pensaba que el día que me operaron de la cabeza me habían puesto un ordenador y yo era un cyborg.

    En general es que te crees tus propios pensamientos sin comprobar si son ciertos. Te haces tus propias peliculas de las coincidencias de la vida. Lo que recuerdo es que a veces era muy feliz porque el mundo era como a mí me gustaría. Es como si vivieras en tu propio matrix.

    Ahora estoy orgulloso porque lo he superado y he pasado una experiencia nueva, distinta, que no todo el mundo ha pasado. Eso me ha hecho madurar y reflexionar mucho. Ahora puedo decir por experiencia que no te puedes fiar ni de tus propios pensamientos. Y eso se lo recomiendo a todo el mundo. He tenido dos brotes y me puede volver a pasar, así que a la vez que pienso me vigilo a ver si no he perdido la razón. Si todos hicieramos lo mismo, el mundo sería más humano.

    Cuando escucho canciones o versos que hablan de la locura pienso que yo lo he vivido y se lo que es. Y me siento muy bien. Como todo en la vida, en su justa medida está bien. Un poco de locura en el mundo estaría bien. Yo me siento como un loco quijote intentando arreglar el mundo. Pero soy feliz y eso lo es que basta.

    “Genio y locura hasta la sepultura”

  35. pharmakoi dice:

    Santiago perdón por el retraso, sí tengo diagnosticada esquizofrenia y depresión. Lo cierto es que me emparanoié con una página de internet y pensaba que me estaban intentando manipular. incluso que conocían muchas cosas de mi vida personal y utilizaban técnicas psicológicas e informáticas para controlarme. Lo pasé bastante mal pero eso ya es agua pasada. También intenté suicidarme tomando pastillas y acabé en la uci con respiración asistida, perdí la conciencia durante unos tres días. Gracias por tu interés.

  36. pharmakoi dice:

    además llegué a extender el complot a la gente de un videojuego, tenía sensaciones muy autorreferenciales como si todo el rato estuviesen hablando de mi y tuve algunas alucinaciones auditivas (solo que era consciente de que se trataba de alucinaciones). Tenía la sensación de que me hablaban y comentaban lo que hacía en tercera persona.

  37. pharmakoi dice:

    También cuando estuve internado tenía la sensación de que todo se trataba de un psicodrama, pero esto era más bien una idea abstracta sobre la criticalidad autoorganizada en que todos ejerceríamos de manera inconsciente un rol que nos ayudaría a ser más conscientes de nuestras creencias erróneas (para la psiquiatra era un síntoma psicótico sin más, quizá tiene razón).

  38. pharmakoi dice:

    Tb tuve alucinaciones en segunda persona que son mas propias de la depresión, Bueno con esto ya lo dejo, espero que te haya aclarado algo, a mi me ha hecho sentirme mejor hablar sobre ello, aunque después del primer comentario sobre el tema me sentí muy mal porque es un sitio público y me dio mucha vergüenza hablar de cosas tan personales aunque sea desde el anonimato.

  39. pharmakoi dice:

    Sobre lo de la criticalidad autoorganizada voy a poner dos ejemplos. La primera vez que estuve internado estábamos viendo la tele y charlando tranquilamente cuando un interno tuvo un pequeño brote, de repente puso una voz super grave y comenzó a decir que a la gente que le había hecho daño Dios los castigaba y comentó a otro que su abuelo se había muerto por esa razón. Yo, por reconducir un poco ese pensamiento le dije que lo que decía era parecido a la la idea del karma, pero lo cierto es que me hizo reflexionar mucho sobre mis propias actitudes, ya que en ocasiones tenia ataques de ira hacia mi familia y los culpaba de mis males por pequeñas cosas, al tiempo que adoptaba también un tono de voz más grave y amenazador.

    Luego, en mi tercer y último internamiento, después de la toma masiva de medicamentos, adquirí en la uci una infección por estafilococo aúreo que me hizo estar aislado en la habitación durante tres semanas. Pues bien, al principio no me aclaraban nada, tan solo me decían que era un “bichito”, con lo que la sensación de extrañamiento era intensa y llegaba a pensar que era una especie de “castigo divino”, entendiendo el castigo divino como una propiedad emergente (quizá, inconscientemente, tuvieron menos precauciones de las habituales o usaron algún instrumento que tenía más probabilidades de estar infectado. Yo que sé, es mucho idear y tiene un toque paranoide, pero me parece que no es para tanto. Todos tenemos creencias incontrastables).

    El caso es que la psiquiatra estaba convencida de que yo pensaba que los demás eran actores, cuando en ningún momento dije eso, y lo definía exclusivamente como un síntoma psicótico. Yo creo que pueden ser creencias más o menos equivocadas, un tanto mágicas quizá, pero no diría que lleguen al nivel de un síntoma psicótico.

  40. pharmakoi dice:

    Bueno con esto ya si que te dejo en paz, que me estoy poniendo un poco delirante, o eso dirían algunos/as. Cuando la ingesta masiva de medicamentos si que cometieron cierta negligencia (no más que yo), ya que cuando vino la ambulancia a por mi me administraron algo y recuperé la conciencia aunque yo no lo recuerdo. Después me dieron carbón activo para eliminar los restos del intestino y (aquí viene la negligencia) me tumbaron para hacerme un TAC(nunca se debe tumbar a alguien al que se le da carbon activo, esto me lo han confirmado varios médicos) con lo que el carbón se me subió a los pulmones y comenzé a vomitar intensamente y me provocó una pequeña neumonía y tuvieron que entubarme (no se si solo por esto o porque tenía vomito en los pulmones y los niveles de oxígeno demasiado bajos) En ningún momento he pensado ni pienso que lo hicieran intencionadamente, pero, quién sabe, podría ser que por el tipo de paciente que era pusieran menos cuidado que con otra persona.

    Respecto a lo de la página si pienso que pude ser objeto de cierto cyberbulling ya que una ocasión que intervine preguntaron si alguien sabía trackear IPs (quizá para provocarme cierta paranoia) y me llegó un mensaje desconocido muy raro al mail. Si bien reconozco que mi reacción fue totalmente psicótica y por eso me interné.También cuando estaba internado se mandó solo un emoticono desde mi móvil a un amigo, la explicación más plausible es que le diera yo a algún boton sin querer, pero lo cierto es que comprobé la cantidad de botones que hay que presionar para enviar el emoticono y no es tan plausible como parece (esto suena muy delirate, pero también es posible hackear un móvil). Nada más, ya te dejo con mis penurias y mis paranoias

  41. pharmakoi dice:

    Ah se me olvidaba, he podido comprobar que la medicación me provoca discinesia, ya que la dejarla un par de semanas se me fueron todos los temblores, y por esta razón es posible que deje de tomarla. No es oro todo lo que reluce.

  42. pharmakoi dice:

    Jajaja no me tenías que haber preguntado xD. Quería decir que yo no creo en Dios pero para mi es como decir que se trata de un proceso con muchas variables del que se desconoce su causa exacta pero se tiene cierta intuición, además según el DSM si es una creencia irracional pero compartida culturalmente no se trata de un delirio, así que mejor lo digo así y no me atan a la cama…

    Sobre las alucinaciones lo cierto es que he seguido teniendo pensamientos en segunda y tercera persona pero no los siento como algo externo a mi sino como una interpretación de los pensamientos de otros,es decir, como un pensamiento propio vaya. Es como un diálogo socrático interno o una teoría de la mente. Te pones en el lugar del otro y dices ¿Qué podría estar pensando esta persona sobre mi? Tampoco es tan raro no?. Solo tuve un momento en el que lo sentí realmente como ua alucinación, luego el problema era que se me arremoliban los pensamientos y resultaba agobiante, pero ya apenas me ocurre. Ahora el problema es más que me domina la desidia y el aburrimiento y apenas tengo relaciones sociales.

    Eso sí mucha enfermedad mental, mucha curadora y mucho rollo pero si me dan un 33% de discapacidad me puedo dar con un canto en los dientes, y eso que tengo serios problemas de espalda también.

  43. pharmakoi dice:

    jojojo soy todo un douche bag, no follo ni pagando, mi inteligencia deja bastante que desear, en una ideología tan simple como la de Yack no valgo ni pa’ cagar, por eso no puedo evitar leer sus mensajes y por eso mi relación de amor-odio con la psiquiatría. DIme con quien andas y te diré quien eres.

    Mejor escribo un diario…o me callo que estoy más guapo (es que me he tomado un café bien cargado a la una y media por eso de la dopamina, a ver si me dormía lol).

  44. pharmakoi dice:

    Solo soy feliz cuando tomo drogas más duras que un mísero café mezcla gran aroma, aunque no tan duras como la cocaína o la heroína, que están fuera de mi alcance. Pero eso va a cambiar…creo.

    Como se nota que soy de spamya. Si yo fuera tú, ya me habría baneado. Esto comienza a ser un monólogo demasiado patético e hiriente como para seguir con él.

  45. pharmakoi dice:

    Por cierto, ya que hablamos de drogas, el paracetamol es la droga que más sobredosis provoca (encefalopatías incluidas, necrosis del hígado, etc) y en la farmacia te venden las cajas de 20 g sin inmutarse (más que suficiente para no contarlo). En cambio una caja de 20 codeisanes es muy difícil que te la vendan, y por propia experiecia te puedo decir que sin tolerancia te los puedes tomar en un día y no te pasa nada. Tb con 20 zyprexas igual te pasas unos días en la uci. Paradojas de la vida…(y la marihuana o las setas son de las drogas más seguras que hay y siguen siendo ilegales). La abstinencia del alcohol mata, la de la heroína no…paradojas del sistema y de la vida.

  46. pharmakoi dice:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2658515/

    “Paracetamol is the most common drug taken in overdose in the UK”

  47. ignorancia dice:

    >>Imaginemos, por seguir con el ejemplo tonto, que ese delirio les otorga más seguridad en ellos mismos, lo cual los hace irresistibles a los ojos de las hembras.

    Si les da más seguridad significa que la representación que se hacen de su conducta tiene repercusiones en su conducta. Luego no son zombis (y tampoco lo eran los que no eran capaces de representarse lo que hacen, sólo menos conscientes).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s