El argumento antimaterialista de las máquinas

Publicado: 25 febrero 2013 en Ciencias de la computación, Filosofía de la mente
Etiquetas:, ,

Argumenta Pascual F. Martínez-Freire en La nueva filosofía de la mente:

Por otra parte, la propia conclusión de Lewis, es decir, la identidad entre procesos mentales y procesos neurológicos se enfrenta desde el desarrollo de las ciencias cognitivas (y en especial de la inteligencia artificial) al argumento que denominaré argumento antimaterialista de las máquinas y que discurre del modo siguiente. […] existe evidencia empírica de que algunas máquinas tienen procesos mentales. La ciencia de la inteligencia artificial y su tecnología correspondiente han desarrollado máquinas “inteligentes” que ejecutan procesos que en los seres humanos calificaríamos de de procesos mentales; no solo hacen complicados cálculos artiméticos y pruebas de teoremas lógicos y matemáticos, sino que también juegan a las damas y al ajedrez e incluso realizan diagnósticos médicos. Y, sin embargo, en estas máquinas no existen procesos neurológicos, por la sencilla razón de que no están constituidas de neuronas o células nerviosas. Siendo así, la identidad entre procesos mentales y procesos neurológicos queda refutada, puesto que se dan procesos mentales enteramente ajenos a los procesos neurológicos. En este punto es interesante poner de relieve que el desarrollo de las máquinas, tarea alentada por el materialismo mecanicista, se vuelve contra el materialismo en su tentativa de reducir la mente a los mecanismos físico químicos del sistema nervioso central.

¿Por qué este argumento es falaz y no sirve para defender ningún tipo de dualismo?

Martínez-Freire supone que existe evidencia empírica de que las máquinas tienen procesos mentales cuando, en realidad, no existe evidencia alguna. De lo único que tenemos evidencia es de máquinas que llegan a los mismos resultados que nosotros cuando realizados procesos mentales. Una máquina de juega al ajedrez mueve las piezas siguiendo una estrategia determinada tal y cómo lo haría un humano. Sin embargo en esa máquina no hay deseo alguno de ganar la partida, no hay nerviosismo ni competitividad, no hay representaciones mentales en los que la máquina “visualiza” el tablero como si viera una fotografía… ¡La máquina no tiene qualia! Ni siquiera la lógica de juego de la máquina (calcular millones de jugadas por segundo siguiendo un inmenso archivo de partidas) es similar a la del humano. Reitero: en el quehacer total de la máquina queriendo emular el pensamiento humano solo podemos decir con seguridad que existe una parte similar a la humana: el resultado, siendo todo lo demás distinto (o no probado que sea similar).

Entonces, en el estado actual de la Inteligencia Artificial solo estamos en condiciones de afirmar que existen estados mentales en seres que tienen sistema nervioso central, por lo que el argumento de la identidad entre procesos mentales y procesos neuronales no queda dañado.

Otro argumento en contra de la reducción de lo mental a lo físico:

Sin embargo, esta reducción no parece posible. […] aunque fuese posible deducir los fenómenos psicológicos a partir de los fenómenos neurológicos, no será posible explicar los fenómenos psicológicos neurológicamente. La razón básica es que el lenguaje mentalista (con términos como deseo, creencia, emoción, sentimiento, percepción, sensación, recuerdo, inferencia o introspección) no es reducible al lenguaje neurológico (con términos como neurona, sinapsis, neurotransmisor, fibras aferentes o fibras deferentes).

Efectivamente, uno de los grandes errores de la teoría de la identidad es afirmar que, por ejemplo, resolver mentalmente una suma es exactamente lo mismo que una serie de disparos neuronales o un conjunto de interacciones químicas en las sinapsis, cuando, a todas luces, es imposible que sean lo mismo. En primer lugar porque yo no experimento mi pensamiento introspectivamente como descargas eléctricas ni como reacciones químicas y, en segundo lugar, porque las descargas eléctricas y las interacciones químicas que conocemos en el cerebro no producen pensamientos. Así es, que una neurona lance un pulso eléctrico que produce que una vesícula presináptica libere serotonina o vasopresina, no produce ningún tipo de pensamiento. No se puede establecer ningún tipo de conexión causal honesta entre lo que sabemos del funcionamiento del cerebro y un estado mental. ¿Esto significa entonces volver al dualismo, a reconocer la incapacidad de la ciencia para hablar de la mente o hablar de espíritus y almas divinas? No, significa que a día de hoy, dado lo que sabemos del funcionamiento del cerebro, el lenguaje de las neurociencias no puede explicar la mente humana. No puedo explicar la sensación de contemplar una obra de arte únicamente con las palabras “sinapsis” o “dendrita”, al igual que no podría explicar el vuelo de un Boeing 747 en términos de “tuercas” y “tornillos”. Falta muchísimo, nada más (y nada menos para los que no tenemos paciencia).

Anuncios
comentarios
  1. Bento dice:

    En mi opinión fracasa tanto la tesis -los “procesos mentales” de las máquinas como supuesta prueba en favor de un nuevo dualismo- como la refutación, completamente desorientada. No se trata de que las máquinas no tengan procesos mentales, o que solo los emulen, porque las personas tengamos un “algo” cartesiano (¿el alma? ¿el hálito? ¿el mojo?) que nos haga diferentes a ellas. Eso sí que es dualista. Que el sustrato sea una dendrita o un chip no es, en definitiva, la cuestión: desde el test de Turing asumimos que, para concluir que algo tiene mente, lo mejor que podemos hacer es ver si nos parece que tiene mente. “Las máquinas no tienen qualia”. ¿Está usted seguro? Es más, ¿está usted seguro de que yo tengo qualia?
    La refutación, mucho más sencilla, no exige meterse en afirmaciones y creencias sobre los qualia que podemos más o menos compartir, pero a la postre son indemostrables. Efectivamente, no podemos aceptar una “identidad” entre procesos neurológicos y procesos mentales en la dirección “todo proceso mental necesariamente debe basarse en un sustrato neurológico”. Porque pueden darse, concebiblemente, procesos mentales basados en otros sustratos físicos: obviamente, los que generan las máquinas. No hay necesidad de dualismo alguno. De la misma manera en que los humanos podemos hablar, y también las máquinas, pero el habla es a la postre un fenómeno físico, natural, se puede argumentar que los humanos podemos pensar, y también las máquinas, y el pensamiento no es un fenómeno ultraterreno.

  2. Antonio dice:

    “resolver mentalmente una suma es exactamente lo mismo que una serie de disparos neuronales o un conjunto de interacciones químicas en las sinapsis, cuando, a todas luces, es imposible que sean lo mismo.” Pleno desacuerdo, son exactamente lo mismo a menos que nos saquemos de la manga algún improbable artilugio.

    “solo podemos decir con seguridad que existe una parte similar a la humana: el resultado, siendo todo lo demás distinto (o no probado que sea similar).” Totalmente de acuerdo

    “yo no experimento mi pensamiento introspectivamente como descargas eléctricas ni como reacciones químicas” ??? ¿Y qué prueba eso?

    “las descargas eléctricas y las interacciones químicas que conocemos en el cerebro no producen pensamientos” Totalmente en desacuerdo. No sabemos cómo ocurre, pero es más que probable así sea.

    “No puedo explicar la sensación de contemplar una obra de arte únicamente con las palabras “sinapsis” o “dendrita” Totalmente de acuerdo. El reduccionismo necesario es brutal, nos faltan herramientas… y falta muchísimo

    En resumen, el comportamiento de las máquinas no nos da hoy ninguna pista sobre los procesos mentales. Pero no es esperable que los procesos mentales sean algo distinto de los neuronales.

    Un saludo

  3. Yack dice:

    En efecto, si analizamos con algún tipo de escáner un ordenador mientras juega al ajedrez podemos obtener patrones cambiantes de pulsos eléctricos, pero no podemos entender cómo es capaz de ganar a un jugador humano, aunque tenemos una explicación (el programa) que sí es suficiente para afirmar que todo está en el conjunto software+hardware.

    Es el mismo caso de la neurociencia respecto al cerebro, aunque en este caso todavía no tenemos el equivalente del programa, aunque sí tenemos la introspección, que es un acceso muy potente al funcionamiento de la maquina cerebral.

    Sin embargo, lo único que no encaja en esta explicación es la conciencia, en cuanto mecanismo capaz de generar los qualias. Decir que no se puede demostrar la existencia de los qualias no es serio. Más bien creo que es lo único que se puede demostrar, porque es lo único de lo que tenemos conocimiento directo, siendo el resto de nuestro conocimiento una conjetura indemostrable.

    Otra cuestión es que haya que considerar los qualias como una propiedad necesaria para que se dé un pensamiento equiparable al humano. Es posible imaginar una máquina que haga todo lo que nosotros podemos hacer, pero que no experimente los qualias. Y la pregunta subsiguiente es: y entonces, ¿par qué tenemos los qualias, algo tan extraño y difícil de explicar en términos físicos? ¿Son, tal vez, un regalo de los dioses?

    Saludos.

  4. Bento:

    Dices:

    “No se trata de que las máquinas no tengan procesos mentales, o que solo los emulen, porque las personas tengamos un “algo” cartesiano (¿el alma? ¿el hálito? ¿el mojo?) que nos haga diferentes a ellas. Eso sí que es dualista.”

    En ningún momento he afirmado (ni defiendo) que las máquinas fracasen en la emulación de las personas porque no sean capaces de copiar un “algo” cartesiano. Nadie hay en el mundo más antivitalista que yo. Sin embargo, estoy seguro de que lo que hace Deep Fritz no tiene nada que ver con lo que hace Kasparov cuando ambos piensan en una jugada.

    “Que el sustrato sea una dendrita o un chip no es, en definitiva, la cuestión: desde el test de Turing asumimos que, para concluir que algo tiene mente, lo mejor que podemos hacer es ver si nos parece que tiene mente.”

    No, lo mejor para saber si algo tiene mente es saber si REALMENTE tiene mente, no ver si nos parece que tiene mente. Una de las mayores críticas al test de Turing es que podríamos crear una máquina diseñada para engañarnos y que, realmente, no pensara. Es el caso de la ELIZA de Weizenbaum.

    “Las máquinas no tienen qualia”. ¿Está usted seguro? Es más, ¿está usted seguro de que yo tengo qualia?”

    No estoy seguro de casi nada, pero creo firmemente que las máquinas no tienen qualia y que usted, si no es una máquina, sí que tiene.

    “Efectivamente, no podemos aceptar una “identidad” entre procesos neurológicos y procesos mentales en la dirección “todo proceso mental necesariamente debe basarse en un sustrato neurológico”. Porque pueden darse, concebiblemente, procesos mentales basados en otros sustratos físicos: obviamente, los que generan las máquinas.”

    Pues obviamente enséñeme un proceso mental generado por una máquina que sea idéntico a un proceso mental generado por un ser humano y de cuya existencia tenga usted más certeza que de la existencia de qualia.

  5. Yack dice:

    Santiago, aunque estoy más o menos de acuerdo con lo que has dicho, discrepo de esto: “No, lo mejor para saber si algo tiene mente es saber si REALMENTE tiene mente, no ver si nos parece que tiene mente. Una de las mayores críticas al test de Turing es que podríamos crear una máquina diseñada para engañarnos y que, realmente, no pensara. Es el caso de la ELIZA de Weizenbaum.”

    Si describimos la mente como aquello que puede hacer todo lo que hace la mente humana, en la misma medida en que un ser humano puede hacer lo que hace otro, las máquinas podrían tener mente si superan un test de Turing exhaustivo.

    Pero si la definimos como lo que hace la mente humana de la misma forma que lo hace la mente humana, estamos poniendo condiciones innecesaramente restrictivas.

    Si una máquina te gana al ajedrez y no puedes saber que es una máquina la que está jugando contigo, la máquina sabe jugar al ajedrez y punto, o dicho de otro modo, tiene una mente equivalente a la humana en lo que se refiere a jugar al ajedrez.

    No creo que tener qualias sea una condición necesaria para hablar de mente, entre otras cosas porque no podemos demostrar la existencia de qualias en otras mentes que no sean la nuestra y aún en la nuestra sólo a nosotros mismos.

    Y si nos empeñasemos en que la máquina fuese consciente para aceptar que tiene mente, bastaría con que la máquina dijese que es consciente de sí misma y de la realidad, lo que no implicaría que tuviera qualias.

    Humano: ¿Pero tú percibes la rojez del color rojo?
    Maquina: Yo percibo el rojo y si a eso quieres llamarlo “rojez” no tengo problemas en plantearlo así. Sí, percibo la rojez ¿y qué?

    Saludos.

  6. Antonio:

    Es que hay que sacarse de la manga un improbable artilugio (no improbable sino necesario) porque sería absolutamente deshonesto decir que el funcionamiento de las neuronas genera pensamientos. Yo estoy seguro que hay algo dentro del cerebro que produce mis pensamientos y que es equivalente con ellos (algún proceso físico-químico-biológico-lo que sea), pero estoy igualmente seguro que eso no es una descarga eléctrica de una neurona. Necesariamente debe haber un proceso “oculto aún” que suponga el quid de la cuestión.

  7. Yack:

    Y es que qué manía con definir la mente como aquello que hace lo mismo que la mente. Supongamos que queremos clavar un clavo y tenemos un martillo y un ladrillo. Como con ambos podemos clavar el clavo, ¿ya decimos que un martillo y un ladrillo son la misma cosa?

    Un programa de ajedrez juega mucho mejor que yo y podemos decir que “sabe jugar al ajedrez” pero no creo que podamos decir que hace lo mismo que hace mi cerebro cuando juego una partida. El programa “piensa” pero en un sentido muy limitado del término.

    “Y si nos empeñasemos en que la máquina fuese consciente para aceptar que tiene mente, bastaría con que la máquina dijese que es consciente de sí misma y de la realidad, lo que no implicaría que tuviera qualia.”

    Para nada nos bastaría. Nos bastaría cuando tuviera realmente qualia y punto. No entiendo por qué iba a bastarnos antes.

    “No creo que tener qualias sea una condición necesaria para hablar de mente, entre otras cosas porque no podemos demostrar la existencia de qualias en otras mentes que no sean la nuestra y aún en la nuestra sólo a nosotros mismos.”

    De momento no podemos. Podremos, y ese será el momento cumbre de la historia de las neurociencias, cuando encontremos ese “mecanismo misterioso” que genera consciencia. Entonces cuando una máquina tenga algo similar a mi “conscienciador”, diremos que tiene conciencia sin tener que preguntárselo.

  8. “Sin embargo en esa máquina no hay deseo alguno de ganar la partida”
    Quizá la cosa de sentimimentos distinguidores de humano y máquina no vaya por ahí (entendiendo el sentimiento a lo Damasio, una emoción modulada por el cerebro) pero quizá sí que podamos basarnos en la pura emoción primaria. Como bien dices, “en esa máquina no hay deseo de…” No hay deseo, simplemente. Ni motivación ni ambición, ni miedo. Creo que sería un buen punto a tener en cuenta.
    Respecto al último comentario: “demostrar la existencia de qualias en otras mentes que no sean la nuestra”, apunta al solipsismo, una teoría cuya falsedad -personalmente- creo que no se puede demostrar de momento, por surrealista que parezca. Felicidades por este interesante tema.

  9. alejandrovu dice:

    Todos aquí estamos de acuerdo en que la conciencia debe tener una base física. No malinterpretemos a Santiago; hoy por hoy no sabemos como se las arregló el continuum de conciencia para llegar desde un pez, pasando por anfibios, reptiles, etc hasta animales como nosotros con la capacidad de experimentar qualias. Por supuesto tenemos algunas conjeturas razonables, pero si nos planteamos la pregunta de manera profunda deberíamos responder: “todavía no tenemos idea”. ¿Nos darán la clave la anestesia y las drogas? ¿Deberemos conformarnos con tener una idea general y asumir que tal vez no conoceremos los detalles?

  10. Bento dice:

    “Pues obviamente enséñeme un proceso mental generado por una máquina que sea idéntico a un proceso mental generado por un ser humano y de cuya existencia tenga usted más certeza que de la existencia de qualia”.

    Sinceramente, creo que es inútil que le señale la infinidad de procesos que antes se consideraban prerrogativa de la mente humana y que, uno tras otro, han ido resolviendo las máquinas: ya que no le satisface como ejemplo jugar, y por supuesto ganar, al ajedrez (en otros tiempos considerado una cumbre del intelecto), supongo que también despreciará logros como demostrar de forma creativa un teorema -con una demostración nueva, desconocida para las matemáticas hasta entonces-, componer música, hacer un diagnóstico médico fiable, reconocer rostros y emociones, etc., etc. Ninguna de esas tareas le bastarán a usted como indicadores de algo siquiera parecido al pensamiento. No en vano, se ha dicho que lo que realmente define la inteligencia humana es la tendencia a negar como muestra de inteligencia las cosas que van pudiendo hacer las máquinas y que hasta entonces se tenía por prueba indiscutida de ella.
    Por otra parte, sus afirmaciones sobre cómo juega al ajedrez un programa de ordenador están notablemente desfasadas. Lo lamento, pero esto es un hecho, no una opinión. Ya pasaron los tiempos en los que la máquina solo ganaba por “fuerza bruta”, almacenando y recordando jugadas de otros. No, los sistemas actuales *también* generan estrategias nuevas que, si las hiciera una persona, no dudaríamos en calificar de creativas. (En el mismo apartado: el programa Eliza nunca engañó a nadie).
    Siento que se haya sentido usted injustamente acusado de vitalista. Sin embargo, su empeño en sostener que, haga lo que haga la máquina, lo hace de manera esencialmente diferente a nosotros, o lo que es lo mismo, que nuestro cerebro no aplica cálculos, algoritmos y heurísticos similares a los que puede implementar una máquina, realmente no deja margen para otra conclusión. Así, su postura nos aboca a que asumir que los seres humanos debemos tener algo sustancialmente diferente, y si no le gustan -lo entiendo- términos como alma o hálito, quizá haya que recurrir, no sé, a la física cuántica como Roger Penrose. En definitiva, como dicen en los Simpsons, “lo hizo un mago”.

  11. Bento:

    Nain, nain, nain. Hay muchas (yo no diría “infinidad”) actividades humanas que las máquinas han conseguido replicar EN TANTO A SU RESULTADO (lo cual es ya un gran logro) pero NO EXISTE PROCESO MENTAL ALGUNO QUE HAYA CONSEGUIDO REPLICARSE. Hay que diferenciar conducta de PROCESO MENTAL INTERNO. Lo cual no implica que no se consiga en un futuro, pero a día de hoy cero patatero. No sé de dónde se saca que yo sea un negador sistemático de los logros de la Inteligencia Artificial. Si quiere usted inventarse un muñeco de paja al que llamar reaccionario invénteselo pero a mí no me apunte con el dedo.

    La máquina que juega al ajedrez, aparte de la fuerza bruta (en la que he insistido porque a día de hoy sigue siendo la principal base de sus victorias. Quítele usted a Deep Fritz su árbol de aperturas, su archivo de partidas y su capacidad de cálculo y déjele sólo con sus directrices de juego y verá si gana a Kasparov) puede tener estrategias heurísticas, pero aún así, NO JUEGA IGUAL QUE LO HACE KASPAROV. De hecho hay muchas estrategias pensadas específicamente para jugar contra programas de ordenador (hay libros de grandes maestros al respecto). Las máquinas no tienen descuidos, no comenten errores de cálculo, realizan muchas operaciones por segundo (no sé cuántas podrá realizar Kasparov), no se desconcentran, no tienen estados conscientes, no desean ganar, no sienten miedo de su rival y desde luego, no piensan en su abuela mientras juegan. Podría objetárseme que eso no, pero que el acto puro (sin qualia) de pensar lo hace igual la máquina que el humano. ¿Seguro? ¿La mente humana funciona realizando computaciones en código binario que se procesan de modo serial? Deme una única prueba de ello. ¿Se ha observado ya algo así haciendo un scanner cerebral? NO.

    Y todo esto no nos tiene que llevar necesariamente a pensar en algo mágico, eso se lo inventa usted obligando a una falsa dicotomía. Sólo nos hace dudar del modelo computacional de la mente tal y como lo plantearon Turing o Simon y Newell y nos hace pensar que nuestros conocimientos de la biología del cerebro son todavía muy escasos. Hay que seguir investigando, ser algo más humildes y no caer en dogmatismos.

  12. Uraniburg dice:

    Inteligencia… ¿Qué es la inteligencia? Las máquinas de ajedrez son inteligentes, lo dudo mucho, la inteligencia artificial está muy lejos de ser inteligente pero todo llegará.

    Siendo exjugador de ajedrez, con conocimientos de programación y interesado en las máquinas de ajedrez voy a definir un poco los procesos ajedrecisticos hombre-máquina.

    Máquina de ajedrez.
    -Apertura: Repertorio de aperturas en memoria
    -Medio Juego/final: Proceso de cálculo. Algoritmos de valoración ( implementación de reglas estrategicas/tácticas) que permitan hallar la mejor jugada y poda de las ramifiaciones de posibles jugadas para descriminar jugadas buenas/malas aplicables a una poscición dada.Heurística.
    -Final: Tabla de bases de finales en memoria.

    Jugador de ajedrez.
    -Apertura: Repertorio de aperturas en memoria
    -Medio Juego/final: Proceso de cálculo. Patrones de juego ( Reglas estrategicas/tácticas adquiridas a base de la experiencia y el estudio) que permitan hallar la mejor jugada y poda de las ramificaciones de posibles jugadas para descriminar jugadas buenas/malas aplicables a una poscición dada. Heurística.
    -Final: Proceso de cálculo. Patrones de juego. Finales frecuentes y no muy complicados en memoria.

    Dado que en una partida ambos están limitados por el tiempo, la capacidad de cálculo y “hardware” de cada uno, la ventaja de la máquina en los apartados 1 y 3 son claros.

    Nuestra memoria es como es, falible y más limitada que la de la máquina. Un GM(Gran maestro) de sus aperturas preferidas puede memorizar unas 19 jugadas de cada variante principal, la máquina todo lo que le quieras meter de cualquier apertura y sus variantes; y son muchas. Si no la sabes de memoria o te falla toca cálcular con su consabida perdida de tiempo.

    Proceso de cálculo: Claramente ganador la máquina. Esta es capaz de calcular millones de jugadas por segundo, un GM de elite puede que como mucho llegue a las 2000 partiendo que no analizará mas de 7 o 10 variantes de la jugada en curso. El Gran Maestro Magnus Carlsen ha reconocido que el puede a veces anticipar 15 o 20 jugadas. Creo recordar que un campeón del mundo dijo que calculaba 7 o 8 jugadas de profundidad de media en cada variante que analizaba ; claro que esto depende de la complejidad de la posición. Y este cálculo humano no es por segundo sino que a veces le puede llevar 20 min o mas.

    Heuristica: Aquí es donde el humano tiene ventaja. Muchos de los patrones (de los del tipo estratégico principalmente) están implementados ya en el incosciente o no se le dedica mucho tiempo de manera consciente. Descriminas jugadas sólo con ver la posición, jugadas que una máquina tiene que calcular tu no lo harías. Principalmente porque el ser humano es consciente constantemente del objetivo a realizar, tiene un plan que realizar en base a la posición dada. La máquina esta pasando continuamente por los algoritmos una y otra vez, la heuristica mejora para optimizarlo pero no deja de ser esto. No sabe lo que esta jugando , su algoritmo le dice que esa jugada es buena y la hace. Nuestros patrones heuristicos son adaptativos, a una posición dada se desciminan los que no valen y se utilizan los que si; además se pueden utilizar en posiciones equivalentes si la experiencia fue positiva y además es capaz de ver las excepciones a esos patrones. La máquina también comete errores (error de valoración y límite de cálculo, si en x tiempo calcula hasta la jugada x y la “ve” como buena puede ser que x+1 le haga perder la partida)

    La estrategia contra las máquinas es llevarlas a posiciones muy estratégicas y de maniobra donde el cálculo bruto táctico no le de ventaja, buscar los errores de implemntación en sus modulos de estrategía. Aparte jugar contra una máquina es dificil , no hay lucha de egos no deja de ser un juego de guerra 🙂 , se carece de la motivación necesaría para estar al 100 %. Si preparan una máquina contra tí es muy jodido, le implementaran tus aperturas preferidas y sobre todo con las que no estas a gusto para jugarlas mejor que túentonces te cargarás de tiempo … y el tiempo es oro.

    Resumiendo un poco todo este rollo ajedrecistico:
    La “mente” de la maquina es un sistema cerrado, no se autorealimenta de la experiencia ante resultados negativos y positivos(son nulos o muy primarios) al mismo nivel que la mente humana. Cualquier modificación de esa “mente” necesita un diseñador que actue desde el exterior que la reprograme. No es consciente de si misma ni por lo tanto de lo que provocan sus acciones ni de las reacciones de los demás. Una de las mayores capacidades de la mente es la capacidad de interactuar con otras mentes de manera consciente e incoscientemente y cambiar sus “programaciones” en base de esa interactuacion. En el caso del ajedrez, el ajedrecista es capaz de aprovechar las experiencias de otros jugadores o del analisis de partidas de otro jugadores, asimilando la mente nuevos patrones que mejoren su juego las máquinas no.

    La inteligencia artificial es cerrada especializada en sistemas cerrados, de algoritmos internos estáticos no modificables, incapaces de generar comportamientos nuevos debido a lo anterior, sino está previamente programado.

    Quizás la mente sea un proceso cuántico que se produce en nuestro cerebro y por eso no llegamos a entender cómo funciona ya que nos quedamos en el nivel de las señales bioquímicas .
    Quizás cuando tengamos ordenadores cuánticos la inteligencia artificial se acerque a la inteligencia humana.

    Saludos.

  13. Yack dice:

    Lo primero sería definir qué es la inteligencia y la mente. En mi opinión la inteligencia es la capacidad para llevar a buen término un objetivo o proyecto “difícil”, es decir que requiera sortear obstáculos imprevistos. La mente sería el mecanismo físico que posee y soporta a la inteligencia.

    Visto así, está claro que un dispositivo que juega al ajedrez tiene mente, aunque se base en principios diferentes al de la mente humana.

    De momento, el hecho de la supremacía de la mente humana en inteligencia general (capacidad para resolver todo tipo de problemas) se puede explicar en términos de fuerza bruta porque debajo de sus decisiones intuitivas y elegantes, subyace el hardware más poderoso que ha existido jamás, con varios grados de magnitud por delante de la competencia.

    Como ocurre cuando un ilusionista nos desvela el truco que tanto nos ha impresionado, el hecho de saber en detalle cómo funciona un ordenador estándar, le quita toda su magia. Por el contrario, el hecho de no conocer el funcionamiento profundo del cerebro humano le concede un halo de misterio casi sobrenatural. Tal vez el último secreto de la inteligencia humana se llame “fuerza bruta”.

    Sería asombroso que el cerebro humano hiciese lo que hace con sólo trescientas neuronas, pero no con 100,000 millones de ellas y 1,000,000,000,000,000 de sinapsis. Habrá que esperar a ver qué pueden hacer ordenadores con este hardware y un software adecuado.

    Tal vez el tema de los qualias es el único misterio que no parece fácil de resolver porque no resulta clara la conexión entre inteligencia y qualia. De hecho, si imaginamos el primer ordenador que sobrepase la inteligencia humana, nadie apostaría porque necesitara tener qualias para desempeñar su función.

    Saludos.

  14. Uraniburg dice:

    Yack dijiste:
    “Lo primero sería definir qué es la inteligencia y la mente. En mi opinión la inteligencia es la capacidad para llevar a buen término un objetivo o proyecto “difícil”, es decir que requiera sortear obstáculos imprevistos. La mente sería el mecanismo físico que posee y soporta a la inteligencia.”

    Llevando eso a una máquina ¿Llamas inteligencia al software de la máquina y mente al chip? ¿No es el chip con su potencial el que soporta ese software que le da cierta inteligencia a la máquina?
    El chip sería la parte cerebral de cálculo ( no la mente) pero un cerebro es mucho más que su parte de cálculo.

    La máquina de ajedrez no es diferente a un generador de números primos y nadie cree que un generador de números primos es inteligente. La máquina de ajedrez no es inteligente porque pueda ser capaz de ganar al mejor jugador del mundo, nos parece que es inteligente porque para nosotros si que es un proceso donde se requiere inteligencia. Y esto no es porque podamos jugar al ajedrez sino porque podemos jugar al tenis, tocar un instrumento etc. ¿Si programamos un autómata para que toque un instrumento virtuosamente esto lo hace inteligente? No, y esto no deja de ser una máquina que sabe hacer algo muy bien.

    “En mi opinión la inteligencia es la capacidad para llevar a buen término un objetivo o proyecto “difícil”
    Esto un autómata es también capaz de hacerlo. Yo añadiría: “aunque previamente no este preparado para ello.( que no se alcance el objetivo tampoco es sinónimo de falta de inteligencia)” La inteligencia tiene que tener cierta capacidad de resolver (o intentar resolver) objetivos para los cuales no han sido preparados, la máquina “inteligente” actual no la tiene. La máquina no tiene objetivos, se le predetermina un objetivo de manera externa a ella, no tiene propósitos para poder generar objetivos.

    Ese es uno de los problemas de las máquinas para poseer inteligencia. Nuestro cerebro (y su emergencia la mente) es todo “hardware” o físico que su realimentación con los procesos internos y el procesamiento de lo externos hace que se modifique creando nuevas conexiones y eliminando otras. Su “hardware-software” se modifica no es estático; mi cerebro (y mente) no es igual al de otro. no somos clones perfectos. Las máquinas “inteligentes” son clones perfectos; mismas entradas mismos resultados a la salida. No hay una evolución, no es posible generar algo más de lo que esta programado( se le puede aleatoriorizar para dar resultados variables pero no es lo mismo), no tiene propósitos porque para ello quizás habría que darle emociones que condicionaran su “mente”.

    Saludos.

    P.D Puse un comentario anterior pero no lo veo¿?

  15. Yack dice:

    Uraniburg, de todas las propiedades que le atribuyes a la inteligencia casi llegamos a la conclusión de que sólo es inteligencia lo que hace el cerebro humano.

    La genialidad de Turing se anticipó a esta letanía infinita de objeciones proponiendo el test que lleva su nombre, en el que se comparan resultados entre un candidato a ser inteligente y un sujeto que “por definición” es inteligente.

    No sé qué tiene que ver que en el cerebro humano el software y el hardware estén indisolublemente unidos o que estén separados. Lo que cuenta es el resultado.

    Respondiendo a tu pregunta, llamo mente al dispositivo físico que soporta la inteligencia con todo aquello que necesita para ejercitarla. El software puede ser de quita y pon o estar incluido en los microchips, y no creo que eso sea relevante a la hora de juzgar si un sistema es o no inteligente.

    Dices que …”Esto un autómata es también capaz de hacerlo. Yo añadiría: “aunque previamente no este preparado para ello.( que no se alcance el objetivo tampoco es sinónimo de falta de inteligencia)” La inteligencia tiene que tener cierta capacidad de resolver (o intentar resolver) objetivos para los cuales no han sido preparados, la máquina “inteligente” actual no la tiene. La máquina no tiene objetivos, se le predetermina un objetivo de manera externa a ella, no tiene propósitos para poder generar objetivos.”

    Para jugar al ajedrez hay que resolver problemas y situaciones no previstas que impiden alcanzar el objetivo y a eso se le llama inteligencia, que no quiere decir inteligencia equiparable a la humana.

    Que no se alcance un objetivo no significa nada, así que es irrelevante para lo que estamos hablando.

    Por otra parte, no creo que puedas resolver un problema de ingeniería o de ajedrez si no has dedicado varios años a prepararte.

    Y me parece que una máquina de jugar al ajedrez tiene un objetivo muy concreto y también me parece que los objetivos que tenemos los seres humanos están programados en los genes y la inteligencia sólo tiene la función de ayudarnos a alcanzar esos objetivos, definiendo y alcanzando subobjetivos intermedios, como de hecho hace un programa de ajedrez para alcanzar su objetivo final.

    Tampoco las maquinas tienen que dar siempre las mismas salidas si añadimos algún sistema perturbador (hora, temperatura, generador pseudoaleatorio) que cambia continuamente de valor e influye en los procesos en cierta medida. Los programas de juego lo suelen tener. Otra cosa es que nos interese o no que den siempre el mismo resultado para las mismas entradas pero tampoco creo que eso sea una característica de la inteligencia sino más bien de una máquina biológica sometida a todo tipo de interacciones no necesariamente relacionadas con la inteligencia.

    Por último, cuando un ajedrecista dice que puede imaginar x jugadas en el futuro, lo que está queriendo decir es que tiene conciencia de que puede visualizar x jugadas pero el golpe de intuición que le permite realizar una jugada mejor de lo que cabría esperar, puede estar basado en un golpe de computación oculto a la conciencia cuya potencia supere con creces al esfuerzo de exploración que realiza una máquina transparente de ajedrez.

    Olvidamos que lo que llega a la conciencia sólo es el resultado final del trabajo opaco que hay detrás, y más que procesos cuánticos lo más probable es que en la mente humana sólo haya fuerza bruta disfrazada de intuición. Después de todo, tenemos serias dificultades para multiplicar cantidades de 2 cifras y no parece lógica esta limitación si tenemos un superordenador cuántico incrustado en nuestro cerebro. Me lo creería si algún ser humano fuese capaz de factorizar números primos de varias cifras.

    Pienso que este tema hay que tratarlo a partir de una definición universal de inteligencia no basada en el concepto de que “haga lo mismo que la mente humana y además de la misma forma”.

    Te agradecería que me dieses una definición concisa de inteligencia que sirviera para aplicársela a cualquier entidad artificial o natural, terráquea o alienígena. Y a partir de ahí otra de “mente”.

    Saludos.

  16. José Manuel dice:

    La gran diferencia entre la computación de la llamada inteligencia artificial y la inteligencia de los homininos, a día de hoy, aparte del sustrato inherente (que es irrelevante en la discusión), sigue siendo la contraposición de pensamientos. Es decir, la contradicción. ¿Qué es pensar, si no?

  17. Yack dice:

    Suponiendo que el pensamiento fuese la contraposición de ideas, la inteligencia sería la habilidad para decidir cual de las ideas contrapuestas es la buena.

    Saludos.

  18. Gus dice:

    Si bien sin duda el funcionamiento del cerebro es extremadamente complejo ya existen sencillos y convincentes modelos conexionistas que emulan muy impresionamente el comportamiento “humano” “vivo” o “natural”, especificamente hablando los desarrollados por los PDPs. El funcionamiento de la lógica no es muy dificil de imaginar, debería derivar simplemente del funcionamiento del lenguaje.

  19. Uraniburg dice:

    Yack,

    ¿Qué es la Inteligencia? ¿Hay alguien que lo sepa de manera inequívoca y que todo los expertos en el tema estén de acuerdo?

    Me quedo con esta definición que encaja +- en lo que quiero decir (está sacado de la wiki):

    “Una capacidad mental muy general que, entre otras cosas, implica la habilidad de razonar, planear, resolver problemas, pensar de manera abstracta, comprender ideas complejas, aprender rápidamente y aprender de la experiencia. No es un mero aprendizaje de los libros, ni una habilidad estrictamente académica, ni un talento para superar pruebas. Más bien, el concepto se refiere a la capacidad de comprender el propio entorno.”

    Dices: “La genialidad de Turing se anticipó a esta letanía infinita de objeciones proponiendo el test que lleva su nombre, en el que se comparan resultados entre un candidato a ser inteligente y un sujeto que “por definición” es inteligente.”

    Y tiene el defecto de la definición de lo que es inteligente. En los premios Loebner donde computadoras se ponen a prueba basándose en el test de turing no superaran conversaciones profundas, chateos triviales si, y sino al año siguiente se implementa nuevos grupos de respuestas … pero no aprenden. Como dice el autor que ha ganado dos veces el premio: Una ilusión (mientras no te salgas de los caminos trillados) o una catástrofe (si se sale de ellos.)

    http://noticias.lainformacion.com/ciencia-y-tecnologia/ciencias-general/el-programador-que-desafia-el-test-de-turing_aBVAgpouxS8kjcPcBopAK3/

    Dices: “Para jugar al ajedrez hay que resolver problemas y situaciones no previstas que impiden alcanzar el objetivo y a eso se le llama inteligencia, que no quiere decir inteligencia equiparable a la humana.
    Por otra parte, no creo que puedas resolver un problema de ingeniería o de ajedrez si no has dedicado varios años a prepararte.”

    En lo de inteligencia Artificial (si te refieres a esto ) y humana estoy de acuerdo pero eso se debe a que muchas veces una IA se la compara y equipara con la humana; el test de turing es un ejemplo de ello: “ si un sistema es capaz de conversar con un humano y a todos los aspectos parece inteligente (como un ser humano) entonces es inteligente.

    Sobre lo segundo. Mi inteligencia me da a priori esa capacidad, no la tengo programada en mis genes, no me viene implementado en mi cerebro de serie 😉 … y es lo que comentaba en mi anterior post sobre lo que es para mi una de las características de la inteligencia, la capacidad de interaccionar con su entorno y aprender (en mayor o menor grado) de él sin que este programado.

    La I.A actual por muy avanzada que sea no dejan de ser sistemas expertos por mucha lógica difusa que implementes, no dejaran de ser sistemas que hacen algo concreto de manera inteligente (pseudo inteligente lo llamaría yo).

    Quizá porque cuando me refiero a algo como inteligente me refiero a la inteligencia más allá de una inteligencia primordial. El volar, el andar, correr , galopar que podemos realizar algunos seres vivos donde es necesaria una inteligencia pero no creo que definamos inteligente a un ser vivo sólo por ser capaz de hacer dichas actividades ya que si no veriamos a ver que pasa si bajamos el escalafon biológico.

    Pero todo lo que digo no es que la I.A. no es inteligencia aceptando la definición de lo que es la I.A. sino sobre el tema el post de que existe evidencia empírica de que algunas máquinas tienen procesos mentales como un rasgo más de inteligencia (otra vez intentándola comparar con la humana) y dando ejemplo como el ajedrez. Se como funcionan los circuitos de las maquinas de ajedrez, se como funciona su software sin ser un experto y no veo ese proceso mental. Y esto es lo que pasa cuando se compara la IA con la inteligencia humana, ya no sólo de la humana si no de ciertos mamíferos superiores, que estas son unos cuantos grados superiores a I.A actual.

    Dices: “Después de todo, tenemos serias dificultades para multiplicar cantidades de 2 cifras y no parece lógica esta limitación si tenemos un superordenador cuántico incrustado en nuestro cerebro.
    Me lo creería si algún ser humano fuese capaz de factorizar números primos de varias cifras.”

    Tienes a los que sufren el síndrome Savant, algunos eran o son capaces de hazañas parecidas prácticamente imposibles para un cerebro normal.

    http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_del_sabio

    Saludos.

  20. Yack dice:

    Yo veo el problema así: Existen seres carentes de inteligencia como las piedras, seres vivos con cierta dosis de inteligencia que van desde los virus, hasta el homo sapiens. Y ahora estamos asistiendo a la aparición inesperada de seres no biológicos que ostentan crecientes dosis de inteligencia.

    Por primera vez estamos en condiciones de comprender qué es la inteligencia observándola en sus diversas manifestaciones y muy especialmente en las máquinas, dado que las hemos diseñado nosotros y por lo tanto conocemos todos sus secretos.

    Pero no me parece correcto, ni intelectualmente sano, considerar que la inteligencia humana es, y será, tan superior a todas las demás que para explicarla haya que aceptar que sólo puede desplegarse en el interior de un espacio esotérico de n dimensiones, llamado mente.

    Creo en el planteamiento más prometedor que consiste en admitir que existe un fenómeno llamado inteligencia (capacidad para alcanzar un objetivo sorteando obstáculos imprevistos) que va desde un relé hasta una supercomputadora, desde un virus a un ser humano.

    El problema técnico que tenemos por delante es conseguir inteligencia artificial capaz de alcanzar objetivos de creciente dificultad y para avanzar en esta dirección, una buena estrategia, como apunta Gus, es estudiar el funcionamiento de la inteligencia biológica, por si hay algo que nos pueda servir o inspirar.

    Cuando el hombre intentó por primera vez volar, muchos científicos afirmaron que era técnicamente imposible que un objeto más pesado que el aire volara. Las aves, dijeron, son casos especiales. Están dotados de una capacidad “voladora” que sólo pueden poseer los seres vivos, así que olvidaros de volar con artilugios artificiales.

    Al final se acabó volando por un método muy diferente al que usan los pájaros (hélices) y superamos con creces y en poco tiempo las expectativas que teníamos sobre lo que podríamos conseguir en materia de vuelo.

    En IA estamos, tal vez, a un paso de descubrir una arquitectura (algo así como las redes neuronales) que genere inteligencia de creciente calidad con capacidad resolutiva proporcional a la cantidad de componentes empleado. Sería sólo una cuestión de tiempo alcanzar y superar la inteligencia humana, es decir, resolver todos los problemas técnico-científicos que pueden plantearse los humanos.

    No obstante, esta inteligencia no tiene que parecerse a la que gestiona la mente humana, interferida por sentimientos como el miedo, el deseo, la envidia, la agresión, etc. con conciencia, qualias, sueños, deseos, etc, etc.

    A mí me vale con que la IA sea capaz de resolver los problemas técnicos y científicos que no podemos resolver ahora. La mente humana es, sobre todo, un órgano configurado para ayudar a la supervivencia del animal que la posee. Y de la misma forma que el corazón desempeña el papel de bomba, el cerebro actúa como un solucionador universal de los problemas que interfieren con la consecución de los dos objetivo que la selección natural nos ha marcado: Supervivencia y reproducción.

    Pero dando un paso más y dejando atrás el terreno firme de la ciencia para adentrarnos en el terreno de la especulación pura, añadiré lo siguiente:

    Desde la plataforma que supone la futura IA de alto nivel, la Vida habrá alcanzado un nuevo nivel de eficiencia y se hará evidente que el objetivo de la selección natural no era el de perpetuar unos replicadores egoístas acomodados en el expreso del ADN, sino el de preservar y potenciar la inteligencia en especial la inteligencia no biologica.

    Pero si la inteligencia servía para llevar a cabo un objetivo, ¿cuál era ese objetivo? Tal vez el verdadero objetivo era el autoensamblaje de la materia inanimada en materia inteligente, tal como barruntó teilhard de chardin en una visión místico-religiosa a partir de la observación de la creciente cerebración de las especies animales.

    Y si toda la materia inanimada se organiza en estructuras inteligentes, como parece inevitable, es de suponer que se vuelva consciente, es decir, capaz de sentir los dichosos “qualias”.

    Claro que visto así, ya no es tan sorprendente que tengamos qualias, pues nuestra conciencia, eso que tanto preocupa e interesa a Santiago, puede ser el efecto final de esa tendencia espontanea de la materia a volverse consciente, como ya ha ocurrido en el cerebro humano y está empezando a ocurrir en el entorno no biológico de la IA a una escala mucho mayor y bajo un modelo de crecimiento exponencial.

    Tal vez todo lo que vemos, percibimos o sentimos (los famosos qualias), está generado por una supermáquina universal con capacidades que escapan a cualquier explicación que podamos comprender o imaginar.

    El universo que percibimos sólo sería una recreación virtual, el equivalente a las películas o a los videojuegos, en la que participamos como simples jugadores. Vivimos en una simulación que reproduce una versión explicativa de su propia genesis.

    ¿Pero se puede comprobar esto?
    Hay una posibilidad, y es que el día que pasemos a mejor vida, veamos al mismo Dios cara a cara, y si nos hemos portado bien, tal vez nos conceda un bono para vivir otra vida.

    Saludos.

  21. alejandrovu dice:

    Yack, ¿son decibles estos problemas técnico-científicos a los que haces referencia?

  22. Uraniburg dice:

    Yack,

    Podría pensarse que estoy defendiendo egocentricamente la inteligencia humana, no es así. Pienso que el futuro, si el desarrollo de la I.A. da ese salto cuantitativo, la I.A será superior a la humana. Nosotros estamos límitados a procesos evolutivos lentos cosa que la máquina no; llegaremos a un punto intermedio donde una IA se nos podrá implantar para mejorar nuestras capacidades pero algún día la I.A dará el salto. Pienso que sólo una I.A podrá explorar el espacio más allá de nuestro sistema solar sin las limitaciones físicas de los humanos …todo esto es ciencia ficción ahora pero quien sabe si no habrá algo cierto de esto en el futuro.

    Sigo diciendo y defendiendo que para que algo sea inteligente tiene que ser “consciente” de su propia inteligencia y por ende de su propia existencia, que lo que hace sirve para algún proposito, que si resuelve un problema sepa porque tiene que resolver ese problema; tiene que entender él por qué de su procesos “mentales” son parte de él y no de un ente externo que lo programó para que fuera así sin poder salir de esa programación, no que sea una emulación o ilusión de inteligencia.

    Nuestros ancestros, como seres biológicos, dieron (se generó) ese salto, en nuestro proceso evolutivo dejamos de ser seres cuya única función era la supervivencia de nuestros genes condicionados por la naturaleza a la manipulación de la naturaleza (para bien o para mal) más allá del beneficio que eso pueda suponer para nuestro genes o supervivencia.

    “No obstante, esta inteligencia no tiene que parecerse a la que gestiona la mente humana, interferida por sentimientos como el miedo, el deseo, la envidia, la agresión, etc. con conciencia, qualias, sueños, deseos, etc, etc. ”

    Sería lo ideal ¿…?. Las emociones (no entro en juzgar si algunas son positivas o negativas) nos permiten, creo , generar propositos para nuestra inteligencia. Cómo puedes priorizar un proceso mental sobre otro, por qué abandonarlo y no seguir con él eternamente hasta el infinito y caer en una especie de solipsismo … Me pregunto como determinaría una I.A que problemas a resolver o por qué resolver ese problema y no cualquier otro. Cuando digo problema meto dentro también el de adquirir cualquier tipo de conocimiento.

    Saludos.

  23. Yack dice:

    Alejandro, en la determinación de qué tipo de problemas puede resolver la IA hay que proceder como en el ejemplo de los pájaros. Sí, sabemos que la física y las matemáticas afirman categóricamente que un dispositivo informático no puede pensar sin las limitaciones propias de los algoritmos, pero el cerebro lo hace y el cerebro está formado de átomos.

    El tipo de problemas que podrá resolver la IA es, como mínimo, el mismo que podemos resolver nosotros, puesto que un cerebro humano está constituido de átomos iguales que los de un ordenador.

    Aún no sabemos si, además de un hardware a la altura del cerebro humano, necesitamos una arquitectura intrincadamente compleja o un modelo muy sencillo, pero es muy probable que para cuando hayamos conseguido el hardware, habremos puesto a punto ese modelo que lo haga funcionar, aunque solo sea inspirandonos en nuestro cerebro.

    Uraniburg, crees que la conciencia, sea lo que sea, es necesaria para la inteligencia porque partes de la base de que la inteligencia genuina sólo habita en el cerebro humano o como mucho, en el animal.

    Si partimos de la base de que la inteligencia es la capacidad para alcanzar objetivos superando obstáculos imprevistos, queda claro que un programa de ajedrez tiene inteligencia y no necesita instintos, emociones, deseos, etc. Y de alguna forma es consciente de que es el que juega con blancas porque de lo contrario no podria ganar. Ese es el unico tipo de conciencia operativa que necesita un sistema IA.

    Las emociones son la percepción (los qualias) de las instrucciones que recibimos de nuestro programa genético.

    Cuando tengo miedo, mi programa de supervivencia me está diciendo que huya, pero lo hace en forma de una orden difusa que afecta a muchas partes de mi cerebro e incluso de mi organismo. Es mi inteligencia la encargada de cumplir el mandato de forma inteligente (no metiéndome en la boca del lobo) y considerando todos los datos involucrados (experiencia, prestaciones de mi organismo para huir, posibles trayectorias de escape, etc.).

    Un ordenador no es un ser vivo y no tiene que integrar tantos parámetros, por lo que no necesita emociones para pensar. Está sobre una mesa, conectado a la corriente y protegido por sus cuidadores humanos y eso simplifica extraordinariamente su funcionamiento. Basta con que sepa que tiene que jugar al ajedrez o encontrar una vacuna contra la malaria.

    Nuestra mente es el resultado de un largo proceso evolutivo en continua lucha por la supervivencia, está formada por células que necesitan oxigeno, una temperatura estable y funcionan con ATP que hay que extraer del medio ambiente a traves de un procedimiento complejo (caza) tambien gestionado por el cerebro.

    Por eso, la IA que nos supere será muy diferente a un cerebro humano, aunque tal vez algún día pueda emularlo e incluso emular a la realidad (RV) con la misma resolución a la que estamos acostumbrados. Aun que esto ya podria estar ocurriendo y no podriamos saberlo.

    Saludos.

  24. alejandrovu dice:

    Yack, eso es simplista.

  25. Yack dice:

    Más que simplista, yo diría que es simple. En todo caso dime qué parte de la respuesta te parece simplista y por qué.

    Saludos.

  26. alejandrovu dice:

    Yack: No sé si eres demasiado optimista o si soy pesimista. xD Ya sabes que noy muy amigo de ver un gran plan detrás. Por supuesto que sería reconfortante que fueramos la última expresión y resultado de las leyes del universo (que en cierta medida los simos; estamos suejtos a ellas), pero sigo pensando que el universo se las puede arreglar muy bien sin nosotros.

  27. Yack dice:

    Sin nosotros sin duda. Pero estoy convencido de que la vida, la inteligencia, la conciencia y la inteligencia no biológica, no son accidentes casuales en este universo. Y con esto quiero decir que han debido ocurrir muchas veces.

    Sin embargo, sí es casual que sea el homo sapiens la especie a la que le ha tocado ser la encargada de dar el paso hacia la inteligencia artificial.

    Creo que la inteligencia artificial está abocada a iniciar un cambio de fase masivo en la materia desorganizada del universo, equivalente en trascendencia a la formación de las partículas elementales o de los átomos, después del Big Bang.

    Saludos.

  28. sirnewton3813 dice:

    Está claro que al final una máquina llegará a tener consciencia de ella misma, igual o superior a la de un humano, por la sencilla razón de que la diferencia entre un cerebro humano y la pata de un gato es solo orden en que están dispuestos sus átomos, depende del orden habrá una pata de gato, o habrá un cerebro humano, así pues si encontramos órdenes distintos para distintos átomos pero que ese orden se parezca más a un cerebro humano que a una pata de gato, podremos tener algo con capacidad de consciencia, porque está claro que la consciencia, la subjetividad o la belleza es un producto directo del cerebro con su entorno, por lo tanto lo que se ha de hacer es una máquina que tenga una excelente relación con su entorno incluido el suyo propio, y entonces amanecerá la consciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s