Posts etiquetados ‘fractal’

¿Es este brócoli una computadora?

Que algo sea computable quiere decir que podemos crear un modelo matemático, algorítmico de él. El crecimiento de un brócoli es fácilmente computado por un ordenador, sin embargo, eso no nos hace pensar que el brócoli mismo sea una computadora. Solemos entender que el computador es aquel que emula, del modo más realista posible, el comportamiento de algo real. Así, dividimos la realidad en dos, la platonizamos: lo real y su copia. Y así, nuestros ingenuos informáticos sólo pueden aspirar a diseñar buenas copias de la realidad, pero nunca “seres reales”. Nuestras computadoras podrán pasar el test de Turing, pero eso nunca será “realmente” hablar. Dividimos entre hardware (lo físico, el cuerpo) y software (el programa, el alma), creando sustancias independientes que no nos es imposible volver a casar luego (véase el problema de la comunicación entre sustancias en que se vio envuelto todo el racionalismo moderno) . Sospecho que la arquitectura de computadoras,  la de nuestro querido Von Neumann, basada en estas nociones dualistas resultará, a la larga, infructuosa para construir inteligencia “real”.

En primer lugar hay una objeción: si nuestras copias van siendo cada vez más y más realistas,  ¿no podría llegar el momento en el que el original y la copia sean indistinguibles? ¿No podríamos llegar a agotar la realidad mediante nuestros modelos? La respuesta es complicada, pero negarla implicaría aceptar que los originales tienen una propiedad metafísica que los diferencia de sus copias físicamente idénticas.

Y en segundo lugar, creo que se puede poner en duda la idea de que la realidad computada no sea realmente un computador. Si nos fijamos en nuestro ordenador, una serie de objetos físicos (microchips de silicio, circuitos integrados) hacen la función de puertas lógicas que sirven como base para las computaciones, es decir, que una serie de objetos físicos estructurados de una determinada manera producen cálculo. Asimismo, en el brócoli, al comprobar que el resultado de su crecimiento es una geometría fractal (un cálculo), podemos presuponer que, igualmente, posee una serie de objetos estructurados de una determinada manera tal que producen cálculo (a fin de cuentas, todos estamos formados por átomos). No habría entonces una diferencia sustancial, en este sentido, entre el helecho y el ordenador. La diferencia estaría en la versatilidad: mi ordenador es una Máquina Universal de Turing (capaz de realiza cualquier algoritmo según la tesis Church-Turing)  mientras que el brócoli sería una máquina de Turing particular, sólo capaz de realizar una única tarea.

Pero extendamos la metáfora a toda la realidad… ¿No nos llevaría esto a pensar que el universo podría ser una gran supercomputadora ? No nos haría falta ni demostrar que toda la realidad sea computable. Sólo con que gran parte de ella lo fuera (y creemos que así lo es), tendríamos un supercomputador cósmico.