Posts etiquetados ‘Huelga de funcionarios’

1. Para que se hunda aún más la credibilidad de los sindicatos. Después de cuatro millones de parados y no manifestarse ni una vez, ahora convocan una huelga para salvar las apariencias, ya que “cantaría mucho” no movilizarse ante un recorte salarial y social como el que ha caído. Viendo que UGT o CC. OO. viven de las subvenciones del gobierno, lo único que se pretende es que esta huelga sea un día de paseo y banderola sin más consecuencias. Espero que si de esta crisis pueda sacarse algo bueno sea la pérdida del prestigio social de los sindicatos y la reflexión sobre la utilidad que realmente tienen. No sé cómo no se les cae la cara de vergüenza cuando se presentan en nuestros institutos animándonos a la huelga.

2. Como profesor de secundaria creo que a los únicos a los que fastidio con  no asistir a mi jornada laboral es a los alumnos (a los que les niego su derecho a la educación) y a los padres (que tendrán que ingeniárselas para ver qué hacen con los críos). Al trabajar en un instituto público, los padres de mi alumnado serán gente de clase media (muchos funcionarios como yo) que no tienen la culpa de absolutamente nada. Si, al menos, mis alumnos fueran hijos de banqueros…

3. Otra utilidad de esta huelga, condenada al fracaso por sus mismos convocantes, es que el gobierno (contra el que hago la misma huelga) salga beneficiado ya que, aparte de comprobar triunfante el poco seguimiento del evento, se ahorra pagarme el día de sueldo (que además, es más de un día como todos sabemos, pues hay que pagar la seguridad social y demás). Paradójicamente, la huelga contra la rebaja de mi sueldo hace que éste se reduzca aún más, no perjudica más que a los que no tienen la culpa y beneficia al mismo gobierno…

4. La huelga ha sido convocada después de que la medida se aprobara en el Parlamento. Seguramente que cambiar la fecha inicial fue una medida estratégica del gobierno y de los sindicatos (¿por qué la cambiaron?), pero, aunque no lo fuera… ¿Qué sentido tiene manifestarse contra algo que ya ha sido aprobado? Tenemos certeza absoluta de que esta huelga no va a cambiar la medida… ¿Para qué hacerla entonces? Además, llevo un tiempo pensando en que las huelgas, que tenían mucho sentido en el siglo XIX, no lo tienen ahora. ¿Qué sentido tiene una protesta contra un sistema regulada por el propio sistema que, además, viendo sus resultados, no cambia el mismo sistema? Me da la impresión que quienes sean los que dominan este mundo (creo que son una especie de fuerzas impersonales, complejos nudos de intereses económicos) nos dicen algo como “os controlamos tanto que incluso os permitimos que os quejéis, eso sí, ordenadamente”. ¿No debería ser una protesta contra el sistema algo que no estuviera regulado por el mismo, algo fuera de él? Además, también tengo la impresión de que todas las huelgas están ya tan politizadas que su finalidad ha quedado reducida exclusivamente a lo político. Francamente, no quiero bailarle el juego al PP ni a nadie.

5. Después de que gran parte del sector privado está en el paro y yo no he hecho nada por ellos cuando su situación es muchísimo más grave que  la rebajada de un pequeño procentaje del sueldo, no me siento con la autoridad moral de salir a la calle. ¿Alguien se creerá que nos movilizamos por el bien de la sociedad y no por nuestro bolsillo cuando hemos estado en silencio todos estos años? Entendería que los empleados del sector privado se sintieran ofendidos por esta huelga. Tristemente, esto consigue enfrentar a los pobres contra los pobres.

6. A pesar de todo, no quiero que mi no asistencia sea considerada como una victoria por parte del gobierno. No quiero que piensen que la poca participación en la huelga es porque estamos de acuerdo con las medidas. Por eso llevo todo este tiempo pensando en otras formas de protesta alternativas que no le hagan el juego ni a los sindicatos ni al gobierno, y esto ha vuelto a hacerme pensar en los pocos instrumentos de participación política que tengo a mi disposición. No me basta, desde luego, con no votar al PSOE en las próximas elecciones (que miedo me da que la gente olvide pronto esto y, viendo la “castaña” de oposición que tenemos, vuelvan a ganar). Así, un instrumento de protesta, entendido como prensa, es este Blog, reforzando además la idea de que Internet es un medio democrático de comunicación y expresión de ideas (quizá sea la futura forma de hacer política viendo que la tradicional está fracasando).

7. Empero, sigo sin estar satisfecho, por lo que animo a mis lectores y contertulios habituales que me propongan ideas de formas de protesta alternativas a la huelga.

Historia de una bromilla:

1. Son buenos tiempos. La economía va bien y hacemos buena caja. Como somos progres y guays gastamos en medidas sociales (lo cual es magnifico) pero también hacemos política: Ministerio de igualdad (que el voto femenino es la mitad de los votos), los 400 euros con los que comprar al personal, portátiles para todos los docentes,  la decoración del salón de la ONU en Ginebra pintado por Barceló cuesta 20 millones de euros…

2. Los buenos tiempos continúan. Tenemos 600 asesores en la Moncloa que nos informan de que hay algunos directivos de bancos que andan un poco descontroladillos (hipotecas subprime a tutiplén y cosas por el estilo),  pero no pasa nada porque seguimos teniendo dinero. Los banqueros y los dueños de las empresas, además, tienen mucho poder, no les toquemos las narices.

3. Se aproximan malos tiempos. Tenemos 600 asesores en la Moncloa que nos informan de ello. Algunos bancos se van a pique, lo cual, según el más básico manual de economía es muy, muy, muy malo. Aún tenemos dinero, inyectemos a esos bancos y saquémoslos a flote (es curioso que, con total normalidad, se use dinero público para corregir las cagadas de directivos de bancos y que a estos directivos no les pase nada). El sector de la construcción se está yendo a la mierda…

4. Los malos tiempos llegan. Todavía mantenemos que no hay crisis sino sólo una “profunda desaceleración”. Es curioso como de los 600 asesores de la Moncloa (que le cuestan al Estado 28 millones de euros al año) nadie vio la crudeza de lo que se venía encima. ¿Qué se estudia hoy en día en las facultades de economía? ¿No se definen las ciencias por su poder predictivo?

5. Cuatro millones de parados y una población cada vez más vieja (al Estado le saldría mucho más barato que las cascáramos a los 65). De momento podemos ir pagando el paro… pero, esto no levanta… ¿Qué hacemos? Lo más importante es ganar las elecciones. De momento nos va bien porque el PP está con el caso Gurtel, por lo que cuando con la que está cayendo deberíamos ir de culo en las encuestas, vamos igualados. Con un rival así no hay miedo a la crisis. No obstante, no vamos a meter recortes porque somos progres, y los progres nunca hacen recortes sociales y porque eso es impopular, y no hay que perder las elecciones.

6. Mientras tanto los sindicatos se mantienen en silencio. Si gobernara el PP habrían hecho cuatro huelgas generales y estaríamos al borde de la guerra civil, pero es lo que tiene que los sindicatos coman de tu mano.

7. Queremos que el PP pacte con nosotros para comernos juntos la crisis (no hay nada más electoral que que no me puedan criticar con la que está cayendo ya que van conmigo). Pero es que el PP no es tonto, y aunque la unión de los dos partidos mayoritarios sería muy bueno para España, que el PSOE se coma la crisis es lo único que les puede devolver a la Moncloa. Así que no pactamos ni siquiera unos mínimos de ley educativa (Aquí es cuando comienzo a vomitar y me planteó qué formas de desobediencia civil serían legítimas y, entiendo que, dada la situación, casi todas).

8. Grecia peta. Además había falseado las cuentas. Alemania, que es un país serio, se encabrona mucho. España da 10.000.000 de euros a Grecia, creyendo hacer un buen negocio con los intereses. Es gracioso que des un préstamo en la situación en la que te encuentras. Europa mira nuestras cuentas y nos da un toque muy serio. Seguimos siendo un país PIGS… Mucho miedo, ¿qué hacemos? ¿Petamos como Grecia?

9. El pabellón español en la Expo de Shangai cuesta 74 millones de Euros. Tiene un bebé gigante que habla…

10. Ajuste del 5% a los funcionarios, congelación de sueldos y demás medidas para recortar el gasto público. Los funcionarios perdemos una cantidad de poder adquisitivo de la cual no nos vamos a recuperar nunca. Yo sé que, a partir del mes que viene, seré más pobre de lo que he sido hasta ahora hasta que me jubile. El PSOE había prometido que no tocaría el sueldo de los funcionarios…

11. Los sindicatos hacen como si se cabrearan. Hay que tener en cuenta que los funcionarios son los que llenan sus filas y pagan sus cuotas. Si ahora no hicieran nada cantaría mucho, así que proponen una huelga descafeinada sólo de funcionarios, que no valdrá más que para que el Estado se ahorre el pagarme ese día. Una huelga que, además, se hace después de que las medidas se aprueben en el Parlamento. ¿No sería más normal hacer la huelga antes para intentar que no se aprobaran?

12. ¿Hay que ir a la huelga? Mis alumnos tan contentos.