El reto de salvar la tierra

Publicado: 13 diciembre 2008 en Filosofía política, Sociología
Etiquetas:, , , , ,

Este artículo lo escribí el uno de Diciembre de 2003. Supongo que, viendo que se acercaban las Navidades, me entró ese fervor revolucionario que la juventud conlleva al contemplar el consumismo extremo y la sobreabundancia en la que vivimos en comparación con como se vive en la gran parte del mundo. Lo realmente triste es que cinco años después sigue teniendo la misma actualidad que cuando lo escribí. Espero que los regalos, el champán y los polvorones no nos nublen demasiado la visión y mantengamos la dirección de nuestra mirada hacia donde realmente hay que mirar.

Por citar sólo algunos datos de medioambiente: El 40% de la población mundial sufre escasez de agua (más de mil millones no tienen acceso a agua potable y en el 2025 este problema afectará a la mitad de la población mundial); en la década pasada se destruyó un 2,4% de los bosques del mundo (Unas 90 millones de hectáreas. Siguienauschwitz-01do así en 400 años no habrá bosques que destruir); cada año más de tres millones de personas mueren por efecto de la contaminación del aire; el agua contaminada causa la muerte de 2,2 millones de personas al año; unos trescientos millones de personas sufren malaria…

Por citar sólo algunos datos de guerras preventivas: Batalla de Verdún (febrero a diciembre de 1916): 725.000 hombres muertos, 375.000 franceses y 350.000 alemanes; batalla de Stalingrado (agosto de 1942 a febrero de 1943): Alemania perdió 260.000 combatientes de los que más de 150.000 murieron de hambre y frío, y 90.000 más fueron hechos prisioneros en los campos de Siberia de los que sólo 10.000 regresaron a Alemania una vez terminada la guerra; el 6 de agosto de 1945 se lanzaba la primera bomba atómica en Hiroshima causando directamente 120.000 muertos; tres días después otra bomba ocasionaba 73.000 muertes más en Nagasaki (por no hablar de los fallecidos de los efectos secundarios de la radiación); por agosto del 2002 la guerra en el Congo ya llevaba  unos tres millones de muertos (la guerra más mortífera después de las Guerras mundiales. Occidente no hizo nada y apenas nos enteramos de lo que pasó ya que apenas se le dio cobertura informativa. Sería porque allí no habría ningún malvado tirano al que derrocar). Y ya no vamos a hablar de Auschwitz ni de los kulaks.

Para que tales barbaridades no vuelvan a suceder diversas naciones llevan a cabo distintas políticas pacifistas. Citamos a unas cuantas: Estados Unidos dispone de unas 7.600 armas nucleares y unos 983 misiles intercontinentales; Rusia tiene unas 8.300 armas nucleares y sobre 1.000 misiles intercontinentales; Francia unas 348 y aproximadamente 50 respectivamente; Gran Bretaña, 185 y 48; China 400 y 20; Israel 200 y unos 50 misiles de alcance medio (no le hacen falta misiles intercontinentales pues tiene al enemigo bien cerca, concretamente detrás de un muro)… Por cierto, Irak no posee ni armas nucleares ni misiles intercontinentales, como gran parte de los países tercer mundistas considerados habitualmente como enemigos de Occidente. A veces me pregunto quiénes son realmente los terroristas, ¿nosotros o ellos?.    

El líder del movimiento antiglobalización José Bové (seguramente un rojo trasnochado) afirma que el sistema mata todos los años a 800 millones de personas. Yo no diría que directamente mata a 800 millones pero que indirectamente sí que mata a una buena parte de ellos. ¿Cómo?,  ¿un ciudadano normal que paga sus impuestos y que va a misa los domingos es responsable de que muera tanta gente en el mundo? Jean Paul Sartre (otro rojo trasnochado) acuñó su famosa frase “Estamos condenados a ser libres”. Con ella quería decir que estamos condenados a ser responsables de nuestros actos, y eso incluye tanto lo que hacemos como lo que no hacemos. Y aquí reside el problema: en lo que no hacemos. El Gobierno español no aporta ni el 0,7% requerido de su presupuesto en ayudas al Tercer Mundo, las cumbres de Kyoto, Río, Génova o Johannesburgo (en las que se abordaba030323_war_10n temas como el desarrollo sostenible, la deuda externa, el hambre en el mundo, etc.)  han resultado bastante poco fructíferas; el FMI (Fondo Monetario Internacional), el Banco Mundial o la OMC (Organización Mundial del Comercio) e incluso la ONU se han demostrado como organizaciones muy poco efectivas (para los países pobres claro, que para el G7 sí que funcionan). Pero el problema va más allá, llega hasta cada individuo, hasta cada uno de nosotros. José Saramago (tercer rojo trasnochado al que cito) dijo “En el mundo hay dos grandes superpotencias: una es Estados Unidos y la otra eres tú”. ¿Qué haces tú por proteger el medio ambiente o por ayudar al tercer mundo? ¿Nada? Vaya, entonces el ciudadano normal que paga sus impuestos y va a misa los domingos sí que es un poco responsable de todo. El problema no está en Oriente o en África sino que está aquí, en nuestras ciudades, en nuestras casas. Si todos realmente hiciéramos algo, por poco que fuera, estoy seguro que algo se conseguiría. Tenemos instrumentos: existen ONG’s a las que aportar algo de dinero o colaborar directamente como mano de obra, podemos votar o no a los partidos según sus propuestas de política internacional, e incluso se puede llegar a las manifestaciones, a la desobediencia civil si las peticiones son ignoradas. Cada uno como pueda o como entienda mejor pero es evidente que hay que hacer algo. No sé, si usted puede dormir tranquilo con su coche nuevo esperando la paga doble de Navidad sabiendo que muere un niño cada siete segundos… A mí cada día me va costando más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s