Cuestión de chorra

Publicado: 23 diciembre 2013 en Evolución
Etiquetas:, , , ,

0_1411c_e1647dd4_orig

Si en entradas anteriores expusimos teorías que sostienen la necesidad o inevitabilidad de la aparición del hombre, apelando tanto a que en lapsos de tiempo suficientemente largos tienden a aparecer inevitablemente ciertos diseños biológicos dados unos entornos determinados, como a la negación filosófica de la posibilidad del azar ontológico imprescindible para que la evolución siga caminos indeterminados, ahora vamos a ver la posición contraria.

Stephen Jay Gould es el mejor divulgador de las ciencias biológicas que he tenido el placer de leer. Sus ensayos son una auténtica delicia que, seguramente, han hecho más vocaciones científicas que cientos de horas de clases universitarias. A pesar que su prestigio se ha puesto en duda en varias ocasiones y quizá da algo de pie a ciertas posturas posmodernas, a mí me sigue pareciendo uno de los grandes de los últimos tiempos. Si su base puede cojear, sus evocadoras reflexiones sobre temas, a veces aparentemente inocuos, son fascinantes. Os recojo el fragmento de un artículo en donde narra sucintamente la historia natural hasta la llegada del ser humano como un conjunto de casualidades:

¿Por qué existe el Homo sapiens (la cuestión que, admitámoslo, nos lleva a preguntarnos qué es la vida)? Si consideramos escalas fractales decrecientes, encontraremos contingencia por doquier. Estamos aquí porque la lista negra de los productos anatómicos de la explosión cámbrica no incluyó un pequeño y “nada prometedor” grupo (los cordados) representado en Burgess Shale por el género Pikaia.  (Cualquier repetición de la película de la vida a través de la lotería cámbrica habría arrojado un conjunto enteramente distinto de linajes supervivientes; en este sentido, cualquier forma de vida presente debe su existencia a la fortuna). Remontémonos a la supervivencia de los mamíferos. Suprimamos el bólido cretácico (el accidente aleatorio último procedente del cielo) y los dinosaurios todavía estarían dominando el mundo de los vertebrados terrestres, en el que los mamíferos probablemente seguirían siendo criaturas marginales del tamaño de una rata (los dinosaurios habían dominado a los mamíferos durante más de 100 millones de años, ¿por qué no iban a seguir haciéndolo durante otros 65 millones de años?). Remontémonos  a un linaje de monos antropoides en las selvas africanas de hace 10 millones de años. En esta repetición no se produce ningún resecamiento del clima, de manera que los bosques no se convierten en sabanas y praderas. El linaje antropoide nunca abandona la selva persistente, y les va francamente bien quedándose como están.

Stephen Jay Gould, “¿Qué es la vida? como problema histórico”

Y el ser humano nunca habría existido. Gould insiste en que hay factores macro que pueden intervenir en el devenir evolutivo y cambiar significativamente su dirección. El supuesto meteorito que terminó con los dinosaurios o el choque de placas tectónicas que originó la gran falla del Rift que, a su vez, modificó el clima africano convirtiendo la selva en sabana, son fenómenos fortuitos, contingentes, con unas consecuencias enormes para miles de especies.

El problema de fondo es resolver la cuestión filosófica del azar ontológico (si es posible el azar o no), sin la cual no podemos determinar si la vida o el hombre tendrían que aparecer sí o sí. Gould apuesta por la existencia del azar (incluso lo menciona líneas antes de este extracto). Si la evolución juega a los dados, cada vez que rebobináramos la historia de la vida saldría un resultado diferente y la aparición del hombre sería tanto más improbable cuánto más conscientes fuéramos de la inabarcable cantidad de casualidades necesarias para su aparición. Pero esto no debe hacernos pensar que el hombre es un milagro casi inexplicable por su improbabilidad, ya que no tenemos conocimiento de los resultados de “otras tiradas de dados” que podrían haber dado otros seres aún más espectaculares que los humanos. ¿Quién sabe si la evolución hubiera ido por otros derroteros y hubiese creado algo mucho más maravilloso que la mera inteligencia? Prejuicios antropocéntricos nos impiden comprender bien esta idea: ¿por qué la mente humana es lo mejor que puede desarrollar la evolución? Seguramente que si los peces pudiesen pensar, se jactarían de que tener branquias es el fin último de la creación. Es muy posible que lo mejor de la historia natural esté aún por llegar y el pretencioso humano sea simplemente un mero capítulo.

La que sí queda muy dañado es la idea de que la historia natural sigue un plan premeditado. Se antoja muy extraño que un dios que planeara la aparición del hombre, necesitara para ello recurrir a “dar tantos rodeos”, a catástrofes y extinciones masivas que se llevan consigo a tantas criaturas creadas previamente. ¿Para qué tan ineficiente despliegue de medios? ¿Para qué crear varias miriadas de especies cuyo único fin es la extinción? ¿No hubiera sido, a todas luces más práctico, crear al hombre sin más de una vez por todas? Si Dios ideó un plan así, nos hace dudar mucho de su omnipotencia o, como mínimo, de sus habilidades como ingeniero. Y la crítica vale tanto para un universo azaroso como para uno determinista. Podría ser que el universo fuese totalmente determinado y, eso, de ningún modo, nos ha de hacer pensar en planificación alguna. La Tierra se mueve alrededor del sol siguiendo una trayectoria que podríamos definir como totalmente determinada y predecible, y eso no implica que la Tierra gire según un plan prefijado o por algún propósito o intención. Desde luego, si hubiese algún plan, no es un plan demasiado inteligente. En cualquier caso todo se parece más a una especie de experimento, a un juego en el que se marcan una serie de reglas iniciales y se espera a ver qué pasa. Si hubiera algún dios, parece estar jugando con un algoritmo genético, ensayando y probando resultados en un grandioso laboratorio cósmico, más que querer llegar a un objetivo prefijado.

Anuncios
comentarios
  1. Masgüel dice:

    “¿Quién sabe si la evolución hubiera ido por otros derroteros y hubiese creado algo mucho más maravilloso que la mera inteligencia? Prejuicios antropocéntricos nos impiden comprender bien esta idea: ¿por qué la mente humana es lo mejor que puede desarrollar la evolución?”

    Aún más antropocentrico es el prejuicio que me impide concebir un medio de locomoción comparable:

  2. Jajaja. Sí, ese prejuicio también lo tengo yo.

  3. kaldina dice:

    Yo estoy de acuerdo con esta postura. Y tomando esta idea : “Pero esto no debe hacernos pensar que el hombre es un milagro casi inexplicable por su improbabilidad, ya que no tenemos conocimiento de los resultados de “otras tiradas de dados” que podrían haber dado otros seres aún más espectaculares que los humanos. ” Yo creo que ciertas bacterias, así como algunos anímales son ciertamente fascinantes, a mi me gusta mucho el pejesapo.

  4. “En cualquier caso todo se parece más a una especie de experimento, a un juego en el que se marcan una serie de reglas iniciales y se espera a ver qué pasa. Si hubiera algún dios, parece estar jugando con un algoritmo genético, ensayando y probando resultados en un grandioso laboratorio cósmico, más que querer llegar a un objetivo prefijado.”

    Esa es mi mayor motivación como autodidacta en programación, jaja: el llegar a crear programas que evolucionen, para ver a qué llegan después =D

    …por otra parte, respecto a la (probabilidad de) existencia de algún dios, el creyente siempre puede jugar la carta de “los caminos del señor son misteriosos”, que equivale a decir “mi explicación es mejor porque ni yo la entiendo”.

  5. Yack dice:

    Nadie en su sano juicio duda que el hombre es un producto en el que ha intervenido el azar, pero en mi opinión, tarde o temprano aparecería sobre la Tierra una especie equivalente a la humana, es decir, con una inteligencia capaz de desarrollar una tecnología similar a la nuestra.

    Que esa especie pudiese tener tres patas o dos cabezas es discutible, pero lo que no me parece discutible es que cualquier proceso evolutivo acabe desarrollando superinteligencia en alguna especie.

    Pretender que la inteligencia es una propiedad tan contingente como pueda ser el diseño de las plumas de un pavo real es una ocurrencia muy generalizada en el pensamiento progresista, que por alguna razón que se me escapa, está inmerso en una cruzada contra la especie humana, contra el cerebro y contra la inteligencia.

    Y por último, no creo que exista una alternativa a la inteligencia, que pueda competir con ella a partir de cierto nivel de desarrollo. No puedo imaginar dinosaurios acorazados inmunes a misiles de cabeza nuclear.

    Saludos.

  6. Yack:

    No es una cuestión política. La mayor parte de la comunidad científica sigue, en este sentido, a Jay Gould. Y, en esta línea, creen que estamos aquí por una suerte alucinante y que si rebobináramos hacia atrás la historia de la vida y, de nuevo, la pusiésemos en marcha, la inteligencia humana tal y como la conocemos no habría existido.

    Piensa en que podría haber formas diferentes de inteligencia. Imagina unos seres con un olfato muy superior al nuestro pero sin capacidad de cálculo numérico. Quizá serían muy listos pero no habrían desarrollado ciencia. O, yo qué sé, imagina a otros con una memoria fabulosa pero incapaces de lenguaje simbólico… pensarían con imágenes y sonidos pero no con palabras… ¡A lo mejor habrían desarrollado un arte muy superior al nuestro!

    Además, si aceptamos que la evolución sigue en marcha, la mente humana es solo un escalón, un capítulo. Si la complejidad sigue aumentando, seguramente aparecerán nuevas cosas. ¿Quién sabe lo que podrá aparecer? No tenemos muchas razones para pensar que la mente es lo mejor ni, desde luego, lo último. No obstante, eso no quita que la mente humana sea algo maravilloso, desde luego.

  7. Yack dice:

    Santiago, cuando hablo de inteligencia, no me refiero a la inteligencia humana específicamente, cualquier cosa que eso signifique.

    La inteligencia es la capacidad que tienen los seres vivos para comprender las leyes que rigen la realidad y explotarlas en su favor. Un pájaro conoce las propiedades del barro y de las ramas del árbol y utiliza su inteligencia para construir nidos donde resguardar a su prole.

    Todos los animales son inteligentes, pero no siempre el grado de inteligencia es el factor más importante en la supervivencia de una determinada especie en un entorno concreto.

    Sin embargo, cuando traspasamos el umbral de la inteligencia “normal” y alcanzamos la “superinteligencia”, resulta evidente (salvo para Gould y sus seguidores) que no hay nada que pueda competir con ella. La especie humana es la única que ha sobrepasado ese nivel, aunque podrían haberlo hecho muchas otras especies si les damos tiempo (primates, por ejemplo).

    Cuando se alcanza la superinteligencia se genera una mente virtual (la cultura tecnológica) que puede crecer ilimitadamente, al margen de la evolución biológica.

    Comprender cómo funcionan los átomos o el ADN concede unas ventajas infranqueables para el resto de las especies.

    De hecho, sabemos que cuando una especie alcanza ese nivel, pasa a controlar la evolución y hasta la supervivencia de las otras especies e incluso de la suya propia, sustituyendo a la selección natural y cercenando todas las oportunidades que otras especies puedan tener de convertirse en rivales.

    Cualquier facultad que imagines, que no pase por comprender en profundidad la realidad y modificarla en función de los propios intereses, no puede compararse, ni de lejos, con la superinteligencia.

    Hoy podemos afirmar con conocimiento de causa que, a largo plazo, la inteligencia es el factor ganador en la evolución, porque tenemos el ejemplo de la especie humana y de su absoluto dominio en base, únicamente, a haber alcanzado el umbral de la superinteligencia.

    Y pretender que la superinteligencia es el producto de un acontecimiento fortuito, es equivalente a afirmar que ninguna especie de primate, si se le concede 10 millones de años de evolución, no alcanzará nunca la superinteligencia que, en esencia, consiste en continuar la pauta de expansión cerebral.

    Saludos.

  8. Owen Barrow dice:

    Hola:
    En cuanto tiempo leeré con gusto tus entradas sobre Gould, del que soy forofa. Me alegra que alguien reviva la figura y el pensamiento de uno de los mejores paloantropólogos y teóricos más lúcidos que han existido. Muchos biólogos hoy día deberían leerlo, a ver si se sacuden de encima todos sus prejuicios y justificaciones sobre el orden “natural”.
    Saludos y gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s