El arte cinético de Theo Jansen

Publicado: 14 enero 2009 en Arte, Tecnología
Etiquetas:, , ,

El escultor holandés Theo Jansen crea sus “criaturas” a partir de algoritmos genéticos, seleccionando evolutivamente los diseños más aptos para unas determinadas condiciones y circunstancias. Mezclando ingeniería y biología, construye “inmensos insectos” que se mueven con el viento. Los resultados son sorprendentes: las criaturas se mueven con una agilidad prodigiosa, pareciendo a todas luces que albergan algún tipo de vida en su interior de tubos de plástico. Jansen le gusta referirse a ellas como formas de vida artificial, dando un golpe más a la exígua frontera entre lo orgánico y lo mecánico, y pretende que sus creaciones sean autosuficientes y puedan vivir sus vidas y evolucionar en la naturaleza (esto, a muy largo plazo, supongo).

Siempre había pensado que no era demasiado factible que los robots del futuro tuviesen muchas patas simulando insectos (la apariencia antropomórfica de un robot de la tele es muy espectacular pero poco realista). Las ruedas me parecían mucho más eficientes: su diseño es infinitamente menos complejo y se pueden conseguir movimientos mucho más rápidos con mucho menos despliegue de medios. Sin embargo, viendo estas criaturas y la soltura con la que se mueven, comienzo a dudar. Como muestra esta demo de una estructura simple en 2D, con un diseño muy sencillo podemos sortear obstáculos difíciles para un artefacto con ruedas. Puedo imaginarme robots para usos militares que, al tener que adaptarse a terrenos abruptos, tienen formas parecidas a arácnidos o que vuelan como insectos.

Si os han gustado, aquí tenéis la página Web del autor y aquí un documental en inglés donde vemos sus criaturas en movimiento y Jansen nos habla de sus proyectos.

Anuncios
comentarios
  1. caminoaningunlugar dice:

    Durante el verano pasado, alguna de las criaturas de Theo Jansen se pudieron ver en una exposición en el Reína Sofía: “Máquinas y Almas”. Tuve la oportunidad de trabajar en esta exposición y puedo asegurar que era un extraño placer ver como un conjunto de tubos y cuerdas tomaban vida propia.

  2. Tuviste una gran suerte. Y dime… ¿tienen realmente alma esas máquinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s